Rafael Amargo, del genio a la figura

Poeta en Nueva York, de Rafael Amargo, inspirado en la obra de García Lorca
Teatro Principal
C / Barcas, 15. Valencia
Del 6 al 8 de noviembre de 2015

Estudios recientes, como el anuario de la SGAE, revelan una caída del número de espectadores con relación a la danza. Lo cual a Rafael Amargo le afecta, pero menos. “Yo no paro de llenar los teatros”, dijo. Al Principal de Valencia llega con Poeta en Nueva York, inspirado en la obra de Federico García Lorca. Y lo hace avalado por el éxito de público durante sus últimas representaciones en Granada: “Más de 41.000 espectadores en 32 funciones”, subrayó orgulloso. ¿Qué la danza es el hermano pobre de las artes? Pues “valentía” como antídoto. Y más figuras.

“En la danza debería haber más nombres mediáticos, más figuras”. Y menos siglas. “NBE, Nuevo Teatro Español; pues muy bien, teatro vacío”, ironizó. “En vez de siglas, que haya nombres”, recalcó. El suyo es un ejemplo. Porque así, en plan figura, se muestra en el cartel de Poeta en Nueva York, obra que pasea desde hace 13 años por escenarios nacionales e internacionales con gran éxito de público. “A la gente hay que ir educándola poco a poco en la danza con buenos espectáculos”, subrayando su carácter de “público exquisito”.

Cartel de la obra Poeta en Nueva York, de Rafael Amargo. Teatro Principal de Valencia.

Cartel de la obra Poeta en Nueva York, de Rafael Amargo. Teatro Principal de Valencia.

Como exquisito es el Poeta en Nueva York con el que revive a Lorca. “A mí me pasó como a Lorca cuando fue a Nueva York, que al principio me costó adaptarme a la ciudad por su gran escala, me pareció impersonal y me causó miedo, pero luego la empecé a amar y ahora es como mi casa”. No caben medias tintas. “Nueva York o te gusta o ella no se mete en ti”, para concluir que se trata de “una ciudad muy cruel”, porque “si te va bien, te va muy bien, y si no te mata”. Gran parte de esa crueldad y de esa pasión desbordante se hallan en el espectáculo que durante los días 6, 7 y 8 de noviembre recala en el Teatro Principal.

Marisa Paredes, Cayetana Guillén Cuervo y Joan Crosas ponen sus voces al montaje escénico que cuenta con la colaboración especial de Edith Salazar y el audiovisual de Juan Estelrich. “El 50% de mi éxito se lo debo a él”. Las imágenes cinematográficas que acompañan el espectáculo, además del flamenco y el elenco de bailarines, han contribuido a ese Premio Max de las Artes Escénicas al mejor bailarín y el Mejor Espectáculo de la Década por votación de los lectores de El País Tentaciones. “Lleva 13 años representándose pero lo que funciona, mejor es no cambiarlo”, aunque se haya ido multiplicando “el cuerpo de baile y los artistas”.

El solo hecho de que se haya introducido el flamenco y el cine en Poeta en Nueva York ya es suficientemente novedoso. “Jamás se había hecho antes”, destacó Amargo, que reconoció haberse inspirado en el disco Omega de Enrique Morente y Lagartija Nick: “Es la Biblia para mí”. Un sonido rompedor que viene a calzar como un guante en el espectáculo que destripa las sensaciones de Lorca en aquel Nueva York previo al crack del 29. “La parte más cachonda y picante la escribió Lorca unos meses después en Cuba”, explicó el bailarín, que dijo sentir mucha pena por el modo en que se produjo la muerte del poeta granadino.

“Me gustaría saber dónde están sus restos, pero hablar de los muertos después de tanto tiempo creo que es provocar más dolor”. Por eso Rafael Amargo prefirió centrarse en lo que cercenó el asesinato de Lorca. “Si con 36 años dejó una obra tan majestuosa, lo que hubiera escrito de haber vivido un poco más sería la reostia”. Pero como “la mejor valentía es no quejarse”, ya sea por la muerte de Lorca o por el estado de la danza, el bailarín insistió en el espectáculo que ha triunfado por medio mundo y que ahora recala en Valencia. “Aquí el público siempre nos recibe muy bien; es un público que aplaude con locura, como si fueran las Fallas”. Poeta en Nueva York viajará después a Buenos Aires, de la mano del genio de Lorca y de la figura que reivindica para sí y para la danza Rafael Amargo.

Ver la noticia en El Mundo

Rafael Amargo en el Teatro Principal de Valencia. Fotografía: Jose Cuéllar.

Rafael Amargo en el Teatro Principal de Valencia. Fotografía: Jose Cuéllar.

Salva Torres

Teatres programa…y los gestores reclaman

Programación de Teatres de la Generalitat Valenciana
Reunión de programadores culturales en Sala Russafa de Valencia, en el marco de Russafa Escènica
Jueves 25 de septiembre de 2015

Mientras José Luis Moreno, director general de CulturArts, presentaba en el Principal la programación de Teatres para lo que resta de año, a esa misma hora, una docena de programadores culturales de toda España se reunían en la Sala Russafa de Valencia para debatir acerca de los problemas que aquejan al sector. Lo hicieron invitados por Russafa Escènica, cuyo modelo de festival empieza a trascender las fronteras del barrio donde se ha erigido en auténtico dinamizador cultural de la ciudad.

Cartel de La Gata, realizado por Paula Bonet, versión de Juli Disla bajo dirección de Sergio Caballero, en Teatres de la Generalitat Valenciana.

Cartel de La Gata, realizado por Paula Bonet, versión de Juli Disla bajo dirección de Sergio Caballero, en la programación de Teatres de la Generalitat Valenciana.

De manera que mientras Moreno explicaba que la temporada teatral en el Principal se abría con La Gata, versión de Juli Disla de la obra de Tennessee Williams dirigida por Sergio Caballero, los programadores planteaban la necesidad de abrir los teatros públicos a nuevos formatos. “Hay efervescencia de creadores y ausencia de canales donde expresarse”, señaló Josep María Bullón, gestor cultural del Ayuntamiento de Almussafes. “Los políticos lo que quieren es llenar, por eso a veces es tan difícil programar nuevo formato”, puntualizó María Luisa Serra, gestora cultural del Ayuntamiento de Benetússer.

Y mientras José Luis Moreno anunciaba que, además de La Gata, habría otra producción de CulturArts, La Hostalera de Carlo Goldoni dirigida por Vicente Genovés, los programadores culturales insistían en su propuesta de atender esas obras de pequeño formato que tanto impulso han adquirido por la necesidad de la crisis. “La Administración pública debería tener programación de riesgo que no se mida exclusivamente por ítems de rentabilidad”, indicó Xose Paulo Rodríguez, director del Teatro Rosalía de Castro de A Coruña. Aunque advirtió: “Los cuadros de personal de los teatros públicos son reducidísimos”.

La sesión final de Freud, de Tamzin Townsend, en Teatres de la Generalitat Valenciana.

La sesión final de Freud, de Tamzin Townsend, en la programación de Teatres de la Generalitat Valenciana.

CulturArts contará en su nueva programación de octubre a diciembre de 2015 con 11 espectáculos, entre ellos Dot, la producción de Maduixa Teatre que se alzó con el Premio Max al Mejor Espectáculo Infantil. También habrá flamenco con Rafael Amargo; un clásico como Cascanueces, por el Ballet de San Petersburgo, junto a obras como El Eunuco, dirigido por Pepón Nieto, Mujeres y criados, de Lope de Vega por la Fundación Siglo de Oro de Rodrigo Arribas, Insolación, de Emilia Pardo Bazán protagonizada por María Adánez, y La sesión final de Freud, dirigida por Tamzin Townsend.

A juicio de los gestores culturales reunidos en Valencia por Russafa Escènica, esa programación de los teatros públicos debería contener obras de gran formato y de pequeño formato. Para ello se hace igualmente necesario un “esfuerzo y vocación por parte de los programadores” (Paco Flor, director del Teatro Chapí de Villena), “continuidad y educación del público” (Gerardo Ayo, director del Social Antzokia de Basauri) y, en este mismo sentido, “creación de nuevos públicos, porque algunos están más acomodados” (Xose Paulo Rodríguez).

 

Split a mort, uno de los espectáculos programados en Russafa Escènica.

Split a mort, uno de los espectáculos programados en Russafa Escènica.

Miguel Gallego (director de los teatros Cervantes y Echegaray de Málaga), Abel Guarinós (Coordinador del Circuit CulturArts Generalitat), Paco Orts (gestor cultural del Ayuntamiento de El Puig), José Antonio Portillo (gestor del Ayuntamiento de Benicassim), Miquel Santamaría (director de la Mostra de Teatre d’Alcoi), Juan Pablo Soler (director adjunto del Teatro Circo Murcia), Roberto Taboada (co-director artístico del Festival ALT de Vigo) y Toni Valesa (responsable de programación del Paranímf de la UJI de Castellón) intervinieron para responder afirmativamente a la pregunta de si tienen cabida los espectáculos de pequeño formato en las programaciones culturales. Porque de no ser así, “¿dónde va a parar tanto esfuerzo?”, cuestionó Mª Ángeles Marchirant, moderadora del encuentro.

Jerónimo Cornelles, director de Russafa Escènica, reconoció que su equipo estaba “desbordado”, porque a pesar de rebajar el número de espectáculos este año, el público había aumentado. Y todo ese caudal creativo necesita de nuevos cauces. Antonio Ariño, vicerrector de Cultura de la Universitat de València, ya lo avanzó durante la presentación del festival en La Nau, delante del propio José Luis Moreno: habrá que estudiar qué se hace, desde el punto de vista público, con esa creatividad nacida de la participación ciudadana.

El eunuco, de Pepón Nieto, dentro de la programación de Teatres de la Generalitat Valenciana.

El eunuco, de Pepón Nieto, en la programación de Teatres de la Generalitat Valenciana.

También en El Mundo:

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2015/09/25/5605070022601dc1018b4571.html

Salva Torres