Siete formas de cuestionar la Ley mordaza

Construyendo democracia
Laia Solé, Colectivo Cambalache, Democracia (Pablo España e Iván López), Santiago Cirugeda, Xavier Arenós y Alicia Framis
Comisario: José Luis Giner
Fundación Chirivella Soriano
Palau de Joan de Valeriola
C / Valeriola, 13. Valencia
Hasta el 10 de enero de 2015

La ley de Seguridad Ciudadana o Ley mordaza, tal y como fue prontamente bautizada, que entró el vigor el 1 de julio de 2015 prohíbe la ocupación del espacio público bajo determinadas circunstancias. Para José Luis Giner, comisario de la exposición Construyendo democracia, dicha ley ha sido criticada “por el retroceso democrático en la esfera pública frente al derecho de expresión de los ciudadanos”. Derecho de expresión del que dan buena cuenta las siete propuestas artísticas que conforman la muestra de la Fundación Chirivella Soriano.

Intervención de Santiago Cirugeda. Construyendo democracia. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Intervención de Santiago Cirugeda. Construyendo democracia. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Todas ellas tratan de responder a la pregunta, ¿qué hace el ciudadano en el espacio público para crear democracia? Y la respuesta que propone Giner se multiplica en las diversas direcciones que toman los artistas Laia Solé, Colectivo Cambalache, Democracia (Pablo España e Iván López), Santiago Cirugeda, Xavier Arenós y Alicia Framis. Direcciones que, aunque divergentes, confluyen en torno a una similar idea: la del ciudadano preocupado por tomar la calle con el fin de liberarla de los excesos reguladores. “Se trata de dotar al ciudadano de carga política”, subrayó Giner.

Lo que igualmente subyace en el conjunto expositivo es la sensación de que la ciudad, supuestamente amordazada por los intereses políticos, asfixia al ciudadano. De manera que éste, a rebufo de lo acontecido en mayo del 68, quiere recuperarla a fuerza de propuestas de intervención pública. Que es lo que hacen los artistas de Construyendo democracia. Laia Solé, por ejemplo, utiliza la técnica del Chroma Key para disolver los muros y barreras que dificultan ese acceso público de la vía urbana. Así lo hace con Desaparición de un muro, cuyo título ya lo dice todo, y con Obrint espais, donde vecinos de un barrio lo circundan reclamando su autogestión.

Intervención de Colectivo Cambalache. Construyendo democracia. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Intervención de Colectivo Cambalache. Construyendo democracia. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

El Colectivo Cambalache (Carolina Caycedo, Adriana del Pilar, Alonso Gil y Federico Guzmán) crea un museo itinerante donde se reciclan materiales y objetos que sirven para el restablecimiento de las relaciones sociales. Xavier Arenós analiza en su proyecto artístico las vinculaciones entre espacio, poder e ideología. José Luis Giner habla, en este caso, del “concepto de utopía contra el modelo hegemónico”. Utopía que lo enlaza con el trabajo de Santiago Cirugeda, “arquitecto atípico”, que “coge elementos de edificios que se van a deshacer para construir otros nuevos”. Los conceptos de “autogestión” y “reciclaje” vuelven a cobrar protagonismo.

Instalación de Domènec en 'Construyendo democracia'. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Instalación de Domènec en ‘Construyendo democracia’. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Domènec hace una reinterpretación del mausoleo dedicado a Rosa de Luxemburg y Karl Liebkneckt para convertirlo en una casa móvil de “existencia mínima”, parecida a los hoteles cápsula de los aeropuertos japoneses. Frente a la más desabrida intemperie, el receptáculo a pequeña escala. Alicia Framis reflexiona sobre el más amplio papel de las ciudades en la sociedad capitalista, mediante pantallas de vuelo de los aeropuertos y su serie de habitaciones prohibidas. Y Democracia trabaja con ultras del equipo del Girondins de Burdeos, para cuestionar el fútbol como negocio mediante cierto trasfondo político.

Construyendo democracia, como apuntó Giner, tiene su raíz en movimientos como el 15M o Salvem el Cabanyal, donde se concreta esa “reivindicación del ciudadano activo”. Diversos videos, maquetas, fotografías e instalaciones van dando cuenta de esa apropiación callejera por parte de una sociedad civil crítica con la Ley mordaza. “Revueltas en la calle más allá del proceso de voto” o “fuerza mínima que surge desde la calle”, según explicó en diversos momentos de la exposición el propio comisario.

Ver noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Fotografía de Laia Solé en 'Construyendo democracia'. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Fotografía de Laia Solé en ‘Construyendo democracia’. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Salva Torres

La ciudadanía, ‘Construyendo democracia’

Construyendo democracia
Fundación Chirivella Soriano
Palau de Joan de Valeriola
C / Valeriola, 13. Valencia
Inauguración: viernes 2 de octubre, a las 20.00h
Hasta el 10 de enero de 2015

La Fundación Chirivella Soriano inaugura el próximo 2 de octubre la exposición Construyendo democracia, en la que reúne siete propuestas artísticas que comparten un mismo síntoma: la necesidad de generar una reflexión en torno a cómo articular la esfera pública, al papel que tiene el ciudadano en la construcción de la misma y a la relación del arte con los procesos democráticos.

Obra de Alicia Framis, en la exposición Construyendo democracia. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Obra de Alicia Framis, en la exposición ‘Construyendo democracia’. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

A lo largo de los últimos años los acontecimientos socioeconómicos han acabado por derrumbar la estructura que sostenía el llamado estado de bienestar. Esta situación ha hecho evidente la necesidad de cambiar el rumbo de nuestro sistema político, destacando el papel fundamental y la importancia de la participación social en la construcción de un estado democrático.

En este sentido, es importante resaltar que el concepto de ciudadanía está inseparablemente vinculado al de democracia. Dicha relación define y alimenta uno de los pilares básicos de la democracia, ya que da permiso a que las propias personas planteen sus propuestas e intenten promoverlas mediante diferentes vías. Asimismo, este tipo de dinámicas ayuda a replantear sus lazos sociales al reclamar un compromiso con la cosa pública, circunstancia que implica una identificación del individuo con su comunidad, estando y actuando con y para la misma.

Obra de Santiago Cirugeda, en la exposición Construyendo mundos. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Obra de Santiago Cirugeda, en la exposición ‘Construyendo democracia’. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

La implicación del ciudadano como sujeto político permite construir y reclamar un cambio de modelo, tanto desde el punto de vista social como económico, que posibilite repensar la política y las formas de gobierno. Con ello se pretende ir más allá del marco de la democracia representativa y otorgar así a los miembros de la comunidad, con su participación, la legitimidad de poder negociar sus propuestas. Surge así la voluntad de incitar una nueva politización de la sociedad civil mediante la configuración de sociabilidades alternativas.

Obra de Colectivo Cambalache, en Construyendo mundos. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Obra de Colectivo Cambalache, en ‘Construyendo democracia’. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Los artistas que participan en Construyendo democracia son Xavier Arenós, Colectivo Cambalache (Carolina Caycedo, Adriana del Pilar García, Alonso Gil y Federico Guzmán), Santiago Cirugeda, DEMOCRACIA (Pablo España e Iván López), Domènec, Alicia Framis y Laia Solé.

Obra de Domènec, en la exposición Construyendo mundos. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Obra de Domènec, en la exposición ‘Construyendo democracia’. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

 

Translocaciones. Observatorio de Proyectos

Translocaciones. Observatorio de Proyectos
Arts Santa Mònica
Rambla, 7. Barcelona
Hasta el 13 de septiembre de 2015

Translocaciones. Observatorio de Proyectos es una exposición que agrupa distintos proyectos artísticos que comparten un interés hacia el concepto de movilidad contemporánea y su interrelación con espacios y situaciones concretas del ámbito urbano.

Logo de la exposición Translocaciones|Observatorio de Proyectos. 2015. Cortesía de Idensitat.

Espacio público que alberga en su seno fenómenos como el turismo, la migración o desplazamientos por cuestiones laborales, aquí abordados mediante distintos trabajos artísticos contextualizados que invitan al espectador a reflexionar, denuncian, proponen alternativas respecto a la incidencia de estos medios globalizados en el contexto local y exponen sus consecuencias: identidad, territorialidad, diversidad, asentamiento y construcción del espacio público. Diversos espacios urbanos se convierten en telón de fondo del proyecto, siendo los más próximos el Raval y el Barrio Gótico de Barcelona.

Consuelo Bautista. La final de la Eurocopa en el Raval de Barcelona, 2008. Cortesía de Archivo Fotográfico de Barcelona.

Consuelo Bautista. La final de la Eurocopa en el Raval de Barcelona, Fotografía, 2008. Cortesía de Archivo Fotográfico de Barcelona.

Comisariada por Ramón Parramon, Translocaciones surge como una iniciativa impulsada por Idensitat i Ars Santa Mònica que analiza las formas de movilidad, tránsito de las personas y su incidencia en el ámbito local desde una perspectiva artística y de reflexión teórica que pretende poner en evidencia el alcance tanto global como local de la movilidad al recoger matices específicos de cada lugar. Los participantes cartografían, llevan a cabo acciones críticas o despliegan actividades colaborativas y coparticipativas en la ciudad.

Pep Dardanya. Car je est un autre, Intervención, 2015. Cortesía de MACBA.

Pep Dardanya. Car je est un autre, Intervención, 2015. Cortesía de MACBA.

Las áreas de exposición y sus participantes quedarían distribuidas de la siguiente manera:

OBSERVATORIO TRANSLOCAL: Amnistía Internacional, Atfal Ahdath, Marcos Ávila Forero,  Isabel Banal – Jordi Canudas, Ángela Bonadíes, Luz Broto, Ro Caminal, Santiago Cirugeda, Pep Dardanyà, Raquel Friera, Daniel García Andújar, Bouchra Khalili, Matteo Ferroni, Núria Güell – Levi Orta, Irma Arribas – Queralt Guinard – Octavi Rofes – Pau Vilallonga, Iconoclasistas, ID Barrio Mex, Left hand Rotation, Rogelio López Cuenca, Josep Maria Martín, Teresa Mulet, Arturo-Fito Rodríguez Bornaetxea, Torolab.

MICROINTERVENCIONES: Brigitte Vasallo y Pol Galofre, Juan Pablo Ordúñez/ MawaTres, Diásporas Críticas (Verónica Lahitte, Rebecca Close, Anyely Marín Cisneros), Ro Caminal, Col·lectiu Fem Plaça, Giuliana Racco – Matteo Guidi.

TALLERES DE PROYECTOS: Taller de Cartografía. Dirigido por Itziar González (Institut Cartogràfic de la reVolta) en colaboración con Consuelo Bautista.
 Con la participación de Oriol Ballesteros, Simona Cerri, Joaquín Jordán, Valentina Asinari di San Marzano, Lucia Vecchi, Ana Llorens, María Paz Montecinos, Mercè López Bravo, David Limaverde, Valerie Mathis, Federica Formeti, Edu Ruiz, Anna Irina Limia Russell, Irene Grego, Alejandra Crespo Amigo, Maria José Jimenez Sequeiros, Montserrat Moliner, Ruth Soria, Isabel Carrero, Leonardo Fernández, Helen Morgan, Ricard Escudero, Margot Mecco, Diana Padrón, Anna Recasens, Monica Roselló, Mireia Vidal, Tomas López, Núria Font, Llàtzer Planas, Anita Serrano, Calra Thoene, Danja Burchard. Taller Espacios Zombi. Dirigido por Domènec -Idensitat. Con la participación de: Aleix Porta, Blanca Machuca, Daniel A. Ramírez, Toni Sangrà, Chiara De Marco, Eva Marín Peinado, Imma Camps, Imma Vallmitjana, Joan Vitòria, Jordi Lafon, Marc Fernández, María Jiménez, Marisa Paituvi, Marta Morató, Mechu Lopez, Mireia Vidal, Rubén Oliva, Sergi Bermejo, Jordi Garet, Anna Recasens, Francesc Magrinyà, David Picó, Diana Padrón, Gaspar Maza. Taller Passejant pel Raval. Dirigido por Andrew Lister en colaboración con Daniel Cid, con alumnos de Elisava Escola Superior de Disseny i Enginyeria de Barcelona, y Winchester School of Art. Con la participación de Roman Daniel Esteba, Silvester Oliver, Laura Freixas, Clara Massó, Carlota Ruiz, Anderson Underwood, Claire Naïma, Ana Vázquez.

ARCHIVO DE PROYECTOS: Entrevistas con Isabel Banal i Jordi Canudas, Herman Bashiron, Josep Bohigas, Manuel Delgado,  Marcelo Expósito, Macarena González, Carles Guerra, Rosa Llop i Simona Marchesi, Rosa Pera, Jeffrey Swartz, Claudio Zulián. Investigación realizada por Diana Padrón, Ramon Parramon.

Translocaciones es ejemplo de la capacidad de las prácticas artísticas de hacer visible lo invisible u oscuro del orden democrático, con una doble vertiente: incide en la realidad de las cosas para intentar cambiarlas y participa de procesos de mayor complejidad, entre los que cabe destacar la capacidad de repensar determinadas estructuras o cambiar su concepción. En la línea de Idensitat, el proyecto se sitúa en una disyuntiva a caballo entre la crítica social, un compromiso con el futuro y la incidencia de los procesos actuales de transformación en la sociedad. Una traslocación de sus estructuras, sean microinstituciones o micropolítica, y en última instancia de las relaciones causa-efecto entre el local y el visitante.

 

Espacios de anticipación

Espacios de anticipación
Simposio sobre diseño espacial contemporáneo en instituciones artísticas
Espai d’art contemporani de Castelló (EACC)
C/ Prim, s/n. Castellón
2 de mayo de 2014

PROGRAMA

10:30 11:30 Dpr-Barcelona
11:30 12:00 Descanso
12:00 13:00 Santiago Cirugeda
13:00 13:30 Panel de discusión con Dpr-Barcelona, Santiago Cirugeda
y José Luis Pérez Pont

16:00 17:00 Federica Bueti
17:00 17:30 Descanso
17:30 18:30 Markus Miessen
18:30 19:00 Panel de discusión con Federica Bueti, Markus Miessen
y Mijo Miquel (Autoformato)

19:30 Presentación del libro La pesadilla de la participación
de Markus Miessen, editado por Dpr-Barcelona

Una fase paralela de Espacios de anticipación tomará lugar en junio de 2014 en el Kunstverein ar/ge kunst Galerie Museum (Bolzano, Italia). En esa nueva parte del proyecto, las contribuciones de artistas y profesionales de diferentes geografías y momentos históricos se propondrán en la forma de una exposición documental a modo de investigación. Piezas de arte, documentos y proyectos serán reunidos en torno a las temáticas tratadas en el simposio en el EACC, con la intención de profundizar y contemplándolas bajo otra perspectiva.

INSCRIPCIÓN

Lugar: Espai d’art contemporani de Castelló
Precio: 10€ (gratis para los alumnos del Master de Artes Visuales y Multimedia de la UPV)
Forma de pago: en la recepción del EACC
Fin de las inscripciones: hasta cubrir plazas (plazas limitadas)
Para más información: actividades@eacc.es (tel. 964 72 35 40)

Destinado a estudiantes o profesionales de las siguientes disciplinas: arquitectura, bellas artes, historia del arte, comunicación audiovisual, artes escénicas, filosofía, diseño y sociología, así como cualquier persona interesada.
Los estudiantes que acudan al simposio obtendrán medio crédito.

«Este futuro todavía no tiene nombre, aún estamos en su umbral. Si los últimos cuarenta años han estado marcados por los ‘posts’ (post-guerra, post‑colonialismo, post-comunismo), al menos hoy parece que nos encontramos en un periodo de anticipación —una era en la que los museos de arte contemporáneo pueden ayudarnos colectivamente a sentir y entender.»

Claire Bishop, Museología radical1

«En último término, la idea de comunidad desemboca en filosofías e ideologías marcadas por el miedo y la impotencia: La comunidad como una experiencia decepcionante y el compromiso hacia ella como una exigencia fracasada (aquello que falta).»

Marina Garcés, El compromiso2

ESPACIOS DE ANTICIPACIÓN

Cuando la novela se desarrolla en la modernidad como el formato más frecuentado por la narración, impone una distancia entre el narrador y la audiencia. Se trataba de una distancia espacial pero también de una temporal. En conjunción con su capacidad de distribución de las historias, producía asimismo una separación entre los individuos a través del objeto libro. El libro aparecía como un dispositivo de aislamiento. Contar una historia no suponía más un tiempo compartido, en parte porque no era un espacio compartido en el que la gente se encontraba y ponía en común sus experiencias obtenidas a través de viajar o escuchar a otros. Las consecuencias de la muy conocida proposición3 de Walter Benjamin se podrían fácilmente traducir del dispositivo libro al montaje de exposiciones ya que fueron paralelas temporalmente en su aparición. El contar historias fue separado de sus ecosistemas habituales en espacios sociales tal como las piezas de arte fueron extraídas de sus contextos, conformando la experiencia moderna de la visita a una exposición: individuos aislados que deambulan y supuestamente en silencio4 miran las obras de arte. Con el desarrollo del capitalismo, la oralidad sufrió una pérdida de su valor a través de la separación radical del objeto y el sujeto, así como entre los sujetos.

Hay ciertamente en la actualidad una falta de espacios públicos (casi se diría comunes). Hay ahora una urgencia de ágoras, espacios de encuentro y discusión crítica, más allá de los modelos de participación los que hemos presenciado en las instituciones (de arte). Si en los últimos veinte años hemos asistido a un inmenso número de proyectos que promovían procesos participativos sin una visión crítica, es solo recientemente cuando aparecen agentes que se aproximan al fenómeno con una mirada analítica. Como apunta Markus Miessen, la participación ha sido más una herramienta de promoción que un proceso crítico en si mismo5. Cuando observamos cómo los movimientos sociales están repentinamente apareciendo en las diferentes geografías en el mundo, deberíamos tomar consciencia de la manera en la que esos grupos organizan sus acciones porque existe una correlación con las instituciones de arte: tienen impacto en cómo los espacios se diseñan y cómo la experiencia se reorganiza. La cuestión que emerge entonces es cómo desde ese hecho se pueden repensar las instituciones en términos de cultura de la asamblea, por usar la expresión de Miessen. Esta falta de una arena política parece demandar, adaptadas a las condiciones actuales, que se traigan de vuelta los espacios de experiencia que Benjamin presentaba como extinguidos. Esto nos lleva al problema de cómo restaurar las relaciones entre el sujeto y el objeto además de cómo generar la experiencia del espacio común.

Parece que no podemos ya eludir el compromiso hacia la construcción de la experiencia del nosotros. Se abre entonces una pregunta de fondo, una pregunta fundamental: ¿Qué nos compromete con los otros y hasta qué punto?6 Si pensamos en como los diferentes agentes se organizan en el espacio, los términos no son solamente arquitectónicos sino también coreográficos. Si estudiamos la etimología de la palabra coreografía, encontramos que es la escritura de un coro, de una pluralidad de voces, o tonalidades o idiomas7. Los acelerados cambios socioeconómicos que se están dando en la actualidad reformulan las relaciones entre las personas y entre ellas y los objetos. Esta reestructuración de las relaciones tiene un reflejo en como el espacio se formula y en como los cuerpos concurren en las instituciones artísticas. Es posible trazar como se da una incorporación de la criticalidad en el propio cuerpo y como la cuestión de lo performativo y el contexto aparece una y otra vez. Esto apunta hacia las diferentes posiciones que estos agentes situados toman, resultando en una práctica interdisciplinaria donde los diferentes roles permutan. El foco de atención se expande extensivamente desde la pieza de arte hacia todos los elementos que conforman la exposición8, produciendo una profunda reflexión sobre como todos esos elementos operan y sus bordes se desenfocan. Desde los comisarios hasta los visitantes y los críticos, pasando por los arquitectos y, obviamente los artistas —por mencionar algunos— incluyendo las piezas de arte y la prensa, todos están envueltos en la producción de espacio y relato que da forma a la exposición.

En los últimos años, algunos agentes han estado reflexionando sobre todos estos procesos. En términos de narración y organización, es pertinente citar el análisis realizado por Claire Bishop: «Está tomando cuerpo un modelo de museo más radical: más experimental, menos arquitectónicamente determinado y que ofrece una mayor involucración política con nuestro momento histórico. (…) No hablan en el nombre del uno por ciento sino que intentan representar el interés y las historias de aquellas representaciones comunes que son (o han sido) marginalizadas, dejadas de lado y oprimidas. Esto no significa que se subordinan a la historia en general sino que movilizan el mundo de la producción visual para inspirar la necesidad de mantenerse en el lado correcto de la historia»9. A pesar de que ella escribe sobre museos con colecciones, presenta una cierta actitud, que se puede rastrear en otros tipos de instituciones artísticas.

La investigación que se presenta en este simposio trata acerca de cómo hay un desplazamiento en algunas instituciones de arte hacia la reconfiguración de la experiencia de visitar una exposición como una experiencia de colectividad, donde lo oral re-emerge como una herramienta crítica. Este momento de construcción del nosotros ofrece un momento de anticipación, proponiendo otra manera de pensar y diseñar el espacio, una con las condiciones necesarias para ejercitar una imaginación política. Si miramos al programa del EACC desde sus comienzos, ha estado presentando una gran cantidad de propuestas que trabajan en estas líneas. Este simposio trata de esas líneas de trabajo que vienen desde el pasado para repensarlas y proyectarlas hacia el futuro.

Lorenzo Sandoval

1.
BISHOP, Claire, Radical Museology, or, What’s ‘Contemporary’ in Museums of Contemporary art?, Koenig Books, London, 2013.
2.
GARCÉS, Marina, El compromís, CCCB Breus, Barcelona, 2013.
3.
BENJAMIN, Walter, El narrador, (1936). Editorial Taurus, Madrid, 1991.
4.
Como claramente lo describe Dorothea von Hantelmann: «El tiempo es un factor vital aquí. Las obras de arte clásicas tienden a comprimir el tiempo en el objeto en lugar de manifestarlo. Pero, ¿cómo podría el tiempo ser descomprimido de nuevo en la exposición? En el último Renacimiento y en los gabinetes de curiosidades del Barroco, solía ser el propio príncipe quien presentaba los objetos a los visitantes. Las galerías de pinturas del XVII y del XVIII eran lugares de conversación. (…) La percepción del arte requería de la palabra hablada para poder llegar a ser un evento social. Este tipo de conversación enriquecía las piezas, no solo con el lenguaje sino también con el tiempo. Así, se enlazaban la pieza de arte aislada con una duración temporal, un percepción repetida y el pensamiento.» Von HANTELMANN, Dorothea, Notes on the Exhibition, in doCUMENTA 13 The Book of Books, Hantje Cantz, Ostfildern, 2012.
5.
«La participación ha devenido un radical chic, uno de moda entre los políticos que quieren estar seguros de, en vez de producir contenido crítico, la herramienta deviene lo que se supone que ha de ser leído como criticalidad.» MIESSEN, Markus, The Nightmare of Participation. Crossbench Praxis as a Mode of Criticality, Stenberg Press, Berlin, 2010.
6.
GARCÉS, Marina, Ibid. cit.
7.
ROJO, Paz. Video entrevista en http://escenasdiscursivas.tkh-generator.net/2011/04/interview-paz-rojo/#more-45
8.
Un ejemplo muy relevante es la serie crítica iniciada por After All Books sobre el tema Historia de las exposciones, en las que realizan análisis extensos sobre cada una de las exposciones que incluyen en la serie. http://www.afterall.org/books/exhibition.histories
9.
BISHOP, Claire, Ibid. cit.

“19 hours at the kiosk, Haus der Kulturen der Welt, Berlin, 2012; commissioned by Valerie Smith; spatial design and programming by Studio  Miessen. Photography by Eugster and Affolter.”

“19 hours at the kiosk, Haus der Kulturen der Welt, Berlin, 2012; commissioned by Valerie Smith; spatial design and programming by Studio Miessen. Photography by Eugster and Affolter.”

CONFERENCIAS:

César Reyes Nájera. Dpr-Barcelona:
La Ciudad Después del Bienestar

¿Cómo será vivir en las ruinas ideológicas del capitalismo? Esta charla explora las posibilidades de las ciudades post-bienestar. Ciudades relacionales con tecnologías y sistemas de producción distribuida. Donde otras formas de retribución e intercambio potencien el valor del diseño social y el espacio urbano no mercantilizado. Superado el capitalismo y su deuda como fuerza motriz, podremos generar espacios más allá de la promesa del crecimiento y la retórica de la austeridad?

Santiago Cirugeda:
Malversaciones culturales, el derecho a la diferencia

Las estrategias de ocupación o intervención urbanas (desde la legalidad hasta el vacío legal). El replanteamiento de la normativa y el estudio sistemático de los códigos civiles y urbanísticos. Las Prótesis a edificios que permita la ampliación de las capacidades de lo construido o la ocupación de estructuras construidas. Todo ello bajo el prisma del reciclaje como metáfora de trabajo.
Por último las reservas urbanas de espacio público y la ampliación de las capacidades del ciudadano; conjuntamente con la idea de construir desde la institución conformaran parte del discurso.

Federica Bueti:
Te espero en la barra
Historias de encarnaciones, relaciones y encuentros

¿Dónde y cómo nos encontramos? ¿Qué compartimos cuando compartimos? ¿Cómo convertirse en médium de otras voces y prácticas? ¿Puede una barra transformarse en un espacio abierto a los encuentros? Usando imágenes y objetos, mediante una obra en una exposición, una tarde en un bar; utilizando ideas, experiencias compartidas, opiniones y pasiones. Nos conectamos y desconectamos por intuiciones, objetos inusuales, emociones. En ocasiones nos aproximamos tanto que somos capaces de ver con la mirada del otro; otras veces, nos perdemos entre nosotros, o nos malinterpretamos. Recurriendo a ejemplos de prácticas artísticas, curatoriales o de escritura, esta conferencia-ensayo debate tipos de médium, encarnación y de vida en (y con) otros.

Markus Miessen:
Crossbenching

«Markus Miessen ha puesto su mirada en las maneras actuales de creación formal, encontrándolos congelados en una suerte de edad del hielo política de estilo casi soviético, de pseudodemocracia y pseudoparticipación. Miessen concibe el proceso de diseño del temprano siglo XXI como uno en el que unos cínicos Muppets globalizados, despojados de cualquier tipo de alegría, representan unos rituales vacíos y superados que hunden sus raíces en un capitalismo incuestionable, una corrección política de estilo zombi y una democracia electoralista “de pega”. Los resultados finales de estos rituales no pueden dar lugar a otra cosa que a diseños y estructuras que encarnen, en el mejor de los casos, unas rancias estéticas acomodaticias: un lugar y un espacio que él denomina con descaro Harmonistan, un reino cuyos habitantes creen resueltamente que “mayoría equivale a inteligencia”.
Y aunque en esto se detecta inmediatamente un cierto tufo a Ayn Rand o a criptofascismo, como medio de escape, y con la creación de un cambio crítico y productivo como objetivo, Miessen aboga, por el contrario, por unas vigorosas intrusiones interdisciplinarias, un mundo de intromisiones en lugares a los que no hemos sido necesariamente invitados, con las que empecinadamente generar nuevos espacios e ideas tan desconocidos como inesperados. Él defiende la transformación de los individuos en unos profesionales sin afiliaciones, unos “outsiders no invitados” que busquen activamente el conflicto, despreciando la textura mortinata de la cultura de hoy, un mundo cuyo modo de diseño “por defecto” es el del consenso reflexivo. Lo que podría haber sido un campo minado destructor de una carrera, es, sin embargo, un camino a seguir asombrosamente inteligente y planteado con la profundidad que se percibe como futurista y correcto.» Douglas Coupland

Presentación del libro

La Pesadilla de la Participación
Markus Miessen

En línea con el estado de la profesión en los tiempos que corren, este libro cierra la trilogía sobre Participación, con la que Miessen reclama la figura del «outsider desinteresado» alguien no sujeto a los protocolos existentes y que se anima a lanzar propuestas solamente armado de su inteligencia y la voluntad de generar un cambio en su entorno. Miessen propone una forma urgente de participación que traspase el consenso político interesado e inefectivo. Un agente de conflictos constructivos, que refresque los campos del conocimiento con una nueva mirada. A veces, «la democracia» tiene que ser evitada a toda costa.

Imagen Simposio

Imagen Simposio cortesía EACC