Chuck, el profeta del rock ‘n’ roll

Chuck, el profeta del rock ‘n’ roll.

Estaba cantado y eso que no había sido vaticinado por ningún iluminado vidente con supuestas facultades paranormales. Los indicios eran claros y precisos. Superar el “Temple beautiful” (comentado aquí) del 2012 era prácticamente imposible. Aquel disco donde CHUCK PROPHET homenajeó a su ciudad natal, a San Francisco, ha quedado para la historia como palabras mayores, mayúsculas, subrayadas en negrita o en fluorescente. Y digo mayores por decir algo ya que, con carácter subjetivo, considero ese disco como una de las tres obras musicales más interesantes de lo que llevamos de década 10.

Tampoco creo que sea un lumbreras por predecir otros hechos futuros rebosantes de lógica. Y es que otro detalle en el que los suficientes no andábamos mal encaminados era en sospechar que el nuevo trabajo del californiano iba a ser de traca. Su estado de forma podría ser comparable al de Messi o Ronaldo en el fútbol de los últimos años. Chuck Prophet juega en otra liga aunque no se le reconozca como tal por la mayoría. Su trayectoria lo avala, es un valor seguro con un permanente estado de gracia donde el desperdicio brilla por su ausencia. Y además “Wish me Luck” como adelanto resultaba una pista ilusionante.

chuck prophet_night_surfer rectangular 2

Por tanto aquí el único que merece cualquier muestra de elogio es el que se apellida “profeta” porque él nos guía y nos indica el buen camino a algunos, algo así como pudiera sucederle a otros en el pasado con Noé, Elías, Jeremías, Abraham, Mahoma,… Y el buen camino, la senda está en mantener el tipo y seguir la misma dirección con el nivel que acostumbra, algo que ha vuelto a conseguir con “Night surfer”, un disco urbano donde permanece la influencia de una ciudad como San Francisco, donde incide en las virtudes de esa línea dibujada en el tiempo desde los Green on Red y donde cuenta con la ayuda como invitado especial de Peter Buck, el que fuera guitarrista de REM. En definitiva un disco de guitarras que suena moderno y clásico al mismo tiempo, con lo que eso conlleva, en el que Chuck Prophet estira con maestría su estilo y sus virtudes por decimotercera vez.

“Night surfer” me gusta por muchos motivos, entre ellos porque en el trasfondo plantea dudas del porvenir mezclando optimismo y cabreo pero sobre todo porque posee nervio y lo transmite con una actitud y energía que canaliza el estrés con el que se convive a diario en las metrópolis. El título del disco tiene también su justificación y es que según contaba en una entrevista «surfeaba por las noches cuando era un crío, bajo las luces del paseo de Huntintong Pier cerca de Los Angeles, ya que de día estaba demasiado saturado de gente».

Chuck Prophet Night surfer (2)

A nivel musical se podría generalizar que debajo de las capas de guitarras hay una sección acústica que, junto a una base rítmica aparentemente sencilla, es la que cede el protagonismo a sólidos riffs de guitarra, a sorprendentes líneas de teclado o a instrumentos de cuerdas que en ningún momento resultan cargantes.

Una explosiva “Countrified inner city technological man” de tendencias rollingstonianas sirve para abrir fuego dentro de una inclinación o querencia que hallará la mejor rúbrica después, con “Felony glamour”.

La antes mencionada “Wish me Luck”, entre pegadiza y melódicamente rocanrolera, me sirve una vez más para pensar que donde más brilla Chuck Prophet es a la hora de utilizar las influencias de un clásico de finales de los ochenta como era Ben Vaughn, entre el eclecticismo, la ironía y el humor, algo que se ratifica en las formas de medios tiempos como “Guilty as a Saint”, en baladas como “Truth will out (ballad of Melissa and Remy)” o “If i was a baby” (versión de un tema del 2008 de Ezra Furman & The Harpoons) con sus vibrantes arreglos de violín acompañantes, o en el desparpajo de “Tell me anything (turn to gold)” que se complementa con una vertiente más folk-rocanrolera en “Ford Econoline”, homenaje a la mítica furgoneta o compacto monovolumen que surgió en los años sesenta y usado en muchos casos como vehículo comercial o de carga.

Chuck-Prophet-Night-Surfer-nuevo-disco-y-gira-española-2014-300x300

Por su parte, el protagonismo relajado de las acústicas en “They don’t know about me and you” deriva en un in crescendo intenso de guitarras mientras que “Lonely desolation” es pegadiza y adictiva gracias a los cambios de modulación vocal del gran Chuck, acaso powerpoperamente hablando enraizada con la «Gran Estrella» de Alex Chilton.

Y llegamos a “Laughing on the inside”, mención especial para este épico temazo de tomo y lomo que sorprende a propios y extraños por devolver la esencia de los brillantes y menos empalagosos teclados ochenteros y que me recuerdan por momentos fugaces a episodios de Laurence Tolhurst con The Cure. El disco se cierra con otra sorpresa sónica, “Love is the only thing”, himno con un riff de guitarra glam-rockero que invita a tararear el estribillo de la canción junto al «Profeta».

“Night surfer” crea adicción. Como leí hace poco más o menos a my mestrefriend Chals nos quedan héroes del rock, mal que les pese a algunos, eso de que el rock ha muerto son pamplinas, solamente hay que levantarse del sofá y buscarlo. El Profeta del rock ‘n’ roll otra vez lo ha conseguido. Grande.

JJ Mestre

http://woody-jagger.blogspot.com/

Robyn Hitchcock, la elegancia del trovador británico

Robyn Hitchcock, la elegancia del trovador británico.

Hay canciones que por determinadas circunstancias de la vida se quedan grabadas en el ADN, en nuestro material genético, y cada vez que esas melodías se cruzan en el camino actúan como un resorte y se produce una respuesta favorable e inmediata desde el cerebro. Tal es el caso para el que suscribe de “The ghost in you”, el temazo con el que los Psychedelic Furs abrían su exquisito “Mirror moves” del 84. Y más o menos eso es lo que me ha vuelto a ocurrir cuando mi apreciado Lord del Río Rojo, fuente de muchas de mis más estimadas novedades musicales, me descubría la versión que se había cascado el legendario Robyn Hitchcock en su último trabajo del año en curso.

Atrás quedaron exquisiteces de un trovador atípico y underground con los Soft Boys, en solitario, con los Egyptians o más recientemente con Venus 3 acompañado de Peter Buck de los REM y Scott McCaughey de los Young Fresh Fellows. Si he de ser sincero no he seguido con especial interés y dedicación los últimos años de la trayectoria de este fundamental artista británico y es muy posible que me haya perdido más de una cosa a tener en cuenta.

robyn hitchcock - the man upstairs - b

Robyn Hitchcock – The man upstairs

“The man upstairs” es el nuevo disco que ha publicado en el 2014 y va mucho más allá que la arriba mencionada delicia de la banda de Richard Butler. Otras versiones que se hallan son la también ochentera “Turn you on” que la Roxy Music incluyó en su exitoso “Avalon” así como una sublime adaptación del “Don’t look down” de Grant Lee Philips que perteneció a su primer disco en solitario tras la etapa con Grant Lee Buffalo o el clásico “The cristal ship” de los Doors.

De una elegancia y refinamiento fantástico son “San Francisco Patrol”, “Trouble in your blood” o ese fabuloso cierre atormentado que lleva como título “Recalling the truth», cual si se cruzaran en el S.XXI Arthur Lee y sus Love, Judy Collins y Nick Drake.

Mención aparte para un blues de tintes psicodélicos como “Somebody to break your heart”, para mi preferida “Ferries” donde resplandece esa armónica compañía en los coros de Anne Lise Frokedal de la banda noruega I Was a King, y para esa distinguida composición en francés que es “Comme toujours”.

El señor Robyn Hitchcock ha facturado un disco enorme, que crece exponencialmente con cada audición, otro más que no será reconocido en la justa medida de un hombre, un artista, que mira desde arriba.

JJ Mestre

http://woody-jagger.blogspot.com/