Quico Torres, pionero con el Krión

Reflexiones sobre la materia y la forma, de Quico Torres
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 11 de enero de 2015

Es un material utilizado en la construcción de edificios en Japón. Quico Torres lo descubrió en Porcelanosa y la empresa le ofreció la posibilidad de trabajar con él. A la madera, el hierro, el acero, la piedra o el hormigón, los escultores pueden añadir ahora como herramienta de trabajo el Krión. El primero en hacerlo ya es Quico Torres, cuyas ‘Reflexiones sobre la materia y la forma’, presentadas en el Centro del Carmen, incluyen esas primeras obras realizadas con Krión. Tan resistentes como frágiles, abren un nuevo campo de experimentación.

Dos de las esculturas de Quico Torres, en la Sala Refectori del Centro del Carmen.

Dos de las esculturas de Quico Torres, en la Sala Refectori del Centro del Carmen.

“No te puedes quedar estancado, tienes que ser valiente, pero con seriedad”, explica Torres. Por eso ha utilizado el blanco, “porque es el color más atrevido”, aunque haya sido el nuevo material quien le haya dado las ideas. “Es caliente, rápido, frágil y fuerte”. Imposible trabajar con moldes, de manera que el artista se la juega con cada pieza, que se convierte en “única” o va “directamente a la basura”. La exigencia es máxima, porque cada plancha de Krión es muy cara. Porcelanosa, patrocinadora de la muestra, ha corrido con los gastos del material.

Escultura en Krión de Quico Torres. Centro del Carmen.

Escultura en Krión de Quico Torres. Centro del Carmen.

Pero ‘Reflexiones sobre la materia y la forma’ va mucho más allá del Krión. Quico Torres exhibe un compendio de su obra, que va desde las piezas de madera, cuyas formas sinuosas y orgánicas recupera para sus más recientes e innovadoras esculturas blancas, hasta las de piedra, más “metafísicas”, en palabras de Boye Llorens, comisario de la exposición.

En todas ellas, incluida la de hierro forjado, con influencias de Martín Chirino y Salvador Soria, late una misma tensión, que Llorens resume así: “Entre la solidez o el peso y la aparente ingravidez de la forma en el espacio”. O también: “La inquietud y el amor por el trabajo artesanal, que combina el oficio y la poética de lo inútil”. En cualquier caso, Quico Torres no se cansa de decir, siguiendo la influencia de su admirado Salvador Soria, que “lo más importante es la obra, no el artista, porque cuando tú no estés la gente hablará de la obra”.

Esculturas de Quico Torres en el Centro del Carmen.

Esculturas de Quico Torres en el Centro del Carmen.

Vicent Berenguer, también por primera vez, ha puesto su música al servicio de una obra de arte, componiendo tres piezas que evoquen esas ‘Reflexiones sobre la materia y la forma’. “La relación entre la música y la materia es complicada”. Y, en todo caso, “siempre subjetiva”. Lo que resultó sorprendente es el resultado, que tituló, sin saber el que Quico Torres tenía pensado para su exposición, ‘Materiae’. Una materia que llena la Sala Refectori del Centro del Carmen, pero que se propaga en el aire gracias a la música de Berenguer.

Escultura de Quico Torres en el Centro del Carmen.

Escultura de Quico Torres en el Centro del Carmen.

Como apunta Llorens, después de todo “el despliegue de la materia en el espacio es la huella que el artista moldea en el aire”. Huella orgánica, de sus esculturas en madera y ahora en Krión, y huella arquitectónica, de sus esculturas en hormigón. Huellas que si bien remiten a la naturaleza de la que se nutre el artista de Benissa, también proceden de la “interpretación onírica” (Llorens) de esa misma naturaleza.

Trabajar con el Krión ha supuesto un salto al vacío para Quico Torres, porque “nadie antes había trabajado con este material, por lo que no tenía referencia alguna acerca de cómo hacerlo”. Jamás utilizado en la escultura con anterioridad, el Krión nace de la mano de Torres como nueva “herramienta poética e inútil”, por seguir a Martín Chirino. “Siempre pensando en la huella del hombre en el mundo”, concluye Llorens.

Quico Torres, entre dos de sus obras, en el Carmen. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

Quico Torres, entre dos de sus obras, en la Sala Refectori. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

Salva Torres

Los artefactos de Ion Macareno

Ion Macareno, Peso
Galería JosédelaFuente
c/ Daoiz y Velard, 26. Santander
Hasta el 6 de diciembre de 2014

PESO es el título de la segunda exposición individual de Ion Macareno (Bilbao, 1980) en la galería JosédelaFuente (antes Nuble).

En este nuevo proyecto expositivo, Ion Macareno hace un ejercicio de experimentación con códigos propios de ciertos comportamientos urbanos donde la intuición y creatividad circulan por un entramado normativo que no responde a lo general sino a su propia razón de ser. Al mismo tiempo, trabaja desde el interés por toda aquella arquitectura urbanística que se identifica con este tipo de manifestaciones  y que contextualiza su actividad.

MACARENO

Peso, Ion Macareno. Imagen cortesía de la galería.

 

De igual manera, Macareno explora la idea de expresión popular, entendida como todas aquellas acciones que tienen como escenario la calle, aquellos gestos cuya intención es la de adaptarse a ella y viceversa, ajustar la configuración urbana a la necesidad del sujeto.

MACARENO PESO

Peso, Ion Macareno. Imagen cortesía de la galería.

En el desempeño de su labor artística se sitúa en el marco del ámbito de la praxis y el taller. En este trabajo eminentemente práctico, una serie de acciones desencadenan otras y éstas a su vez otras. Así, en ese eslabón trenzado conforme a su propia lógica (la del arte) aparecen testimonios, artefactos, restos de un proceso donde la constante práctica y ejercitación técnica son pilares fundamentales destinados siempre a la experimentación y a la búsqueda de formas que den cuenta de la experiencia estética. Se establece entonces un principio vertebrador del que se desprenden decisiones artísticas que generan resultados formales de pleno sentido.

Peso, Ion Macareno. Imagen cortesía de la galería.

Peso, Ion Macareno. Imagen cortesía de la galería.

Ion Macareno (Bilbao, 1980)

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco, desde 2010 desarrolla su actividad en el ámbito de la investigación dentro del Departamento de Escultura de la misma universidad. En 2009 mostró el proyecto Deseo con D de duda en el Centro Cultural Montehermoso de Vitoria. En 2011 realizó una residencia artística en la Fundación Bilbaoarte y recibió una beca de la Diputación Bizkaia con el proyecto Casper the friendly ghost. Ha expuesto en 2011 y 2012 en la Sala Rekalde dentro de la muestra Ertibil Bizkaia. Participó en la primera edición de la iniciativa Jugada a tres bandas en Madrid con el proyecto Todo cuanto hicimos fue insuficiente. En 2013 participó en exposiciones colectivas como Copi-copi en la Galeria 111 de Oporto y El desliz en el espacio DAFO Projectes, en Lleida. Ha participado en ferias internacionales como ARCO 2013 y SWAB 2012, ambas con la galería JosedelaFuente (antes Nuble).