Mujeres que inspiran

Mujeres que inspiran
Fundación Xam
Av. Pérez Galdós, 38. Valencia.
Inauguración: 28 de febrero, 20 h.
Hasta el 12 de abril de 2014

Mujeres que inspiran es una exposición colectiva adscrita al Festival “Miradas de Mujeres”. Una exposición en la que doce mujeres artistas han recibido el apoyo de la Fundación InspirArte; desde las primeras becadas de 2009 (Mª José Planells, Beatriz Carbonell, Delphine Dhilly, Francesca De Pieri, Lucía Zalbidea, Ángela Piñó) hasta las últimas participantes en la residencia de Ifitry, Marruecos, (María Aranguren, Lola Calzada, Rebeca Plana) pasando por aquellas que todavía están desarrollando proyecto y que sirven de enlace con otros países como Xussa Catalá, Mabel Grijalva o Tnana Khadija.

Según nos cuenta Pilar Algarra, directora de la Fundación InspiArte, el Festival “Miradas de Mujeres” es un buen entorno para mostrar el trabajo de estas doce artistas, muchas de ellas ya gozan de gran reconocimiento a su trayectoria, y otras muestran un enorme potencial. Como señala Pilar Algarra “Suponía un reto, y una nueva emoción, volver a juntar todas las procedencias -francesa, italiana, mexicana, marroquí, castellana, valenciana- y comprobar que son capaces de dialogar sin fisura porque en la base de todas ellas hay un alma creadora que las eleva a una misma altura, esa en la que el Arte es un bien para todos.”

Por su parte, Herminia Gallard, directora de L’Artería, abrió las puertas de la Fundación Xam, donde podremos visitar la exposición, un encuentro de muchas “miradas”, como símbolo del triunfo de la constancia.

 

Fotografía de la instalación de Lucía Zalbidea. Imagen cortesía de la Fundación InspirArte.

Instalación de Lucía Zalbidea. Imagen cortesía de la Fundación InspirArte.

Ciutat Vella Oberta: más de 100.000 entradas

Balance de Ciutat Vella Oberta: Festival de Artes Plásticas y Visuales
Días 8, 9 y 10 de noviembre
Reportaje gráfico: Eva Máñez

Más 200 artistas de todo el mundo, 43 espacios expositivos y 34 talleres abiertos al público dinamizaron durante los pasados días 8, 9 y 10 de noviembre Ciutat Vella, todo ellos dispuestos a “poner en valor el centro histórico con mayor concentración de comercios de Europa”, según destacó durante su presentación Julia Martínez, gerente de la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo de Valencia. ¡Y vaya si lo hicieron! Las calles del céntrico barrio se llenaron de ciudadanos y turistas que colmaron y rebasaron las expectativas del grupo organizador.

Ciutat Vella Oberta, que en esto ha seguido los pasos de Russafart o Cabanyal Portes Obertes, otras dos sobresalientes actividades artísticas nacidas en sendos barrios emblemáticos de Valencia, recibió la visita de miles de personas. Los talleres y estudios de artistas no dieron abasto, como tampoco lo dio la página web diseñada para el evento y las redes sociales que superaron las 100.000 entradas. Los comercios de Ciutat Vella también notaron el impacto de tamaña actividad artística, foco de exposiciones de pintura y fotografía, proyecciones de cine, talleres infantiles, cuentacuentos, recitales de poesía, performances, actuaciones musicales, visitas guiadas, intervenciones en la calle, diseño, moda, gastronomía y una sorprendente ruta erótica comandada por Carles Recio.

Sin ayudas públicas, pero con un enorme entusiasmo, Ciutat Vella Oberta se puso en marcha gracias a la voluntad de artistas y ciudadanos y al apoyo económico, principalmente, de la Escuela Superior de Arte y Tecnología de Valencia (ESAT). La Fundación Inspirarte, Ibercaja y galerías como Cuatro, Espai Visor, Kessler-Battaglia y Punto, además de La Nau, Rector Peset, Ca Revolta, Carme Teatre e Inestable, se sumaron a la iniciativa para dejar constancia de que hay vida más allá del declive institucional. Y como muestra fehaciente del éxito de Ciutat Vella Oberta, les dejamos estas imágenes firmadas por Eva Máñez. Continuará…

Ciutat Vella Oberta. Fotografía: Eva Máñez

Ciutat Vella Oberta. Reportaje fotográfico de Eva Máñez.

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

7/11/2013. Inauguració Festival de les arts Ciutat Vella oberta

7/11/2013. Inauguració Festival de les arts Ciutat Vella oberta

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

ciutatvellaboerta_evamanez

Ciutat Vella, ciutat oberta

Ciutat Vella Oberta
Distintos espacios del Casco Viejo de Valencia
Del 8 al 10 de noviembre

¿Se acuerdan de Roma, città aperta, la película de 1945 dirigida por Roberto Rossellini? En ella, un grupo de partisanos se hace cargo de la resistencia en medio de la ocupación nazi. Sería exagerado comparar aquel contexto bélico con el actual democrático. Exagerado, porque entonces la resistencia se pagaba con la vida, y ahora es la vida, amenazada por la indomable crisis económica, la que está dando pie a focos de resistencia ciudadana que buscan revitalizarla, antes de que la falta masiva de pagos funda sus plomos. Es lo que ha hecho un colectivo de artistas: montar un festival multidisciplinar para que el casco viejo de Valencia recupere el alma perdida.

Obra de Antonio Barroso para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de la organización.

Obra de Antonio Barroso para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de la organización.

“Es una idea latente desde hace 20 años”, reconoce Manuel Garrido, uno de los artistas resistentes que forman parte del colectivo impulsor de Ciutat Vella Oberta. Ha tenido que llegar la furibunda crisis, para que ese proyecto latente vea la luz del día. Lo hace como respuesta al silencio administrativo, más preocupado en capear el temporal que en remar para que esto no se hunda. De manera que ahí están los cerca de 300 artistas de todo el mundo, los 43 espacios expositivos y los 34 talleres abiertos al público, dispuestos a “poner en valor el centro histórico con mayor concentración de comercios de Europa”, según destaca Julia Martínez, gerente de la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo de Valencia.

TravellingArt para el festival Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de la organización.

TravellingArt para el festival Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de la organización.

En el fondo, Ciutat Vella Oberta sigue los pasos de Russafart o Cabanyal Portes Obertes, otras dos sobresalientes actividades artísticas nacidas en sendos barrios emblemáticos de Valencia. “Tenemos buena sintonía con ellos”, afirma Chele Esteve, coordinadora del evento. Gracias al protagonismo de artistas y diferentes profesionales de la cultura y el comercio, este festival multidisciplinar dinamizará las calles del casco viejo valenciano hasta el domingo. Habrá mucho y de todo, desde exposiciones de pintura y fotografía hasta proyecciones de cine, pasando por talleres infantiles, cuentacuentos, recitales de poesía, performances, actuaciones musicales, visitas guiadas, intervenciones en la calle, diseño, moda, gastronomía e incluso una ruta erótica comandada por Carles Recio, que rendirá homenaje a Bienvenida Pérez colocando una placa conmemorativa en su casa de la Calle Alta.

Obra de Rafa Martínez Primo para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de la organización.

Obra de Rafa Martínez Primo para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de la organización.

Sin ayudas públicas (“ni las hemos pedido porque es casi imposible lograrlas”), Ciutat Vella Oberta se pone en marcha gracias a la voluntad de artistas y ciudadanos (“patrocinio de base”), y al apoyo económico, principalmente, de la Escuela Superior de Arte y Tecnología de Valencia (ESAT). Alberto Adsuara, en representación de la escuela, destaca la importancia de un festival “sin ánimo de lucro” y hecho por personas de a pie, porque iniciativas como ésta “si no parten del ciudadano, ya parece que no parten de nadie”. Dos proyectos de ex alumnos de ESAT, el ajedrez portátil de Rubén López y el videojuego Ninpo de Ismael Castellanos, Andrea Montesa y Óscar Navarro, podrán verse en el Espacio Plató de la escuela.

Cubess, ajedrez portátil obra de Rubén López para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de ESAT.

Cubess, ajedrez portátil obra de Rubén López para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de ESAT.

La Fundación Inspirarte concederá una beca de residencia para artistas en Ifitry (Marruecos) e Ibercaja acogerá una exposición colectiva que se prolongará hasta diciembre. Galerías como Cuatro, Espai Visor, Kessler-Battaglia y Punto, además de La Nau, Rector Peset, Ca Revolta, Carme Teatre e Inestable, figuran entre los espacios expositivos participantes. Artistas como Consuelo Chambó, Juanma Pérez, Ana Vernia, Mery Sales, Concha Ros, Cristina Peris o Victoria Cano abrirán sus estudios al público, en una clara muestra del espíritu que anima a Ciutat Vella Oberta: revitalizar un  barrio que “muchos jóvenes desconocen de día” y que, de esta forma, permitirá “el descubrimiento de rincones singulares”, afirma con rotundidad Julia Martínez.

Ninpo, videojuego de Andrea Montesa, Ismael Castellanos y Óscar Navarro para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de ESAT.

Ninpo, videojuego de Andrea Montesa, Ismael Castellanos y Óscar Navarro para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de ESAT.

Las cinco rutas previstas en su mapa desplegable, cada una con su color, el naranja para las exposiciones colectivas, el amarillo para las actividades infantiles, el rosa para los estudios y talleres, el verde para el arte de acción y el rojo para el domingo erótico, convierten el casco viejo de Valencia en un nuevo barrio abierto a la participación ciudadana. Un espacio de resistencia y difusión cultural que convertirá Ciutat Vella en otro interesante laboratorio de ideas y creatividad promovido desde la base. A falta de los anunciados tiempos mejores, ya aparecen de verdad en los barrios brotes verdes.

Fotografía de Consuelo Chambó para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de la autora.

Fotografía de Consuelo Chambó para Ciutat Vella Oberta. Imagen cortesía de la autora.

Salva Torres

Carlos Montesinos: sin rodeos

Viaje a Ifitry. Carlos Montesinos

Galería Cuatro

C / La Nave, 25. Valencia

Hasta el 1 de julio

Carlos Montesinos se fue a Marruecos con una beca de la Fundación InspirArte y pintó como loco durante los 15 días de su corta estancia en un lugar próximo a Ifitry. Pintó como loco y, cabría decir animado por la metáfora, pintó un sinfín de vacas locas dibujadas con el brío espongiforme de su desatada pasión. Vacas con color invertido, vacas con frutas, verduras y flores, vacas solas, vacas chinas, en fuga, llenando una carretera, confundidas, en círculo, vacas y más vacas “pintadas con los dedos”, termina diciendo el propio artista.

Árbol de vacas, de Carlos Montesinos. Galería Cuatro

Árbol de vacas, de Carlos Montesinos. Galería Cuatro

La Galería Cuatro acoge 15 de esas obras bajo el título preciso de Viaje a Ifitry. Un viaje que provocó en Carlos Montesinos esa estampida de vacas llenando de trazos, colores y manchas sus trabajos sobre lienzo, papel, cartón o cualquier otro soporte que pudiera contener el torbellino de apuntes que iba tomando a pie de campo. “Dormía apenas cuatro horas; iba como desnudo, desarmado”. De manera que en lugar de ir echando el lazo a tanta vaca, Montesinos se dejó de rodeos para pintar con esos dedos henchidos de emoción cuanto iba viendo, “y empezaron a salir vacas”, apunta como imbuido de la escritura automática surrealista.

Carlos Montesinos, en lugar de rumiar sus obras como harían los bovinos que aparecen una y otra vez en Viaje a Ifitry, vomitó líneas iracundas y colores sobrecogidos por tan inmediata pintura, para dibujar el mapa sentimental de su trayecto africano. Y al igual que los excrementos de vaca se utilizan como combustible o fertilizante, las manchas dibujadas por Montesinos parecen el alimento de una obra impulsiva, directa, sin concesiones a la galería. “Tuve la valentía de soltar la mano, de no tener miedo a la mancha”, explica en ocasiones todavía arrebatado por aquella experiencia en Ifitry.

Círculo de animales, de Carlos Montesinos. Galería Cuatro

Círculo de animales, de Carlos Montesinos. Galería Cuatro

Un animal domesticado hace por lo menos 10.000 años acaba siendo volteado en la obra de Carlos Montesinos, de forma que esa vaca apacible, rumiante, bovina, se transforma en pintura rupestre, animal atávico que los dedos del artista tocan como si fuera la primera vez que pinta. Arquitecto y escenógrafo, Montesinos dejó las líneas claras y la puesta en escena ordenada para “no intelectualizar” y “probar lo que te va saliendo”. Y lo que iban saliendo eran “trazos, dibujos, manchas”, una orografía sentimental con la vaca como protagonista.

Como si de un animal sagrado se tratara, las vacas de Montesinos pueden colmar árboles, carreteras, evocar la poesía de Lorca o servir para dibujar ciertos paisajes del alma. En el fondo, muy en el fondo, a Carlos Montesinos lo que en verdad le atraía era ese carácter atávico del animal que todos llevamos dentro. Su Viaje a Ifitry, volvemos al fondo, es, después de todo, ese viaje interior despojado de amable urbanidad que te permite el reencuentro con sensaciones ancestrales. No hay rodeos que valgan, aunque finalmente Montesinos los dé, con trazo, eso sí, bien suelto, alrededor de sus más recientes pinturas. Las que pueden verse hasta el 1 de julio en la Galería Cuatro.

Carretera con vacas, de Carlos Montesinos. Imagen cortesía de Galería Cuatro

Carretera con vacas, de Carlos Montesinos. Imagen cortesía de Galería Cuatro

 Salva Torres