El Club de los Buenos Infieles

El Club de los Buenos Infieles, de Lluís Segura
Estreno en cines Kinépolis: 29 de marzo de 2018

El día 29 del pasado mes de marzo se estrenó la película de Lluís Segura ‘El Club de los Buenos Infieles’. Es la primera película del director en este cargo y su debut no puede ser mejor, teniendo en cuenta lo que el film busca. Su reparto no se queda atrás, actores de la talla de Fele Martínez, Raúl Fernández de Pablo o Adrián Lastra entre otros.

La película trata de un grupo de amigos que tras unos cuantos años se reúnen en una cena de exalumnos de instituto. Todo va bien, rememoran aquellos “tiempos ahora perdidos”, como dice la letra del grupo La Frontera, muy presente en el film, hasta que llega el bajón del alcohol y las filosofadas típicas de este tipo de momentos. En ese instante comienzan a plantearse sus vidas, conforme eran antes y como son ahora, en concreto, la vida de pareja. Acaban llegando a la conclusión de que ya no sienten el deseo físico del inicio aunque el cariño se mantenga presente.

Raúl Fernández de Pablo. Fele Martínez y Juanma Cifuentes tras la escena de la fiesta de reunión de exalumnos.

Raúl Fernández de Pablo. Fele Martínez y Juanma Cifuentes tras la escena de la fiesta de reunión de exalumnos.

En ese momento es cuando piensan que una buena idea para recobrar esa pasión que se ha perdido en la pareja sería salir a “ligar” con otras mujeres para, de ese modo, valorar mejor lo que tienen o más bien, como ellos llegan a mencionar en algún momento, “tomar oxígeno” para volver a la relación. De esa manera, se verán inmersos en lo que ellos crearán y llamarán por el nombre de ‘El Club de los Buenos Infieles’, por que son infieles, pero por una buena causa, salvar sus matrimonios.

A lo largo de la película veremos escenas que nos harán tener grandes carcajadas, como la escena en que Marcos (Fele Martínez) finge un orgasmo. Cada uno de los personajes que forma el grupo tiene personalidades muy diferentes y marcadas, muy influenciados por distintos estereotipos.

Hovik Keuchkerian, Juanma Cifuentes, Albert Ribalta, Raúl Fernández de Pablo y Fele Martínez en la escena del restaurante de Zaragoza.

Hovik Keuchkerian, Juanma Cifuentes, Albert Ribalta, Raúl Fernández de Pablo y Fele Martínez en la escena del restaurante de Zaragoza.

Pero esto no se sabrá prácticamente hasta el final, puesto que en un principio parece que todos tengan los mismos anhelos e ideas, principalmente el de estar con otra mujer para así valorar a sus parejas después. Podemos observar al que disfruta con ser infiel, el que se siente mal consigo mismo por lo que está haciendo o el que intenta salvar un matrimonio con una persona de la que ni siquiera está enamorado ya. Un disparate, ¿verdad? Pero es que dentro de todo esto se encuentra la principal crítica que la película lanza al espectador para que éste reflexione.

Jordi Vilches, Raúl Fernández de Pablo, Fele Martínez, Albert Ribalta y Juanma Cifuentes en el trayecto deuna de las escapadas de "Club".

Jordi Vilches, Raúl Fernández de Pablo, Fele Martínez, Albert Ribalta y Juanma Cifuentes en el trayecto deuna de las escapadas de «Club».

Y es que lo que Lluís Segura nos muestra en su obra, dentro de un marco de disparate y sátira, es la crisis de un modelo que se encuentra de capa caída, el matrimonio, la relación de pareja. La idea del “marido y mujer hasta que la muerte os separe” es algo anquilosado, pretérito y en la mayoría de los casos, falso. Muchas personas casadas luchan día a día por mantener una institución que sin amor pasional ya no es la misma y en ocasiones ésta es la propia razón por la que desfallecen. Varias son las razones que nos impulsan a intentar prolongar lo que ya no existe: niños, soledad, sustento económico, culpabilidad, miedo a afrontar la situación o la esperanza de que con el tiempo todo mejore.

No es el único tema que se trata. También se pone de manifiesto el hecho de que los hombres no cumplimos el estereotipo que siempre se nos ha impuesto. Mantener el tipo y no mostrar debilidad es una máxima que siempre ha estado presente en el mundo de la “virilidad”. Aquí se muestra nuestra verdadera naturaleza, que somos sensibles, que tenemos miedos y que, por supuesto, no siempre estamos dispuestos a mantener relaciones sexuales. ¡Ni que fuéramos animales de monta!

Marcos (Fele Martínez) en una de las escenas en que se entrevista a los personajes durante la trama.

Marcos (Fele Martínez) en una de las escenas en que se entrevista a los personajes a lo largo de la trama.

La sátira que se utiliza en el film es también muy acertada, sutil en algunos casos, como que se ponga al toro de Osborne en uno de los planos de las salidas del club para ironizar sobre la “hombría” de los personajes y su enorme desempeño en las artes de la seducción. En este punto aparece el “Teacher” (Adrián Lastra), mostrando sus amplios conocimientos de las artes amatorias, como si del propio Ovidio se tratase, a la par que su grandísimo dominio del inglés. Un humor muy blanco con toques de ironía que mantiene activo al espectador la mayor parte de la película, hasta que ésta se vuelve más “sesuda”.

Adrián Lastra en su papel de "teacher" de la seducción.

Adrián Lastra en su papel de «teacher» de la seducción.

Otro punto que vale la pena destacar es el hecho de que las mujeres no aparecen por ningún lado. Lejos de ser lo que para unos sería una imagen algo machista, aquí, según nos dijo el propio director en el preestreno, es más bien todo lo contrario. Su principal fin es centrarse en las frustraciones emocionales de los hombres. No se busca en ningún momento mostrar a las mujeres de los protagonistas por el hecho de que su papel sería el de una mera víctima.

Además, bajo nuestro criterio, consideramos que el que no aparezcan hace que el espectador empatice con las mujeres de los protagonistas. Es decir, mientras ellos se divierten y buscan relaciones con otras, el espectador puede llegar a pensar en éstas y en que lo que les están haciendo no es correcto, que pese a que su causa es justa para ellos, no es la mejor solución que se puede aportar al problema. En cierto modo pueden llegar a tener cierto “cargo de conciencia”. Es cierto también que en el film los protagonistas ponen sobre la mesa todos los planteamientos que aportan los psicólogos para “reavivar la llama”, pero los desechan immediatamente dando a entender que las consideran pseudosoluciones que no llevan a nada más que al estancamiento emocional.

Juanma Cifuentes y Fele Martinez en una de las escenas en que sus personajes fracasan estrepitósamente en su intento de ligar.

Juanma Cifuentes y Fele Martinez en una de las escenas en que sus personajes fracasan estrepitosamente en su intento de ligar.

‘El Club de los Buenos Infieles’ es una película que ante todo busca que el espectador pase un buen rato, que se ria y que empatice con los personajes que aparecen en pantalla, objetivo que cumple con creces pese a su corto presupuesto. Lluís Segura se ha empeñado en que la veamos mayormente como eso, como una tragicomedia más dentro de la comedia que de la tragedia. Aún así no se puede evitar reflexionar en torno a ella. Plantea temas relacionados con el amor que se encuentran en total actualidad. Nuevos tipos de relaciones de pareja, como el poliamor, ganan fuerza en una sociedad con una mentalidad de pareja mucho más abierta de lo que era a penas 50 años atrás.

Hay personas que se niegan a verlo, y la película también muestra a personas con este pensamiento que se ven afrontados por una realidad muy distinta a la que viven o se fuerzan a vivir. Se trata de una película que muestra cómo muchos de nosotros nos negamos a ver la crisis de este sistema y el cambio de mentalidad de las nuevas generaciones. Y mientras siga así, seguirán habiendo clubs de buenos infieles.

Fele Martínez, Juanma Cifuentes, Raúl Fernández de Pablo, Albert Ribalta y Hovik Keuchkerian en una de las salidas que sus personajes realizan.

Fele Martínez, Juanma Cifuentes, Raúl Fernández de Pablo, Albert Ribalta y Hovik Keuchkerian en una de las salidas que sus personajes realizan en el «Club».

Baltasar Camps Estellés

Los repliegues de la materia

‘Neomismos, el Barroco como pretexto (I)’ de Carlos Nicanor
Twin Gallery
C / San Hermenegildo, 28. Madrid.
Hasta el 4 de junio de 2016

Carlos Nicanor se somete constantemente a la búsqueda de la forma no existente, aquella que todavía no ha sido vista, manejada y catalogada. Es la premisa de la que parte, una utopía de lo no archivado en el imaginario. Pero se deja seducir por el repliegue de la materia. Se sumerge en la forma preconcebida, en la representación de lo externo, del afuera de las estructuras perceptivas para reconstruirlas. Se interesa por la forma como constructo social, irónico y subversivo, por las superficies que nos hablan de un espejismo que oculta un espacio mucho más complejo a prioiri, pero que, despojado de la ampulosidad externa, se torna concepto universal. Estas estructuras se comportan como espejos que a través de un juego de posiciones estratégicas generan una imagen, un escenario exterior. Una tramoya diseñada para hablar de lo nuevo a partir de la premisa de lo mismo, desde la contemporaneidad revestida de ornato. Es decir, desde un neo lenguaje.

Esto es el Barroco. Para el artista cada cosa debe ser contada de la manera más conveniente, y ahora ha elegido observar los mecanismos compartidos entre el presente y este episodio plástico. Neomismos está repleta de imágenes neobarrocas que rayan la evidencia superficial, una trampa sensorial, que suplican al espectador que colabore con ellas, no apropiándose de éstas sino, escuchando lo que a sus ojos les dice y recuerda. Nicanor elabora un relato a través de reflejos, retratos o naturalezas muertas; desde los géneros reinventados a los juegos de palabras, los galimatías y la crítica del absurdo. El marco es la ventana, la tramoya las superficies brillantes y la estructura la crítica inherente.

No se trata de un análisis ontológico de lo barroco, sino de trabajar con la parte teatral del género, jugar con las constantes históricas, con la derivación o sublimación estética y las transparencias ficticias. Esa ficción y realidad se entremezclan como las delicadas superficies textiles transparentes de una cortina mecida por el aire que entra por una ventana. Ese aire es lo vigente y la ventana es lo pretérito.

'Bodegón con aceituna'. Imagen cortesía de la galería.

‘Bodegón con aceituna’. Imagen cortesía de la galería.

A una y otra orilla del tópico, se parte de lo efectista y enfático. El huevo ocupa un lugar entre esos márgenes, la frontera sutil entre lo sagrado y lo profano, entre lo místico y lo absurdo. La poesía visual de la forma ovoide parte de la alegoría de la realeza que ahora se desplaza hacia la política y la economía actual. Encarna el poder fáctico, perdiendo poco a poco su origen metafórico. Qué fue primero, ¿la muerte del Fénix o su renacimiento?

El artista se siente atraído por esa narrativa de creación reversible y crea imágenes en reversa que parten de lo existente pero con un sentido de sospecha hacia la forma misma, hacia su origen. Así, el huevo es un contenedor, un regalo de monarcas y empresarios, conmemorativos de la supremacía: poder y perfección. Sin embargo, ese contenedor crea una ilusión a partir de lo simbólico y lo prosaico. Es el mecanismo desnudo, el cuál si llegamos a conocer, todos estaremos en condiciones de reproducirlo. Comprender el funcionamiento de estas estructuras otorga una soberanía reflexiva que permite partir hacía la crítica de los fundamentos sociales, políticos y teológicos.

De ahí que ‘Neomismos’ sea una construcción de imágenes porosas que erosionan y hacen permeable la frontera entre realidad y ficción -visibilizar mecanismos-, entre dobleces y pliegues que van hacia el infinito. Trata sobre ir a la contra de la ingenua defensa de la pureza del concepto de revisión y ejerce su versión desfigurada de la lógica del barroco: conocer el mundo a través de lo irreal. Esto es lo que Žižek llamaría el desierto de lo real -o capitalismo de ficción-, un mundo convertido en imágenes que acaban por ser más reales que la propia realidad.

Esa acción de dar existencia real a lo que realmente no la tiene se deja entrever en Retraso de Felipe V, imagen pixelada del rey, que produce una sensación de extrañeza. Lo antipictórico se debe a que pone en su misma estructura tres planos diferenciados: los perfiles y el frontal, como si de una escultura se tratara. La perspectiva es una subjetivación del personaje, según el movimiento del cuerpo el retrato se pliega y se repliega. Ese pliegue y repliegue es el barroco: la imitación, la simulación. La organización del espacio en pliegues de significación. Ésta es una imagen polisémica del retrato del rey que supera el contexto estético-histórico y parte de lo transcultural y transhistórico como principios de la ilusión visual. Los píxeles se organizan como pliegues, transforman la carne en fragmentos de madera y configuran una sátira de la inmortalidad que supone el ser convertido en imagen.

‘Neomismos’ genera un ambiente de anticuario moderno, en el que tiempo y espacio difieren. La materia se sale del marco, se apodera de él, se arruga y se desborda en escalas que responden a parámetros corporales. Exhalar e inhalar, respirar, es cuestión de tiempo, y la posición del cuerpo es cuestión de espacio. A través de Cartografía de la Isla de las Tortugas, se mapea una isla inventada que pertenece a un archipiélago barroco, un lugar por el que navegar de forma ensimismada. Esta pieza es un cuaderno de bitácora escrito al revés, acotado en un marco dorado suntuoso. Es un paisaje de islas tortugas, en las que probablemente se tome, como en ningún sitio, el aire de la banalidad. Ésta es otra de las ficciones posibles.

'My friend'. Imagen cortesía de la galería.

‘My friend’. Imagen cortesía de la galería.

Lo real se desdobla en representación y se instituye en metáfora, en temblor y euforia. Esta es una grieta en la sintaxis, es decir, una urgencia por la transgresión de la forma que cuestiona constantemente ese rompimiento sintáctico del lenguaje visual, como diría Omar Pascual Castillo. Carlos Nicanor se mueve con agilidad entre las capas de realidad, sin sentenciar una forma como verdadera -lo importante aquí no es la verdad-, sino la ilusión de una nueva génesis, una suma de formas creando un mapa o una cartografía meticulosa de la historia contada desde lo contemporáneo sin una linealidad histórica, sino como una superposición de tiempos infinitos.

La naturaleza muerta es ese tiempo infinito que se esconde detrás de una anamorfosis ontológica y fisiológica. Neomismos produce por tanto un efecto escenográfico del poder de la representación del capitalismo y de la sociedad del espectáculo. Una seducción sensorial en la que ser es ser percibido, por lo que el dominio debe ser percibido para existir en su trascendencia fosilizada.

Entonces nos preguntamos por lo que se esconde detrás de la naturaleza de lo real. Miramos a través del espejo y éste nos devuelve una imagen quebrada, un temblor recorre la carne y se activa ante la certeza de la existencia de lo velado sin poder tocarlo.

Dalia de la Rosa

“Este país necesita un oleoducto de humor”

Rokambol News, de Toni García
Editorial Drassana

Rocambolesco es sinónimo de inverosímil y extraordinario. El término procede de Rocambol, personaje literario creado en el siglo XIX por el escritor francés Pierre Alexis Ponson du Terrail, que representa una mezcla de aventurero, ladrón y gentilhombre. Rokambol News es el título que eligió Toni García para su blog de noticias absurdas, surrealistas, sazonadas con ironía y sátira a raudales, a veces tan increíbles que parecen ciertas.

Lo inició en 2011 y ahora la editorial Drassana publica en papel una selección de las entradas más provocativas con el subtítulo: Noticias para leer en la Estación Espacial Internacional. Políticos, bancos o la Iglesia oficial, entre otros entes y sujetos son objeto de su mordacidad saludablemente corrosiva, que recuerda los buenos tiempos de La Codorniz con una mayor dosis de acidez y mala leche.

Rita Barberá, ex alcaldesa de Valencia.

Rita Barberá, ex alcaldesa de Valencia.

He aquí algunos titulares: “Santiago Calatrava se querella contra la ley de la gravedad. Wert se plantea erradicar el acento andaluz. Rouco y Gallardón se plantean acortar la duración del orgasmo femenino (La fecundación no tiene porqué ser una fiesta). Rita Barberá amenaza con dar una patada en la corteza terrestre. Un hombre del tiempo enviaba lluvias torrenciales al pueblo de su ex. Descubren millones de cartas a los Reyes Magos en casa del Ratón Pérez”.

El autor adereza estas perlas informativas con una colección de anuncios por palabras que no tiene desperdicio: “Motivador de Gym se ofrece a gandules. Hola, estoy interesado en hacer el amor lo antes posible. Entidad bancaria busca clientes para hacerles una cosa muy buena”….y otros de ese cariz.

Toni García procede del mundo de la publicidad, director creativo nada menos, pero se interesa por la música y otras Bellas Artes, aunque reconoce que dibujar bustos no es lo suyo. Ha trabajado de guionista para productoras de TV, como especialista en escritura de sketches. Primero para Valencia, después para Madrid, y finalmente para El Terrat, la productora de Andreu Buenafuente.

“Cuando la crisis empezó a cerrar productoras y el trabajo comenzó a escasear decidí invertir el tiempo en este proyecto porque había visto otras páginas, como El Mundo Today, The Onion o Barcelona, que me gustaban y consideré que podría sacar adelante algo parecido”, cuenta. “Al principio escribía noticias surrealistas, sin carga política, pero enseguida la indignación me superó y ahora el 90 % de los posts tienen que ver con las barbaridades del Gobierno”.

¿En qué fuentes alimenta su blog?

La prensa, Facebook, Twitter, el Telediario de la 1 y las portadas de La Razón y el ABC sirven bastante material para pergeñar luego la noticia. Lo más difícil es saber cuánta dosis de exageración ha de llevar para que sea ligeramente creíble, aunque muchas veces me tiro de la moto y entro de lleno en el surrealismo más evidente. El lema del blog es Al borde de la realidad pero continuamente estoy tropezando y cayendo en ella. De hecho, algunas veces los lectores se quejan de alguna noticia de Rokambol, siendo descabellada, se aproxima demasiado a la realidad.

Redacte un anuncio por palabras para vender este libro.

Vendo libro de noventa páginas lleno de mentiras tan formidables que parecen de verdad. Toni. Visa, domicilio, hotel.

Imagen de uno de los programas de humor 'Vaya Semanita'.

Imagen de uno de los programas de humor ‘Vaya Semanita’.

¿Valencia es tierra rokamboleska por excelencia o nos ganan vascos y catalanes?

Si se refiere a si en Valencia hay tradición de periodismo satírico, creo que los vascos y catalanes nos llevan mucha ventaja. Jamás en Valencia ha habido un Vaya Semanita o un Polonia.

¿A qué puesto político le gustaría optar?

Me gustaría ser elegido Santo Pontífice. Para plantear el despido más gigantesco de la historia reciente. Luego encargaría a Sotheby´s la venta de todo el patrimonio de la Iglesia católica e igualaría la renta per cápita de todos los países a la de Suiza. Con un tercio del resto del dinero compraría un piso, un apartamento en la playa y un automóvil nuevo a todo el mundo. Con otro veinte por ciento del capital restante siete fuerabordas a cada familia, aunque vivan en la montaña y no tengan acceso a ningún caudal de agua apropiado. Con otro diez por ciento les volvería a comprar otro piso a todos, y finalmente el resto a plazo fijo para proporcionar una renta universal a todo bicho viviente.

¿Qué diferencia la risa tonta de la lista?

Bueno, creo que la risa lista te hace partícipe y cómplice porque también pones de tu parte para acabar el chiste. Y con la ventaja de que luego se te quedan pegados algunos restos en el hipotálamo. La otra también es magnífica pero se acaba enseguida.

¿Por qué nos reímos del mal ajeno?

Creo que inconscientemente para sobrellevar mejor los males propios.

¿Cuántas dosis de humor le hacen falta a este país?

Más que dosis, le hacen falta cientos de miles de camiones cisterna porque salvo raras excepciones, todo es drama. Bueno, más que camiones cisterna creo que sería más práctico establecer una red de oleoductos.

Portada de Rokambol. Editorial Drassana.

Portada de Rokambol. Editorial Drassana.

¿Se considera humorista, bufón o periodista interplanetario?

Me gustaría decir que soy periodista porque realmente estoy informando de la actualidad, pero resulta que lo hago como un humorista, y parezco un bufón.

Calatrava, Rita Barberá, González Pons, el Ministro Wert. ¿Tiene algún personaje preferido al que hincar el diente?

Son muchísimos pero si tuviera que quedarme con alguno sería con Cospedal, la reina del cinismo. Me fascina el titánico esfuerzo que hace para no reírse cada vez que hace una declaración de prensa tratando un tema serio.

Algún tema sobre el que nunca haría rokambol.

Pues no sé si hay algún tema general que no pueda abordarse con humor si se hace con la medida exacta. Pero en asuntos más concretos, como el caso de un niño desnutrido o un maltratador, creo que sería muy difícil.

¿Hay algo que quiera añadir por el mismo precio?

Me gustaría llamar la atención sobre el importantísimo trabajo de los modestos agentes culturales que, sin ningún apoyo institucional, se arriesgan a sacar adelante los proyectos más diversos. Como el caso de Llibres de la Drassana, (www.drassana.net) la editorial valenciana que ha publicado el libro de Rokambol, y que en solo un año de vida ya ha editado catorce títulos. También destacar la colaboración de la ilustradora Carla Fuentes, (www.littleisdrawing.com) que se ha ocupado de proporcionarle carácter y valor a la portada.

Toni García, autor del libro Rokambol.

Toni García, autor del libro Rokambol, de Editorial Drassana. Cortesía del autor.

Bel Carrasco

Cinema Jove: ¡Qué horror!

Cult Fiction. Horror + Humor en el cine americano de los 80
Cinema Jove
Jardines de Viveros. Valencia
Del 19 al 26 de junio de 2015

En el marco de la 30 Edición del Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove, organizado por CulturArts, que se celebrará del 19 al 26 de junio, se va a realizar un ciclo de cine de culto de terror con una pizca de humor y sátira. ‘Cult Fiction. Horror + Humor en el cine americano de los 80’ formará parte de la programación de las Secciones Paralelas del Festival en la que los espectadores podrán disfrutar, en pantalla grande y al aire libre, de películas como Posesión infernal (Sam Raimi, 1981), Cazafantasmas (Ivan Reitman, 1984), Gremlins (Joe Dante, 1984), Pesadilla en Elm Street (Wes Craven, 1984), Noche de miedo (Tom Holland, 1985) o Muñeco diabólico (Tom Holland, 1988).

El cine americano de los años ochenta está dirigido, en muchos casos, por cineastas que se convirtieron en tales a partir de su propia cinefilia, y este hecho se deja notar ampliamente en tramas que retoman y retuercen los planteamientos clásicos, filtradas a menudo por influencias que vienen de la televisión, del cómic y del cartoon. Es especialmente evidente en las producciones de terror, en las que los cineastas toman una distancia con respecto a las situaciones, y las muestran desde una posición irónica, e incluso satírica, cuando no las convierten directamente en comedias de lo grotesco.

Las películas seleccionadas en esta sección, como otras que también podían haber estado, responden ejemplarmente a estos modelos que impactan y transforman el panorama del género fantástico y de horror de la década. Sus directores, Carpenter, Raimi, Dante, Holland, Reitman, Craven, habían iniciado sus carreras en la década previa y con estos títulos su proyección crece o se agiganta.

Aunque estos filmes gozaron de gran promoción y espectadores en el momento de su estreno, desaparecido todo ese contexto décadas después, siguen contando con la admiración de nuevos y numerosos adeptos que acceden a ellas en formatos domésticos y convirtiéndolas, así, en películas de culto. En esta edición del Festival el público podrá disfrutar de ellas en pantalla grande, al aire libre en los Jardines de Viveros, en todo su esplendor.

Posesión infernal. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fotograma de Posesión infernal, de Sam Raimi. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Evil Dead (Posesión infernal, 1981), de Sam Raimi, trata de cinco chicos que van a pasar el fin de semana a una cabaña perdida en un espeso bosque en las montañas de Tennessee. Mientras están cenando, la trampilla que da acceso al sótano se abre de golpe. Extrañados, deciden bajar a investigar. Allí encuentran un magnetófono, un extraño cuchillo ritual y un libro antiquísimo.

Fotograma de Christine. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fotograma de Christine, de John Carpenter. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Christine (1983), John Carpenter, cuenta cómo después de reparar un viejo coche, un joven apocado, que era objeto de las burlas de sus compañeros, adquiere seguridad en sí mismo y muestra un carácter firme y violento. Su novia sospecha que el cambio se debe a su extraña relación con el vehículo.

Cazafantasmas. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fotograma de Cazafantasmas, de Ivan Reitman. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Ghostbusters (Cazafantasmas, 1984), de Ivan Reitman, narra cómo tres expertos en parapsicología que están sin trabajo deciden fundar la empresa ‘Los Cazafantasmas’, dedicada a limpiar Nueva York de ectoplasmas. El aumento repentino de apariciones espectrales en la ciudad será el presagio de la llegada de un peligroso y poderoso demonio.

En Gremlins (1984), de Joe Dante, un padre regala a su hijo una tierna y extraña criatura llamada Mogwai. El inocente regalo, sin embargo, será el origen de toda una ola de gamberradas y fechorías en un pequeño pueblo de Estados Unidos.

Fotograma de Pesadilla en Elm Street. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fotograma de Pesadilla en Elm Street. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Nightmare on Elm Street (Pesadilla en Elm Street, 1984), de Wes Craven. Varios jóvenes de una pequeña localidad están teniendo pesadillas en las que son perseguidos por un hombre deformado por el fuego y que usa un guante terminado en afiladas cuchillas. Algunos de ellos comienzan a ser asesinados mientras duermen.

Noche de miedo. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fotograma de Noche de miedo., de Tom Holland. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fright night (Noche de miedo, 1985), de Tom Holland narra las vicisitudes de Charley, un adolescente aficionado a las películas de terror. Su vida es muy tranquila, hasta que se convence de que su nuevo vecino, Jerry Dandridge, es un vampiro. Nadie, y menos aún la policía, está dispuesto a creer que Dandridge es responsable de un montón de extraños asesinatos.

Fotograma de Muñeco diabólico, de Tom Holland. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fotograma de Muñeco diabólico, de Tom Holland. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Tom Holland repite con Child’s Play (Muñeco diabólico, 1988). En ella, Andy Barclay, un niño de seis años, asegura que ‘Chucky’, su nuevo muñeco, ha arrojado violentamente por la ventana a su niñera, y nadie le cree. Pero una larga serie de horribles asesinatos conduce al detective del caso hasta el muñeco y, entonces, descubre que el auténtico terror no ha hecho más que empezar.

 

Imaginària: una explosión de fotografía

Imaginària. Fotografía En Primavera
Diversas localizaciones de la provincia de Castellón
Del 8 de mayo al 5 de junio, 2015

El festival ‘Imaginària. Fotografía en primavera’ vuelve a la ciudad y a la provincia de Castellón «con el objetivo de acercar la fotografía, en tanto que producto cultural y artístico, a cuantas personas quieran participar de ella, y de las propuestas que hacen fotógrafos venidos de diversas partes del mundo», según explica el vicerrector de Cultura de la Universitat Jaume I, Wenceslao Rambla.

En esta XII edición de 2015 se han organizado casi 50 actividades, en las que la exhibición de obra fotográfica es el plato fuerte. Treinta y seis muestras expositivas se han programado en las diferentes localidades de la provincia de Castellón. La capital reúne buena parte de ellas, pero van cobrando fuerza otras localidades en las que, gracias al apoyo de las agrupaciones fotográficas y de las instituciones públicas y privadas, el festival se asienta con fuerza, como es el caso de la ciudad de Segorbe, donde su ‘Mayo fotográfico Segorbe’, nacido al amparo de Imaginària, se integra en parte en esta iniciativa.

Fotografía del Grupo Tri-X-Pan en la exposición colectiva 'Calibre 35F4'. Cortesía de Imaginària.

Fotografía del Grupo Tri-X-Pan en la exposición colectiva ‘Calibre 35F4’. Imaginària. Fotografía En Primavera.

De igual forma, y en coincidencia con la reciente creación de la Sede de La Plana de la Universitat Jaume I en la ciudad de Vila-real, y gracias también al apoyo de su Concejalía de Cultura, se ha previsto la realización de un evento singular que, en esta primera edición se integra también en el programa Imaginària. Se trata del proyecto ‘Sonda Vila-real’, que nace con la intención de mostrar la importancia que los procesos creativos y multidisciplinares juegan en el desarrollo de los procesos y de los productos culturales. Vila-real es también la sede de la Universitat Jaume I, donde se hará la clausura de Imaginària 2015.

Fotografía de Lorena Guillén en la exposición colectiva 'El horizonte que nos separa'. Imaginària. Fotografía En Primavera.

Fotografía de Lorena Guillén en la exposición colectiva ‘El horizonte que nos separa’. Imaginària. Fotografía En Primavera.

Las actividades se desarrollarán entre el 8 mayo y el 5 de junio de 2015, si bien las propuestas expositivas seguirán abiertas, en muchos casos, hasta al menos el 21 de junio de 2015 o más adelante. Este año el festival tendrá lugar en las localidades de: Benicàssim, Castellón de la Plana, Culla, Fanzara, Morella, Sagunto, Sant Mateu, Segorbe, Sueras, Vilafranca, Vila-real, Vinaròs y Vistabella.

El proyecto es posible gracias al apoyo y la colaboración de instituciones públicas, entidades privadas, colectivos y asociaciones culturales y creadores. Organizado por el Vicerrectorado de Cultura, Extensión Universitaria y Relaciones Institucionales, y coordinado desde el Aula de Fotografía del Servicio de Actividades Socioculturales de la Universitat Jaume I, cuenta entre sus colaboradores principales con el Ayuntamiento de Castellón de la Plana, el Aula Dávalos-Flétcher de la Cultura -Universitat Jaume I y el Museu de Belles Arts- CulturArts Castelló.

Obra de Carlos Sebastià en la exposición 'Construcción del cariño'. Imaginària. Fotografía En Primavera.

Obra de Carlos Sebastià en la exposición ‘Construcción del cariño’. Imaginària. Fotografía En Primavera.

Entre las múltiples exposiciones programadas cabe destacar la instalación realizada por Carlos Sebastiá, a medio camino entre lo fotográfico y lo pictórico: «una forma conceptual de expresar la conquista personal de la propia libertad y de dar valor al torbellino de ideas que se arremolinan en relación con el origen y los recuerdos», según se recoge en la sinopsis del proyecto. En él se pueden encontrar a personas, momentos, vivencias de padres o abuelos, objetos y memoria genética que configurarán la biografía emocional de Sebastiá y construyen la personalidad del artista.

Fotografía de Nuria López Torres en 'Art revolution in Cuba'. Imaginària. Fotografía En Primavera.

Fotografía de Nuria López Torres en ‘Sex and revolution in Cuba’. Imaginària. Fotografía En Primavera.

‘Sex and revolution in Cuba’ es un ensayo fotográfico de Nuria López Torres que documenta la comunidad homosexual de este país durante tres años. Tras la llegada al poder de Raúl Castro, en la isla se inicia una serie de cambios sociales y económicos. Uno de los cambios más importantes que el régimen anuncia está relacionado con las nuevas políticas de sensibilización en diversidad sexual e identidad de género y que lidera Mariela Castro Espín (hija del actual presidente), directora del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba. Cambios que algunos ven como una simple estrategia de marketing político en materia de derechos humanos.

Fotografía de Luis Montolio. Imaginària. Fotografía En Primavera.

Fotografía de Luis Montolio. Imaginària. Fotografía En Primavera.

También destaca la obra fotográfica de Luis Montolio, entre el documentalismo y el arte conceptual, que atraviesa todo el estrato social para construir un universo de personajes situados en entornos inherentes a la cultura urbana contemporánea. En la creación de sus imágenes, de las que se ha destacado su sintonía con la cultura underground, Luis Montolio lleva la iluminación, la velocidad de obturación, el movimiento y el ángulo del encuadre al límite de su expresividad.

Fotografía de Xavier Ferrer Chust. Imaginària. Fotografía En Primavera.

Fotografía de Xavier Ferrer Chust. Imaginària. Fotografía En Primavera.

‘Ironik’ es una colección de imágenes realizadas por Xavier Ferrer Chust en la que, a través de diferentes recursos narrativos aplicados desde el lenguaje visual, su autor consigue generar estampas llenas de comicidad y sentido del humor: lo grotesco, la ironía, lo divertido, lo gracioso la sátira, la burla y el humor blanco, se dan la mano en la serie y nos permiten, con ello, comprender lo cercano que el lenguaje de la imagen puede estar del literario y del teatral.

Obra de Vicente Pla. Imaginària. Fotografía En Primavera.

Obra de Vicente Pla. Imaginària. Fotografía En Primavera.

La esencia de la fotografía de calle realizada por Vicente Pla es centrar nuestra atención en aquellos aspectos cotidianos que nos rodean y que a menudo pasan desapercibidos. Aunque mayoritariamente muestra la relación que existe entre los espacios urbanos y la gente que los habita, en ocasiones la mirada se dirige hacia el detalle, hacia simples objetos dotándolos de un nuevo significado, reorientándolos hacia su aspecto estético. Las fotografías que forman esta serie pretenden, mediante la simple selección de encuadres aislados, recontextualizar los mensajes mostrados en los muros repletos de carteles deteriorados.

Fotografía de Pablo Fuentes. Imaginària. Fotografía En Primavera.

Fotografía de Pablo Fuentes. Imaginària. Fotografía En Primavera.

‘Let’s get lost’, de Pablo Fuentes, nos acerca directamente, y de manera muy elegante, no a las ciudades americanas, no al Nueva York, Baltimore o Washington DC actuales, sino más bien, a aquellas que recorrieron y contemplaron los grandes maestros de la fotografía clásica americana y a una forma de mirar que para algunos está más que superada, pero que para muchos otros es, sin lugar a dudas, la auténticamente fotográfica, aquella con la que trabaja nuestra memoria y con la que fabricamos los sueños.

Fotografía de Rafael Navarro de la Colección Railowsky. Imaginària. Fotografía En Primavera.

Fotografía de Rafael Navarro de la Colección Railowsky. Imaginària. Fotografía En Primavera.

También es digna de mención la exposición de fotografías pertenecientes a la librería y fotogalería Railowsky que supone una buena muestra de los fotógrafos más destacados de la fotografía, sobre todo española, aunque también internacional de la última mitad del siglo XX. A destacar autores como los valencianos Gabriel Cualladó, José Miguel de Miguel, Francisco Moltó, Pablo San Juan o Joaquín Collado. En el terreno de los fotógrafos españoles también figuran Chema Madoz, Ramón Masats, Carlos Pérez Siquier, Alberto Schommer, Joan Colom, Xavier Miserachs, Vari Caramés, Fernando Herráiz, Javier Campano, Luis Baylón, Cristóbal Hara, Koldo Chamorro, Rafael Navarro y otros muchos más. En el plano internacional participan fotógrafos de la talla de Bernard Plossu, Jean Dieuzaide, Ferdinando Scianna y Alberto «Korda» con la famosa fotografía del Che Guevara.

Penev, el fútbol como puro teatro

Penev, de Xavo Giménez
Dirección: Toni Agustí y Xavo Giménez
Sala Russsafa
C / Denia, 55. Valencia
Viernes 1 y sábado 2 (20.30h), y domingo 3 de mayo (19.00), 2015

La programación escénica de Sala Russafa para esta semana se cierra con una propuesta para los que aman el fútbol y odian el teatro. Y viceversa. Pero también para los que aman el fútbol y el teatro.

Del 1 al 3 de mayo, el teatro de Ruzafa acoge la pieza ‘Penev’, una obra escrita por el actor Xavo Giménez, quien ya se estrenó como autor en 2011 con ‘Ártico’, que recibió muy buena acogida. Junto a Toni Agustí dirige esta obra que ambos interpretan y en la que se desvela el punto en común entre el deporte de masas y las artes escénicas: la ilusión, la esperanza de creer que siempre irán a mejor y la capacidad de hacer que los espectadores se sientan mejor viendo actuar a otros.

Toni Agustí (izquierda) y Xavo Giménez en una escena de Penev. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Toni Agustí (izquierda) y Xavo Giménez en una escena de Penev. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Sobre el escenario, el dependiente de una tienda de artículos de segunda mano y un ex trabajador de Canal 9 barajan cromos de la alineación del Valencia FC. En una sociedad en que los individuos son intercambiables y en la que un gol en la portería contraria puede hacernos sentir alguien, ‘Penev’ construye una trama llena de ternura, humor ácido, melancolía y sátira.

Mediante saltos temporales y espaciales, vamos conociendo la historia de estos dos personajes, que mantienen una intensa relación sobre las tablas, magistralmente interpretados por Giménez y Agustí.

Esta propuesta de la compañía local La Teta Calva se estrenó la pasada temporada con excelentes críticas y constituye una muestra de la viveza y la originalidad de la escena valenciana, capaz como ninguna de realizar un retrato de nuestro tiempo. A mitad camino entre la comedia y la crítica social, ‘Penev’ hace un regateo a la apatía y una magnífica chilena a quienes creen que el buen teatro solo puede ser clásico.

VÍDEO: https://www.youtube.com/watch?v=MzK0O0u52lQ

Toni Agustí (izquierda) y Xavo Giménez en una escena de 'Penev'. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Toni Agustí (izquierda) y Xavo Giménez en una escena de ‘Penev’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Equipo Crónica, grandes carteles, ¿buenas obras?

Equipo Crónica
Museo de Bellas Artes de Bilbao
Plaza del Museo, 2. Bilbao
Hasta el 18 de mayo, 2015

Cuando soñamos pasa una cosa curiosa: estamos convencidos de que todo lo que sucede es de verdad. La lógica onírica es tan convincente que lo que vivimos en el sueño nos parece real. Y nos lo parece porque en el sueño es real.

Con el arte pasa lo mismo. Cuando una obra es capaz de atraernos a su espacio narrativo y dejarnos atrapados en él haciéndonos olvidar toda realidad que queda fuera, construye de pronto a través de la ficción otra realidad y otra verdad que reconocemos de manera inesperada como parte de nosotros mismos. Esa es su magia y su poderoso atractivo.

El intruso, de la serie Guernica, de Equipo Crónica. Museo de Bellas Artes de Bilbao.

El intruso, de la serie Guernica, de Equipo Crónica. Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Suele pasar lo contrario cuando va cargada con el lastre de intenciones políticas, sociales, filosóficas o satíricas. Como estas ideas funcionan en la realidad efectiva de las cosas, nos empujan fuera de la ficción creándonos un conflicto de posicionamiento: no sabemos a qué atenernos, si a la realidad sobre la que nos obligan a pensar, o al disfrute estético.

El valor político o filosófico que una obra pueda tener es algo que debe venir luego, cuando se piensa sobre ella. Pero si esas ideas forman parte de la obra tienen que quedar dentro de la lógica narrativa como partes de la ficción. De no ser así, acaba resultándonos falsa, o simplemente no nos convence.

Equipo Crónica. Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Heartfield-El Lissitzsky, dos frentes, de Equipo Crónica. Museo de Bellas Artes de Bilbao.

En 1964 los artistas valencianos Rafael Solbes (1940-1981), Manuel Valdés (1942) y Joan Antoni Toledo (1940-1995), forman Equipo Crónica, activo hasta 1981. El Museo de Bellas Artes de Bilbao le dedica, patrocinado por BBK Fundazioa, una exposición retrospectiva con 146 obras que resumen su trayectoria a través de pinturas, dibujos, carteles, y esculturas y grabados en serie. Incluye también documentos del movimiento Estampa Popular de Valencia, en el que los tres artistas participaron antes de crear Equipo Crónica. El caso es que estos artistas entendieron que su actividad tenía que quedar expresamente ligada a una referencia externa, en su caso a la situación política española que va desde la última década de la época franquista hasta el cambio de poderes en el Estado (de un régimen totalitario… a una oligarquía de partidos).

Juegos peligrosos, de la serie Guernica, de Equipo Crónica. Museo de Bellas Artes Bilbao.

Juegos peligrosos, de la serie Guernica, de Equipo Crónica. Museo de Bellas Artes Bilbao.

Al tener como propósito la crítica de la situación sociopolítica de ese momento y usar lo artístico como excusa para satirizarla, nos pasa que cuando estamos delante de estas obras no sabemos si pensar sobre la crítica que representan o disfrutar de lo artístico que pueda haber en ellas. El resultado es que no conseguimos ni lo uno ni lo otro. La obra ha quedado abortada de tal manera que muere presa de su propio conflicto.

Por otra parte, desnudado del contexto histórico al que pertenece, su trabajo nos deja el regusto amargo que suelen dejar las cosas que se han hecho con retales de otras sin aportar nada original. Nos parecen buenos carteles, pero no grandes obras. Influido por el pop y la renovación figurativa de los 60, Equipo Crónica usa como medio plástico impresiones gráficas con colores planos, y toma como excusa lo artístico para articular su trabajo crítico-satírico a través de imágenes tomadas de los medios de comunicación y de referencias icónicas de la historia y el arte.

A un lado y otro de la cuerda, de la Serie Negra, de Equipo Crónica. Museo de Bellas Artes de Bilbao.

A un lado y otro de la cuerda, de la Serie Negra, de Equipo Crónica. Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Iñaki Torres

Diccionario erótico valenciano

Figues i naps, de Rafael Solaz
Rom Editors

Cada generación cree que ha inventado la pólvora, sobre todo en lo que al sexo se refiere. Los jóvenes piensan que lo hacen más y mejor que sus viejos, pero a veces se equivocan. El caso de España es único, pues tras varias décadas de vivir con el cinturón de castidad del nacionalcatolicismo, llegó bruscamente el destape y la gente descubrió que tenía algo entre sus piernas. Desde los hierofantes en cueros que trepaban a la estatua de los héroes en la mítica plaza del 2 de Mayo, a la teta de Susana Estrada, icono erótico de la Transición, junto a Nadiuska o Ágata Lys,  o el desnudo de Marisol embarazada, fotografiada por César Lucas en la portada de Interviu.

Los tiempos cambian, y cada vez más rápido, pero la búsqueda del placer sexual perdura, aunque se disfrace bajo distintas máscaras y utilice soportes cada vez más sofisticados. La pervivencia histórica del erotismo se plasma en un libro del bibliófilo e historiador  Rafael Solaz que se presentó recientemente en la Universitat de València con el sustancioso título de ‘Figues i naps’ (Rom Editors).

Portada y contraportada del libro 'Figues i naps' de Rafael Solaz. Rom Editors.

Portada y contraportada del libro ‘Figues i naps’ de Rafael Solaz. Rom Editors.

Este diccionario erótico valenciano está plagado de términos que hacen referencia al mundo hortofrutícola y a la alegría de la huerta: Nap, figa, bacora, cotorra, pardal, piu, parrús. Es uno de los rasgos distintivos de la sexualidad mediterránea, que se practica entre naranjos y a la orilla del mar. Con  257 páginas y unas 300 ilustraciones, el libro incluye fragmentos de literatura erótica popular, canciones, refranes, poesías, sátira fallera, obras prohibidas, ocultas, etcétera.

“La literatura y el pensamiento popular van unidos a nuestras tareas cotidianas”, dice Solaz. “Un pueblo agrícola relaciona los productos que le rodean para aplicarlos al universo erótico. El glosario verde que acompaña la obra incluye muchos de ellos”.

El texto abarca desde el siglo XV a nuestros días, un recorrido por el erotismo cambiante según épocas, salpicado de prohibiciones y críticas moralistas. Recupera una parte de la literatura oculta, en ocasiones basada en la memoria oral, recuerdos transmitidos de generación en generación.

Una de las ilustraciones recogidas en el libro 'Figues i naps' de Rafael Solaz. Imagen cortesía del autor.

Una de las ilustraciones recogidas en el libro ‘Figues i naps’ de Rafael Solaz. Imagen cortesía del autor.

Revistas eróticas y burdeles

Las revistas eróticas nacieron en el siglo XIX y en el XX este tipo de publicaciones experimentó una eclosión, sobre todo a partir de la segunda década. “Es muy conocido el libro de finales del siglo XIX titulado La Mancebía de Valencia, de Manuel Carboneres”, cuenta Solaz. “Otro libro que trató la historia y recorrido de la prostitución en Valencia fue La Valencia Prohibida, que publiqué en 2004. En los locales de la calle de Quevedo se vieron los primeros cabarets muy concurridos  y  se vendían revistas y postales eróticas y algunas pornográficas de importación”.

También en los locos años veinte se abrieron locales como Salón El Dorado, La Rosa, Bataclán o Edén Concert. “Eran cabarets unidos a salas de baile y a bares servidos por señoritas, o sea prostitutas, centros erótico festivos, con sesiones artísticas, frívolas y entretenidas. Un servicio carnal corriente costaba entre diez y veinte pesetas. Se editaron algunos folletos para preservar la salud, sobre todo orientados a evitar las enfermedades venéreas”.

Durante un bombardeo en plena guerra civil, en un local de la calle de Ribera se apagaron las luces. Al finalizar se iluminó de nuevo la sala de baile como si nada hubiera pasado. Una corista cantaba: ‘Tengo una casa con dos entradas, a la que se accede con facilidad, bien por delante, bien por detrás’. A buen entendedor pocas palabras bastan.

Una de las fotografías incluidas en el libro 'Figues i naps', de Rafael Solaz. Imagen cortesía del autor.

Una de las fotografías incluidas en el libro ‘Figues i naps’, de Rafael Solaz. Imagen cortesía del autor.

Callejero de la prostitución

Los orígenes del Barrio Chino de Valencia se remontan al siglo XIV con la instalación del Partit, situado en la actual Beneficencia, un lugar regulado, cercado por muros, con pequeñas casitas donde se ejercía la prostitución. Cuando a principios del siglo XVII se elimina el Partit, la prostitución se extiende por el llamado Bordellet dels Negres, entre la Universitat y el Teatro Principal.

En el siglo XIX al final de la calle de La Nave y área del Parterre existían callejuelas que también contaban con la presencia de prostitutas. Poco a poco el tráfico sexual se fue desplazando hacia el céntrico barrio de Pescadores, entre las actuales calles de las Barcas y Roger de Lauria. Con el derribo del citado barrio, a principios del siglo XX, la prostitución se desplaza hacia la calle de Quevedo y adyacentes, hasta que la apertura de la avenida del Oeste traslada el comercio carnal hacia una zona inmediata, el barrio del Pilar o de Velluters.

Es entonces cuando a este lugar se le da el título de Barrio Chino. Tuvo su apogeo entre los años cuarenta al sesenta, y decayó en los ochenta. En la actualidad el barrio de Velluters y sus calles se han regenerado, lo que ha provocado que tan sólo quede una calle como recuerdo: la de Viana, con contados locales, un lugar considerado como la última frontera del Chino, un recuerdo que languidece.

Solapa del libro 'Diccionario erótico' de Rafael Solaz. Imagen cortesía del autor.

Solapa del libro ‘Diccionario erótico’ de Rafael Solaz. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

La Turia de los creadores visuales

50 años en cartelera. La Turia, 1964-2014
Sala Acadèmia
La Nau de la Universitat de València
C / Universitat, 2. Valencia
Hasta el 31 de agosto

La Cartelera Turia cumplió 50 años en enero y se halla ahora “en su Semana Grande, coincidiendo con los Sanfermines”. Vicente Bergara, director de la veterana publicación, lo dijo sin pañuelo rojo al cuello, pero animado por idéntico espíritu taurino, tras haber sorteado las diferentes cornadas que ha sufrido la Turia a lo largo de su empinada trayectoria. Para celebrar tan longeva existencia, muchos de los artistas que han colaborado en la revista, desde que en 1964 saltó a la arena editorial, muestran su particular homenaje mediante diversas creaciones ex profeso.

Obras de Víctor Lahuerta y Julio Giner en la exposición por los 50 años de la Cartelera Turia en La Nau de la Universitat de València.

Obras de Víctor Lahuerta y Julio Giner en la exposición por los 50 años de la Cartelera Turia en La Nau de la Universitat de València.

“Es la Turia de los creadores visuales”, subrayó Toni Picazo, responsable junto a Mila Belinchón de la exposición que acoge La Nau de la Universitat de València. Creadores tan ilustres como Eduardo Arroyo, Manuel Boix, Carmen Calvo, El Roto, Juan Genovés, Artur Hereas, Mariscal, MacDiego, Paco Roca o Rosa Torres, reunidos en torno a una efemérides que “desprende aroma de familia Turia”. Y Picazo, en un elocuente lapsus de rebufo franquista, habló de cómo esa familia había “sobrevivido 40 años, perdón, 50, y ese logro está presente”.

Vista de la exposición por los 50 años de la Cartelera Turia en La Nau de la Universitat de València.

Vista de la exposición por los 50 años de la Cartelera Turia en La Nau de la Universitat de València.

Y lo que está presente en La Nau son las 51 obras de antiguos colaboradores, por cada uno de los 50 años celebrados más el que ya transcurre, junto a un audiovisual de Pepa L. Poquet, resumen de la trayectoria de la revista, y una selección de portadas de la Cartelera Turia. En el audiovisual se pueden ver secuencias de películas, entre ellas alguna pornográfica, tan del gusto de la Turia, y diversas imágenes relacionadas con el proceso de creación de la publicación, así como instantes señeros de su dilatada vida, siempre según la visión personal de Poquet.

El amor al cine, la denuncia política, la cultura como exigencia o la reivindicación del placer y del sexo son algunos de los rasgos destacados por Toni Picazo como característicos de la Carteleria Turia, todos ellos presentes en la exposición de La Nau. Pero dada la importancia que desde sus orígenes concedió la revista a la ilustración, el diseño y las artes plásticas, era de obligado cumplimiento rendir homenaje a cuantos colaboraron en este aspecto, siendo esos artistas los encargados de realizar una obra específica para los 50 años. Obra que será portada de la revista en los próximos números.

Obras de Cuqui Guillén (izda), Victoria Contreras (centro) y Manuel Boix en la exposición por los 50 años de la Cartelera Turia en La Nau.

Obras de Cuqui Guillén (izda), Victoria Contreras (centro) y Manuel Boix en la exposición por los 50 años de la Cartelera Turia en La Nau.

“No queremos que se termine a los 50”, precisó Mila Belinchón, una vez visto el resultado de la celebración y el ánimo encendido de algún que otro nostálgico de aquella Turia resistente al franquismo. De entre los más de 2.000 números seleccionados, como representativos de esa pertinaz huida hacia delante, figuran portadas clásicas alusivas a la República o las igualmente provocativas con referencias a cierta sexualidad desbocada. También se rinde homenaje a todos aquellos artistas ya fallecidos que dejaron su impronta plástica en la publicación, como Anzo, Toledo, García Puche o Jordi Ballester.

Obra de Joan Verdú en la exposición por los 50 años de la Cartelera Turia en La Nau.

Obra de Joan Verdú en la exposición por los 50 años de la Cartelera Turia en La Nau.

Las obras exhibidas en la Sala Acadèmia de La Nau “invitan a la reflexión, la sonrisa o el cuestionamiento, pero nunca a la indiferencia”, resaltan las responsables de la exposición. Después de superar diversos intentos de censura, tendría gracia que fuera la crisis económica la peor de esas censuras para la Cartelera Turia, que sobrevive a pesar de todos los pesares. Vicente Bergara, erre que erre, anuncia incluso la salida digital, “diferente a la edición impresa”, de una revista que sigue pintando y mucho ahora en La Nau.

Imagen de la exposición por los 50 años de la Cartelera Turia en La Nau de la Universitat de València.

Imagen de la exposición por los 50 años de la Cartelera Turia en La Nau de la Universitat de València.

Salva Torres