Plaza pública, Plaza 10 Sentidos

‘Bestias’. Festival 10 Sentidos
Plaza del Ayuntamiento de València
Sábado 11 de mayo de 2019 de 11:00 a 22:00

La Plaza del Ayuntamiento de València vuelve a convertirse en la Plaza 10 Sentidos al ser invadida por una jauría de bestias salvajes… y creativas. El enclave acoge una de las grandes citas del Festival 10 Sentidos, el encuentro con las artes vivas que, bajo el patrocinio de Caixa Popular, se celebra en València durante el mes de mayo y que lleva este año por lema, precisamente, ‘Bestias’.

Con la jornada del día 11 se aspira, además, a sacar las artes vivas a la calle y a que quien pasee por ella se encuentre con una multitud de propuestas programadas a lo largo del día. De esta manera, la zona acogerá una selección de actuaciones musicales, intervenciones artísticas, danza, performances y piezas dirigidas a todo tipo de públicos. Dentro de las propuestas destinadas al público infantil, destaca el taller ‘Deja tu huella’, a cargo de RIMA, con el que se plasmarán las distintas reflexiones que los más pequeños extraen de los contextos más violentos o, ya por la tarde, a las 18:00, la compañía Ángeles de Trapo representará su pieza teatral ‘Error 404’, sobre Steve, un joven sumergido en un mundo plagado de aparatos tecnológicos.

Imagen de la pieza ‘La Oscilante’, de Pol Jiménez. Fotografía cortesía del Festival 10 Sentidos.

Con el ánimo de alentar a la participación de los transeúntes, durante la jornada tendrá lugar una masterclass abierta de artes marciales impartida por Borja Lull, y los protagonistas de la danza comunitaria ‘Beast Dance’, impulsada por el coreógrafo neoyorquino Shamel Pitts, tendrán oportunidad de mostrarla de nuevo en horario de mañana y tarde.

Entre las citas musicales se encuentran el recital de la valenciana Elma Sambeat y los conciertos de Antonio Galera y TIPEX, quienes harán sonar la plaza a lo largo del día con ritmos mediterráneos, punk y hasta con notas goyescas. Por su parte, el programa escénico de la Plaza 10 Sentidos reunirá a las 12:00 a DOOs Colectivo, que con su pieza ‘El fin de las cosas’ hará una llamada a la reflexión individual. Otra compañía también dispuesta a hacernos pensar, y que fue premiada en el Certamen Coreográfico 10 Sentidos de 2016, es Colectivo El Brote. Esta ocasión vuelven a València con ‘Sin·Vergüenzas’, con la que trabajan en la visibilización y normalización de los cuerpos no normativos. Su actuación está programada a las 12:30, pero antes será el turno de Camille Voyenne, quien tiene preparada una performance que promete no dejar al público indiferente. La idea del otro y la vibración constante de lo binario corre a cargo de Pol Jiménez. A las 13:00 interpretará una de sus piezas, ‘La Oscilante’, que investiga las posibilidades de una danza agénero.

La programación se retomará por la tarde a las 18:30 con el recital poético ‘Quieroynopuedo’, de CANTATATICÓ. Liderados por Jesús Ge, estos cinco intérpretes buscarán la provocación a través de la poesía sonora. A las 19:30, el flamenco inclusivo llegará con José Galán y ‘Sueños reales de cuerpos posibles’, pieza que hace un llamamiento a la libertad creadora y a la diversidad revalorizando otros cánones alejados de prejuicios y tópicos.

Imagen del grupo TIPEX. Fotografía cortesía del Festival 10 Sentidos.

Otras propuestas que también se sucederán a lo largo del día en la Plaza 10 Sentidos son las de Gerardo Esteve, Grup BYE y M.ª Jesús González y Patricia Gómez. Esteve desarrollará una acción participativa, que lleva por título ‘Más Despacio’, y en la que su objetivo es contrarrestar el arrollador ajetreo urbano de la ciudad de València. Por su parte Grup BYE, que ya formaron parte de la inauguración del Festival, traen de nuevo la iniciativa ‘¿Quién mató a las ardillas?’, en la que el público podrá contribuir a finalizar la obra aportando su Confesiones Bestias. Completa la programación el proyecto documental ‘À tous les clandestins’, de M.ª Jesús González y Patricia Gómez, que recoge los testimonios dejados por migrantes retenidos en los CIES y que utilizará como soporte las marquesinas de las paradas de autobús que rodean la plaza.

Otras actividades en el fin de semana


Greta Alfaro encuentra refugio en 10 Sentidos para exhibir su último trabajo, ‘Fall on us and hide us’, en el que se sirve de elementos iconográficos revisitados para aunar actualidad y cultura barroca. Estas son las señas de identidad que definen el último proyecto que la artista navarra expone hasta el próximo 19 de mayo. Así como su título remite al sexto capítulo del Apocalipsis, el lugar en el que se ubica esta muestra va en consonancia: el refugio antiaéreo de Serranos.

Imagen de una de las piezas de ‘Fall on us and hide us’, de Greta Alfaro. Fotografía cortesía del Festival 10 Sentidos.

Si lo que antes era lienzo ahora es pantalla, la exposición abre un camino en el que es posible encontrarnos con un barroco latente en nuestra vida diaria y lo demuestra a través de la puesta en imágenes en movimiento. El público asistente se encontrará con una videoinstalación que comienza en penumbra y que se va configurando a medida que un ballet de luces estroboscópicas ilumina la escena al ritmo de una melodía electrónica. En sintonía con trabajos anteriores, Alfaro concentra su propuesta en escenarios inusuales en los que se hace valer de vídeos para el registro de imágenes basadas en hechos reales. Los horarios de visita son de miércoles a sábado de 18:00 a 20:00 y el domingo de 11:00 a 13:00.

El compromiso social de 10 Sentidos y su firme voluntad de invitar a un replanteamiento de ciertas creencias y convenciones, quedan reflejados en proyectos como el que representará Doris Uhlich en el Palau de les Arts el domingo 12 de mayo a las 19:00. En ‘Every Body Electric’ renueva su trabajo con personas con discapacidad física y reitera su concepción cuerpo como el eje sobre cuya fuerza cada individuo se conecta con el mundo, como un organismo dinámico “repleto de capas e historias dormidas”.

De esta manera, la pieza constituye una propuesta tan sencilla como radical para explorar el potencial del cuerpo a través de la danza, a hacerlo visible. Así, sillas de ruedas, prótesis y muletas salen a escena como extensiones del cuerpo del cuerpo humano, creando estilos de baile únicos y personales. El poder explosivo, pero también la poesía suave o contundente de ‘Every Body Electric’, reside en última instancia en la forma en la que los intérpretes perciben sus cuerpos y cómo estos son percibidos. No es casualidad, pues a menudo, las obras de Uhlich muestran la danza como un medio de liberación que aleja al cuerpo de la duda y de las tendencias regresivas.

Imagen de ‘Gospel por the Present Time’, de Camille Voyenne’. Fotografía cortesía del Festival 10 Sentidos.

MAKMA

Tastarròs, Valencia y el arte del arroz

Tastarròs 2017
Plaza del Ayuntamiento de Valencia
Domingo 21 de mayo de 2017

Innovador, vanguardista, tradicional, o clásico, el plato de arroz mostró algunas de sus formas más diversas en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia de la mano de “Tastarròs 2017”, un festival que nace en la cuna del arroz con denominación de origen Valencia para deleite de visitantes y degustadores (cerca de 15.000 según la organización), y que ha tenido su continuidad durante una semana en la carta de cada uno de los restaurantes invitados a participar en su segunda edición.

La mano del maestro revisa el punto del arroz. Imagen cortesía valenciagastronomica.com

La mano del maestro revisa el punto del sofrito. Imagen cortesía valenciagastronomica.com

Y es que el “arroz a la valenciana” primera denominación de la paella valenciana según Francisco de Paula Martí y Mora (1761-1827), se cocinaba junto a la marjal de l’Albufera teniendo como primeros ingredientes productos próximos, anguilas, judías verdes y caracoles entre otros. De estos “arroces a la valenciana” que pronto alcanzan el reconocimiento de viajeros y visitantes se va forjando la fama boca a boca, quedando registros escritos como demuestra el extracto del propio Francisco de Paula Martí,

Orson Welles comiendo paella en Valencia.  fotografía de Canito, imagen de la exposición de organizada por la Diputación de Valencia en el centenario del fotografo.

Orson Welles comiendo paella en Valencia. fotografía de Canito, imagen de la exposición organizada por la Diputación de Valencia con motivo del centenario del fotógrafo.

“Los valencianos tiene la vanidad, a mi parecer bien fundada, de que nadie ha llegado a saberle condimentar mejor que ellos, ni de más diferentes modos, y es preciso concederles la preferencia, pues con cualquier cosa que lo guisen sea de carne, pescado o con legumbres solas, es sin duda un bocado sabroso, y tanto mejor cuanto más sustancia se le echa. Nada tiene de extraño que los valencianos hayan llegado en esta parte a un grado de perfección…”

Paella de domingo en Benicalap, años 50. Fotografía archivo Rafael Solaz.

Paella de domingo en Benicalap, años 50. Fotografía, archivo Rafael Solaz.

Y no le falta razón ni rigor a la cita, a pesar del tiempo trascurrido desde 1818 en que está datado el documento, pues se antoja tarea difícil la de encontrar familias en Alicante, Castellón o Valencia sin un pariente que cocine arroz en cualquiera de sus variantes, amén de la liturgia en que se ha convertido realizar la paella en días festivos, rodeados de allegados y amigos que siguen protocolos tradicionales dependiendo de la zona geográfica de su procedencia, siendo el más extendido y casi único denominador común, compartir el fetget, que es retirado previamente al añadido del arroz para consumir y compartir como aperitivo.

Paella después de la cosecha del arroz. Imagen del archivo de Rafael Solaz.

Paella después de la cosecha del arroz. Fotografía, archivo Rafael Solaz.

Con el tiempo, el protocolo de esta liturgia ha ido profesionalizándose, seguramente y en muchos casos, de manera casual en el inicio en los años 60 del s. XX, como demuestran muchos ejemplos de amas de casa metidas a cocineras de bares y restaurantes que llenaban sus locales, o llauradors con talento en el arte de la paella emprendiendo aventuras como cocineros, chefs o regentando merenderos y restaurantes de playa que no daban abasto. Atender a los turistas en aquellos años era prioritario, y de las necesidades hicieron virtudes, y de su casta fue creciendo más si cabe, el mito de la paella y del arroz en la Comunidad Valenciana.

En pleno tastarròs. Foto de Rubén Salcedo.

En pleno «Tastarròs». Fotografía de Rubén Salcedo.

Pero esa generación de paelleras y paelleros, es únicamente un eslabón en la cadena de quienes han empuñado la paleta y colgado el delantal para satisfacer a los comensales más exigentes, paladares que proceden de rincones del planeta cada vez más variados y cada vez más deseosos de meter la cuchara en el plato.

Tastarròs. Plaza del ayuntamiento. 21 de mayo de 2017. fotografía de Rubén Salcedo.

«Tastarròs». Valencia, Plaza del ayuntamiento. Domingo 21 de mayo de 2017. Fotografía de Rubén Salcedo.

“Tastarròs” probablemente sea la forma de hacer visible la ceremonia en que se convierte el hecho de hacer el arroz, que concluye en la materialización de una filosofía de vida, y la existencia de la vida requiere celebraciones, y el fuego y la paella son una forma de festejar, de culminar, al igual que el fuego es sinónimo de celebración cuando acaba el invierno y llega la primavera, como las fallas, como el fin de la siega tiene su fiesta, porque el trabajo realizado con esmero hace sudar la frente y requiere su recompensa con el mejor de los guisos.

Tastarròs. Paza del Ayuntamiento de Valencia. Domingo, 21 de mayo de 2017. Foto de Rubén Salcedo.

Tastarròs. Valencia, Paza del Ayuntamiento. Domingo 21 de mayo de 2017. Fotografía de Rubén Salcedo.

En lo tribal de las celebraciones y en la contemporaneidad de la cocina que no renuncia a sus raíces, la D.O de Arroz de Valencia pone el acento y proclama la reivindicación de la obra de arte efímera en que se ha convertido el plato de arroz, reuniendo para ello a veinticinco restauradores locales y de cuya mano han servido una gran variedad de platos entre los que destacan suculentas curiosidades, como por ejemplo un arroz meloso de clóchinas al curry rojo; un arroz de sepia, calabaza y gambón; o un meloso de secreto de cerdo con coliflor y trufa negra. Entre los locales colaboradores hay una lista que merece la pena guardar, (por orden alfabético): Anou, Casa Clemencia, Dos Estaciones, El Almacén NCR, El Poblet de Quique Dacosta, Esencia, Forastera, Goya Gallery, La Tavernaire, Lienzo, Mar de Avellanas, Nou Gourmet, Rías Gallegas, Tavella, Trencadish, Sergio Peris Gastronòmic y Asados Express (todos ellos de València), Casa Llopis y La Granja (Sueca), La Ferrera (Playa de Pinedo), Estela (Tavernes Blanques), La Sequieta (Alaquàs) y Gastroadictos (Segorbe).

Entre todos ellos, se calcula que sirvieron unas 25.000 raciones a los congregados en la fiesta inaugural, y durante la semana posterior, han ido ofertado otras variedades de arroces en sus cartas conforme a lo citado anteriormente (consultar en www.arrozvalencia.org)

Definitivamente, el más ácido de los críticos evaluaría cada uno de los arroces degustados en «Tastarròs 2017» por encima del notable, si bien es verdad que según la práctica del buen degustador, se deben dejan pasar unos minutos entre plato y plato para apreciar los contrastes, hay que tener en cuenta que hay maestros arroceros que tienen el punto se sal más perceptible que otros, de los que podemos dar fe, todos tuvieron en cuenta el precepto básico:

«Qui guisa dolç guisa per a molts, qui guisa salat guisa per al gat»

Vicente Chambó

«La cultura tiene un prestigio social»

Desayunos Makma en PICSA Valencia
Con Meritxell Barberá e Inma García, directoras del Festival 10 Sentidos, con motivo de ‘A lo caos’, lema de su quinta edición, que se celebra en distintas sedes de Valencia hasta el 19 de junio de 2016
Entrevistadas por Merche Medina, Salva Torres y Jose Ramón Alarcón, del equipo de redacción de Makma

Con motivo del desarrollo escénico de la quinta edición del Festival 10 Sentidos, Makma conversa con Mertixell Barberá e Inma García -responsables de la dirección artística y técnica del festival, respectivamente- con el objeto de abordar el horizonte de novedades y peculiaridades intrínsecas de ‘A lo caos’, asentado como emblema y divisa conceptual del presente curso de actividades del festival.

“Si queremos que se consolide en la ciudad, vamos a invadirla”

Tras la consumación de cuatro ediciones implementadas en el seno arquitectónico del Antiguo Convento del Carmen -epicentro funcional de un Consorcio de Museos de la Comunidad Valenciana en pleno ejercicio de transición y metamorfosis-, la presente edición no sólo modifica su ubicación, sino que multiplica sus sedes. De la etapa precedente, Inma García admite que “nunca ha habido una convivencia en común (con el Centro del Carmen). No contábamos con ayuda e implicación” e, igualmente, concluye que “a nivel burocrático era un desastre”. Tras la reciente designación de José Luis Pérez Pont como nuevo director del Consorcio de Museos, confía en que “la situación cambie”, no obstante, “por una cuestión de agilidad, nos apetecía darle una vuelta y plantear otros espacios”.

Meritxell Barberá e Inma García, directoras del Festival 10 Sentidos, durante un instante de los Desayunos Makma. Fotografía: Fernando Ruiz.

Meritxell Barberá e Inma García, directoras del Festival 10 Sentidos, durante un instante de los Desayunos Makma. Fotografía: Fernando Ruiz.

A pesar de que en los prolegómenos de la presente edición “pensábamos en un solo emplazamiento”, apunta Meritxell Barberá, ‘A lo caos’ eclosiona con don de ubicuidad, orden programático y dilatado corpus cronológico, rubricando su materialización en diez sedes, un leitmotiv de henchida y vasta especificidad y un período de treinta y cuatro jornadas naturales para cobrar novísima morfología, bajo el amparo de un apotegma por el que ambas abogan: “si queremos que se consolide en la ciudad, vamos a invadirla”.

“La respuesta general ha sido muy buena; colaboran, comparten el proyecto. Convivimos con todos ellos muy bien”, sentencian a propósito de la involucración del Palau de la Música, el Palau de Les Arts, la Fundación Bancaja, La Nau, Las Naves, el Teatre El Musical, La Filmoteca, el Fnac y la Sala Rialto, sedes definitivas del festival, a las que debe sumarse la Plaza del Ayuntamiento (a propuesta de la propia corporación municipal, según afirman Barberá y García), como lugar estratégico de visibilidad y “foro de encuentro para organizar actividades de calle”, en consonancia con la voluntad de la alcaldía por reservar la plaza para iniciativas semejantes cada último domingo de mes. “Tenemos la ventaja como compañía de conocer todos esos lugares, por haber actuado antes. Tienes que conocer los espacios, las personas y sus recursos de programación”.

“OCD Love era increíble para comenzar el festival”

Como eminente cabeza de cartel, la coreógrafa israelí Sharon Eyal -quien ha actuado por primera vez en España con su compañía L-E-V Dance Company- ha procurado el bautismo conceptual de ‘A lo caos’ mediante su pieza ‘OCD Love’; Barberá matiza que “la pieza era increíble para comenzar el festival. Vimos extractos en un showcase (escaparate) para programadores. Los bailarines han hecho un trabajo concienzudo para representar el tema” del TOC (trastorno obsesivo-compulsivo); de este modo, 10 Sentidos ha incoado un desarrollo temático cuyos mimbres debemos encontrarlos, según revela Meritxell Barberá, en el impacto que supuso para la directora artística del festival los acontecimientos derivados del accidente del vuelo 9525 de Germanwings, cuyo copiloto, Andreas Lubitz, hacía estrellar en el macizo de Estrop, en los Alpes franceses, el pasado 24 de marzo de 2015. El tendencioso empleo de la depresión como justificación de su acto homicida situaba a Barberá en una posición de empatía para con aquellos enfermos de un trastorno del estado de ánimo, “tratados con estigmatización por sus diferentes enfermedades mentales”, como una sombría forma de justificar el mal a través de la deriva de posibles psicopatías.

Fruto de este planteamiento, la programación de ‘A lo caos’ se formaliza bien por cooptación, bien por exhortación proactiva de “primeras piezas de producción propia”, como es el caso de ‘Moira’ -gestada por “los jóvenes bailarines que forman el colectivo Led Shilouette”, que versa acerca de la eximia figura de Marilyn Monroe, y en particular acerca de “los conflictos emocionales de este personaje”, a modo de “reflexión del estado mental y emocional” de Monroe- y de ‘Aprèsmoi, le déluge’, de la compañía La Veronal, dirigida por coreógrafo Marcos Morau. En consecuencia, “el resto de trabajos se van buscando en relación al tema de la locura”, corrobora Barberá.

Imagen de detalle de diversos instantes del Desayuno Makma con el Festival 10 Sentidos. Fotografías: Fernando Ruiz.

Imagen de detalle de diversos instantes del Desayuno Makma con el Festival 10 Sentidos. Fotografías: Fernando Ruiz.

«A lo caos aspira a consolidar una apuesta por las artes inclusivas”

En base a los mimbres de ediciones precedentes y la experiencia de más de una década de Meritxell Barberá e Inma García al frente de la compañía Taiat Dansa, ‘A lo caos’ aspira a consolidar una apuesta por las “artes inclusivas” -rememorando aquí la participación de Candoco, ”primera compañía de Reino Unido especializada en la integración de bailarines discapacitados y no discapacitados”, en ‘Im-Perfectos’ (lema del Festival 10 Sentidos de 2014), pero apuntando una nueva senda en la que “lo más inclusivo era no hacer mención a ello en esta edición. El valor de la diferencia sigue siendo importante, pero ya no es lo fundamental del festival, sino que tenga un componente social determinante”.

Amén de conversar acerca de diversas propuestas escénicas y performativas, como ‘ATOEWEFTR’, de Soren Evinson -”una experiencia sensorial, a través de música, sonido y texto”- o la acción de Ada Vilaró -”Fin Públic, Present 24 h’-, ambas directoras reseñan ciertas innovaciones programáticas, como la exposición de artes plásticas ‘a lo caos’, en el seno de la Fundación Bancaja, impulsada por DKV Seguros y la Fundación DKV Integralia, fruto de “una selección de los mejores trabajos artísticos y de diseño realizados por La Casa de Carlota”, bajo la coordinación de diversos artistas emparentados con cinco áreas de trabajo (pintura, dibujo, escultura, fotografía y arquitectura), en torno a las que se materializarán obras específicas y colectivas.

Igualmente, destacan el proyecto de la artista Katia Giuliani -quien ha diseminado doce conceptos (Belleza, Tiempo, Posesión, Juventud, Identidad, Futuro, Control, Exhibición, Tedio, Vacío, Procreación y Soledad) por el entramado de diversas estaciones de metro de la ciudad y la estación terminal de ferrocarril Joaquin Sorolla- y la celebración de un certamen coreográfico -emitido en streaming-, cuyos diez finalistas son fruto de una selección de entre más de doscientos proyectos, que reportará un premio económico de 2.000 euros a la propuesta ganadora, designada por un jurado formado, entre otros, por Gretchen Blegen (Lucky Trimmer, Berlín), Guillermo Arazao (las Naves, Valencia), Cesc Casadesús (Mercat de les flors, Barcelona) y Laura Kumin (Certamen coreográfico de Madrid).

Inma Garía y Meritxell Barberá, directoras del Festival 10 Sentidos, conversan con Merche Medina, Salva Torres y Jose Ramón Alarcón -del equipo de redacción de Makma-durante un instante de los Desayunos Makma. Fotografía: Fernando Ruiz.

Inma Garía y Meritxell Barberá, directoras del Festival 10 Sentidos, conversan con Merche Medina, Salva Torres y Jose Ramón Alarcón -del equipo de redacción de Makma-durante un instante de los Desayunos Makma. Fotografía: Fernando Ruiz.

Dos de las inéditas extremidades que completan el raquis del festival adquieren formato de itinerario plástico y literario. La ‘Ruta del caos’ aúna la colaboración de trece galerías de la ciudad, como Luis Adelantado, Pepita Lumier, Rosa Santos o Galería Punto, quienes escogerán, de entre su colección o de sus presentes propuestas expositivas, una obra cuyo concepto se emparente con los fundamentos del festival. Allende, ‘Rincones de la locura’ propicia, bajo semejante criterio, la participación de doce librerías (Railowsky, Primado o Dadá por partida doble), que destacarán en sus anaqueles un florilegio de títulos consanguíneos con el objeto temático de ‘A lo caos’.

«Hay que programar espectáculos buenos para hacer público»

Meritxell Barberá e Inma García ponen de relieve la complejidad que supone organizar y equilibrar semejante propuesta programática, fruto de ineludibles “once meses de trabajo”. Como ejemplo, mencionan la intrincada tarea de coordinación para que la gira de Sharon Eyal recalase en Valencia, “fruto de mil emails con sus managers, modificar fechas del festival y no solamente con la cabeza de cartel, sino con todo el mundo”, puesto que “todos tienen sus peculiaridades”, así como la determinante tarea de “hacer encajar las propuestas en las diez sedes, reservar fechas”, etc.

Refieren, Barberá y García, el horizonte de refinanciación que ha devenido tras la necesaria búsqueda de nuevos patrocinadores del festival. A este respecto, preponderan el apoyo de Caixa Popular -patrocinador principal-, por su explícita sensibilidad y acogida de ‘A lo caos’, y analizan la deriva habitual y desentendimiento de numerosas empresas locales y nacionales para con el refrendo de proyectos como 10 Sentidos -”muchas veces otras empresas no te escuchan ni te entienden. No interactúan”-, en comparación con la idiosincrasia empresarial norteamericana, en la que “la sensibilización hacia la cultura es manifiesta” y recuerdan que “en Estados Unidos trabajamos para diversas compañías con espectáculos y se realizan pases privados para los patrocinadores”. Por este motivo, sentencian que aquí se debe entender que “participar de la cultura tiene un prestigio social”.

Ante la proliferación de propuestas escénicas como Tercera Setmana (AVETID) o los diversos proyectos de la PICUV, entre otros múltiples y diseminados eventos, ambas consideran que “estaría bien sentarse para tratar de no coincidir. Cuanta más oferta más público se genera. Pero debería convivirse con cierta distancia, sin solaparse”. No obstante, rubrican que 10 Sentidos pretende, en consecuencia, suplir una falta de tradición en la ciudad, ya que “el único motivo por el que no existe un público extenso es porque no se programa danza. Hay que programar espectáculos buenos para hacer público. Que al verlo merezca la pena”.

Inma Garía y Meritxell Barberá, directoras del Festival 10 Sentidos. Fotografía: Fernando Ruiz.

Inma Garía y Meritxell Barberá, directoras del Festival 10 Sentidos. Fotografía: Fernando Ruiz.

http://www.festival10sentidos.com

Jose Ramón Alarcón

 

Vanguardia escénica con 10 SENTIDOS

V edición del Festival 10 Sentidos
Diversas sedes: Palau de la Música, Palau de Les Arts, Fundación Bancaja, La Nau, Las Naves, Teatre El Musical, La Filmoteca, Fnac, Sala Rialto y Plaza del Ayuntamiento
Del 17 de mayo al 19 de juno de 2016

El Festival 10 Sentidos presenta en Valencia durante un mes su V edición, la más ambiciosa hasta el momento. Del 17 de mayo al 19 de junio ocupará hasta diez espacios de la ciudad con propuestas de arte, danza, teatro, cine, música…

El Festival 10 Sentidos regresa con su quinta edición a Valencia, donde nació en 2011, con dos objetivos: por un lado, establecerse como un escaparate y cita en la ciudad con las artes escénicas más vanguardistas y, por otro, servir como espacio de encuentro y reflexión para artistas con distintas capacidades. De este modo, se convirtió en un certamen pionero y único en España, al que después se han unido otros en distintas ciudades. El festival ha trascendido aquellos primeros propósitos para transformarse en un lugar de debate y de proyección en el que caben todo tipo de artistas y en el que la diferencia, más que un hándicap, es una virtud.

Siempre con la intención de crecer y alcanzar otras metas, el festival encara su quinta edición con nuevas ambiciones. En primer lugar, amplía su duración y cambia de fechas para ofrecer una propuesta más completa y atractiva. También deja de celebrarse en una única sede -el festival había celebrado sus cuatro ediciones anteriores en el Centro del Carmen- y ocupará espacios de toda la ciudad, para llegar así a un mayor número de público. El Palau de la Música, el de Les Arts, la Fundación Bancaja, La Nau, Las Naves, el Teatre El Musical, La Filmoteca, la Fnac, la Sala Rialto y la Plaza del Ayuntamiento se abrirán a los 10 Sentidos.

Festival 10 Sentidos. Makma

En sus cuatro primeras ediciones compañías nacionales e internacionales han pasado por Valencia de la mano de 10 Sentidos y, de la misma manera, artistas nacionales e internacionales se dan cita en la V edición del festival.

La coreógrafa israelí Sharon Eyal actúa por primera vez en España de la mano del festival con su compañía L-E-V Dance Company y su pieza ‘OCD Love’. Con ella arrancará la programación de 10 Sentidos en 2016, que cuenta con trabajos de La Veronal, Soren Evinson y Led Shilouette como estrenos absolutos.

Por primera vez esta cita va más allá de la exhibición y entra en la acción y por ello ha formado parte de la producción de las piezas -elaboradas especialmente para el festival- de la compañía La Veronal, donde el coreógrafo Marcos Morau ha creado la pieza ‘Aprèsmoi, le déluge’ y la primera pieza, ‘Moira’, de los jóvenes bailarines que forman el colectivo Led Shilouette. De este modo, se incentiva la creación, ampliando el propósito que nos hicimos al inaugurar el certamen coreográfico que, en 2016, ha lanzado su tercera convocatoria, con gran éxito. Más de 200 piezas de pequeño formato, de todo el ámbito internacional, se han presentado para participar en él. De todas ellas, diez son las seleccionadas para participar en el certamen coreográfico, de las que un jurado de profesionales, a nivel nacional e internacional, escogerá la pieza ganadora.

La coreógrafa valenciana afincada en Bruselas Ana Cembrero ha creado el cinedanza ‘Yo soy la locura’, sobre los diferentes Arquetipos de Locura de El Quijote, que se presentará aprovechando la actuación de la Compañía Nacional de Danza en el Palau de les Arts de Valencia con ‘El Quijote’.

La programación de 10 Sentidos no sólo está destinada en esta edición a espacios cerrados, sino que también se desarrolla en lugares públicos de la ciudad, que cuenta con acciones artísticas, teatrales, coreográficas y musicales. En ese sentido, el 29 de mayo la plaza del Ayuntamiento se abre al público para acoger todo tipo de actividades relacionadas con 10 Sentidos.

El artista catalán afincado en Londres Soren Evinson ocupa la plaza del Ayuntamiento durante siete días con la performance-instalación ‘ATOEWEFTR’, en la que trabaja con 12 personas elegidas en Valencia. Los Conservatorios Profesional y Superior de Danza de Valencia se unen para presentar su trabajo creado para el festival Aloka-dos, donde una veintena de alumnos interpretará esta pieza al aire libre.

Festival 10 Sentidos. Makma

La banda valenciana Cuello ofrece un concierto caótico gracias a la desbordante energía de su LP ‘Trae tu cara’ y otras cinco bandas forman el cartel del concierto que se verá en esta V edición Conciertaos. Los Gigatron ofrecen para los más pequeños su concierto Gigatrín para otorgar a los niños superpoderes gracias al heavy metal.

La compañía madrileña La Tartana es quien convoca a los más pequeños al teatro, de la mano de su obra ‘Atrapa Sueños’ y la exposición de dibujos Dibu caos forma parte también del programa infantil de esta edición 10 Sentidos.

El coreógrafo portugués Rui Lopes Graça presenta la obra ‘Bichos’. La compañía Joven Primera Toma se estrena en Valencia con su primer trabajo, ‘Adolescer 2055’, de la mano del director Roberto Santiago; mientras que la formación escocesa Birds of Paradise, de importante trayectoria en la escena internacional actual, presentará ‘Wendy Hoose’. Bambú Cia de teatre de Barcelona con ‘El mirador de las palabras que no puedo decir’, la obra creada en formato work in progress sobre el lema del festival ‘Delirare’ del director valenciano Sergio Ibáñez y los coreógrafos Manuel Rodríguez con su solo ‘Screensaver’, Matxalen Bilbao con el dúo ‘Self’ y Bárbara Díaz con su proyecto coreográfico y audiovisual ‘CoreOTROpías’ forman parte también del programa del festival.

La creadora catalana Ada Vilaró va a tener presencia en el espacio público de la ciudad de Valencia en esta convocatoria 10 Sentidos con su proyecto ‘Public, Present 24 Hores’. De la misma manera la artista italiana Katia Giuliani presenta su instalación ‘Can you hear me?’ por diferentes lugares de Valencia con el ánimo, en ambos casos, de invitar a la participación ciudadana.

Con el título ‘A lo caos’ –lema del festival este año- una gran exposición convertirá a la Fundación Bancaja en epicentro del arte del festival. Casa Carlota y DKV Seguros y Fundación Integralia son los impulsores de una muestra con piezas que se crearán in situ para el certamen y otras llevadas a cabo en anteriores proyectos. Siete artistas de distintas disciplinas (pintura, escultura, ilustración, fotografía y arquitectura) trabajarán con un grupo de personas para crear cinco obras específicas a partir del lema de esta V edición.

Festival 10 Sentidos. Makma

Las galerías de arte valencianas se unen a 10 Sentidos presentando obras en sus galerías que forman parte de la ‘Ruta del caos’ y, de la misma manera, diferentes librerías resaltando obras literarias que forman parte del recorrido ‘Rincones de la locura’.

El festival se acerca a todas las disciplinas y es su propósito abordar los trastornos mentales desde puntos de vista muy diversos. Por ello se aproxima a diferentes obras realizadas para la pantalla, la grande y las más pequeñas, de la mano de dos ciclos de cine y de series que podrán verse en la Filmoteca y en la Fnac.

Además, como cada año, se han organizado talleres, conferencias y encuentros siempre con el ánimo de concienciar e informar sobre distintas causas y de promover la inclusión social, uno de los objetivos permanentes del festival y de GmExpresa, empresa de gestión cultural organizadora de este encuentro 10 Sentidos.

Es de vital importancia considerar y agradecer la colaboración de empresas privadas, fundaciones e instituciones que hacen posible que el Festival 10 Sentidos sea una realidad. Caixa Popular, que apuesta por la solidaridad y la cultura como pilares fundamentales de su filosofía empresarial, es el patrocinador principal del Festival 10 Sentidos que cuenta también con el patrocinio de Fundación Bancaja, DKV Seguros y Fundación Integralia. Además el festival es posible gracias al soporte de Obra Social ‘la Caixa’, el Ayuntamiento de Valencia (a través de las Concejalías de Cultura, Bienestar Social e Integración, Acción cultural y Dominio Público), CulturArts, Las Naves, La Universitat de València-La Nau y el INAEM. Colaboran Lladró, Cervezas Ambar, DO Vinos Valencia, Caja Mar, Universitat Politécnica y el Conservatorio de Danza de Valencia.

La cita tendrá como telón de fondo el tema de la locura. La programación se ha diseñado con la idea de visibilizar los problemas, las luces y las sombras de la mente humana y también de encumbrar la necesaria locura por la que se dejan llevar en muchas ocasiones creadores y artistas. Luchar contra el estigma de quienes padecen distintas locuras es el propósito en esta ocasión.

Festival 10 Sentidos. Makma

Meritxell Barberá e Inma García
Directoras del Festival 10 Sentidos