Ecos del abolicionista Lafayette en Jimmy Glass

Walter Smith III / Laurent Coq Quartet
V Festival de Jazz Contemporáneo del Jimmy Glass
Jimmy Glass Jazz Bar
C / Baja, 28. Valencia
Martes 20 de octubre, 2015, a las 20.45h

El Jimmy Glass presenta el martes 20 de octubre en su Festival Internacional de Jazz Contemporáneo el estreno en España de The Lafayette Suite, una genial obra concebida por dos excepcionales músicos, el pianista francés Laurent Coq y el saxofonista estadounidense Walter Smith III. Financiada por la Mid Atlantic Arts Foundation y la French American Jazz Exchange, la pieza recrea las aventuras del abolicionista Lafayette en suelo americano y está inspirada en el espíritu de colaboración que existió entre el noble y militar francés y el presidente George Washington durante la guerra de la Independencia.

El pianista francés Laurent Coq. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

El pianista francés Laurent Coq. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Formado en Nueva York con Mulgrew Miller, Laurent Coq (Marsella, 1970) es uno de los grandes pianistas franceses. Desde 1997 ha editado once discos a su nombre con músicos como Jerome Sabbagh, Damion Reid, Otis Brown, Reuben Rogers, Olivier Zanot, Joe Sanders, Sam Sadisgurski o Miguel Zenón, con quien grabó Rayuela, un gran disco muy valorado por la crítica.

Por su parte, Walter Smith III (Houston, Texas, 1980), dotado de un sonido muy depurado y una especial capacidad para la improvisación, en la que desarrolla importantes matices melódicos, sugerentes y espontáneos, ha actuado en numerosos festivales nacionales e internacionales y en algunos de los grandes auditorios de los EUA, como el Carnegie Hall o el Kennedy Center.

Ha compartido escenario y aparecido en grabaciones con muchos músicos notables del jazz, entre ellos Terence Blanchard, Roy Haynes, Christian McBride, Eric Reed, Mulgrew Miller, Joe Lovano, Bob Hurst, Myron Walden, Lewis Nash, Terri Lyne Carrington y otros. Tiene siete discos como líder o colíder, la mayoría valorados con cinco estrellas, en los que tocan Ambrose Akinmusire, Aaron Parks, Reuben Rogers, Eric Harland, Kendrik Scott, Aaron Goldberg, Matt Brewer o Jason Moran, y cerca de cuarenta en colaboración con la mayoría de los músicos nombrados.

Walter Smith III. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

El saxofonista estadounidenses Walter Smith III. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

 

Zenón le pone música a la identidad cultural

Miguel Zenón Quartet
VII Ciclo de Verano
Jimmy Glass Jazz Bar
C / Baja, 28. Valencia
Miércoles 15 de julio de 2015, a las 20.45h. 17€

El saxofonista portorriqueño y primer espada de la vanguardia del latin jazz Miguel Zenón actúa nuevamente en el Jimmy Glass para presentar su último trabajo, Identities are Changeable, en el que investiga en torno al concepto de identidad cultural y al asentamiento de la colonia portorriqueña en Nueva York.

Zenón se presenta el miércoles día 15 de julio con su cuarteto original: el increíble pianista Luis Perdomo, el sólido contrabajista Hans Glawischnig y el baterista nativo de Puerto Rico Henry Cole. Los aproximadamente 1,2 millones de puertorriqueños residentes en Nueva York se han convertido en la mayor comunidad fuera de la isla de origen.

Miguel Zenón Quartet. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Miguel Zenón Quartet. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Identities are Changeable es el resultado musical de una serie de entrevistas personales (vecinos, comerciantes, etc.) de la colonia portorriqueña de Nueva York. De ellas utilizó no solo las respuestas de los participantes sino que capturó algunos de los sonidos de la calle.

Zenón tiene nueve excelentes discos como líder -cuatro de ellos con el sello Marsalis Music-. Su disco Esta plena -una inteligente fusión entre el jazz y la música plena portorriqueña- (Marsalis Music, 2009) obtuvo dos nominaciones a los Grammy y recibió las 5 Estrellas del Downbeat y las más importantes publicaciones especializadas estadounidenses: Village Voice, Chicago Tribune o Jazz Times lo declararon el mejor CD de jazz de 2009. Otro de sus discos, Rayuela (Sunny Side Records, 2012), consiguió la máxima calificación en casi todos los medios del género.

San Francisco Jazz Collective

Además, ha grabado más de 50 registros discográficos en colaboración con otras grandes figuras del jazz, entre ellos los editados con el San Francisco Jazz Collective, un octeto de estrellas (la élite del jazz contemporáneo) del que son o han sido miembros desde su fundación en 2004 músicos como Joshua Redman, Bobby Hutcherson, Nicholas Payton, Eric Harland, Dave Douglas, Joe Lovano, Stefon Harris, Robin Eubanks y actualmente Mark Turner, Avishai Cohen y Zenón.

Este último y el gran contrabajista Matt Penman pertenecen al grupo desde el principio. Zenón colabora con músicos o grupos como Charlie Haden, David Sánchez, Village Vanguard Orchestra, Bob Moses, Mingus Big Band, Jerry González, Ray Barreto, Steve Coleman, Greg Osby, Ben Monder, Antonio Sánchez, Guillermo Klein, Chris Cheek, Jeff Ballard, Chris Potter y muchos más.

El saxofonista portorriqueño Miguel Zenón. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

El saxofonista portorriqueño Miguel Zenón. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Jules Julien, Blues en Espai Tactel

‘Blue Series: A Romantic Cluedo’, de Jules Julien
Espai Tactel
C / Denia, 25. Valencia
Inauguración: viernes 14 de noviembre
Hasta el 31 de diciembre de 2014

El misterio que desprenden las imágenes de Jules Julien sitúa al espectador en un escenario de duda. Le obliga a convertirse en parte del proceso –en “sospechoso”– de la recomposición de las memorias personales del artista, como si de un cadavre exquis se tratara, que ahora aparecen reflejadas en nuestro propio espejo. Desde hace varios años su trabajo artístico consiste en interpretar la realidad y sus experiencias pasadas a través de composiciones digitales. Unas veces son rostros o fragmentos del cuerpo en los que enfatiza diferentes aspectos mediante el encuadre. Otras se trata de objetos o situaciones. Son imágenes que dejan de ser aquello que representan al desdoblarse, se transforman en símbolo y son dotadas de una gran carga enigmática y de extrañeza.

Obra de Jules Julien en la exposición 'Blue Series. A Romantic Cluedo'. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Obra de Jules Julien en la exposición ‘Blue Series. A Romantic Cluedo’. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Jules Julien con ‘Blue Series: A Romantic Cluedo’ presenta su primera exposición individual en Espai Tactel. La cual articula bajo un solo color: el azul. Otras series anteriores han sido dedicadas a otros colores, como pueden ser el blanco o el rojo. Si bien es cierto que existen precedentes en la elección monocroma como es el caso de los monochromes blues del también artista francés Yves Klein o de la trilogía Trois couleurs del cineasta polaco Krzysztof Kielowski, la muestra de Julien se compone, por un lado, de una serie de imágenes digitales impresas en diversas tonalidades de color azul –unas partes más claras, con leves matices de un azul claro y otras más oscuras– que componen un fuerte universo poético fácilmente reconocible por el uso de las formas limpias y depuradas. Algunas de las imágenes aparecen duplicadas, mirándose a sí mismas en un intento de recuperar esos recuerdos.

Obra de Jules Julien en la exposición 'Blue Series. A Romantic Cluedo'. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Obra de Jules Julien en la exposición ‘Blue Series. A Romantic Cluedo’. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Se trata de imágenes-reflejo. Su obra rezuma una nostalgia por recoger figuras y objetos familiares. Pero siendo conscientes de que, como advierte Enrique Vila-Matas, “la nostalgia de un lugar sólo enriquece mientras se conserva como nostalgia, pero su recuperación significa la muerte”.

Por otro lado, encontramos una proyección en el que se superponen imágenes creando un juego visual a modo de flashback que producirá un efecto confuso y de desorden ante el espectador.

Obra de Jules Julien en la exposición Blues. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Obra de Jules Julien en la exposición ‘Blue Series. A Romantic Cluedo’. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Asimismo, la muestra se completa con el libro Les Souveniers –‘Los recuerdos’. Una publicación que recoge fragmentos de aquellas situaciones vividas por el artista: desde los objetos tan bien iluminados y perfectamente definidos en una noche fluorescente azul o un hombre subido a un tractor vestido con unas bermudas azules de lycra hasta la acogedora habitación azul de una artista o las salpicaduras azul-púrpura en las manos al presionar con ellas los racimos de uva en una cubeta. Y es que el azul sirve de nexo de unión de todas sus vivencias. El azul lo impregna todo como el sonido melancólico del blues.

Obra de Jules Julien en la exposición 'Blues Series. A Romantic Cluedo'. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Obra de Jules Julien en la exposición ‘Blues Series. A Romantic Cluedo’. Imagen cortesía de Espai Tactel.

En definitiva, la obra de Julien reunida para esta exposición responde a su personalidad particular que logra elaborar un complejo pero homogéneo discurso poético y plástico a la vez que se constituye como sujeto dentro de su producción. Este trabajo se presenta como piezas de un relato: representaciones de objetos –flores, cráneos, urracas, chicharras, perros–, escritos y proyecciones, que narra un itinerario de las memorias de su universo personal, de su forma de entender la realidad. Además, la estructura hermética de sus obras hace que se presenten como jeroglíficos y exigen al espectador mantener una actitud consciente y activa. Es decir, a ser partícipe de este cluedo. Una verdadera invitación a andar y seguir las pistas en las habitaciones, estancias y pasajes secretos de la Mansion Boddy de Jules Julien. Pues, en cierto modo, como escribe Julio Cortázar en Rayuela: “andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”.

Obra de Jules Julien en la exposición 'Blue Series. A Romantic Cluedo'. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Obra de Jules Julien en la exposición ‘Blue Series. A Romantic Cluedo’. Imagen cortesía de Espai Tactel.

José Luis Giner Borrull

Tras el rastro parisino de Cortázar

Diario de París, de Miguel Herráez
Editorial Trea

Hay que haber alcanzado la cima de la madurez y asentarse sobre una sólida carrera literaria para permitirse el lujo de escribir un libro como éste. ‘Diario de París’ con 26 notas a pie, de Miguel Herráez, combina las rutas por el París de Cortázar con una serie de evocaciones íntimas de su propia infancia en Valencia. Londres, Nueva York, Moscú, San Petersburgo, Praga y Buenos Aires también aparecen en esta selecta guía para viajeros sin prisas, que recorren las ciudades en busca de las huellas que dejaron en ellas grandes escritores.

Miguel Herráez, autor del libro 'Diario de París', de la editorial Trea. Imagen cortesía del autor.

Miguel Herráez, autor del libro ‘Diario de París’, de la editorial Trea. Imagen cortesía del autor.

Publicado por el sello Trea, que acaba de recibir un premio nacional a su labor editora, el libro es fruto de las numerosas visitas de Herráez a la École Normale Supérieure de París y otros de sus trayectos por el mundo. Catedrático de Literatura Española de la Universidad Cardenal Herrera, es uno de los grandes expertos en Cortázar, con tres estudios en su haber, y autor de numerosos ensayos y novelas.

“A Julio Cortázar se le suele ligar siempre a la orilla izquierda, el Barrio Latino hasta Montparnasse”, dice Herráez. “Pero también le gustaba mucho el París del norte, justamente donde vivió la última etapa de su vida, en la rue Martel. La zona de los pasajes, los grandes bulevares, los alrededores del canal de Saint-Martin, L´Arsenal. Es inevitable caminar, por ejemplo, por la galerie Vivienne y dejar de percibir que es atmósfera cortazariana por su cuento ‘El otro cielo’, o, por supuesto, el Pont des Arts con todas las referencias a Oliveira, la Maga, de ‘Rayuela’.  En mi libro establezco varios espacios Cortázar, que son esenciales para situar su vida y obra”.

Buenos Aires es otra de las capitales más literarias para Herráez, y también Londres, que conecta en su libro con George Orwell y los bombardeos alemanes, el blitz del 41. “Me seduce mucho ese fenómeno, que es una tragedia, precisamente por su componente literario. Del mismo modo, cómo despegar la ciudad de Praga de lo que implicó en primer lugar la figura de Kafka, o El Golem, del austríaco Gustav Meyrink”.

Vista panorámica de París, ciudad cuyo rastro literario sigue Miguel Herráez en su libro 'Diario de París', de la editorial Trea.

Vista panorámica de París, ciudad cuyo rastro literario sigue Miguel Herráez en su libro ‘Diario de París’, de la editorial Trea. Imagen cortesía del autor.

Memoria de ayer

Intercaladas con las rutas de ciudades lejanas, la de la ciudad propia, Valencia en la que nació, vive y escribe. “Ando mucho por Valencia, y lo único que han cambiado sustantivamente desde mi infancia son los nombres de algunas calles”, dice Herráez. “Sigo viendo los bares, cines y los comercios de entonces. Es un ejercicio agridulce, como diría David Le Breton. Quizá tenga también ya su buena carga de nostalgia. Confieso que me sobran palmeras. En mi infancia prevalecían los plátanos, que me agradan más”.

Según el catedrático y escritor, “el imaginario de una ciudad se construye a base de capas, de miradas literarias. Lo que vemos de una ciudad no es la ciudad real, sino la que han visto otros, y que nos la han trasladado por medio de un discurso. Por eso cuando caminas por primera vez por Nueva York tienes la sensación de que ya has estado antes”.

Max Aub, Baroja, Azorín, Ferran Torrent, Josep Francesc Mira o  Manuel Vicent. Son algunos autores que han contribuido con sus libros a recrear una imagen literaria y a la vez reconocible de Valencia, que Herráez ha plasmado en su exquisito y sosegado paseo. En cuanto a la memoria de Blasco Ibáñez, considera que  “se halla muy presente y sobradamente rentabilizada. No es un nombre que decaiga”, concluye.

Julio Cortázar, durante su estancia en París.

Julio Cortázar, durante su estancia en París.

Bel Carrasco