Arquilecturas: el mundo en tres dimensiones

Arquilecturas, de Silvana Andrés y Sonia Rayos

Acercar la arquitectura a los niños a partir de cuatro años, fomentar su creatividad e interés hacia el entorno físico, su curiosidad por diversos modelos de ciudades y desarrollar su inteligencia visual-espacial. Son algunos de los principales objetivos de Arquilecturas un novedoso proyecto puesto en marcha por la profesora de Plástica Silvana Andrés y la arquitecta Sonia Rayos. Consiste en talleres de arquitectura para niños en los que se trabaja con medios de representación arquitectónica como maquetas, fotomontajes, collages, planos, dibujos y medios digitales entre otros materiales.

Los primeros talleres de Arquilecturas se realizaron el pasado curso con gran éxito en diversos espacios culturales y en el Colegio de Arquitectos de Valencia. “En colaboración con la Concejalía de Juventud, este otoño ofreceremos los talleres a los centros educativos que lo soliciten, y también formamos parte del  Plan Joven de la Ciudad de Valencia”, dicen Andrés y Rayos. “A partir de octubre impartiremos el curso completo de extraescolares en colegios, en algunos aún pendientes de la matrícula y en otros, como el CEIP Pinedo, con dos grupos por la alta demanda. Participaremos en varios certámenes culturales, como Intramurs en octubre, y en noviembre en los talleres infantiles del festival femenino She’s the fest en las Naves”.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

Conscientes de la importancia de la imagen como herramienta de comunicación, Andrés y Rayos han incluido el diseño gráfico con la colaboración de Ibán Ramón, autor de la identidad corporativa y del dossier de presentación.

Para poner en marcha su proyecto se han inspirado en otros semejantes que funcionan en  Europa. Entre ellos “las escuelas Vittra, colegios públicos suecos con una arquitectura increíble. ARKKI una escuela de arquitectura finlandesa para niños y jóvenes. Francesco Tonucci, con su proyecto Ciudad de los Niños, en el que se propone que las ciudades estén estructuradas y pensadas para los más pequeños.  Las propuestas de Maushaus en San Sebastián. También la revista de arquitectura para niños AMAG que es un referente, no sólo por las propuestas sino también porque trabaja con material de libre acceso OER recursos educativos abiertos”.

¿Cómo se les ocurrió la idea de Arquilecturas?

Procedemos de dos campos diferentes, la Arquitectura y las Bellas Artes, y nos apasiona confrontar nuestros puntos de vista sobre la concepción del espacio. Compartimos inquietudes sobre dos aspectos que nos parecen fundamentales en la educación. En primer lugar, la necesidad de introducir en los colegios la educación de la ciudadanía en el campo de la arquitectura y el espacio urbano. En segundo lugar, el interés sobre la función de la arquitectura en el ámbito de los espacios educativos, convencidas de que la calidad del aprendizaje está directamente influenciada por las características del entorno.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

¿Cómo se aproxima un tema tan complejo a la mente infantil?

Al hablar de arquitectura para niños se puede interpretar la propuesta como entretenimiento, pero ese no es el objetivo de Arquilecturas. Que en los talleres utilicemos el juego como medio, no quita para que en esencia, el objetivo sea formativo. Tampoco se trata de formar futuros arquitectos, pero sí de aprender a pensar a partir de experiencias.  Queremos abrir las posibilidades del aprendizaje infantil con múltiples lenguajes, con múltiples lecturas de la realidad. La arquitectura nos habla del espacio que habitamos, nos interesa aproximarnos a la arquitectura superando lo descriptivo y adentrándonos también en un trabajo narrativo. Nos parece esencial conectar los conocimientos sobre arquitectura con la vida de los niños, trabajar los espacios donde suceden cosas que afectan a la vida de las personas.

¿Cómo se desarrolla un taller?

Priorizamos el juego como herramienta básica de aprendizaje. El juego no es únicamente algo lúdico, requiere de constancia y esfuerzo. Los adultos estamos presentes en los talleres como mediadores, no nos interesa que el proceso se quede solo en autoexpresión, manejamos conceptos arquitectónicos e introducimos un lenguaje técnico que despierta la curiosidad de los niños. Mediante la introducción del estímulo son los niños los que plantean las preguntas, entendemos que de otro modo no puede darse un aprendizaje significativo. Por ejemplo, en el taller ‘Mi casa tiene raíces’, conocen los cimientos del edificio y las zapatas, recuerdan el nombre asociándolo con sus zapatos, soplan sobre un árbol de papel con y sin raíces, experimentan y sacan sus propias conclusiones. En el taller de ‘Le Corbu’ conocen a ese señor de gafas que hacía casas. Les enseñamos la Unite d´habitation de Marsella y la terraza donde el arquitecto tuvo en cuenta a los niños. Les explicamos lo que es el hormigón y construyen entre todos una estructura para una vivienda plurifamiliar en la que colocan después sus propios diseños de viviendas pasantes.

Profesora de Plástica durante 13 años, Silvana Andrés critica la reducción de esta asignatura convertida en optativa. “Al pasar a ser optativa en secundaria, un alumno puede acabar bachillerato sin haber recibido educación artística desde primaria. Es un gran error, pues todos los niños tienen imaginación y creatividad, el problema es mantenerla cuando se acaba la infancia. De hecho los niños entienden muy bien el arte y tienen muchos menos prejuicios que la mayoría de los adultos. Vivimos en un mundo repleto de estímulos visuales que afectan directamente al desarrollo de nuestros alumnos, por esto es fundamental dotarles de las herramientas apropiadas para desarrollar un espíritu crítico. Este es el objetivo prioritario de la asignatura, el desarrollo del pensamiento crítico visual. La educación artística es investigación, reflexión, enseñar a pensar y trabajar además con un lenguaje universal”, concluye Silvana Andrés.

El próximo mes Arquilecturas inaugura su sede en el barrio de Russafa (Calle Buenos Aires, 26)

Arquilecturas.

Sonia Rayos (izquierda) y Silvana Andrés, responsables del proyecto Arquilecturas. Imagen cortesía de las autoras.

Bel Carrasco

El ‘Stadío Vitale’ de Rafa de Corral

Stadío Vitale. Rafa de Corral
ONEstudio
C / Teruel, 2. Valencia
Inauguración: jueves 7 de mayo, a las 20.00h

Las palabras ‘Stadío Vitale’ dentro de la biología responden a la etapa o fase de un proceso, implica cambio, transformación, metamorfosis que experimentan algunos insectos durante su vida. Se trata de un punto de inflexión clave dentro del pleno desarrollo del individuo.

En esta muestra, Rafa de Corral representa distintos momentos históricos de su trabajo mediante diferentes disciplinas como son la pintura, la escultura o la video-creación.

Montaje de obras de Rafa de Corral pertenecientes a su 'Stadío Vitale'. Imagen cortesía de ONEstudio.

Montaje de obras de Rafa de Corral pertenecientes a su ‘Stadío Vitale’. Imagen cortesía de ONEstudio.

En este caso, ‘Stadío Vitale’ es un proceso de alteración y modificación interior que se plasma en el video como conceptos abstractos que mutan de manera interminable, conjugando figuras imposibles con sonidos que sugieren infinidad de sensaciones.

Rafa de Corral nos adelanta un cambio en sus dibujos y pinturas mediante rectas y planos coloristas que responden a este proceso de madurez evolutiva.

La incomunicación en las grandes ciudades fue el tema principal de sus primeros trabajos. Urbes desiertas y envueltas en bruma reflejaban esa dificultad comunicativa del individuo contemporáneo que, por otra parte, no aparecía en sus cuadros.

Después se fue metiendo en lo que él llamó una “profunda renovación”. Ya no había ciudades, ni edificios representativos que orientaran la mirada del espectador hacia ese aislamiento urbano. Lo que había y hay es una introspección acerca del espacio y el tiempo.

Obra de Rafa de Corral perteneciente a su 'Stadío Vitale'. Imagen cortesía de ONEstudio.

Obra de Rafa de Corral perteneciente a su ‘Stadío Vitale’. Imagen cortesía de ONEstudio.

Arquitectura: de la megalomanía a la recesión

Arquitecturas de España: una mirada reflexiva
EXPOSICIONES:
Spain mon amour
Ruinas modernas

Museo ICO
C/ Zorrilla, 3, Madrid
Hasta el 9 de junio de 2013

El Museo ICO presenta dos exposiciones, Spain mon amour y Ruinas modernas. Se trata de una radiografía de los éxitos de la arquitectura española reciente y el fracaso del urbanismo especulativo anterior a la crisis. una ocasión para resaltar el trabajo bien hecho y aprender de los errores.

Dos muestras complementarias que, desde distintas ópticas, documentan la arquitectura y el urbanismo de la última década en España. Edificios que han recibido el aplauso unánime de la crítica y del público, frente a promociones urbanísticas que han quedado sin terminar con la llegada de la recesión.

"Spain mon amour", imagen cortesía de Museo ICO.

“Spain mon amour”, imagen cortesía de Museo ICO

Arquitectos como Francisco Mangado o estudios como Mansilla+Tuñón, Nieto Sobejano, Paredes Pedrosa y RCR Arquitectes participan en la primera de las muestras, Spain mon amour, que ofrece un recorrido por la última arquitectura a través de quince obras en quince ciudades diferentes. Y que, en algunos casos, han sido premiadas internacionalmente.

Con una propuesta a medio camino entre la performance y la instalación, el comisario de la muestra, Luis Fernández-Galiano, ha seleccionado proyectos destacados que reflejan el buen hacer de la arquitectura española. Proyectos sin grandes presupuestos, con una escala adaptada a las circunstancias y necesidades del enclave y el programa, donde no hay megalomanía, ni dispendio. Una versión más reducida de esta muestra se pudo ver en la sección oficial de la XIII Exposición de Arquitectura de la Bienal de Venecia.

En la exposición se podrán conocer estas obras a través de maquetas y de un conjunto de fotografías, firmadas por prestigiosos profesionales. El visitante también podrá recibir en directo la explicación de los proyectos de la mano de un centenar de estudiantes de arquitectura, vestidos de blanco, que participan activamente en la muestra. Un guiño reivindicativo, sin duda, a la situación que viven las generaciones que actualmente están cursando sus estudios con un futuro, en el mejor de los casos, más complicado y menos boyante que el que han disfrutado promociones anteriores.

Según explica el comisario «la muestra celebra la calidad arquitectónica y a la vez transmite las inquietudes y esperanzas de los más jóvenes miembros de una profesión en crisis». La participación de los estudiantes en esta muestra se ha estructurado mediante la firma de convenios de colaboración por parte de la Fundación ICO con la Universidad Politécnica de Madrid, la Universidad de Alcalá de Henares, la Universidad Europea de Madrid y la Universidad CEU San Pablo.

Todos las obras presentes en Spain mon amour están firmadas por una generación que ha cumplido los cincuenta, tomando el relevo de maestros como Rafael Moneo –ejemplo de una forma de entender la arquitectura o de construir– que han mantenido a los profesionales españoles entre la élite mundial.

«Spain mon amour es desde luego la celebración de una etapa, unos arquitectos y unas obras, pero también una elegía por un pasado que ha llegado a su término, una denuncia de un presente dislocado y una invitación a pensar el futuro de otra forma», aclara Fernández-Galiano.

Mansilla + Tuñón. Ayuntamiento de Lalín. ©Luis Asín. Imagen por cortesía de Museo ICO

Mansilla + Tuñón. Ayuntamiento de Lalín. ©Luis Asín. Imagen por cortesía de Museo ICO

Ruinas modernas es la otra cara de la moneda. La arquitecta Julia Schulz-Dornburg ha realizado un inventario fotográfico de urbanizaciones que no han llegado a ser habitadas. En ella, imágenes de hermética poesía contrastan con fotos aéreas y planos de conjunto que muestran los desarrollos desde diferentes puntos de vista.

Más de 10.000 kilómetros recorridos desde el año 2010 han llevado a Schulz-Dornburg a reunir imágenes de una inquietante belleza –las ruinas modernas–, que en la exposición se muestran junto a la ficción que representan las recreaciones en 3D y los anuncios que diferentes promotoras vendían. Un sueño que nunca llegaron a inaugurar.

«La muestra no es un censo de promociones fracasadas y no pretende ser representativa; la colección responde a una selección personal de los lugares visitados estos dos últimos años», afirma la arquitecta. «Realidad y ficción forman un tándem inseparable a lo largo del recorrido expositivo. Sólo desde esta lectura doble, se puede llegar a comprender lo impensable, reconstruir lo inimaginable, constatar el disparate y sacar sus propias conclusiones».

Y añade, «creo que deberíamos promover transformaciones políticas, sociales y económicas que eviten la depredación del territorio y que promueven el valor del paisaje, la sostenibilidad ambiental y la equidad social».

Spain mon amour y Ruinas modernas se complementan. Ambas, en conjunto, proponen una mirada reflexiva sobre los logros y los errores de una época.

Urbanización Bella Rotja. Ruinas Modernas. Imagen por cortesía de Museo ICO

Urbanización Bella Rotja. Ruinas Modernas. Imagen por cortesía de Museo ICO