“Ahora lo más sencillo es financiar comedias”

Fernando Bovaira, Premio Luna de Valencia
Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove
Sábado 23 de junio de 2018

Fernando Bovaira, galardonado con el Premio Luna de València de Cinema Jove, aseguró que el motor de un buen productor de cine “es siempre la intuición”. Lo dijo en el arranque del ciclo que el festival le dedica por el premio que viene a reconocer una trayectoria marcada por el apoyo decidido a nuevos talentos, como en su día fueron Alejandro Amenábar, Julio Medem o Juan Carlos Fresnadillo, y más recientemente Manuel Martín Cuenca o Salvador Mitre.

Bovaira definió esa intuición como “algo que te lleva a querer estar dos años de tu vida acompañando un proyecto que tiene un resultado incierto”. Y añadió: “Hay que tener mucha fe para embarcarse en eso”. A su juicio es fundamental en la figura del productor “la complicidad con el talento”, saber comprender al creador pero sin perder de vista si es factible o no lo que plantea.

Fernando Bovaira, en el momento en que le fue entregado el Premio Luna de Valencia en el Teatro Principal. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fernando Bovaira, en el momento en que le fue entregado el Premio Luna de Valencia en el Teatro Principal. Imagen cortesía de Cinema Jove.

“Tienes que tener un pie en el apoyo a ese talento, pero tienes que tener otro pie en el mercado y en la viabilidad económica del proyecto”, explicó el productor en el acto ante los medios, organizado por Cinema Jove con la colaboración del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana.

Bovaira explicó que apostar por un guión es siempre una incógnita y que en ocasiones se guía por factores a priori secundarios. “A veces me reúno con directores y, más que el proyecto, valoro cómo los veo en cuanto a estado anímico, a capacidad creativa”. “Al final lo que tienes es un guión que tienes que producir en las condiciones adecuadas y que tiene que encontrar el mercado suficiente para que los inversores puedan recuperar el dinero invertido”, aseguró.

Fernando Bovaira estudió en Valencia y Estados Unidos. Trabajó en Hollywood tres años y “aprendió muchísimo” hasta adquirir “un punto de vista totalmente distinto, más global”.“Desde niño me quería dedicar al cine, pero me di cuenta de que tenía una cabeza más apropiada para la decisión que para la creación”, dijo para explicar cómo se hizo productor, una decisión que a veces “no es fácil” de entender desde fuera.
En los 90 fundó MOD Producciones y a través de ella apoyó el trabajo de directores entonces emergentes. Algunos hitos en su carrera son el Oscar de Hollywood de ‘Mar Adentro’ (Amenábar, 2004), el Premio al Mejor Actor en Cannes de Javier Bardem y la nominación al Oscar de ‘Biutiful’(González Iñárritu, 2010), y la producción televisiva ‘Crematorio’, Premio Ondas 2011 a la Mejor Serie del Año e inspirada en la obra homónima del escritor valenciano Rafael Chirbes.

El director de Cinema Jove, Carlos Madrid, apuntó de Bovaira que ha conseguido “sin aspavientos” localizar y apoyar “a toda una hornada nueva de cineastas” que ha marcado el rumbo del cine español en las últimas décadas. El productor de Castellón se quejó de la falta de “compromiso” de las administraciones en un momento en que el cine está “muy amenazado”. Sin embargo, el reverso de la moneda es que, gracias a Internet y a las nuevas plataformas digitales, “la demanda de contenidos es cada vez mayor y eso es bueno para los creadores y para la producción audiovisual en general”.

En cuanto a qué tipo de contenidos fluye en el mercado actual y cuáles no lo hacen, Fernando Bovaira lo tiene claro: “En estos momentos parece que lo más sencillo es financiar comedias de un determinado presupuesto, de dos millones y medio, tres millones de euros. Sin embargo, financiar dramas o películas con una cierta complejidad narrativa es cada vez más complicado”.

Entre sus últimos proyectos destaca la producción de una película valenciana, rodada en València, ‘La banda’ (Roberto Bueso, 2018). Y también, por supuesto, la última película de Alejandro Amenábar, ‘Mientras dure la guerra’, actualmente en fase de rodaje, sobre la trayectoria vital y moral del escritor y filósofo Miguel de Unamuno durante la Guerra Civil.
En el ciclo de Fernando Bovaira se puede ver estos días en La Filmoteca ‘Los amantes del círculo polar’ (Julio Medem, 1998), ‘Intacto’ (Juan Carlos Fresnadillo, 2001), ‘Caníbal’ (Manuel Martín Cuenca, 2013) y ‘La cordillera’ (Santiago Mitre, 2017).

Fernando Bovaira. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fernando Bovaira. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Mist se va por los cerros de la melancolía

The loop of love, de Mist
Las Naves
C / Joan Verdeguer, 16. Valencia
Viernes 22 de julio, 2016, a las 21.00h

Las Naves cierra el Festival de la Cançó del Grau el viernes 22 de julio (21 horas), con el concierto de Mist, el alter ego inglés de Rick Treffers. El compositor, letrista, cantante, guitarrista y productor presentará su último trabajo, ‘The loop of love’, cuyo título es un guiño al tema ‘The look of love’ de Burt Bacharach, del que se confiesa un admirador.

La historia del polifacético músico holandés afincado en Valencia comienza a mediados de los noventa con Girlfriend Misery y desde entonces ha publicado diez álbumes de canciones propias. En su lengua materna (el neerlandés) como Rick Treffers, en castellano bajo el pseudónimo El turista optimista y en inglés con Mist.

Mist. Imagen cortesía de Las Naves.

Mist. Imagen cortesía de Las Naves.

Su último trabajo es ‘The loop of love’, un canto al amor, a la esperanza, a los sueños y a la nostalgia, a ese perenne optimismo romántico, al deseo y a la melancolía. Precisamente, de ella dice el propio músico que “puede ser reconfortante y aliviadora si uno sabe reconciliarse y enfrentarse con las nubes negras o tormentas que lleva dentro”. “La madurez -añade- te hace relativizar las cosas, pero la melancolía no se va, porque para mí la melancolía no es algo negativo o difícil”.

En el concierto en Las Naves este viernes, Mist desgranará un trabajo discográfico que contiene temas que se recrean en melodías más clásicas como las The Beatles o The Beach Boys; en la elegancia de The Divine Comedy o Nick Drake; y en la atemporalidad de Love o The Smiths. Temas que han surgido, añade Treffers, “un poco como el amor. Primero te enamoras, pero para que salga algo llevadero y sostenible, pues hay que currárselo. Escribir una canción es un 5% de pura inspiración y un 95 % de transpiración, en el sentido del trabajo”.

Con él, Las Naves clausura un Festival de la Cançó del Grau que ha llenado las noches de julio de buena música y buen cine.

Mist. Imagen cortesía de Las Naves.

Mist. Imagen cortesía de Las Naves.

Berlanga y su caja fuerte 1034

Amor y cine: Berlanga, Buñuel, Hitchcock
Palacio de Colomina
C / l’Almodí, 1. Valencia
Celebradas del 11 al 15 de diciembre, 2014

Luis García Berlanga, dos años antes de fallecer, depositó en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes un sobre secreto. Sobre, cuyo contenido no será desvelado hasta 2021, coincidiendo con el centenario de su nacimiento. Se halla en la caja fuerte 1034, antigua cámara acorazada del Banco Central. Su hijo Jorge Berlanga, presente en aquel instante, sentenció que se trataba de “un guión o un mensaje demoledor para la humanidad”. Seis años después de aquel enigmático legado, José Luis García Berlanga revela en parte aquel secreto: “Se trata de un guión escrito inédito”. No se atrevió a decir nada más, si bien antes había diseccionado la obra de su padre en las jornadas ‘Amor y Cine: Berlanga, Buñuel, Hitchcock’ celebradas en el Palacio de Colomina.

Fotograma de Novio a la vista, de Luis García Berlanga, incluida en las jornadas de cine del Palacio de Colomina.

Fotograma de Novio a la vista, de Luis García Berlanga, incluida en las jornadas de cine del Palacio de Colomina.

Ese guión escrito inédito deberá esperar siete años. Lo que no admite demora es el análisis de las obras de uno de los directores de cine español más influyentes del pasado siglo. “El cine de mi padre recoge la historia de España, desde la guerra civil a la democracia y la corrupción actual”, explicó José Luis García Berlanga durante su intervención en las jornadas organizadas por la Cátedra Berlanga de la Universidad CEU Cardenal Herrera y CulturArts de la Generalitat, en colaboración con la Asociación Cultural Trama y Fondo y el Berlanga Film Museum. Historia magníficamente reflejada en sus películas, gracias a las dotes de “gran fabulador” que poseía Berlanga.

José Luis García Berlanga en un momento de su intervención en las jornadas de cine de la Cátedra Berlanga en el Palacio de Colomina. Imagen cortesía de la Universidad CEU Cardenal Herrera.

José Luis García Berlanga en un momento de su intervención en las jornadas de cine de la Cátedra Berlanga en el Palacio de Colomina. Imagen cortesía de la Universidad CEU Cardenal Herrera.

“No creía en lo épico; todo su cine acaba mal”, señaló el guionista, productor y director de cine y televisión, actualmente embarcado en una serie sobre Cervantes. “Me preocupa que no sepamos cómo vivíamos hasta hace bien poco en España y en Europa”, apuntando como remedio a tamaña desmemoria la obra de su padre, de la que destacó ‘Plácido’: “La habré visto más de diez veces y cada vez encuentro cosas distintas”. Como le ocurrió al ver en las jornadas ‘Novio a la vista’, una “perlita en su cinematografía” sobre “la pureza del amor adolescente, el tipo de amor en el que creía mi padre”.

“Era un gran tímido y tenía pavor a las mujeres”. De ahí que en sus películas, las mujeres aparezcan siempre como “seres superiores que dominan y aplastan a los hombres”. Incluso en una película como ‘Tamaño natural’ (“el colmo de la misoginia”), el protagonista se suicida arrojándose con su coche al Sena, saliendo a flote la muñeca causante de su locura. Las mujeres siempre a flote, mientras los hombres se hunden. Por eso José Luis García Berlanga entiende la misoginia de su padre, a partir de esos temores.

Fotograma de Plácido, de Luis García Berlanga.

Fotograma de Plácido, de Luis García Berlanga.

“Mi padre más que erotómano era un gran teórico especialista en bondage, asunto que le servía como escapismo liberador de esa sensación de atadura hacia las mujeres”. También subrayó García Berlanga que hoy en día su padre “no hubiera podido hacer su cine”. Y se explicó: “Hoy los productores prefieren apostar por lo espectacular; es peor la censura económica que la política”.

El cine coral del que tanto se habla a la hora de etiquetar sus películas quizás tenga que ver con ese “horror al vacío” de Berlanga. “El silencio le agobiaba, porque cuando se producía pensaba que era culpa de él, de ahí su verborrea”. También su gusto por no acabar las películas “hasta el último momento; siempre quería una toma más”. Por eso le gustaba el doblaje, “porque le permitía reescribir el guión constantemente”. Algo que tendrá que hacer quien se haga cargo de ese “guión escrito inédito” que verá la luz en 2021, tras permanecer guardado 13 años en la caja fuerte 1034.

Fotograma de la película Tamaño natural, de Luis García Berlanga.

Fotograma de la película Tamaño natural, de Luis García Berlanga.

Salva Torres

Valencia se rinde a David Bowie

‘Lyrics and Visions’, homenaje a David Bowie
Espacio 40 y L’ArTería
C / Puerto, 40 y Conde Altea, 5. Valencia
Hasta finales de octubre

Mick Jagger, otro que tal, dijo de Bowie algo que definía a las mil maravillas su camaleónica personalidad: “Si te ve un modelo nuevo de zapatos, al día siguiente los tiene. Todos creen que es un descubrimiento suyo”. En eso consistía la habilidad del cantante británico al que Valencia rinde tributo con sendas exposiciones y un majestuoso concierto: en ser original, copiando.

Es lo que hacen, a su vez, Roberto Herraiz (de Bob Producciones), José Luis Macías y Salva Ortiz: tomar prestada la música de David Bowie para montar dos originales exposiciones en Espacio 40 y L’ArTería, bajo el título de ‘Lyrics and Visions’, y un concierto en Jerusalem Club (17 de octubre) con 30 intérpretes venidos de acá y acullá para que resuenen, entre otras, Life on Mars, Starman o Ziggy Stardust.

Detalle de la obra de Carlos Michel Fuentes para la exposición 'Lyrics and Visions'. Imagen cortesía de Espacio 40.

Detalle de la obra de Carlos Michel Fuentes para la exposición ‘Lyrics and Visions’. Imagen cortesía de Espacio 40.

Artistas como Antonio Barroso, Rafa de Corral, Ramón Espacio, Carmen García Gordillo, Paloma Hervás, Carmen Ibarra, Ana Karina Lema o Claudio Zirotti, hasta un total de 16, han pintado obras escuchando cada cual temas del amplio repertorio de David Bowie. Los coordinadores del Tributo a Bowie en Valencia les adjudicaron una canción y ellos se dejaron llevar del sonido glam rock con el que se acuñó la música de aquellos años 70 abrumadores y rupturistas.

'Ziggy Stardust', de Ramón Espacio para la exposición 'Lyrics and Visions'. Imagen cortesía de Espacio 40.

‘Ziggy Stardust’, de Ramón Espacio para la exposición ‘Lyrics and Visions’. Imagen cortesía de Espacio 40.

La ruptura procedió del carácter camaleónico que definió al propio Bowie y al ‘Rock and roll suicide’ del que se nutrió. “El ‘rock’ pasa por representar la actualidad, pero usa siempre referencias y emociones de unos cuantos años antes”. Dicho y hecho. David Robert Jones (Londres, 1947) fue cambiando de envoltorio personal y escénico para representar como nadie esa originalidad a partir de sucesivas copias. Ahora que celebra sus 50 años de carrera con un disco que saldrá a la venta el 17 de noviembre, ‘Nothing has changed’ (Nada ha cambiado), Valencia le rinde homenaje al gran camaleón británico.

'Starman' de Cristina Navarro para la exposición 'Lyrics and Visions'. Imagen cortesía de Espacio 40.

‘Starman’ de Cristina Navarro para la exposición ‘Lyrics and Visions’. Imagen cortesía de Espacio 40.

“Imita y lo mejora, por eso es un artista tan grande”, destaca José Luis Macías que, junto a Salva Ortiz, aclara que la salida de ese último disco y las fechas del tributo, todo ello los días 17, de septiembre, en el caso de las exposiciones, y de octubre, en el caso del concierto, “ha sido pura coincidencia”. Y ahí lo dejan, para los amantes de las casualidades astrales. A ellos lo único que les importa es mostrar la grandeza artística de Bowie, ya sea como cantante, actor, productor, artista, modelo e icono ¿bisexual? del perturbador glam rock.

'Space Oddity' de Claudio Zirotti para la exposición 'Lyrics and Visions'. Imagen cortesía de Espacio 40.

‘Space Oddity’ de Claudio Zirotti para la exposición ‘Lyrics and Visions’. Imagen cortesía de Espacio 40.

Para el concierto en la Sala Jerusalén, los organizadores del evento han recurrido a una pléyade de músicos que tienen a Bowie en los altares. Algunos vendrán ex profeso desde Inglaterra; otros se reunirán en Valencia procedentes de otras ciudades españolas o diferentes puntos de la Comunidad Valenciana. Todos dispuestos a dejarse la piel que el propio Bowie mudaba en cada disco o concierto. Steve Hovington, de B-Movie, Carol McCloskey (Double Vision) y John Alexander (Megaphone ou la Mort) encabezan el reparto de un concierto que repasará 30 canciones del autor de Space Oddity con otros tantos artistas reunidos para tan magna ocasión.

'Ashes to ashes' de Carmen García Gordillo para la exposición 'Lyrics and Visions'. Imagen cortesía de Espacio 40.

‘Ashes to ashes’ de Carmen García Gordillo para la exposición ‘Lyrics and Visions’. Imagen cortesía de Espacio 40.

La letra de uno de esos temas rememorados, ‘Heroes’, del que Antonio Barroso se ocupa en su ‘Serie Hardcore’, lo dice casi todo: “Podemos golpearles sólo por un día. Podemos ser héroes sólo por un día”. Los héroes que se hacen cargo del Tributo a Bowie en Valencia extienden los golpes del camaleón británico desde ya mismo hasta prácticamente finales de octubre. La ambigua y alargada sombra de David Bowie da para mucho.

Obra de Doña Bárbara para la exposición 'Lyrics and Visions' que se exhibe en Espacio 40 y l'Arteria. Imagen cortesía de Espacio 40.

Detalle de la bra de Doña Bárbara para la exposición ‘Lyrics and Visions’ que se exhibe en Espacio 40 y L’ArTeria. Imagen cortesía de Espacio 40.

Salva Torres