La banda sonora de Podemos

Mitin de Podemos
Pabellón Fuente de San Luis. Valencia
Domingo 25 de enero, 2015

La puesta en escena del mitin de Pablo Iglesias en el pabellón Fuente de San Luis fue apoteósico. Más de 10.000 personas lo aclamaron, entre las que llenaron las gradas y quienes rodearon el escenario a pie de pista. Un clamor que arrancó con el ‘People have the power’ (La gente tiene el poder) de Patti Smith y terminó con ‘Al vent’ de Raimon. En medio, una sola interferencia: la de quien portó una pancarta que decía: “Espero no tener que cantarle Cuervo ingenuo”. Se refería, claro está, a la canción de Javier Krahe, que éste dedicó a Felipe González cuando incumplió su promesa de sacarnos de la OTAN.

Algunos de los jóvenes en el mitin de Podemos, sosteniendo algunas de las letras que conformaban la frase Ahora es el momento.

Algunos de los jóvenes en el mitin de Podemos, sosteniendo algunas de las letras que conformaban la frase Ahora es el momento.

Pablo Iglesias cantó hace bien poco esa canción con Krahe, sustituyendo en la letra a González por los socialistas y la OTAN por Angela Merkel, a la que los socialistas, en la versión de Iglesias, rendían sumisión. Se entiende que el joven que se coló en el mitin de la Fonteta acabara despedido entre gritos de ¡fuera, fuera!, cuando miembros de seguridad lo expulsaron del pabellón. Era la única nota discordante de un mitin que transcurrió en todo momento por senderos de gloria.

Había pancartas de Podemos Russafa, Rocafort, Pobla de Valldigna, Utiel-Requena, Massanassa, Aldaia, Alaquas, Orihuela, Calp, Paterna o Algiròs. Y había muchos globos y camisetas color lila. Una puesta en escena sobria, pero enardecida cuando Pablo Iglesias compareció por uno de los laterales del pabellón aclamado como las estrellas del rock. Los organizadores prefirieron el ‘People have the power’ de Patti Smith que el ‘We are the champions’ de Queen, para calentar el ambiente. Tema éste último quizás reservado para lo que Pablo Iglesias aventuró después: “Tic, tac, tic, tac, comienza la cuenta atrás para Mariano Rajoy”.

Pablo Iglesias, líder de Podemos, rodeado de la multitud que llenó la Fonteta  de San Luis, al acabar su alocución.

Pablo Iglesias, líder de Podemos, rodeado de la multitud que llenó la Fonteta de San Luis, al acabar su alocución.

Y como un reloj, el líder de Podemos fue desgranando las tropelías del gobierno de Rajoy, en medio de las interrupciones del clamor popular. “En noviembre de 2014 sólo una de cada tres personas que dejaba el paro lo hacía por haber encontrado un empleo (…) Constructores y mafiosos compran el partido del gobierno para que legislen a su favor (…) Según la Agencia Tributaria, el 76,4% de los asalariados ganan menos de 1.000€ al mes”.

Y de nuevo el tic, tac: “El 70% de los fondos que ha recibido Grecia ha ido a pagar intereses y deuda privada, y el 19% a los bancos. En Grecia esta noche ya se escucha, tic, tac, tic, tac, tic, tac, y queremos que se escuche en España muy pronto también”. E insistió, a ritmo de metrónomo, que romper España era “vender la soberanía a la troika”, entregársela “a constructores, a mafiosos y a corruptos”. Por lo que tocaba darle cuerda a ese otro reloj que empuñaba con pasión el líder de Podemos: “A la corrupción le decimos: tic, tac, tic, tac, tic, tac”.

Iñigo Errejón, con gafas, abriéndose paso detrás de un tapado Pablo Iglesias, en el mitin de Valencia.

Iñigo Errejón, con gafas, abriéndose paso detrás de un tapado Pablo Iglesias, en el mitin de Valencia.

El reloj que anunciaba el esperado cambio de política en España (“a veces David le puede ganar a Goliat”), dejó paso al emotivo, incluso sensiblero recurso de leer la carta de una niña, Nerea, de Ribarroja, en la que, entre otras cosas, daba las gracias a Pablo Iglesias “por devolver la ilusión a mis padres”. Si no fuera por lo enardecido del mitin, más de uno recordaría aquella niña de Rajoy, sin duda más ficticia que la real Nerea, pero igualmente utilizada para tocar corazones que deberían, pum, pum, pum, pum, regirse por razones menos tiernas y con más sustancia.

‘Al vent’ de Raimon puso el colofón musical de un mitin continuamente interrumpido por gritos de “Sí-se-puede” o “Sí, sí, sí, nos vamos a Madrid”, en referencia a la movilización programada para el próximo día 31. Porque como dijo Iñigo Errejón, que antecedió a Iglesias en el escenario de La Fonteta: “En España va a haber un cambio y lo va a protagonizar la gente, no Podemos”. Y la gente que abarrotó el pabellón municipal se fue pensando, como rezaba en una pancarta, que ¡És l’hora de la gent! Lástima que entre esa gente no hubiera ninguna alusión a los científicos ni a los artistas cuyo talento se desperdicia por anemia del I+D+i y el lamentable IVA cultural. Ciencia y cultura que Podemos descuidó en el mitin de Valencia. Tic, tac, tic, tac, tic, tac…

Pablo Iglesias e Iñigo Errejón, durante el mitin en el pabellón Fuente de San Luis en Valencia. Europa Press.

Pablo Iglesias e Iñigo Errejón, durante el mitin en el pabellón Fuente de San Luis en Valencia. Europa Press.

Salva Torres

Sillas ilustradas en el Mercado Central

Visual Talent, concurso organizado por ESAT
Prueba en el Mercado Central de Valencia
Martes 22 de julio, de 9.00 a 18.00 horas
Hasta el sábado 26 de julio, 2014

Bajo la cúpula interior del Mercado Central de Valencia, allí donde los puestos de fruta, charcutería, verdura y carne sueltan infinitos aromas, sabores y colores, diez jóvenes estudiantes de bachillerato artístico se afanaban por sintetizar cuanto veían a su alrededor en una humilde y funcional silla. El concurso Visual Talent de la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT) los había reunido allí para que superaran una prueba. Tenían que intervenir diez sillas de Ikea, bajo la atenta mirada del ilustrador Ajubel, encargado de supervisar los trabajos.

El ilustrador Ajubal dando instrucciones a los diez jóvenes seleccionados en Visual Talent, al comienzo de la prueba en el Mercado Central. Fotografía: Mario Marco.

El ilustrador Ajubal dando instrucciones a los diez jóvenes seleccionados en Visual Talent, al comienzo de la prueba en el Mercado Central. Fotografía: Mario Marco.

Una vez ilustradas las sillas y el panel que servía de base, los estudiantes se maquillaron por cortesía de Tevian para formar parte de la intervención. Luego fotografiaron el resultado, que será expuesto en la recién abierta tienda de Ikea en Alfafar, para concluir una prueba que les llevó toda la mañana y parte de la tarde. Eran los diez elegidos, de entre un total de 50 jóvenes de bachillerato artístico de toda España, que tras superar la criba del fin de semana encaran la recta final de un concurso al que se han presentado más de 1.000 propuestas.

Un joven durante la prueba de Visual Talent en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Un joven durante la prueba de Visual Talent en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Los hay de Valencia, Ribarroja, Gijón, Calahorra, Zaragoza, Sevilla, Cádiz y Jaén. Cinco chicos y otras tantas chicas con “diferentes personalidades” y de “diferentes disciplinas artísticas”, explicó la actriz encargada del audiovisual Cristina Fenollar, que compiten por lograr los tres premios o becas de estudio en ESAT, valorados cada uno en 20.000€. “Estoy alucinada, porque son muy jóvenes, con mucho talento y que aguantan la presión bien”. Fenollar recordó que, después de todo, es un concurso en formato Talent Show “con su parte de reality”. La grabación de todo cuanto ocurra durante la semana será posteriormente editado y ofrecido a alguna televisión.

Dos de los jóvenes participantes en el concurso Visual Talent, durante la prueba en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Dos de los jóvenes participantes en el concurso Visual Talent, durante la prueba en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Las sillas de Ikea fueron intervenidas con ilustraciones próximas al cómic, a la abundante fruta de los puestos circundantes, al colorista ambiente del Mercado Central o al conceptualismo de ciertas propuestas. Los maquillajes tenían que ver con alusiones a los propios trabajos, algunos tocando de refilón el carácter ilustrativo de la prueba. Como apuntó Ajubel, “es una prueba muy dura, que a algunos profesionales de la ilustración les hubiera costado hacer”. En poco más de tres horas, los diez supervivientes de Visual Talent tuvieron que dejar listas las 10 sillas, para sumergirse después en el maquillaje y la práctica fotográfica.

Una joven seleccionada en Visual Talent, durante la prueba de ilustración en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Una joven seleccionada en Visual Talent, durante la prueba de ilustración en el Mercado Central de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Alberto Adsuara, Director de Producción del concurso organizado por ESAT, destacó el intenso trabajo previo, ya que el fin de semana tuvieron que descartar a 40 de los jóvenes participantes. Lo hicieron tras llevar a cabo tres pruebas en Las Naves: la realización en dos horas y media de un autorretrato en blanco y negro de 2 x 1,5 metros, bajo la supervisión de Carlos Romero, coordinador de Visual Talent; una prueba de ideación, entre conceptual y proyectual, dirigida por el artista Solimán, y otra fotográfica, en la que los estudiantes tenían cinco minutos cada uno para fotografiar a la modelo Alicia Rincón en los baños de Las Naves. Alberto Adsuara, encargado de esta última prueba, recuerda “el denso calor” durante las más de tres horas que duró la actividad.

Los diez elegidos deberán esta semana afrontar otras tres pruebas. En la primera, los estudiantes elegirán lo que hacen, tras haberse tenido que ceñir a la disciplina de la ilustración en el Mercado Central. El jueves, un fantasma imaginario tomará las dependencias del Círculo de Bellas Artes de Valencia, en torno al cual deberán realizar un audiovisual. Y la más espectacular llegará de la mano del artista fallero Manolo Martín, en cuyo taller se prepara una singular prueba. La traca final, con los premiados, será el sábado en una gran fiesta Visual Talent. Para entonces, las sillas Ikea ya gozarán de un merecido e ilustrativo reposo.

Uno de los diez jóvenes seleccionados en el concurso Visual Talent, durante la prueba de ilustración de sillas en el Mercado Central. Fotografía: Mario Marco.

Uno de los diez jóvenes seleccionados en el concurso Visual Talent, durante la prueba de ilustración de sillas en el Mercado Central. Fotografía: Mario Marco.

Salva Torres