«Asesinaría a los autores de libros de autoayuda»

Los muertos viajan deprisa
Nieves Abarca y Vicente Garrido

Las Semanas Negras de Gijón y A Coruña son escenarios de tres brutales asesinatos de los que son víctimas otros tantos escritores.  La inspectora Valentina Negro y el criminólogo Javier Sanjuán entran de nuevo en liza, a la caza de un asesino implacable y escurridizo. Los muertos viajan deprisa, última entrega de la serie noir de Nieves Abarca y Vicente Garrido, sigue fiel al estilo de esta pareja literaria. Más allá de la trepidante intriga policial los autores ofrecen una amena crónica de estos encuentros de escritores de novela negra hoy tan en boga, de las complicidades y rivalidades que se establecen entre ellos. Abordan el tema del plagio y la impostura, al tiempo que ahondan en el corazón del mal. Un aliciente añadido es descubrir la clave oculta en la identidad de los personajes.

“Nos lo pasamos muy bien pensando en si los lectores adivinarían quiénes son los escritores y sus modelos reales”, confiesan. “Pero mantendremos el secreto, cada lector tiene que adivinarlo por sí mismo”. En el caso de que se hiciera una película o serie inspirada en sus novelas, piensan que “Bárbara Lennie sería la Valentina ideal y para Sanjuán podría servir muy bien Rodolfo Sancho”. En cuanto a sus series preferidas, la de Abarca es Sherlock, “la adaptación moderna del detective más grande es brutal, imaginativa, novedosa y excelentemente actuada”. La de Garrido es 22/11/63, adaptación de la magnífica novela de Stephen King, “por la ambientación magnífica y la intriga incesante que ya estaban en el libro”.

Cubierta del libro 'Los muertos viajan deprisa', de Nieves Abarca y Vicente Garrido.

Cubierta del libro ‘Los muertos viajan deprisa’, de Nieves Abarca y Vicente Garrido.

¿Algún autor o autora al que les apetezca asesinar…hipotéticamente hablando?

Sólo a los autores de libros de autoayuda. Los escritores de novela negra por lo general somos poco asesinables, buena gente que madruga y se acuesta prontito. Tenemos nuestras rarezas, eso sí. Pero por lo general procuramos tener un perfil bajo. La maldad va por dentro.

Si en el Festival VLC Negra se hubiera producido un crimen este año ¿cuál sería la víctima, el escenario y el modus operandi ideal?

Sin duda Pierre Lemaitre. Sería una noticia de alcance mundial. En el Hotel Reina Victoria, asfixiado en su habitación con las páginas de su última novela. Una de las chicas de la limpieza lo encontraría al amanecer en un escenario dantesco. Pero solo es imaginación. No creo que Lemaitre se dejase asesinar fácilmente.

¿Por qué nos fascinan las historias de crímenes cuando en la vida real somos cada vez más pusilánimes, sensibleros con los animales y súper protectores con los niños?

Por eso mismo. El crimen afecta a la esencia del ser humano, al miedo, a la supervivencia. Nos gusta leer en el sofá cosas que jamás seríamos capaces de mirar a la cara en la realidad. Leemos como un niño es secuestrado y violado pero un segundo de exposición a un acto parecido nos destruiría psicológicamente, si somos personas normales, por supuesto.

Portada de 'El hombre de la máscara de espejos'.

Portada de ‘El hombre de la máscara de espejos’, de Nieves Abarca y Vicente Garrido.

¿Qué ventajas e inconvenientes tiene seguir fiel durante cuatro libros a los mismos protagonistas? 

¿Ventajas? Da gusto hacer evolucionar a los personajes, se les coge cariño, el escritor se divierte haciéndolos sufrir o haciéndolos felices, se convierten en hijos a los que amas y odias. Las desventajas son el aburrimiento. Si eres un creador necesitas cambiar de aires y buscar nuevas metas. Saber que puedes escribir otras cosas diferentes.

Muerte y sexo, Eros y Thanatos. ¿Cómo establecen la dosis de erotismo de cada novela? 

Cada novela tiene un pulso distinto que, en realidad, depende del tipo de asesino. Si el asesino es un sádico sexual, describimos los crímenes tal y como ocurren en la realidad. Si creamos otro tipo de criminal, las muertes ocurrirán de otro modo. El erotismo deviene de la creación del personaje. En Los muertos viajan deprisa hay menos carga sexual que en las anteriores por el tipo de trama y también para variar el clima de lectura. Nos gusta experimentar, hacer cosas nuevas, tanto en lo que respecta a las tramas como en el uso del lenguaje.

¿Se producen muchos crímenes de este tipo en el mundo real? 

Se producen muchos crímenes sexuales en el mundo, aunque gracias a Dios no es una constante en nuestro país. Pero violaciones, asesinatos de mujeres, trata…Es una lacra a nivel mundial, y en muchos países no está ni siquiera perseguido.

¿Hay peligro de que este boom de la negra estalle y muera de éxito?

En realidad no. Lo único que ocurrirá es que, como pasa siempre en la vida de los libros, solo sobrevivirán los que tengan algo que decir literariamente. Los demás escritores buscarán otros caminos que estén de moda o vendan, como ocurrió con el sado en la erótica. Para escribir buena novela negra hace falta, además de técnica un alma negra. No vale cualquiera. Por no hablar del exceso de tramas absolutamente iguales, escenas calcadas de otros libros o de series de televisión, personajes cliché, y lo peor, la búsqueda del favor del lector mayoritario sin mayor esfuerzo. La novela negra pertenece al mundo de la oscuridad, a lo marginal, disecciona lo peor del ser humano. Edulcorarla no hace otra cosa que pervertir su esencia.

Nieves Abarca y Vicente Garrido. Imagen cortesía de los autores.

Nieves Abarca y Vicente Garrido. Imagen cortesía de los autores.

Bel Carrasco

Esa negra que me cautiva

Festival Valencia Negra
Del 5 al 15 de mayo de 2016

El Festival más oscuro del calendario enfila su recta final dejando una estela de llenazos y ovaciones. Largas colas para ver al escritor francés Lemaitre, el padre de Camille, e intenso fervor ante la presencia, en vivo y en directo, de autores como Juan Carlos Somoza, Rosa Montero, Lorenzo Silva entre otros muchos hasta casi medio centenar. Este fin de semana se celebra el colofón, una firma colectiva en el Paseo Russafa y la representación de La Soga, inspirada en la película homónima de Hitchcock en la sala del mismo nombre. La respuesta del público a esta cuarta edición de VLC Negra ha sido apabullante. Delata una  insaciable sed de mal, crímenes y sangre imaginaria en una sociedad cada vez más pusilánime y sensible, que se blinda ante el horror real.

¿Qué es lo que tanto nos seduce de esa negra de labios sensuales pintados de sangre, pezones duros como balas, que esconde una dosis letal de arsénico en el guardapelos y un estilete en el corsé? Una negra de piel ardiente que a veces muda en princesa de los hielos de mirada gélida. Esa otra dama misteriosa que vino del norte revitalizando un género que languidecía a finales del pasado siglo tras el furor del cine negro y la novela negra americana con Hammett, Chandler y toda la basca.

Pierre Lemaitre en Valencia Negra.

Pierre Lemaitre en Valencia Negra. Europa Press.

Hay que reconocerles el mérito a autores como Stieg Larsson y Henning Mankell que con La quinta mujer y las muchas que siguieron nos dejó con la boca abierta. Gracias a ambos, ya fallecidos, supimos lo mucho que madrugan los escandinavos, las cantidades ingentes de café que consumen, y lo sistemático y minucioso de su trabajo policial. De septentrionales latitudes proceden grandes magos del crimen de ficción algunos de nombres casi impronunciables.

Cajón de sastre

No hay duda ni discusión posible. La novela negra reina en las librerías donde compite con la romántica-erótica y la histórica en el ránking de literatura popular. Una de las claves de su éxito es que funciona como una especie de caja de Pandora, un cajón de sastre si lo prefieren, de paredes permeables que absorbe los contenidos más diversos. Relatos que denuncian la corrupción de las altas esferas, aliadas en ocasiones a los bajos fondos, hoy lógicamente muy en boga, thrillers más o menos truculentos protagonizados por asesinos en serie que van muy en serio, tramas de intriga de estilo más clásico ambientadas en el presente o en otras épocas. Lo social se entrelaza con lo costumbrista, con lo histórico y lo científico, etcétera, en una  amalgama cuyo resultado final depende, naturalmente, del talento literario de cada escritor. Porque no hay que olvidar que estamos hablando de literatura, y aunque las palabras hieren más que las espadas, todavía no pueden matar.

Dice Vicente Garrido que para escribir buenas novelas negras, además de una técnica depurada, hay que tener un alma oscura. No sé si estoy del todo de acuerdo. Creo que algunas personas, como él mismo, poseen una especie de empatía negativa que les permite ahondar en el corazón del mal sin que éste les perturbe. Aunque a larga sea una actividad peligrosa, pues el que se asoma al abismo acaba atraído por él. Así surgen fenómenos como Thomas Harris, con dos obras cumbres del género, El dragón rojo y El silencio de los corderos.

VLC Negra. Cartel de Fernando Cervera.

VLC Negra. Cartel de Fernando Cervera.

Espejo deformante

Amo la novela negra. He leído miles y miles de títulos, seducida por esa negra cautivadora que siempre lleva un as en la manga. Un espejo deformante en el que se refleja nuestro lado más malévolo reprimido en lo más hondo y ofrece en bandeja el desafío intelectual de un estimulante enigma. No importa el número de  muertos que aparezcan, ni los litros de sangre derramada, sino el proceso que sigue el protagonista, bien sea madero, detective, periodista o ama de casa metida a sabuesa. Investigar, ponderar,  poner orden en el caos, dilucidar los hechos y descubrir la verdad con mayúsculas. Sea cual sea su calidad literaria, toda novela negra representa la eterna pugna entre lo racional y los instintos más primarios. La mente y la bestia.

Me pondrían en un brete si me obligaran elegir mis autores preferidos, pues son legión y mis gustos eclécticos. En estos momentos me viene a la mente Lemaitre por sus turbadoras y magistrales descripciones, como la espeluznante batalla de Álex contra las ratas mientras pende colgada en una jaula. También Fred Vargas que maquina prodigiosos argumentos rayanos en lo inverosímil, casi cuentos de hadas, pero tan bien relatados que los disfrutas y te los crees a pies juntillas. Desde Francisco García Pavón, creador de Plinio, Agatha Christie, Arthur Conan Doyle, a los ingeniosos jeroglíficos de John Verdon, algo artificiosos pero resultones, la historia de mi vida está jalonada de títulos negros a todo color. Y espero poder añadir muchos más a esta siniestra y seductora biblioteca.

Rachel McAdams en Sherlock Holmes, versión cinematográfica de la novela de Arthur Conan Doyle.

Rachel McAdams en Sherlock Holmes, versión cinematográfica de la novela de Arthur Conan Doyle.

Bel Carrasco

«Crecen los espectadores y descienden los lectores»

Pierre Lemaitre
Festival Valencia Negra

Pierre Lemaitre, invitado al Festival VLC Negra por el Instituto Francés de Valencia, las editoriales Bromera y Alfagura y el propio certamen, aseguró durante el encuentro celebrado en la sede del Instituto, que el género negro “vive una eclosión mundial, y eso es un problema para los que escribimos dentro de este marco». Dijo que al principio se preguntaba «por qué escribir en este género si voy a ser uno más». Hasta que decidió escribir «lo mejor posible sin pensar en la competencia”. Sobre las historias que se cuentan, reconoció que “todas, en cualquier género, han sido escritas ya; los escritores de hoy sólo las contamos a nuestra manera”.

Sobre el poder de la literatura, el escritor francés estimó “no conocer ningún libro que haya cambiado el devenir de la historia: los escritores tenemos que ser más modestos”. Aunque sí cree “en el poder de la literatura, que es capaz de cambiar las cosas; la ficción es una enorme maquinaria que puede cambiar la realidad y  permite que el ciudadano haga una toma de conciencia sobre lo que está pasando”.

Pierre Lemaitre en el Instituto Francés dentro del Festival Valencia Negra. Foto: Europa Press.

Pierre Lemaitre en el Instituto Francés dentro del Festival Valencia Negra. Foto: Europa Press.

La rentreé o vuelta al cole en Francia

Lemaitre hizo referencia al fenómeno editorial francés del año, conocido como la rentrée o ‘vuelta al cole’. “Soy un escritor francés que escribe en un país neurótico con la literatura. Hay un fenómeno que se conoce como rantrée o ‘vuelta al cole’: en un solo mes salen al mercado 600 títulos, lo que genera un gran número de impactos entre el público y que en el país casi sólo se hable de literatura en un mes. Esto es muy bueno para la literatura, pero provoca que la esperanza de vida de cada libro sea sólo de un mes”.

Y es en este contexto de sobreedición donde Lemaitre enmarcó los géneros: “A mí me dan igual los géneros. Pero hoy en día la información va tan rápido que es necesario tener referencias. En un país que publica con tal extravagancia en la rentrée, permite que dentro de caos el lector tenga una referencia donde acogerse”.

Lemaitre explicó que tiene “la suerte de vivir en Francia, un país que tradicionalmente ha protegido la cultura, que es un eje político en ese país, con leyes que protegen mucho los derechos de autor”. Aunque la crisis también ha golpeado allí a la cultura: “En un año de elecciones en Francia se ha abordado poco la cultura». También hizo una crítica a sus políticos: “Francia sigue protegiendo la cultura, pero noto un cambio en la clase política, ahora no están tan formados culturalmente como hace treinta años”.

Pierre Lemaitre. Imagen cortesía de VLC Negra.

Pierre Lemaitre. Imagen cortesía de VLC Negra.

Sobre la eclosión de festivales de género negro, Lemaitre lo tiene claro: “Uno puede preguntarse para qué sirven los festivales. El papel de los festivales es muy importante porque permite enseñar al público que la literatura puede convertirse en un evento. Pero lo que ocurre es que el género negro, que ha perdido el monopolio del que gozó hasta mitad del siglo XX, ha perdido importancia frente a la tele o el cine”.

Aunque aclaró: “El retroceso relativo de la literatura en este género no tiene que ver con la pérdida de la ficción. La gente necesita consumir historias de ficción”. Y pidió perdón por referirse al Goncourt que él ganó para ilustrar el ejemplo: “La sala de prensa de la entrega de ese premio está abarrotada de periodistas, tanto como en un evento de fútbol. Que haya un festival como VLC NEGRA que sea capaz de congregar a periodistas es una excelente noticia”.

Tendemos a la pasividad

Preguntado sobre la irrupción de las nuevas tecnologías y la competencia con la lectura, Lemaitre lo vio como “un problema mundial. Crecen los espectadores y descienden los lectores. ¿Cuál es la diferencia entre ver la tele y leer una novela? La imagen es la diferencia y eso implica que la imaginación juegue un papel menos importante. Todos tenemos tendencia a la pasividad”. El escritor achacó parte del problema a la educación: “Los profesores utilizan series y películas para enseñar porque creen que la imagen va a facilitar la comprensión de sus alumnos. Las clases son más cómodas con imagen, pero eso cierra el paso a la literatura”.

Pierre Lemaitre. Imagen cortesía de Instituto Francés de Valencia.

Pierre Lemaitre. Imagen cortesía de Instituto Francés de Valencia.

 

Festival en rojo y negro

Festival VLC Negra
Del 6 al 15 de mayo de 2016

La pasión y entusiasmo que se dedica a cualquier proyecto permite sacar mayor partido al dinero disponible para llevarlo a cabo. El Festival VLC Negra, que se celebra del 6 a 15 de mayo en distintos enclaves de la ciudad de Valencia, es un buen ejemplo. Con sólo cuatro ediciones y un presupuesto de 30.000 euros (un 20% menos que el año pasado) ha logrado convertirse en un referente indispensable en el mapa de eventos dedicados a la novela negra que existen en España. Un encuentro que va más allá de la literatura para incluir teatro, cine, música, etcétera. El hecho de que sus tres principales artífices sean autores de otras tantas novelas negras dice mucho del espíritu que les anima. Santiago Álvarez publicó el pasado año, La ciudad de la memoria y Jordi Llobregat, El secreto de Vesalio traducida a varios idiomas. Sinpiedad de Bernardo Carrión se editará próximamente.

La edición de este año  incluye 75 actos que se celebrarán en 20 puntos diferentes de la ciudad en los que participan 40 autores. Entre ellos, Lorenzo Silva, Fernando Marías, Juan Gómez Jurado, Reyes Calderón, Ignacio del Valle o Berna González Harbour.

El momento cumbre será el sábado 7 de mayo, con la presencia del escritor francés Pierre Lemaitre, Premio Goncourt 2013, el padre de  Camille Verhoeven, Comandante de la Brigada Criminal de París, un policía de breve talla y agudo ingenio protagonista de una serie negra, cuya cuarta y última entrega se publica en España el 5 de mayo. Fundación Bancaja ha cedido su sala de amplio aforo, 344 butacas, para evitar que el público no pueda acceder al acto como ocurrió  la pasada edición  debido al poder de convocatoria del escritor griego  Petros Márkaris. Antes del encuentro con Lemaitre se celebrará una charla entre Rosa Montero y José Carlos Somoza, y el escritor italiano Antonio Manzini presentará la sesión inaugural, el viernes.

Pepe Sancho en una imagen de la serie Crematorio, de Rafael Chirbes.

Pepe Sancho en una imagen de la serie Crematorio, de Rafael Chirbes.

Homenajes y teatro

El primer fin de semana incluye un homenaje a Rafael Chirbes, fallecido el pasado verano, que recibirá a título póstumo el premio González Ledesma que premia toda su carrera literaria. Los periodistas Xavier Aliaga y Mikel Labastida, junto a un representante de la Fundación Chirbes, abordarán la trayectoria y la obra del autor de En la orilla y Crematorio.  El festival dedicará otro homenaje a Rafael Tasis (Barcelona, 1906), padre de la novela negra en catalán, que murió exiliado en París en 1966. Recientemente, se han cumplido los 60 años de la publicación de La biblia valenciana, la primera novela negra que fue editada en catalán en España.

Fiel a su vocación de extender el festival por toda la ciudad, VLC Negra se hará presente esos días en más de veinte lugares. La Sala Russafa será el epicentro con varios encuentros con autores y seis representaciones de La soga, montaje teatral inspirado en la película de Hitchcock, dirigido por Iria Márquez, de la compañía Arden Producciones.

Octubre Centre Cultural acogerá dos jornadas, el 10 y 12 de mayo. La primera dedicada a autores en lengua valenciana, como Esperança Camps, Xavier Aliaga, Silvestre Vilaplana, Jordi Juan o Salvador Company. La segunda, centrada en el cine, contará con la presencia del cineasta Rodrigo Cortés. Ese día también se proclamará el ganador del concurso de cortometrajes #60EnNegro, tras las votaciones del público y la decisión final del jurado, que seleccionará el mejor corto  entre los cinco finalistas.

Fotograma de Made in USA, de Jean Luc Godard.

Fotograma de Made in USA, de Jean Luc Godard.

Cine y jazz

Como cada año, el festival dedica un ciclo al cine negro, esta vez, al cine polar francés. La Filmoteca Valenciana exhibirá cinco películas, con dos proyecciones de cada una de ellas para un total de diez. Groupi Mains Rouges (Jackes Becker, 1943), Pleins feux sur l’assasin (Georges franju, 1961), Made in USA (Jean Luc Godard, 1966), Eaux profundes (Michel Deville, 1981) y Conexión Marsella (Cédric Jimenez, 2014).

Por segundo año el festival impulsa un circuito de jazz, que se celebrará en cinco sedes diferentes: Sala Russafa, Black Note, Café Rialto, La edad de oro y Bistro Musical Una Cosa Rara. En total, 18 conciertos.

Una firma colectiva con autores pondrá punto final. La Casa del Libro es el lugar elegido. Se dispondrán unas mesas en el Pasaje Ruzafa de manera que la accesibilidad a los autores y su interacción con el público sea lo más estrecha posible.

Cartel del Valencia Negra.

Detalle del cartel del Festival Valencia Negra.

Bel Carrasco

PRESENTACIÓN DE LA IV EDICIÓN DE VLC NEGRA

IV edición de VLC NEGRA
Diferentes sedes, Valencia
Del 6 al 15 de mayo de 2016

La cuarta edición del festival VLC NEGRA, que se celebra entre el 6 y el 15 de mayo, batirá su récord de actividades con 75 eventos repartidos entre las 20 sedes que darán cabida al festival.

Uno de los actos más destacados del festival tendrá lugar el sábado 7 de mayo, con la presencia del escritor francés Pierre Lemaitre, ganador en 2013 del galardón literario más importante de Francia, el Premio Goncourt. Lemaitre es autor de una serie negra protagonizada por Camille Verhoeven, Comandante de la Brigada Criminal de París, cuya cuarta y última entrega se publica en España el 5 de mayo. Antes del encuentro con Lemaitre se celebrará una charla entre la escritora y periodista Rosa Montero y el novelista José Carlos Somoza. Además, el escritor italiano Antonio Manzini será el encargado de protagonizar la sesión inaugural del festival, el viernes 6 de mayo en la Sala Russafa.

Homenajes a Chirbes y Tasis

El primer fin de semana también contará con un homenaje a Rafael Chirbes, el aclamado novelista valenciano, fallecido el pasado verano. Los periodistas Xavier Aliaga y Mikel Labastida, además de un representante de la Fundación Chirbes, abordarán la trayectoria y la obra del autor de En la orilla y Crematorio. Chirbes recibirá a título póstumo el premio González Ledesma, que premia toda una carrera literaria.

El festival dedicará otro homenaje a Rafael Tasis (Barcelona, 1906), el padre de la novela negra escrita en catalán, que murió exiliado en París en 1966. Recientemente se han cumplido los 60 años de la publicación de La biblia valenciana, la primera novela negra que fue editada en catalán en España.

Arden Producciones estrena La soga

Valencia Negra mantiene su vocación de extender el festival por toda la ciudad. Así, se celebrarán encuentros en más de veinte sedes. La principal seguirá siendo la Sala Russafa, que acogerá varios encuentros con autores. Además, será la sede de las seis representaciones de La soga, montaje teatral inspirado en la película de Hitchcock y dirigido por Iria Márquez, que la compañía Arden Producciones ha producido expresamente con motivo de la cuarta edición del festival.

Imagen del cartel de la IV edición de VLC NEGRA. Fotografía cortesía de los organizadores.

Octubre Centre Cultural

Octubre Centre Cultural acogerá dos jornadas, la del martes 10 de mayo, dedicada a autores en lengua valenciana, y la del 12 de mayo, jueves, dedicada al cine, que contará con la presencia del cineasta Rodrigo Cortés. Ese día también se dilucidará el ganador del concurso de cortometrajes #60EnNegro, que se conocerá tras las votaciones del público y la decisión final del jurado, que seleccionará el mejor corto de entre los cinco finalistas.

Mesas sobre corrupción y saqueo cultural

La corrupción centrará uno de los debates más atractivos del festival. Antonio Penadés, Joan Llinares y Esperança Camps, moderados por la periodista Laura Ballester, analizarán la avalancha de casos de corrupción que han sacudido la Comunitat Valenciana y el resto de España en los últimos años. Un tema similar ocupará a un grupo de periodistas, que hablarán en el centro Las Naves sobre el saqueo cultural a que ha sido sometida Valencia en los últimos años.

Librerías y bibliotecas

También hay varias librerías que participan en esta cuarta edición: FNAC, que acogerá cinco actividades y una exposición dedicada al 30 aniversario de la Editorial Bromera; La Casa del Libro, que acogerá la firma colectiva de autores del domingo 15 de mayo y dos eventos para niños, día de clausura del festival, Bartleby, que acogerá un encuentro con autores, y Futurama, sede del encuentro de cómic. También colabora con el festival el Gremi de Llibrers.

Este año se han programado talleres, clubes de lectura, conferencias y actividades infantiles hasta en siete bibliotecas. Seis pertenecen a la Red de Bibliotecas Municipales: Tomás Vicente Tosca, Joan de Timoneda, Nova Al-Russafi, Roiç de Corella, Joanot Martorell y María Moliner; y la Biblioteca de la calle Hospital de la Generalitat Valenciana. El festival también tendrá presencia en el stand que la Red de Bibliotecas Municipales abrirá al público en la Primavera Educativa, que se celebra próximamente en los Jardines del Turia.

Un instante de la presentación de VLC NEGRA. Fotografía cortesía de los organizadores.

Un instante de la presentación de VLC NEGRA. Fotografía cortesía de los organizadores.

Manifiesto contra la violencia de género

Valencia Negra se adhirió al manifiesto contra la violencia de género que a principios de año firmaron todos los festivales de género negro de España. Por ese motivo, ha programado una actividad con el objetivo de denunciar esta lacra y concienciar del decisivo papel que ha de jugar la ciudadanía para intentar evitar muchas de las agresiones de hombres a mujeres. Para ello se celebrará una sesión con el grupo Gamma de la Policía Local de Valencia, unidad que fue pionera en la lucha contra la violencia de género y que funciona en la ciudad desde 2003.

Colaboración con la ONG Proactiva Open Arms

A partir de este año, el festival apoyará una causa en cada edición que celebre. Para la actual, se va a fomentar que el público asistente al festival colabore con la ONG Proactiva Open Arms, de Badalona, que trabaja en las playas del Mar Egeo para prestar ayuda a los refugiados sirios que van huyendo de la guerra.

Ciclo de cine negro

Como cada año, el festival dedica un ciclo de al cine negro. En esta edición estará dedicado al cine polar francés. La Filmoteca Valenciana exhibirá cinco películas, con dos proyecciones de cada una de ellas para un total de diez. Las películas son Groupi Mains Rouges (Jackes Becker, 1943), Pleins feux sur l’assasin (Georges franju, 1961), Made in USA (Jean Luc Godard, 1966), Eaux profundes (Michel Deville, 1981) y Conexión Marsella (Cédric Jimenez, 2014). El ciclo de Polar francés se completará con una conferencia sobre esta materia, ofrecida por Daniel Gascó, experto cinematográfico.

Circuito de jazz

Por segundo año, VLC NEGRA impulsa un circuito de jazz, que se celebrará en cinco sedes diferentes: Sala Russafa, Black Note, Café Rialto, La edad de oro y Bistro Musical Una Cosa Rara. En total, se celebrarán 18 conciertos.

Firma colectiva

Como cada año, una firma colectiva con autores cerrará el festival. Este año, la cita tendrá vocación callejera, ya que está previsto salir al encuentro del público. La Casa del Libro es el lugar elegido: se dispondrán unas mesas en el Pasaje Ruzafa de manera que la accesibilidad a los autores y su interacción con el público sea lo más estrecha posible.

Premios

Valencia Negra mantiene las tres categorías de premios de novela: mejor novela, millor novel.la y best novel. Las nominadas a mejor novela son La conspiración de los mediocres, de Ernesto Mallo (2015, Siruela), Madrid:frontera, de David Llorente (2015, Alrevés), Maldita verdad (2016, Versátil), El ángulo muerto, de Aro Sáinz de la Maza (RBA, 2015) y Soles negros, de Ignacio del Valle (Alfaguara, 2016). Las nominadas a millor novel.la son Resurrecció i mort de G. T., de Josep Lluís Roig (3 i 4), La cara B de Esperança Camps (2015, Llibres del delicte), Un sepulcre de lletres minúscules, de Silvestre Vilaplana (Bromera), Sense fi, de Salvador Company (2015, Angle editorial) y Foc verd, de Jordi de Manuel (2016, Crimscat). Las nominadas a best novel son Una lección de vida y muerte, de Belinda Bauer (2016, Roca editorial), La costilla de Adán, de Antonio Manzini (2015, Salamandra black), Fantasma, de Jo Nesbo (2015, Reservoir Books), El dragón de Shangai, de Qiu Xiaolong (2016, Tusquets) y El cártel, de Don Winslow (2015, RBA).

Un instante de la presentación de VLC NEGRA. Fotografía cortesía de los organizadores.

Un instante de la presentación de VLC NEGRA. Fotografía cortesía de los organizadores.

VLC NEGRA