A Pinoxxio le crecen las nominaciones a los Max

Finalistas valencianos a los Premios Max
XIX Premios Max de las Artes Escénicas
Teatro Circo Price
Ronda de Atocha, 35. Madrid
Lunes 25 de abril de 2016

La profesión teatral valenciana suma un total de 16 finalistas en la XIX edición de los Premios Max de las Artes Escénicas. A la espera de que el próximo lunes 25 de abril se conozcan los ganadores, durante la gala que tendrá lugar en el Teatro Circo Price de Madrid, la Fundación SGAE, a través de su Consejo Territorial de la Comunidad Valenciana, reunió el martes 19 de abril a los finalistas con sello valenciano, porque “siempre hay que celebrar cualquier buena noticia y, sin duda, que en un momento como el actual, en el que las artes escénicas han sufrido tanto la presión de la crisis, haya 16 finalistas en los Max es motivo más que suficiente para celebrarlo y, de paso, brindar para que el próximo lunes el teatro y la danza valencianos logren muchos galardones”, dijo el director de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) de la Comunidad Valenciana, Antonio Martínez.

En similares término se expresó el presentador del acto, Santiago Sánchez (dramaturgo y miembro del Consejo Territorial de la SGAE de la Comunidad Valenciana), quien manifestó que llegar a la final “es ya un buen premio, porque eso es ya una muestra de la creatividad de los profesionales de la Comunidad Valenciana y del excelente estado de salud que atraviesa”.

Toni Aparisi. Fotografía de Vicent A. Jiménez / SGAE.

Toni Aparisi, al micrófono, y Rosángeles Valls. Fotografía de Vicent A. Jiménez / SGAE.

Entre los finalistas destaca la presencia de la obra Pinoxxio, de la compañía Ananda Dansa, en nueve categorías: Mejor Espectáculo Infantil o Familiar, Mejor Producción Privada de Artes Escénicas, Mejor Composición Musical para Espectáculo Escénico (por la música original de Pep Llopis), Mejor Coreografía (por Rosángeles Valls y Toni Aparisi), Mejor Diseño de Espacio Escénico ( Edison Valls), Mejor Diseño de Vestuario (Pascual Peris), Mejor Bailarina Principal (Ana Luján), Mejor Bailarín Principal (Toni Aparisi) y, por último, Mejor Elenco o Intérprete Solista de Danza (por el trabajo sobre las tablas de Paloma Calderón, Sara Canet, Esther Garijo, Miguel Machado y Cristina Maestre).

En representación de toda la compañía, Rosángeles Valls quiso agradecer a la Fundación SGAE el esfuerzo que realiza “cada año por sacar adelante los Premios Max, un regalo que hace a todo el sector de las artes escénicas, porque, más allá del impulso que reciben los ganadores, ayuda a visibilizar el trabajo que realizamos todos los profesionales de la danza y el teatro en España”.

También en el ámbito de la danza, la alcoyana Sol Picó, quien se excusó por no poder asistir al acto celebrado en la Sala SGAE Centre Cultural de Valencia, figura como finalista en la categoría de Mejor Coreografía, con ‘We women’. Cienfuegos Danza, por su parte, se han alzado como finalistas con su espectáculo conmemorativo XV Años CienfuegosDanza en los apartados de Mejor Espectáculo de Danza y Mejor Elenco o Intérprete Solista de Danza. “Es un gustazo estar en los Premios Max. Y un gustazo, porque, además, con esta producción celebramos los quince años de la compañía”, afirmó el director artístico y coreógrafo Yoshua Cienfuegos.

Toni Benavent, en la SGAE. Fotografía de Vicent A. Jiménez / SGAE.

Toni Benavent, en primer término, Rosa Pérez Garijo y Carles Alberola. Fotografía de Vicent A. Jiménez / SGAE.

En la categoría de Mejor Espectáculo Musical aparece, con sello valenciano, ‘L’aneguet lleig’ (El patito feo), de Albena Produccions y Centre Teatral Escalante/Diputació de València. Una obra cuya presencia entre los finalistas de los XIX Premios Max se debe, según explicó el productor Toni Benavent, al “esfuerzo y voluntad de las personas involucradas en la producción, pero también de las instituciones”. En esta línea, la diputada de Teatres, Rosa Pérez Garijo, apuntó frente a todos los profesionales que asistieron al acto: “Aquí me tenéis, con los ojos y los oídos bien abiertos, dispuesta a ayudar a un sector que, como es el vuestro, ha pasado por tantos años de sequía”.

Por último, el galardón al Mejor Espectáculo Revelación cuenta entre sus finalistas con doble presencia valenciana: ‘Penev’, de La Teta Calva, y ‘Nosotros no nos mataremos con pistolas’, de Wichita Co. Esta última, además, compite también en el apartado de Mejor Autoría Revelación , por el texto de Víctor Sánchez. En representación de ‘Nosotros no nos mataremos con pistolas’, la actriz Silvia Valero, acompañada por los también actores Román Méndez de Hevia y Bruno Tamarit, expresó su “sorpresa y agradecimiento por haber llegado como finalistas en los Max, dado que algo que empezó como una sencilla aventura está funcionando muy bien. Vamos cumpliendo metas y cumpliendo sueños, porque, de hecho, jamás habíamos soñado con poder llegar hasta aquí”.

Por parte de La Teta Calva, el autor, actor y director Xavo Giménez se mostró también “impresionado por estar aquí y el próximo lunes en Madrid, en la gala de los Max, ya que Penev es nuestro primer espectáculo, un montaje muy pequeñito y barato”. Y concluyó: “La presencia de tantos profesionales valencianos entre los finalistas de los Max debería poner en alerta a nuestras instituciones. Porque aquí hay profesionales ya veteranos junto a los nuevos, como nosotros o Wichita Co., y porque creo que si tuviéramos más ayuda y recursos no sé realmente hasta dónde podría llegar el teatro y la danza valencianos”.

Organizados por la Fundación SGAE, en colaboración con la Academia de las Artes Escénicas de España (AAEE), los Premios Max de las Artes Escénicas pretenden reconocer el talento de los profesionales del teatro y la danza en nuestro país y contribuir a la promoción de los espectáculos de la temporada. Los Premios Max se han consolidado a lo largo de estos años como el reconocimiento más amplio en el ámbito de las artes escénicas en el Estado español. Los ganadores de esta edición de 2016 se darán a conocer el próximo 25 de abril durante la gala que se celebrará en el Teatro Circo Price de Madrid.

Premios Max.

Algunos de los finalistas a los Premios Max 2016. Fotografía de Vicent A. Jiménez / SGAE.

Rodando en skate

Cruzando el sentido
Iván Fernández de Córdoba

No hay muchas formas de viajar sin pagar un billete o gastar gasolina. Una de las más originales es moverse en monopatín. Es lo que hace Alonso, un joven en busca de un sueño y de sí mismo, que emprende en solitario una larga travesía desde Valencia a Galicia, del Mediterráneo al Atlántico. A lo largo del periplo tropieza con personajes que influyen en su evolución personal y que le ayudan a descubrir quién es realmente.

Es el argumento de Cruzando el sentido, primer largometraje del joven director de 25 años, Iván Fernández de Córdoba formado en Ciudad de la luz y gran aficionado al skate. La película se presentó en el Festival Cinema Jove, en el Festival de Sax (Alicante), donde obtuvo el Premio al Mejor Proyecto, y se proyectó el 10 de septiembre en la sala de la SGAE de Valencia. Dentro de la fórmula de road movie, la historia mezcla de forma original la ficción con tintes de falso documental.

Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Dos años de tiempo, 8.000 euros reunidos a base de crowfunding  y toneladas de trabajo e ilusión se plasman en este filme.  “La película se rodó a lo largo del 2014, pero el montaje no se finalizó hasta abril de este año”, cuenta Fernández de Córdoba. “Como tiene una financiación low cost, pasamos malos ratos, condiciones duras sin ninguna comodidad, pero no todo fue sufrir. En las entrevistas a modo falso documental disfrutamos y nos reímos mucho”.

En Galicia tuvieron un encuentro con la guardia civil. “Estábamos rodando una escena con el actor protagonista, Román Méndez de Hevia, que estaba desnudo y ensangrentado”, cuenta el joven director. “Los aldeanos nos vieron de lejos y, asustados, llamaron a las fuerzas del orden. Un coche de la guardia civil se acercó y tras una breve conversación, se fueron entre risas deseándonos suerte”.

Secuencia de Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Secuencia de Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Los realizadores contaron con el apoyo de tiendas y marcas relacionadas con el mundo del skate, así como de varios  bares que utilizaron como escenario para grabar algunas secuencias. Fernández de Córdoba escribió el guión junto a Natxo Fuentes y en la fase de rodaje, el equipo principal lo formaban: Víctor Montoya, Noelia Martínez, Ana Martínez y Román Méndez de Hevia, el actor protagonista que debuta con esta película.

“Fue un rodaje muy duro, de guerrilla”, confiesa Fernández de Córdoba. “Nos metíamos cinco personas y un montón de material en el coche y allá que nos íbamos. La fuimos rodando en sentido inverso, de Galicia hacia Valencia aprovechando las mejores condiciones de luz. En los exteriores intentábamos rodar siempre a la mejor hora y que la localización jugara a nuestro favor. Era muy importante colocar bien la cámara, no queríamos perdernos nada imprescindible de la historia”.

Secuencia de Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Cortesía del autor.

Secuencia de Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Cortesía del autor.

La historia está llena de referencias a road movies como Easy Rider, París Texas o Una historia verdadera, que marcaron al joven director. También refleja su visión del mundo, un alegato contra las prisas de nuestra sociedad y la obsesión por alcanzar enseguida los objetivos y las metas marcadas.

Rodada con un reducido equipo técnico, entre tres y seis personas, la película tiene una factura digna de una producción convencional. Se utilizó una Canon 5D Mark II para la ficción y una Sony FDR-Ax 100 para el documental.

Otros profesionales de la Comunidad Valenciana que intervinieron en el proyecto son: Albert Forner, Emilio Mencheta, Olga Alamán, Paco Sarro, Álex Viciano, Lola Moltó y Mariam Torres o Juli Mira, entre otros.

Cruzando el sentido se dividirá en una decena de capítulos una vez finalizado su recorrido por festivales y cines. Los primeros serán publicados de forma online y gratuita. Para ver el total del metraje, el espectador tendrá que comprar el dvd/bluray o acudir a una plataforma de pago.

Secuencia de la película Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Secuencia de la película Cruzando el sentido, de Iván Fernández de Córdoba. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

El teatro saca pecho

Temporada teatral
Valencia 2015-2016

La temporada teatral arranca bajo buenos augurios. Tras sobrevivir a crisis sobre crisis, incluida la implacable subida del IVA, las artes escénicas valencianas sacan pecho y músculo. Ráfagas de optimismo ventilan los escenarios y se espera un apoyo decidido de los gestores culturales de izquierdas. ¿Una bajada del IVA? Mejor no hacerse falsas ilusiones. En todo caso, el otoño teatral se presenta intenso y caliente, con un rico filón de proyectos, festivales y estrenos.

Carme Teatre acaba de inaugurar una nueva sala que será foco cultural en el barrio de Tendetes, el Olympia celebra en noviembre su centenario y también ese mes se sabrá si Valencia acogerá un encuentro que reúne un millar de agentes de las artes escénicas independientes.

A mediados de este mes se celebra el Festival Russafa Escènica con un total de 25 montajes seleccionados entre 150, centrados en la familia en sus diversas modalidades. También por esas fechas la Mostra Internacional de Mim de Sueca convoca su 26ª edición bajo el lema ‘Tendencias: Presente, pasado y futuro’.

Citizen.

Citizen, de la compañía Chévere, en Espacio Inestable.

Imperio Zara

Espacio Inestable inició el curso con Citizen de la compañía Chévere, Premio Nacional de Teatro 2014. La obra se inspira en la vida del hombre más rico de España, Amancio Ortega y en la creación de un imperio económico desde la periferia. Trata sobre cómo utilizar lo que nos ofrece la historia en beneficio propio, de cómo se articula lo real en forma de culebrón. A lo largo de los últimos 40 años, Ortega erigió un emporio, Inditex, conocido como Zara, cuyo  origen se sitúa en un pequeño pueblo gallego. Citizen es un pretexto para ironizar y cuestionar los efectos de la globalización en relación con las identidades individuales y colectivas.

Nosotros no nos mataremos con pistolas, de Víctor Sánchez, en Sala Ultramar.

Nosotros no nos mataremos con pistolas, de Víctor Sánchez, en Teatre Talía.

Por su parte, el Talía recibe hasta el 13 de septiembre Nosotros no nos mataremos con pistolas, de Víctor Sánchez Rodríguez, considerado espectáculo revelación de la pasada temporada.  Tras el éxito de público llegó el de la crítica. Silvia Valero y Bruno Tamarit ganaron los Premios de Mejor interpretación y Lara Salvador el Crisálida a la Actriz Revelación. Román Méndez de Hevia y Laura Romero completan el reparto.

Los personajes representan a miembros de una generación nacida en los años ochenta, atrapados en la crisis económica, y sin un horizonte futuro claro en sus vidas. Cinco amigos que llevan tiempo sin verse por circunstancias diversas, acuden a unas fiestas de la Virgen del Carmen en un pueblo marinero y, en torno al reciente suicidio de una amiga, ponen sobre la mesa un examen de sus propias vidas; sueños rotos, frustraciones y problemas.

Maquinant Teatre. Cortesía de Carme Teatre.

Maquinant Teatre. Cortesía de Carme Teatre.

Teatre de l’Altre

Tras 20 años de actividad en la calle Gutenberg, el equipo de Carme Teatre se traslada al barrio de Tendetes (Calle Gregorio Gea, 6). En colaboración con el Comitè Escèniques abre sus puertas con la 1ª Muestra de la Associació de Creadors d’Arts Escèniques Valencians bajo el título Teatre de l’Altre. Una visión de la nueva creación escénica valenciana con la exhibición de los espectáculos de 20 compañías y otras actividades dedicadas al debate y la reflexión.

“Queremos ofrecer un nuevo espacio cultural, un punto de encuentro y diálogo”, dice Raúl Lago que, junto a Aurelio Delgado, encabeza el equipo. “La nueva sala nace con la idea de ser un contenedor de experiencias escénicas, generador de creación de proyectos multidisciplinares abiertos a la investigación, la experimentación y a la fusión de lenguajes escénicos. Además de teatro, albergará espectáculos de danza, circo, performance, música, poesía escénica y  artes plásticas”.

Se abre una línea de programación para público familiar y juvenil y se ofrecerán residencias artísticas destinadas a compañías locales y nacionales, así como charlas, talleres y conferencias sobre artes escénicas y cultura en general. La oferta también se extenderá al horario nocturno con la inclusión de piezas de pequeño formato al estilo cabaret y música en directo. La sala cuenta con dos espacios, uno con 80 localidades y otro polivalente para actividades diversas.

“Por otra parte, continuaremos con nuestra labor de producción y coproducción de montajes escénicos, dirigidos por Aurelio Delgado, tal y como venimos haciendo desde 1993”, añade Lago. La compañía ha recibido el Premio Levante de Teatro y el Premi Narcís otorgado por la Associació de Actors i Actrius professionals valencians, entre otros galardones.

Residencias Ultramar

La Sala Ultramar presenta la I Convocatoria de Autoría en Ultramar, una ayuda que se concede a modo de residencia destinada a apoyar a un autor en la  escritura y desarrollo de un texto teatral. Con el apoyo de la Fundación SGAE,  esta ayuda no consiste sólo en una cantidad económica, sino también en una serie de tutorías, y el montaje y exhibición de la lectura dramatizada del texto.  “Queremos que esta residencia sea, además, una oportunidad de aprender y disfrutar el proceso”, indican los responsables de la sala.

Con este proyecto, la sala Ultramar continúa con su trabajo centrado en potenciar la figura del autor en las artes escénicas. Un trabajo que en los últimos años ha permitido a los espectadores de este pequeño teatro de barrio disfrutar de textos de Rafael Spregelburg, Lluïsa Cunillé, Paco Zarzoso, Begoña Tena, Xavier Puchades, Arturo Sánchez o Patrícia Pardo. Además, Ultramar ha apostado también por dar cabida a nuevas dramaturgias programando estrenos de autores como Víctor Sanchez o Laia Cárdenas.  “Entre estas paredes, se han estrenado textos premiados y textos que han recibido ayudas de diferentes organismos y ahora, gracias al apoyo de la Fundación SGAE, podemos seguir apostando por un trabajo que nos parece más necesario que nunca, el de la autoría.”

Las bases de la convocatoria pueden consultarse en www.salaultramar.com y los proyectos deberán presentarse por correo postal certificado durante todo el mes de septiembre.

Gerardo Esteve.

Gerardo Esteve, por cortesía de Carme Teatre.

Bel Carrasco

Teatro de muerte sin pistolas

Nosotros no nos mataremos con pistolas, de Víctor Sánchez Rodríguez
Intérpretes: Román Méndez de Hevia, Laura Romero, Lara Salvador, Bruno Tamarit e Isabel Martí
Producción: Wichita CO y Tábula Rasa
Teatre Talia
C / Caballeros, 31. Valencia
Del 2 al 13 de septiembre de 2015
Miércoles, jueves y viernes (20.30h), sábados (18.30 y 21.00) y domingos (18.30)

En noviembre de 2014, se estrenó en una pequeña sala alternativa de Valencia Nosotros no nos mataremos con pistolas. De manera inmediata, fue considerada, unánimemente, como el espectáculo revelación de la temporada. Tras un exitoso reestreno, llegaron los premios de la Associació d’Actors (Silvia Valero y Bruno Tamarit ganaron los de Mejor interpretación y Lara Salvador el Crisálida a la Actriz Revelación) gracias a lo cual su prestigio fue creciendo mediante el boca a boca, alcanzando una repercusión realmente sorprendente, tratándose de un espectáculo de sus características conceptuales.

Escena de Nosotros no nos mataremos con pistolas, de Víctor Sánchez Rodriguez. Cortesía de la compañía.

Escena de Nosotros no nos mataremos con pistolas, de Víctor Sánchez Rodriguez. Cortesía de la compañía.

Nosotros no nos mataremos con pistolas llega, ahora, al Teatro Talía -uno de los de mayor solera y tradición de Valencia- alcanzando un nuevo hito en su ascendente trayectoria.  Para  que todos los que han oído hablar de ella, pero aún no han podido descubrirla, lo hagan. Y, también, para satisfacer a aquellos que la descubrieron en sus inicios y que demandaban una nueva oportunidad de disfrutarla.

Nosotros no nos mataremos con pistolas es, en definitiva, el epítome del estado del teatro valenciano contemporáneo: la prueba más evidente de su magnífica salud, de la calidad de sus dramaturgos y de la sensibilidad y talento de una nueva generación de actores, consagrados, ya, como figuras referentes de nuestra escena.

Teatro de reflexión, pero también de evasión. Profundo, pero distendido. Implacable, pero tierno. Cinco personajes inolvidables. Cinco soberbias interpretaciones. Y un texto que, sin duda, con el tiempo, llegará a ser considerado todo un clásico de la escena.

Escena de Nosotros no hablaremos con pistolas, de Víctor Sánchez.

Escena de Nosotros no hablaremos con pistolas, de Víctor Sánchez Rodriguez. Cortesía de la compañía.