¿Padrino o mecenas? La fiebre del crowdfunding

Festival Valencia Negra
Diversos espacios de Valencia
Del 21 al 26 de mayo

El arte no tiene precio pero hay que pagarlo. Los artistas se empecinan en comer cada día, amén de  beber más de la cuenta o consumir sustancias que no hace falta mencionar. En el principio fueron Papas y purpurados quienes les llenaron el pesebre a cambio de que ellos atiborraran conventos e iglesias de arte sacro. Con la democracia el Estado tomó el relevo en una siempre polémica y errática política de subvenciones.

Pero esas dos pródigas tetas están más secas y chupadas que una bota de vino al final de la fiesta y hay que inventar otros cauces de financiación. Con siglo XXI y las nuevas tecnologías se impone el crowdfunding, cuya traducción literal es mecenazgo colectivo, aunque en lenguaje llano es el arte de sacar dinero de debajo de las piedras. De esta forma, a base de pequeñas aportaciones voluntarias  ya se han puesto en pie infinidad de tinglados, quioscos y paraetas. Un ejemplo reciente es el Festival Valencia Negra que arranca esta semana, del 21 al 26 de Mayo, en pleno mes del color y las flores y cuyo epicentro es la Sala Russafa, aunque también se desparrama por otros puntos de la ciudad: MuVIM, Cosecha Roja, Bibliocafé, etcétera.

“Nos hemos lanzado de cabeza a la piscina”, dice Jordi Llobregat, director de organización del evento con una imagen muy estival. “Confiamos en mucha gente, un grupo de 15 colaboradores directos y otros agentes que aportan ingredientes básicos del menú, desde el  local para hacer el banquete hasta el arroz para cocinar la paella”, añade en términos también metafóricos.

Un arroz que será negro como homenaje al tema del encuentro, pues la gastronomía se integra en el programa al igual que la música, el cine, la fotografía y el teatro. Un Festival holístico que trae a Valencia a grandes maestros como Juan Madrid y Andreu Martín, Juan Ramón Biedma, Carlos Zanón, Susana Hernández o Toni Hill, entre otros y lo más granado de los negros valencianos en el mejor sentido del término: Arias, Palomar, Piera y Valera.

“Los gastos más importantes son los viajes y dietas de los autores invitados, una docena en total, aunque en ese aspecto algunas editoriales nos echan una mano”, explica Llobregat. “Para cubrirlos hemos propuesto dos líneas de colaboración: los padrinos y los mecenas”.

Los padrinos lucen su munificencia con aportaciones a partir de cien euros y los mecenas, más modestos,  de cinco a cien a cambio de una serie de productos oficiales del Festival y entradas a actividades.

Como patrocinadores oficiales figuran la Diputación y el Colegio de Detectives Privados, uno de cuyos representantes participará en una de las mesas redondas. En el ciclo de cine se han programado filmes raros e inéditos como Pitfall, Homicide y Mafioso. Habrá mucho más que ver y oír (jazz), además de la concesión del I Premio Mejor Novela de Valencia Negra.

Tras el despliegue de trabajo, inventiva e ilusión, los organizadores del Festival esperan que éste sea el principio de una larga amistad, que Valencia responda a la llamada y el evento se consolide. “Ya tenemos cinco o seis autores apalabrados para la próxima edición”, anuncia Llobregat.

Cartel del Festival Valencia Negra

Cartel del Festival Valencia Negra

Bel Carrasco

 

Valencia Negra: ¿Es usted el asesino?

Valencia Negra. Ciclo de Cine Negro
Sala Russafa
C/ Denia, 55. Valencia
Días 21, 22 y 23 de mayo

Lo mejor y al mismo tiempo más terrible del género negro es que cualquiera de nosotros podría protagonizar una de sus sórdidas historias. No hace falta ser policía, ni investigador privado, ni ladrón, asesino, mafioso o estafador. Basta meterse donde no te llaman o estar, por un oscuro azar del destino,  en el lugar y tiempo equivocados, conocer a una femme fatale o recibir un oscuro encargo. La vida está llena de esas situaciones frágiles que te sitúan al margen de la ley. Ese tipo de historias son las que abren y cierran el ciclo. El ejercicio de la ley implica una pose, una máscara, una determinada actitud defensiva frente a un mundo que se muestra implacable, letal. La sordidez puede impregnar al agente, que acaba formando parte de la misma cadena que el criminal. Perseguidos y perseguidores están en la misma peligrosa carrera, luchando por sobrevivir en pos de una verdad, que unos esconden y otros intentan revelar. El propósito de este ciclo ha sido en todo momento rehuir los tópicos, y ofrecer tres piezas maestras muy distintas que, sin embargo, dan una idea muy similar de la complejidad del género. Suspense, emoción, y una buena dosis de humor negro como arranque audiovisual de la primera edición de Valencia Negra. ¡Que aproveche!

 

 

Martes, 21 de mayo, 21:00 h. Pitfall. USA, 1948. Director: Andre De Toth. Argumento: la novela de Jay Dratler «The Pitfall». Guión: Karl Kamb, William Bowers y André De Toth. Director de fotografía: Harry J. Wild. Montaje: Walter Thompson. Dirección artística: Arthur Lonergan. Sonido: Frank Webster. Música: Louis Forbes. Productor: Samuel Bischoff. Con Dick Powell (John Forbes), Lizabeth Scott (Mona Stevens), Jane Wyatt (Sue Forbes), Raymond Burr (J.B. MacDonald), John Litel (Fiscal del distrito), Byron Barr (Bill Smiley), Jimmy Hunt (Tommy Forbes), Ann Doran (Maggie), Selmer Jackson (Ed Brawley), Margaret Wells (Terry). 86 min. En Pitfall, los Ángeles (California) aparece de forma nada glamourosa, años antes de servir de escenario a El crepúsculo de los dioses (1950), Rebelde sin causa (1955) o ¿Qué fue de Baby Jane? (1962). En manos de André De Toth es una ciudad de zombies, donde seres cegados por el sueño americano cumplen espartanamente un horario, siguiendo diariamente la misma ruta, apartando sus ideales y traicionando sus sueños de juventud. A su lado, los senderos del crimen, oscuros, peligrosos, pero llenos de emoción, surgen como oscura alternativa, porosa a la aventura, el deseo furtivo y la imaginación. Para bien y para mal, estos caminos no son exclusivos de policías y criminales, son también pasto de soñadores…

 

Un diálogo para el recuerdo:

 

– ¿Qué ha sido de esa pareja que iba a construir un bote y dar la vuelta al mundo?

 

– Yo tuve un hijo. No sé qué te ocurrió a ti. Venga aventurero, tienes una familia que mantener.

 

 

Miércoles, 22 de mayo, 21:00 h. Homicide (Homicidio). USA, 1991. Director: David Mamet. Guión: David Mamet. Director de fotografía: Roger Deakins. Montaje: Barbara Tulliver. Dirección artística: Susan Kaufman. Sonido: Richard P. Cirincione. Música: Alaric Jans. Productores: Michael Hausman & Edward R. Pressman. Con Joe Mantegna (Bobby Gold), William H. Macy (Tim Sullivan), Vincent Guastaferro (Teniente Senna) J.J. Johnston (Jilly Curran), Jack Wallace (Frank) , Lionel Mark Smith (Charlie Olcott), Roberta Custer (Cathy Bates), Charles Stransky (Doug Brown), Bernard Gray (James), Paul Butler (Inspector Walker), Colin Stinton (Walter B. Wells), Louis Murray (Sr. Patterson) & Rebecca Pidgeon (Miss Klein). 102 min. Rememorando su pase en el Festival de Cannes, David Mamet recuerda esta célebre frase: «los quebequeses son una minoría en Canadá, los ingleses son una minoría en Québec y los judíos son una minoría en todas partes.» El protagonista de Homicidio ha aparcado sus raíces semitas, su lengua hebrea, su religión judía de origen, absorbido por su trabajo de comisario. Su nueva patria es la ley, su credo es el orden. su idioma aspira a dialogar con el mal. Un policía intachable, heroico, cuyo su nivel de atención varía según el alto índice de criminalidad del asunto protagoniza este, algo olvidado, film de Mamet, donde despoja al personaje principal situándolo en el centro de un universo muy complejo, cuyas claves son difícilmente descifrables.

 

Un diálogo para el recuerdo:

 

– Parricida: …podría contarte algún día la naturaleza del mal. ¿Te gustaría resoIver el probIema del mal?

– Comisario: No, tío, si lo hiciera me quedaría sin trabajo.

 

 

Jueves, 23 de mayo, 21:00 h. Mafioso (El poder de la mafia). Italia, 1962. Director: Alberto Lattuada. Argumento: Bruno Caruso.Guión: Rafael Azcona, Marco Ferreri, Agenore Incrocci (como Age) & Furio Scarpelli (como Scarpelli). Director de fotografía: Armando Nannuzzi. Montaje: Nino Baragli. Dirección artística:Carlo Egidi. Vestuario: Angela Sammaciccia. Música: Piero Piccioni. Productor: Tonino Cervi. Productor ejecutivo: Dino De Laurentiis. Con Alberto Sordi (Antonio Badalamenti), Norma Bengell (Marta), Gabriella Conti (Rosalia), Ugo Attanasio (Don Vincenzo), Cinzia Bruno (Donatella), Katiuscia Patrizia (como Katiusca Piretti), Armando Tine (Dr. Zanchi), Lilly Bistrattin (Secretaria del Sr. Zanchi), Michèle Bailly (Young Baroness), Francesco Lo Briglio (Don Calogero) & Carmelo Oliviero (Don Liborio). 103 min. ¿Qué es la Mafia? ¿No es nada, o solo un misterio? ¿O es una leyenda? No, la Mafia es una increible realidad. ¿Sabe a quién estrecha la mano? Quizá se trate de alguien de la Mafia. Puede que ése que le sonríe sea de la Mafia. Puede que quien le abraza sea de la Mafia. Puede ser que su amigo pertenezca a la Mafia. Y él. ¡O él! O quizá ese hombre. Quizá. O incluso este hombre. Un buen empleado, un marido afectuoso, un padre ejemplar,… podría ser un mafioso. Esta es la historia de un hombre ordinario. Uno como usted, como nosotros, que la mano invisible de la Mafia ha escogido. Reverencia, lealtad, silencio y violencia, son las armas de la Mafia. Y entre ustedes, la Mafia ha señalado a su sicario. ¡Mafioso! Un personaje desconcertante porque es verdadero.

 

Un diálogo para el recuerdo:

 

– ¿Qué es esto? ¿El fin del mundo? Creo que es la bomba atómica. ¡Así que estos eran tus cielos azules!

– ¿Qué puedo decir? Todo ha cambiado.