VI Encontro Artistas Novos Cidade da Cultura #EAN6

Convocante: Cidade da Cultura, Xunta de Galicia
Dotación: residencia y actividades gratuitas
Modo de presentación: a través de e-mail
Plazo de admisión: hasta el 1 de julio 2016

La Cidade da Cultura pone en marcha el VI Encontro de Artistas Novos, en el que un total de cuarenta creadores emergentes tendrán la oportunidad de dar a conocer sus trabajos y debatir alrededor del arte contemporáneo a lo largo de cuatro días de convivencia e intercambio de experiencias con otros agentes culturales.

Dirigido a jóvenes nacidos entre 1981 y 1998 (ambos inclusive), el VI Encontro de Artistas Novos tendrá lugar del 28 de agosto al 1 de septiembre y podrán optar a una plaza estudiantes y licenciados en Bellas Artes o afines y todos aquellos que demuestren tener una trayectoria o proyecto artístico.

Además, diez de las 40 plazas disponibles estarán abiertas a artistas mayores de 35 años con el objetivo de establecer un diálogo entre artistas de varias generaciones en un proceso creativo abierto.

El Encontro de Artistas Novos vuelve al Gaiás de la mano de Rafael Doctor con el objetivo de apoyar y promover su labor creativo y el intercambio de conocimientos, seguiendo dos de las líneas estratégicas de la consellería que dirige Román Rodríguez: la apuesta por la educación y el conocimiento como ejes de progreso y bienestar.

Encuentros con artistas y “art followers”

La Cidade da Cultura de Galicia se convertirá, del 28 de agosto al 1 de septiembre, en escenario de intercambio en el que reflexionar sobre aspectos esenciales de la creación artística y otros más concretos y relacionados con la construcción de una obra y su proyección.

Los participantes podrán entrar en contacto con otras trayectorias y procesos de producción artística a través de una serie de conferencias impartidas por artistas de reconocido prestigio en los circuitos nacionales e internacionales del arte contemporáneo como Alicia Martín, Lino Lago y Ruth Montiel. Junto a ellos, los participantes convivirán con observadores que apoyan a los nuevos creadores y que quieren estar al corriente de las novedades del artista emergente y sus proyectos artísticos. Javier Díaz-Guardiola, Guillermo Espinosa, Ángel Calvo Ulloa y Nerea Ubieto serán los críticos o comisarios que, en este evento, actuarán de “art followers”.

Esta nueva edición del Encontro de Artistas Novos recupera las visitas a centros de arte contemporáneo de Galicia, por lo que los participantes conocerán de primera mano el Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC), el MAC de A Coruña y la Fundación Luis Seoane.

Inauguración de una nueva intervención en las Hejduk

Este VI Encontro de Artistas Novos celebrará un Foro Abierto en el que todos los participantes tendrán la posibilidad de realizar una presentación pública centrada en su trabajo y proyecto creativo personal, sirviendo de plataforma y escaparate de sus creaciones.

A mayores, la Cidade da Cultura abre la posibilidad de que uno o varios de los participantes sea elegido para realizar una intervención artística en las Torres Hejduk del complejo. Con esta iniciativa, el Gaiás busca apostar por el talento emergente, cediéndole un espacio expositivo no convencional para que puedan dar rienda suelta a su creatividad.

De hecho, y por primera vez, el Encontro de Artistas Novos finalizará con la inauguración del proyecto ganador de la anterior edición: Homo ludens, de Miguel Benjumea y Román Corbato. A través de esta intervención, los dos participantes en el V EAN convertirán las Torres Hejduk en un nuevo paisaje dedicado al ocio a través de una ‘site specific’ en la que juegan con dos elementos clave: plástico y aire. De esta forma, a través de una arquitectura efímera basada en dos instalaciones hinchables, Homo ludens convertirá este espacio arquitectónico en un punto de encuentro y socialización.

La mitad de las plazas para artistas gallego

El VI Encontro de Artistas Novos convoca un total de cuarenta plazas, de las que el 50% estarán destinadas a los solicitantes nacidos o residentes en Galicia y el otro 50% a los solicitantes de procedencia estatal e internacional. La obtención de una plaza incluye matrícula de inscripción, estancia en régimen de pensión completa desde el domingo 28 de agosto al jueves 1 de septiembre, transportes diarios hasta la Cidade da Cultura y a los diferentes centros de arte.

Solicitudes hasta el 1 de julio

Pueden optar a una plaza todos los nacidos entre 1981 y 1998 y que no hayan participado en las cinco ediciones anteriores. La convocatoria es abierta y podrán participar tanto estudiantes y licenciados en Bellas Artes y afines como todos aquellos que mediante la documentación presentada demuestren tener una trayectoria o proyecto artístico. Además, diez de las cuarenta plazas disponibles estarán abiertas a artistas mayores de 35 años, que deberán cumplir los mismos requisitos que los emergentes

La solicitud deberá efectuarse antes de las 15:00 horas del viernes 1 de julio junto a la documentación requirida: boletín de inscripción, fotocopia del DNI o pasaporte, curriculum vitae abreviado (máximo una hoja) y dossier de presentación del trabajo artístico en formato papel (máximo 15 hojas) al mail encontro@cidadedacultura.org.
El nombre de los seleccionados se dará a conocer el viernes 22 de julio y deberán confirmar su participación antes del 29 de julio. Las bases completas del VI Encontro de Artistas Novos pueden consultarse en www.cidadedacultura.gal, así como bajar el boletín de inscrición.

El EAN viaja hasta Segovia

El Encontro de Artistas Novos ‘Cidade da Cultura’ nació en septiembre de 2011 bajo la dirección de Rafael Doctor en el marco de la primera programación cultural del Gaiás. Tras cinco ediciones, el EAN es hoy un formato consolidado en el que alrededor de 400 creadores presentaron sus propuestas artísticas. Además, reconocidos creadores como Jorge Perianes, Lois Patiño o Nuria Güell fueron participantes en su día de alguna de las ediciones del EAN cuando aún comenzaban a abrirse paso en el mundo del arte.
Ahora, el Encontro de Artistas Novos viajará hasta Segovia. La Fundación Villalar de Castilla y león decidió importar este modelo creado en la Cidade da Cultura para celebrar su I Encuentro de artistas de Castilla y León, que tendrá lugar del 27 de junio al 1 de julio de este año en La Casona del Pilar.

El EAN se consolida así como un modelo de convivencia entre creadores emergentes después de que durante el 2015 tuviese lugar el primer Encontro fuera de nuestras fronteras. Concretamente en Uruguay, donde el Centro Cultural de España en Montevideo, organismo de cooperación cultural que realiza la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), reunió a un total de cuarenta artistas jóvenes del 24 al 28 de junio de 2015 en el Parque Vacacional de Agadu, localizado en la Atlántida.

Bases completas

Michelangelo Pistoletto y el teorema de la Trinámica

La Trinámica en la nueva fase de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

Estimados Raúl Castro y Barack Obama,

El 16 de diciembre de 2014, la Embajada Cubana del Renacimiento y Galleria Continua, en colaboración con el artista Alexis Leiva “Kcho” y los pescadores de La Habana, lograron dibujar en las aguas próximas a las costas de Cuba el símbolo Renacimiento- Tercer Paraíso. Al día siguiente se anunció el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre el Gobierno de Cuba y el Gobierno de los Estados Unidos de América. Esta coincidencia de eventos ha puesto de manifiesto la congruencia entre el símbolo del Renacimiento y la emergencia de nuevos escenarios geopolíticos, los cuales tienen un impacto directo no solo en estos dos países, sino también en el resto del orbe.

El 23 de noviembre de 2015 fui recibido por Raúl Castro en el Palacio de la Revolución, junto con el artista Kcho. Durante una extensa conversación el Presidente dejó claro su pleno acuerdo con la importación del símbolo Renacimiento-Tercer Paraíso, agregando su convicción de que este podría servir como guía en el establecimiento de un nuevo equilibrio político, tanto a escala local como global. Un equilibrio que resulta indispensable para superar los conflictos que dividieron al mundo durante la Guerra Fría y que ahora resurgen bajo una nueva forma en todo el planeta. En lo personal creo que Cuba es, desde un punto de vista simbólico y práctico, el lugar justo para comenzar de nuevo.

Desde el día siguiente y hasta el 26 de noviembre, se celebró en La Habana el 1er. Foro del Renacimiento — Geografías de la Transformación. En ese evento mostramos que a través del arte se pueden echar a andar prácticas de un cambio responsable para reconciliar posturas diferentes y opuestas que condicionan la sociedad y la política.

El método de trabajo adoptado posibilita la creación de entidades capaces de promover intercambios interculturales e interdisciplinarios, así como el diálogo y la interacción entre las estructuras públicas y privadas. Se trata del método de la Trinámica, desarrollado por nuestra organización, Cittadellarte Fondazione Pistoletto, cuyo propósito es estimular el progreso y la paz en el mundo.

El teorema de la Trinámica está representado por el círculo triple: dos círculos opuestos que se entrelazan en el centro, dando lugar a un tercero, como una unidad completamente nueva y distintiva. Este es el símbolo de la creación, del nacimiento y renacimiento, que ocurre mediante la combinación fortuita o deliberada de dos sujetos, objetos o conceptos, como los polos positivo y negativo que producen electricidad o como el totalitarismo y la anarquía, de la que se desarrolló la democracia.

Queremos adoptar este principio en la reformulación de las relaciones políticas y en todas las áreas de la sociedad: deseamos ver su aplicación, específicamente, en la nueva fase de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos de América. Nos proponemos establecer talleres prácticos enfocados en la creación de una red de proyectos encaminados a promover un cambio en la sociedad, de conformidad con el Objetivo 17 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados por la Organización de Naciones Unidas.

Estamos listos y dispuestos para trabajar con vuestras organizaciones gubernamentales y ofrecer nuestro Taller del Renacimiento, instalado en Cuba tras el Foro, como un medio para alimentar las actividades que persiguen alcanzar resultados reales dentro de un cambio equilibrado y responsable.

Mis mejores saludos,
Michelangelo Pistoletto

 

La ciencia también es cosa de mujeres

Rompiendo barreras. Mujeres y ciencias
Comisariado: María Carmen San Julián y Natalia Torres
Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia López Piñero
Palau de Cerveró de la Universitat de Valéncia
Plaça de Cisneros, 4. Valencia
Hasta el 9 de enero de 2015

Para que la corrección política no convierta este tipo de exposiciones en un afirmativo cabeceo de incredulidad (¿cómo es posible que tal cosa suceda?), habría que seguirle el rastro a Zygmunt Bauman cuando se puso a analizar el fenómeno del Holocausto. De manera que, como expresó el sociólogo, “el examen de las culpas” no disfrace la “investigación sobre las causas”. Que la sociedad patriarcal sea culpable de buena parte de la discriminación de la mujer resulta, a estas alturas, insuficiente a la hora de abordar tal fenómeno. Salvo que lo que pretendamos sea levantar una venda para poner otra.

Una de las citas recogidas en el 'túnel de tópicos sexistas' de la exposición 'Trencant barrees. Dones i ciències' que acoge el Palau de Cerveró.

Una de las citas recogidas en el ‘túnel de tópicos sexistas’ de la exposición ‘Trencant barreres. Dones i ciències’ que acoge el Palau de Cerveró.

Valga la exposición ‘Trencant barreres. Dones i ciències’ como recordatorio de un hecho palmario: el silencio en torno a la gran contribución de las mujeres al progreso de las ciencias y la tecnología. Pero se hace ya necesario, cuando proliferan las muestras de desagravio, transformar el victimismo en análisis más profundos acerca de las múltiples causas que lo fundamentan. De no hacerlo así, caeremos en la complaciente empatía. Algo que mujeres como Marie Curie, Hannah Arendt, María Zambrano, Grace Murray Hopper, Barbara McClintock o Mary Wollstonecraft no perdonarían.

Y no digamos nada si hablamos de James Miranda Stuart Barry, cirujano del ejército británico, cuya autopsia reveló que en realidad era Margaret Ann Bulkley (1795-1865), que se hizo pasar por hombre para poder ingresar en la universidad, su gran sueño. Su lucha, como la de otras muchas mujeres que aparecen en la exposición del Palau de Cerveró, perdería fuerza si la rebajamos al complaciente recordatorio en lugar de, como hicieron ellas mismas, reivindicar la pasión por el conocimiento.

Fotografía de Rita Levi-Montalcini, sonriente, en la exposición 'Trencant barrees. Dones i ciències' que acoge el Palau de Cerveró.

Fotografía de Rita Levi-Montalcini, sonriente, en la exposición ‘Trencant barrees. Dones i ciències’ que acoge el Palau de Cerveró.

La exposición ‘Rompiendo barreras. Mujeres y ciencias’, comisariada por Carmen San Julián y Natalia Torres, se hace eco de las numerosas mujeres que dejaron su huella en la ciencia. Y lo hace al modo de un paseo repleto de dificultades, las mismas que las propias mujeres debieron en su día sortear. Así, el espectador avanzará por entre una serie de barreras o instalaciones, para ir abriéndose camino de las oscuras frases pronunciadas contra las mujeres a la rotunda claridad de sus trayectorias profesionales. Fotografías y paneles que revelan el sobresaliente papel de esas mujeres en el terreno de la ciencia.

En el “túnel de tópicos sexistas”, según expresión de las comisarias, se pueden leer frases como ésta: “La mujer es, reconozcámoslo, un animal inepto y estúpido, aunque agradable y gracioso” (Erasmo de Rotterdam), o el más coloquial “Eso es cosa de mujeres”. Brigitte Bardot, quien sabe si espoleada por esos tópicos, contraatacó en su día de esta manera: “Cuanto más conozco a los hombres, más me gusta mi perro”.

Instalación con prendas y objetos patentados por mujeres, con video al fondo, en la exposición 'Trencant barrees. Dones i ciències', que acoge el Palau de Cerveró.

Instalación con prendas y objetos patentados por mujeres, con video al fondo, en la exposición ‘Trencant barreres. Dones i ciències’, que acoge el Palau de Cerveró.

Tras el túnel oscuro de los comentarios despreciables, la exposición se abre a un bosque de imágenes que cuelgan como frutos de esa ciencia desarrollada por mujeres. Entre las fotografías, destacan las de Rita Levi-Montalcini, Nobel de Medicina, Hedy Lamarr, reconocida como actriz pero menos conocida por su faceta como ingeniera, Hipathia de Alejandría, una de las primera matemáticas, o las citadas Barbara McClintock, que descubrió el primer mapa genético del maíz, Marie Curie, dos veces Premio Nobel por sus contribuciones en física y matemáticas, Hannah Arendt y Simone Weil, como destacadas filósofas.

En la instalación de objetos colgantes, el espectador descubrirá las sorprendentes patentes del sujetador moderno obra de Mary Phelps, del limpiaparabrisas, inventado por Mary Anderson, del pañal desechable de Marion Donovan o del corrector líquido Liquid Paper que patentó Bette Nesmith, por citar algunos de los hallazgos. ‘Rompiendo barreras’ se completa con un audiovisual y un taller didáctico que sirven para hacer memoria del largo y tortuoso camino recorrido. Una muestra impulsada por la Universitat de Valéncia y el CSIC, en la que supone la última colaboración entre ambas entidades en el Palau de Cerveró.

Hedy Lamarr, que además de actriz fue ingeniera, en la exposición 'Trencant barreres. Dones i ciències' que acoge el Palau de Cerveró de la Universitat de València.

Fotografía de Hedy Lamarr, que además de actriz fue ingeniera, en la exposición ‘Trencant barreres. Dones i ciències’ que acoge el Palau de Cerveró de la Universitat de València.

Salva Torres

“La literatura infantil es muy sensual”

La voz del árbol, de Vicente Muñoz Puelles
Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil

Vicente Muñoz Puelles no es uno de esos escritores que se encasilla en un género o registro. Fiel al axioma, en la variedad está el gusto, a lo largo de su larga y brillante carrera ha practicado desde la novela erótica o histórica a la literatura infantil y juvenil en la que se ha concentrado estos últimos años y que le ha valido importantes premios como el Nacional. La pasada semana recibió en Valencia el Premio Anaya por La voz del árbol un relato en el que se mete en la piel de una niña para recrear lo que es su propia vida. La de una familia que vive en el campo rodeada de árboles y animales, enganchada al placer de la lectura.

Portada del libro 'La voz del árbol', de Vicente Muñoz Puelles. Imagen cortesía de Editorial Anaya.

Portada del libro ‘La voz del árbol’, de Vicente Muñoz Puelles. Imagen cortesía de Editorial Anaya.

Vicente Muñoz Puelles (Valencia, 1948) es miembro del Consell Valencià de Cultura, autor de 17 novelas y otras muchas obras narrativas, además de ensayos  sobre literatura inglesa y norteamericana. Sombras paralelas, la historia de dos hermanos siameses unidos por un vínculo de carne fue llevada al cine en 1995. Ha recibido numerosos premios y colaborado con distintos medios de comunicación.

Usted asegura que no hay una distinción profunda entre las novelas y las infantiles. ¿No teme escandalizar a los bien pensantes?

En absoluto. La literatura infantil es muy sensual, aunque para los niños no es sensualidad sino misterio. El niño adivina pero no sabe, tal vez lo presiente. Cuando se pelean con las niñas demuestran que les gusta estar con ellas, aunque no el por qué.

¿Qué significa este premio para alguien que ya tiene el Nacional de Literatura Infantil y Juvenil?

Un premio es siempre un acicate, un estímulo. Con los años, publicar libros se vuelve rutinario. Miro el listado de los libros que he editado en España, que está en la web del Ministerio, ordenados según el ISBN, y me da la friolera de 183. Y no están todos. Por eso, un escritor necesita de vez en cuando algo más. Es la segunda vez que obtengo el premio Anaya, y me siento muy honrado. Me gustaría ganar el Nacional otra vez.

¿Qué les dice a los niños La voz del árbol? ¿Cómo se le ocurrió esta historia?

La voz del árbol les dice a los niños y a los mayores que quieran leerla o escucharla que hay un momento mágico, cuando uno crece, en el que los libros nos ayudan a entender el mundo, y en ellos podemos encontrar no solo nuestro pasado, sino también nuestro porvenir. En cuanto a la historia, se me ocurrió porque en cierto modo era la historia de mi vida con mi familia y mis animales, y algún día tenía que contarla. Podía dedicar un libro a cada hijo o a cada animal, pero eso ya lo había hecho. Así que decidí reunirlo todo en una sola novela.

Vicente Muñoz Puelles con su gato. Imagen cortesía de Editorial Anaya y del autor.

Vicente Muñoz Puelles con su gato. Imagen cortesía de Editorial Anaya y del autor.

¿Cómo se consigue atraer el interés y sobre todo mantener la atención a los niños súper estimulados de hoy día?

No creo que estén tan estimulados. Yo solo los veo abotargados y absortos en sus artilugios electrónicos. Lo que hay que hacer es despertarles de ese sueño complaciente, estimular su percepción de la naturaleza, proporcionarles una educación sentimental. Como el padre de mi novela le dice a su hija: «Haz que tu vida sea interesante, que tenga sentido».

¿Qué opina de la literatura infantil y juvenil que hoy se consume en España?

No leo literatura infantil y juvenil ni tampoco literatura para adultos, salvo los libros antiguos, que releo a trozos. Prefiero disfrutar con lo que ya conozco, sobre todo porque cada vez me parece distinto. Además, mi relación con los libros es casi física. No me gusta solo leerlos, sino sobre todo tocarlos, acariciarlos, acostarme con ellos.

¿Volverá algún día a escribir para los adultos?

De hecho no he dejado de escribir para los adultos. Hay seis o siete novelas que debería acabar, y voy de unas a otras como un abejorro. Y he de reunir mis cuentos, que son muchísimos, en antologías temáticas. Pero siempre hay compromisos que me interrumpen, porque he de entregar algún libro para niños o jóvenes en una fecha exacta.

¿Cómo imagina el futuro de su profesión? ¿Y el futuro en general?

El futuro de mi profesión no corre peligro. Como al principio de los tiempos, el mundo está lleno de historias por escribir. Respecto al futuro de nuestra especie en general, no soy tan optimista. Creo que, aunque individualmente somos muy creativos, desde el punto de vista colectivo hemos progresado poco. Si ni siquiera sabemos resolver la crisis económica, ¿cómo vamos a solucionar el calentamiento global? Creo que, a la larga, nuestra especie no sobrevivirá al cambio climático. Pero confío en que otras especies, como las hormigas, sí lo hagan.

Vicente Muñoz Puelles. Imagen cortesía de Editorial Anaya y del autor.

Vicente Muñoz Puelles. Imagen cortesía de Editorial Anaya y del autor.

Bel Carrasco

Alonso y Gadea: mano a mano desvanguardista

Gabriel Alonso y Antonio Gadea. Mano a mano

Estudio Gabriel Alonso

C / Denia, 23. Valencia

Hasta noviembre

Gabriel Alonso (Ceuta, 1969) y Antonio Gadea (Valencia, 1965) hace ya tiempo que decidieron colgar los guantes de boxeo al que parece abocar el arte de vanguardia (Ramón Gaya lo llamó artes marciales de vanguardia), para explorar viejos territorios figurativos, actualmente en decadencia por el exultante dominio de la abstracción, ya sea analítico racionalista o pasional y desgarrada. Porque hubo un tiempo, sobre todo Gadea, en que ganaban incluso premios practicando cierto informalismo. Hasta que decidieron que el arte contemporáneo, brillando con una luz cegadora que impedía ver sus alargadas sombras, lejos de ofrecer libertad al artista, lo constreñía.

Siringe y Pan, de Gabriel Alonso. Imagen cortesía del autor

Siringe y Pan, de Gabriel Alonso. Imagen cortesía del autor

Así lo reconoce el propio Gabriel Alonso, valedor de lo que ha dado en llamar la “desvanguardia”, que vendría a ser lo siguiente: “El progresivo afán de muchos artistas de nuestra generación en pintar cada vez más figurativo, como si de lo que quisiéramos liberarnos fuera de la “libertad” que nos daba la abstracción (o exhibición del lenguaje en sí mismo) que por entonces imperaba en las aulas de bellas artes”. Y como “desvanguardia” sonaba, como le hizo ver un amigo, a desbandada, Gabri Alonso, en lugar de enmendarle la plana al amigo, metió más el dedo en la llaga: “Efectivamente lo es, porque somos muchos los que prefiriendo hacer a explicar hemos ido haciendo nuestro lenguaje pictórico cada vez más “legible” o “descifrable”, actuando de un modo paralelo al público en general, cada vez más indiferente hacia el arte contemporáneo”.

Obra de Antonio Gadea. Imagen cortesía del autor

Obra de Antonio Gadea. Imagen cortesía del autor

Si no fuera por lo poco dados que somos a la reflexión, la “desvanguardia” daría pie a un interesante debate. Porque lo cierto es que esa brecha entre lo figurativo y lo abstracto existe, sin encontrar vías productivas que grapen la herida. De momento, valga ese Mano a mano que sostienen Gabriel Alonso y Antonio Gadea, en el estudio del primero sito en la calle Denia del barrio valenciano de Russafa, para ir abriendo boca. Mediante una figuración entre grotesca (Alonso) e irónica (Gadea), ambos artistas nos confrontan con cierto clasicismo, pero revisitado. Así, la mitología occidental, que aparece mediante figuras reconocibles y títulos explícitos, acaba siendo volteada por la mirada acerada y siempre en alerta de estos dos “marginales” artistas.

Nacimiento de Baco, de Gabriel Alonso. Imagen cortesía del autor

Nacimiento de Baco, de Gabriel Alonso. Imagen cortesía del autor

Como apunta Gabriel Alonso, en relación a su partenaire, su obra giraría en torno al tema de “cómo la vanguardia ataca al viejo oficio de la pintura, personificado en héroes de la mitología clásica”. Esa tensión arrojadiza entre lo clásico y lo moderno es lo que hace saltar chispas en el Mano a mano entre Alonso y Gadea. No es un duelo en el O.K. Corral del clasicismo forastero enfrentado a los desmanes de la vanguardia mayoritaria, sino un toque de atención para extraer de los incomunicables senderos del arte un productivo diálogo. A no ser que el arte contemporáneo haya decidido separarse de una sociedad que necesita recuperar los espacios simbólicos del arte para articular su siempre conflictiva experiencia.

Antígona esterilizada, de Antonio Gadea. Imagen cortesía del autor

Antígona esterilizada, de Antonio Gadea. Imagen cortesía del autor

  

Salva Torres

«Pronto se verán cines en Arabia Saudí»

Entrevista a Haifaa Al-Mansour, directora de La bicicleta verde
Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove

Su sonrisa delata una inmensa satisfacción. Después de sortear infinidad de obstáculos, su película ‘La bicicleta verde’ (Wadjda) ya está en las pantallas de cine de medio mundo. No así en las de su país, Arabia Saudí, donde el cine está prohibido y más aún que lo haga una mujer. Haifaa Al-Mansour ha roto todas las barreras para sacar adelante su película, que se vio obligada a realizar desde una furgoneta, porque como mujer no tiene derecho en Arabia Saudí a compartir el espacio público con los hombres. Pero no hay prohibición que valga cuando la pasión se enciende. Pasión creativa que iluminó en todo momento sus ojos durante la presentación de La bicicleta verde en el marco de Cinema Jove. Un verde esperanza, asomando triunfal en cada una de sus respuestas.

Haifaa Al-Mansour. Foto: Benito Pajares

Haifaa Al-Mansour, directora de La bicicleta verde (Wadjda). Fotografía de Benito Pajares.

– Háblenos de las dificultades que tuvo que superar para poder filmar su película.

– No fue un problema de permisos, porque los teníamos todos, sino de rodar en una sociedad tan conservadora. En algunos barrios de Riad nos querían echar y tuvimos que buscar localizaciones más idóneas. También fue muy complicado anunciar el casting para encontrar a la niña protagonista.

– ¿Y cómo se las arregló durante el rodaje?

– Yo tenía que permanecer en una furgoneta y desde allí, a gritos, daba instrucciones, porque en mi país la mujer no puede estar en el espacio público con los hombres. Arabía Saudí es un país segregado, aunque la sociedad está empezando a cambiar. Hay más interés por el cine y el arte, y un ambiente más tolerante.

Haifaa Al-Mansour. Fotografía: Benito Pajares

Haifaa Al-Mansour, directora de La bicicleta verde (Wadjda). Fotografía de Benito Pajares.

Haifaa-Al Mansour no deja de esbozar una amplia sonrisa que transforma el gris panorama exterior de su país, en destellos de luz que ella observa filtrándose por las grietas que se vislumbran desde dentro. De hecho, el arranque de su película, La bicicleta verde, ya revela ese contraste: bajo las tradicionales túnicas largas, asoman unas zapatillas de deporte que lleva la protagonista Wadjda (Waad Mohammed).

– Arabia Saudí es un país rico, con acceso a Internet, centros comerciales, iPads y relojes de moda, mezclados con la ropa tradicional. A pesar de que la mentalidad sigue siendo tribal, yo veo grandes posibilidades; veo signos de apertura.

– La bicicleta verde que da título a su película, ¿tiene que ver con el verde esperanza?

– El verde es un color importante en Arabia Saudí, está en la bandera y tiene connotaciones religiosas, pero en todo caso corresponde al espectador interpretarlo. Yo tuve una bicicleta verde, como la de la película, pero sólo podía montarla dentro de casa. Mis padres, que me han ayudado en todo momento, no dejan de ser muy tradicionales. Mi país es muy conservador, pero creo que se está empezando a abrir.

Haifaa Al-Mansour. Foto: Benito Pajares

Haifaa Al-Mansour, directora de La bicicleta verde (Wadjda). Fotografía de Benito Pajares.

– Es usted la primera mujer directora en Arabia Saudí, ¿se siente sola?

– Arabia Saudí tiene muchas capas y hay muchas otras directoras que quieren mostrar esta complejidad. Yo he tenido momentos de tirar la toalla, porque la película me ha llevado cinco años, pero al final es muy gratificante poder presentar la película y haber sacado adelante esta historia.

– Tengo entendido que en la producción de la película ha participado, paradójicamente, un príncipe saudí.

– La financiación de la película llegó a través de la productora árabe Rotam Studios, después de que productoras alemanas rechazaran el proyecto por tratarse de una historia costumbrista, a la que le faltaba más carga dramática. La productora que pertenece a este príncipe saudí es muy progresista y está a favor de la mujer, lo cual ha sido para mí un motivo de orgullo.

La bicicleta verde es el rayo de esperanza que ilumina en todo momento los ojos de Haifaa Al-Mansour, cuya película ya ha obtenido el Premio del Público en el Festival de Los Ángeles y el aplauso de los cientos de personas que acudieron a su presentación en el Teatro Principal de Valencia durante la gala inaugural de Cinema Jove. Un ejemplo más de que la fe, más que religiosa, de intensa vocación artística, puede mover la montaña de dificultades que ha supuesto la realización de La bicicleta verde. Por eso Al-Mansour insiste en los signos de cambio: “Pronto se verán cines en Arabia Saudí”.

Haifaa Al-Mansour, directora de La bicicleta verde (Wadjda). Foto: Benito Pajares

Haifaa Al-Mansour, directora de La bicicleta verde (Wadjda). Fotografía de Benito Pajares.

Salva Torres