El libro de artista, V. Técnicas

El libro de artista, V. Técnicas.

Como es sabido, las técnicas son los procedimientos o conjunto de reglas o normas, con los que se pretende obtener un resultado determinado, en este caso, en el campo de la creación artística, las técnicas requieren de destrezas manuales e intelectuales, y el uso de herramientas con saberes aplicados muy variados. Las técnicas artísticas que cito son un grupo que no pretende ser exhaustivo sino representativo:

Incisiones: Las formas, dibujos o signos se realizan mediante cortes o incisiones con diversos instrumentos cortantes. Pueden combinarse con otras técnicas pero existen muchos ejemplos de libros con esta sola técnica como son las obras de Pedro Nuñez o la española Elisa Terroba. El juego de huecos y ausencias del soporte enriquece la visión de este tipo de libros.

Celos, de José Emilio Antón. Imagen cortesía del artista

Celos, de José Emilio Antón. Imagen cortesía del artista

Manuscrito: La base del libro es la escritura manual, que podrá realizarse mediante diferentes grafismos o por la superposición de varios tipos de escritura. Algunos libros emplean textos reales manuscritos, experimentan con la escritura, olas superponen o trabajan la caligrafía al límite de lo legible, por lo que se acercan a la poesía concreta. Por citar algunos ejemplos, Comment toucher mes boules ou mes yeux, de J. Parant. Está escrito con la mano izquierda con la libertad de un dibujo, Sisters of Menon de Susan Hiller, con escritura automática que evoca al surrealismo, y Re-visió de E. Balcells, trabajo en el que parece referirse a ejercicios de caligrafía en cuadernos escolares.

Dibujo: Una de las técnicas utilizadas más primarias, con variantes de grafito, tinta, etc. Aplicadas por diversos procedimientos.

Pintura: En este caso el libro se realizará mediante técnicas pictóricas utilizando materiales propios de la pintura sobre el soporte elegido: Óleo, acrílico, acuarela, etc. Estarían entre los libros de artista, (en adelante, LA) más próximos a la obra pictórica tradicional de soporte lienzo bidimensional.

Es muy usual en España, como por el ejemplo en las obras de Zush/Evru, que realiza numerosos libros en los cuales acumula pinturas, dibujos y escrituras de su propia civilización, o la pintora española Alejandrina y sus carpetas de paisajes, o las obras de Miquel Barceló con diversas técnicas pictóricas, como lo demuestran sus libros sobre Mali.

Tormentas, de José Emilio Antón. Imagen cortesía del artista

Tormentas, de José Emilio Antón. Imagen cortesía del artista

Fotografía: La utilización de la fotografía es fundamental en los primeros pasos de la historia de los LA, gracias a las obras, ya citadas, de Edward Ruscha y Dieter Rot. A los que podríamos añadir Warhol, Osborn, Boltanski, etc.

Collages: La técnica del pegado de materiales, normalmente papel, que denominamos collage, enriquece las superficies a las que se adhieren con infinitas posibilidades. El español Andrés Nagel, tiene muchos ejemplos de este tipo de libros.

IX, de A. Nagel.

IX, de Andrés Nagel. Imagen cortesía de José Emilio Antón

Decollages: En contraposición al collage, el decollage desgarra o despega los materiales originarios o pegados en un principio, creando resultados diferentes en la obra final.

Bordado: Con esta técnica, los hilos forman las imágenes sobre el soporte elegido para construir el libro; como las obras de la ya citada artista María Laï, que utiliza la máquina de coser como una máquina de escribir, inventando novelas ilegibles

Objeto-Encontrado: La posibilidad de que lo encontrado sorprenda en contraposición con lo previsto es un eterno juego que se incorpora a los LA.

Ya hablamos de los surrealistas para los que el objeto podía constituir un hecho artístico.

Así un objeto encontrado puede tener el valor de libro de artista al transformarse por voluntad del artista, tal como preconizaban Marx Erns y los surrealistas.

Técnicas de impresión

La más amplia difusión del libro convencional se debió sin duda a la aplicación de las técnicas de impresión que permitieron su reproducción abaratando costes, lógico es que se le dedique un espacio importante dentro de los LA.

Para los artistas creadores de Libros, además de las posibilidades plásticas que aportan estas técnicas, es importante la opción de realizar varios ejemplares del mismo libro.

Tampografía: Las impresiones se realizan por medio de diversas matrices que una vez entintadas pueden presionarse sobre papel u otro material quedando impresa la imagen invertida de la matriz. El uso de estas impresiones permite la elaboración del libro.

Pájaros de plomo, de Arantxa Gir

Pájaros de plomo, de Arantxa Girón. Imagen cortesía de José Emilio Antón

Calcografía: Se utiliza el grabado calcográfico, en planchas de cobre o zinc y bajo presión de un tórculo apropiado.

Trabajos calcográficos, de Carbajo. Imagen cortesía de José Emilio Antón

Trabajos calcográficos, de Carbajo. Imagen cortesía de José Emilio Antón

Litografía: Basada en el desvío recíproco entre sustancias hidrofóbicas e hidrofílicas, (es decir el rechazo o aceptación del agua por las tintas grasas); las zonas que imprimen y las que no imprimen se encuentran en el mismo nivel.

Serigrafía: Se emplea para reproducir textos e imágenes sobre cualquier material. Consiste en transferir la tinta a través de una malla tensada en un marco, el paso de la tinta se bloquea en las áreas donde no habrá imagen mediante una emulsión o barniz, quedando libre la zona donde pasará la tinta.

Un libro de Ángel Sanz, realizado en serigrafía, tiene el curioso título de HAAR, HAIR, ILEA, KOKA, KOSA, LONG, MATI Y PELO, se trata de una edición de 12 ejemplares con serigrafías de diversos tipos de pelo vistos al microscopio; su curioso nombre es la traducción de pelo, a distintas lenguas, que casualmente tienen todas cuatro letras: alemán, inglés, euskera, búlgaro, croata, vietnamita, letón y español.

Electrografía: La utilización de la electricidad para calentar material de grafito y adherirlo al papel se denomina electrografía. Se utilizan máquinas de impresión para realizar trabajos que denominamos copias electrográficas o fotocopias.

La última generación de impresoras ha permitido un salto hasta competir con la obra gráfica tradicional.

Edoi, de José Emilio Antón. Imagen cortesía del artista.

Edoi, de José Emilio Antón. Imagen cortesía del artista.

Como ejemplo, Ophelia, de E. Balcells, 37 variaciones electrográficas sobre el cuadro de Ofelia del prerafaelista Millais.

En la Facultad de BBAA de Cuenca, España, se creó hace bastantes años el Museo de la Electrografía

Offset: Método de reproducción de documentos e imágenes sobre papel o materiales similares, que consiste en aplicar la tinta, generalmente oleosa, sobre una plancha metálica, compuesta generalmente de una aleación de aluminio. Constituye un proceso similar al de la litografía. La tinta pasa de la placa de aluminio al cilindro porta caucho o mantilla para después pasar al papel, ejerciendo presión entre el cilindro porta caucho y el cilindro de presión. Tal vez sea el sistema que más ejemplares pueda elaborar.

Talismán, cuaderno de apuntes, de José Hernández. Imagen cortesía de José Emilio Antón

Talismán, cuaderno de apuntes, de José Hernández. Imagen cortesía de José Emilio Antón

 

Conferencia de José Emilio Antón, Masquelibros, Madrid, Junio de 2014.
Adaptación y coordinación Vicente Chambó
En la siguiente entrega: LA TEMÁTICA en los LA

Anteriores:

JOSÉ EMILIO ANTÓN, ¿QUÉ ES UN LIBRO DE ARTISTA?
https://www.makma.net/el-libro-de-artista-iii-parte-materiales/
BREVE VISIÓN HISTÓRICA DE LOS LIBROS DE ARTISTA
https://www.makma.net/breve-historia-de-los-libros-de-artista/
POSIBLES CLASIFICACIONES DEL LIBRO DE ARTISTA
https://www.makma.net/libro-de-artista/
EL LIBRO DE ARTISTA, IV PARTE. MATERIALES
https://www.makma.net/el-libro-de-artista-iii-parte-materiales/

 

MASQUELIBROS, el balance de una feria

 

El balance de la III edición de la feria MASQUELIBROS, feria de libros de artista de Madrid que reúne a editores, ilustradores, artesanos del papel,  tipógrafos y todo tipo de profesionales y enamorados del libro como contenedor y soporte de creación contemporánea ha sido positivo, incluso se podría afirmar que la feria se ha consolidado definitivamente en ésta tercera edición, y una muestra de ello es que la organización ha tenido que hacer una selección exhaustiva de propuestas debido al exceso de demanda por parte de expositores, según María Crespo del comité organizador. Por un lado, la previa selección es obligada para preservar un criterio, y por otro, para mantener un número de stands que al parecer es el idóneo para el espacio que alberga el evento, el edificio del Colegio de Arquitectos de Madrid, COAM. Los datos conducen a cierto optimismo, algo se mueve y da muestra de un claro cambio de tendencia. El libro de artista cada vez capta más el interés de coleccionistas y lectores, aunque en España todavía estamos hablando de cifras muy inferiores a las destinadas en países como Alemania, Estados Unidos, Francia, México o Canadá.

Emilo Sdun en Lamp

Emilo Sdun en Lamp

A diferencia de otras ferias del libro de artista celebradas en países europeos, (London Art book, Salon du Livre d’Artiste de Bruxelles, L’Association Page(s) París, Thessaloniki Book Fair), en MASQUELIBROS se contabiliza una cantidad mayor de ejemplares únicos realizados por el propio artista, frente a ediciones numeradas  y de tiradas cortas que predominan en los otros eventos conocidos. Según explicaba Emilio Sdun, esto ocurre también en FALA, feria de libro de artista de Alicante celebrada el pasado diciembre de 2013, a diferencia de otra feria celebrada en España, como lo es  ARTS LIBRIS (Barcelona)  en cuyo caso, la entidad organizadora, Raiña Lupa, parece tener como objetivo encontrar el equilibrio entre número de expositores que se dedican a la autoedición, número de  artistas y número de editoriales especializadas que exponen en dicha feria. Todo indica que cuando una feria se consolida, progresivamente inicia un proceso de selección entre las solicitudes de expositores: la demanda es mayor pero el espacio es limitado, de ésta manera va aumentando la calidad.

Caridad Fernández y Olga Antón, de Tres en Suma Espacio de Arte

Caridad Fernández y Olga Antón, de Tres en Suma Espacio de Arte

La realización de Masquelibros, y también de cada una de las otras ferias citadas, se podría afirmar que depende en gran parte de patrocinadores privados y entidades públicas. Los números lo dicen todo, cada expositor paga entre poco más de 180 euros hasta algo más de 500 euros, dependiendo del  espacio que desee contratar. Si se contabilizan alrededor de 100 expositores, los números no engañan,  no se recauda lo suficiente para sufragar los gastos de la organización del evento.  Es de cajón.

Tristán Barbarà

Tristán Barbarà

Sea como fuere, detrás de MASQUELIBROS hay mucha dedicación por parte de los organizadores, Raquel de Prada, Jesús Herrero, Sandra F. Sarasola, Claudia Ospina, Gloria Donato, María Crespo y una larga lista de nombres. Incluso han realizado una recolecta de micro mecenas, (crowfunding) a través de Verkami para poder financiar la edición que ha finalizado recientemente. De entre las instituciones presentes en  la Feria cabe destacar el apoyo y participación de la Biblioteca Nacional de España, la Casa Velázquez, Academie de France à Madrid y la Fundación Exlibris, o la presencia de otras ferias en campaña de promoción como Arteliburu21,  Asociación Cultural Ilde o Festival Arte Libro Santillana. En cuanto a editores, un total de 24 con nombre propio, como Alchemy  Prints, Chucherías de arte,  Tristàn Barbarà Editions, Tres en Raya, Fotolito books, El Torpe al timón, Hilatina, La Seiscuatro,  Perro vagabundo o El Caballero de la Blanca Luna entre otros. En lo que se refiere a Galerías un total de 8, entre las que destacan Espacio Valverde, Galería Estampa, Galería Rina Bouwen o Artágora galería virtual. La relación de artistas, un total de 33, superior en número a las editoriales o galerías, pone de manifiesto la apuesta por la autoedición o la producción de obra singular conforme a lo citado con anterioridad, como ejemplos, Emilio Sdun, Almudena Mora, Bosch Books, Clara Bosch, Diario Zeruto,  Liya Huang, Pintocanales, Társila  Jiménez, o José Emilio Antón. En cuanto a colectivos, -10 en total- como lo son, Estilo Compadre, Estudio Crudo, Libroz, Tres En Suma Espacio de Arte y LAMP (libro de artista como materialización del pensamiento, grupo de investigación de la Universidad Complutense de Madrid). Entre las Escuelas con stand,   Escuela de Arte de Cádiz (ciclo superior de grabado) Escuela de Arte Oviedo, Escuela de Arte Diez, Escuela Superior de Diseño de Madrid, La Lavandería, y el máster de Diseño Editorial. Entre revistas objetuales, Branques, Lalata e Imput. Entre fabricantes y artesanos de papel, Libracos, Eskulan, La Dominoterapia y Adela Yustas.

Vista parcial, galerías y exposición de Mateo Maté

Vista parcial, galerías y exposición de Mateo Maté

Así, alrededor del libro, agoniza el recinto ferial,  ¿es el principio del fin del “azafatismo” como concepto de ferias y negocios?. Sea como sea, Masquelibros se consolida como una iniciativa artístico-comercial más coherente con la ciudad, ubicada en un espacio arquitectónico rodeado de vida cotidiana en la que todos los expositores ganan, -si no en ventas- al menos en experiencias, conocimiento y calidad en las formas.

José Emilio Antón en su conferencia: "¿Qué es el libro de artista?, diferencias con otras propuestas y sus clasificaciones"

José Emilio Antón en su conferencia: «¿Qué es el libro de artista?, diferencias con otras propuestas y sus clasificaciones»

La recién clausurada edición de Masquelibros también ha ganado en actividades complementarias,  conferencias, talleres e intervenciones de artistas, como ejemplo, por citar algunos, la propuesta de libros-escultura de Mateo Maté, o la conferencia de Silvia Ramírez, “Arte Correo y libro de artista: puntos de intersección”.  En los próximos días les ofreceremos el texto de otra conferencia  de mención obligada, la presentada por  José Emilio Antón titulada: “¿Qué es un libro de artista?, diferencias con otras propuestas y sus clasificaciones”. Les anticipo que con algunas afirmaciones de Antón estarán de acuerdo, y con otras muchas no,  la  definición de libro de artista, libro objeto, libro intervenido, o libro de bibliófilo se entremezclan en busca de un razonamiento muy poco acotado, lo cierto es que todo es importante en un libro, maquetación, tipografía, uso de imágenes, calidad de la impresión, tipo de papel y acabado, sin olvidarse de las cubiertas, como afirma el escritor Alan Powers en su libro Front Cover: Great Book Jacket and Cover Design, que dice literalmente “las cubiertas mejor resueltas poseen una forma de erotismo oculto, ya que conectan con una parte indefensa de nuestra personalidad para decirnos tómame, soy tuyo”.

Algo parece claro, el libro como soporte de creación o como pieza de arte será el que sobreviva a la imposición de lo digital.

 

Vicente Chambó