Arquitectura: de la megalomanía a la recesión

Arquitecturas de España: una mirada reflexiva
EXPOSICIONES:
Spain mon amour
Ruinas modernas

Museo ICO
C/ Zorrilla, 3, Madrid
Hasta el 9 de junio de 2013

El Museo ICO presenta dos exposiciones, Spain mon amour y Ruinas modernas. Se trata de una radiografía de los éxitos de la arquitectura española reciente y el fracaso del urbanismo especulativo anterior a la crisis. una ocasión para resaltar el trabajo bien hecho y aprender de los errores.

Dos muestras complementarias que, desde distintas ópticas, documentan la arquitectura y el urbanismo de la última década en España. Edificios que han recibido el aplauso unánime de la crítica y del público, frente a promociones urbanísticas que han quedado sin terminar con la llegada de la recesión.

"Spain mon amour", imagen cortesía de Museo ICO.

«Spain mon amour», imagen cortesía de Museo ICO

Arquitectos como Francisco Mangado o estudios como Mansilla+Tuñón, Nieto Sobejano, Paredes Pedrosa y RCR Arquitectes participan en la primera de las muestras, Spain mon amour, que ofrece un recorrido por la última arquitectura a través de quince obras en quince ciudades diferentes. Y que, en algunos casos, han sido premiadas internacionalmente.

Con una propuesta a medio camino entre la performance y la instalación, el comisario de la muestra, Luis Fernández-Galiano, ha seleccionado proyectos destacados que reflejan el buen hacer de la arquitectura española. Proyectos sin grandes presupuestos, con una escala adaptada a las circunstancias y necesidades del enclave y el programa, donde no hay megalomanía, ni dispendio. Una versión más reducida de esta muestra se pudo ver en la sección oficial de la XIII Exposición de Arquitectura de la Bienal de Venecia.

En la exposición se podrán conocer estas obras a través de maquetas y de un conjunto de fotografías, firmadas por prestigiosos profesionales. El visitante también podrá recibir en directo la explicación de los proyectos de la mano de un centenar de estudiantes de arquitectura, vestidos de blanco, que participan activamente en la muestra. Un guiño reivindicativo, sin duda, a la situación que viven las generaciones que actualmente están cursando sus estudios con un futuro, en el mejor de los casos, más complicado y menos boyante que el que han disfrutado promociones anteriores.

Según explica el comisario «la muestra celebra la calidad arquitectónica y a la vez transmite las inquietudes y esperanzas de los más jóvenes miembros de una profesión en crisis». La participación de los estudiantes en esta muestra se ha estructurado mediante la firma de convenios de colaboración por parte de la Fundación ICO con la Universidad Politécnica de Madrid, la Universidad de Alcalá de Henares, la Universidad Europea de Madrid y la Universidad CEU San Pablo.

Todos las obras presentes en Spain mon amour están firmadas por una generación que ha cumplido los cincuenta, tomando el relevo de maestros como Rafael Moneo –ejemplo de una forma de entender la arquitectura o de construir– que han mantenido a los profesionales españoles entre la élite mundial.

«Spain mon amour es desde luego la celebración de una etapa, unos arquitectos y unas obras, pero también una elegía por un pasado que ha llegado a su término, una denuncia de un presente dislocado y una invitación a pensar el futuro de otra forma», aclara Fernández-Galiano.

Mansilla + Tuñón. Ayuntamiento de Lalín. ©Luis Asín. Imagen por cortesía de Museo ICO

Mansilla + Tuñón. Ayuntamiento de Lalín. ©Luis Asín. Imagen por cortesía de Museo ICO

Ruinas modernas es la otra cara de la moneda. La arquitecta Julia Schulz-Dornburg ha realizado un inventario fotográfico de urbanizaciones que no han llegado a ser habitadas. En ella, imágenes de hermética poesía contrastan con fotos aéreas y planos de conjunto que muestran los desarrollos desde diferentes puntos de vista.

Más de 10.000 kilómetros recorridos desde el año 2010 han llevado a Schulz-Dornburg a reunir imágenes de una inquietante belleza –las ruinas modernas–, que en la exposición se muestran junto a la ficción que representan las recreaciones en 3D y los anuncios que diferentes promotoras vendían. Un sueño que nunca llegaron a inaugurar.

«La muestra no es un censo de promociones fracasadas y no pretende ser representativa; la colección responde a una selección personal de los lugares visitados estos dos últimos años», afirma la arquitecta. «Realidad y ficción forman un tándem inseparable a lo largo del recorrido expositivo. Sólo desde esta lectura doble, se puede llegar a comprender lo impensable, reconstruir lo inimaginable, constatar el disparate y sacar sus propias conclusiones».

Y añade, «creo que deberíamos promover transformaciones políticas, sociales y económicas que eviten la depredación del territorio y que promueven el valor del paisaje, la sostenibilidad ambiental y la equidad social».

Spain mon amour y Ruinas modernas se complementan. Ambas, en conjunto, proponen una mirada reflexiva sobre los logros y los errores de una época.

Urbanización Bella Rotja. Ruinas Modernas. Imagen por cortesía de Museo ICO

Urbanización Bella Rotja. Ruinas Modernas. Imagen por cortesía de Museo ICO