“La guerra del Cabanyal está ganada”

Desayunos Makma en Lotelito
Con Pepa Dasí, Vicente Gallart, Lupe Frigols y Bia Santos, responsables de Cabanyal
Archivo Vivo, proyecto ganador del premio Europa Nostra 2013
Entrevistados por el equipo de dirección de Makma: Vicente Chambó, José Luis Pérez Pont y Salva Torres

Han tenido que librar un sinfín de batallas. Un largo vía crucis de 18 años llevado con heroica entereza. Y aunque las muestras de que la lucha iba por buen camino han resultado copiosas, no ha sido hasta alcanzar el premio Europa Nostra, que recibieron de manos de la Reina Doña Sofía el pasado 17 de abril, cuando los responsables de Cabanyal Archivo Vivo, ahora sí, dan por cerrado el conflicto. “La guerra del Cabanyal está ganada”.

Vicente Gallart y Pepa Dasí, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Vicente Gallart y Pepa Dasí, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Lo dicen con gran satisfacción, no exenta de prudencia, Pepa Dasí, presidenta de la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar, Vicente Gallart, vicepresidente, y Lupe Frigols y Bia Santos, coordinadoras del proyecto ganador elaborado por La Esfera Azul. Y no es para menos, teniendo en cuenta que detrás del premio está el Ministerio de Cultura, cuyo apoyo fue inestimable a la hora de alcanzarlo. Ministerio de Cultura cuyos responsables políticos contradicen de esta forma la percepción que del Cabanyal tienen sus homónimos valencianos, con la alcaldesa Rita Barberá a la cabeza.

Bia Santos, durante los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Bia Santos, durante los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

“Lo de Fabra es fuego amigo”

El telegrama de felicitación enviado por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, va en esta misma dirección, siendo una señal más de que el plan urbanístico “obsesivo” de Rita Barberá por “arrasar” el barrio del Cabanyal “está echado a perder”. Y aunque “lo de Fabra es fuego amigo entre dos personas enfrentadas”, entienden que ese paso adelante del jefe del Consell (“nunca antes lo había hecho”) deja “en evidencia” la distancia que le separa de Barberá. “Está claro que Fabra prefiere estar de lado del Ministerio de Cultura, que es quien ha avalado nuestro proyecto en Europa Nostra”. Y Gallart, tras recibir una llamada, exclama: “¡Rita dice que el telegrama de Fabra ha sido fruto de una respuesta automática del ordenador!”.

Lupe Frigols, de frente, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Lupe Frigols, de frente, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Jamás han entendido la actitud de la alcaldesa de Valencia. “Fue desde el principio comprando voluntades y negándose al diálogo, a pesar de las 90.000 alegaciones que recogimos en tiempo record contra su plan urbanístico”. Y apostillan: “Nunca se dignó a sentarse y, con el tiempo, se ha convertido en una obsesión por su parte; se le ha ido de las manos”. A juicio de todos ellos, en la actitud empecinada de la alcaldesa “hay una parte de enfrentamiento personal; se ha visto en situaciones comprometidas a causa de nuestra resistencia cívica”.

Detalle de la revista objeto La más bella, con la frase del escritor José Luis Sampedro en un lápiz. Fotografía: Ana Pastor.

Detalle de la revista objeto La más bella, con la frase del escritor José Luis Sampedro inscrita en un lápiz. Fotografía: Ana Pastor.

“Rita no sabía con lo que se iba a encontrar”

El proyecto Cabanyal Archivo Vivo, con el que han logrado el respaldo unánime internacional tras ser uno de los 30 elegidos de los 300 presentados, les ha llevado año y medio de trabajo coordinado por más de 100 personas. Proyecto que abarca diversos aspectos, desde el pedagógico, relacionado con la educación acerca de la arquitectura modernista del barrio que podía desaparecer con el plan urbanístico, hasta la virtual en Internet, pasando por centenares de entrevistas (“memoria del patrimonio inmaterial, tan importante o más que el material”) y proyectos artísticos, como la singular revista objeto ‘La más bella’. “Ha sido una lucha a través de la cultura”, destacan orgullosos.

Un momento de los Desayunos Makma en la terraza de Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Un momento de los Desayunos Makma en la terraza de Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Una lucha llevada a cabo por la mayoría de vecinos de un barrio ejemplar (tal y como recoge el jurado en la justificación del premio) y que ellos cuatro ahora representan. “Se ha hecho todo desde el optimismo y la energía, nunca desde el victimismo”. Y se nota. “Rita no sabía con lo que se iba a encontrar”, resaltan a la hora de rememorar los comienzos de su resistencia contra lo que entienden un atropello urbanístico. “Que hay que conectar Valencia con el mar a través del Cabanyal, sí, pero no arrasándolo”. Y Gallart, arquitecto, recuerda que el objetivo del plan era “regenerar y revitalizar el barrio, nunca protegerlo, por mucho que apareciera en el título” del PEPRI (Plan Especial de Protección y Reforma Interior).

Pepa Dasí, presidenta de la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar, durante los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Pepa Dasí, presidenta de la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar, durante los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

“Nadie va a salir de rositas: hay que prevaricación pura y dura”

Pensando ya en el día después, están preparando la elaboración de un documento de medidas, firmado por todos los partidos políticos de la oposición, en el que “se acuerde la retirada del plan, la concesión de las licencias de rehabilitación hasta ahora retenidas y pintar el barrio”. Y como tienen claro que “nadie va a salir de rositas”, están estudiando medidas contra lo que entienden es “prevaricación pura y dura, por no haber dado las oportunas licencias y permitido la degradación del barrio, y una arbitrariedad por parte de la Administración”.

Portada del proyecto Cabanyal Archivo Vivo, diseñado por Sento, ganador del premio Europa Nostra. Fotografía: Ana Pastor.

Portada del proyecto Cabanyal Archivo Vivo- dibujado por el artista e ilustrador Cento Yuste y diseñado por MacDiego-, ganador del premio Europa Nostra. Fotografía: Ana Pastor.

La “estrategia de tierra quemada” de Rita Barberá, sustentada en que si no había ampliación de la Avenida Blasco Ibáñez hasta el mar tampoco habría rehabilitación, la ha ido desmontando el peso de los acontecimientos. “Gracias a nuestra actitud pedagógica y a que la gente no es tonta, tanto tiempo, se ha ido erosionando esa posición intransigente de Rita”. “Ya nadie se cree lo que tantas veces ha dicho de que las máquinas entrarían esa semana para iniciar el derribo”, añaden.

Un momento de los Desayunos Makma en la terraza de Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Un momento de los Desayunos Makma en la terraza de Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Los “18 años de solidaridad vecinal” han contado con la participación desinteresada de personas ilustres, entre las que destacan al escritor desaparecido José Luis Sampedro y al arquitecto José María Ballester, miembro del jurado del premio Europa Nostra. Éste les llegó a decir, visiblemente emocionado, que no quería morir “hasta que el Cabanyal esté rehabilitado”. Lo mismo que afirmó Sampedro. Sólo que en el caso de Ballester está próximo a cumplirse.

De izquierda a derecha, Lupe Frigols, Vicente Gallart, Pepa Dasí y Bia Santos, en la terraza de Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

De izquierda a derecha, Lupe Frigols, Vicente Gallart, Pepa Dasí y Bia Santos, en la terraza de Lotelito. Fotografía: Ana Pastor.

Salva Torres

CABANYAL: el arte de resistir

XVI Cabanyal Portes Obertes
Diversos espacios del barrio del Cabanyal. Valencia
Del 17 de octubre al 2 de noviembre de 2014

Este año 2014 se han cumplido dieciséis años de la constitución de la Plataforma Salvem el Cabanyal. Pero el 2014 ha sido, sobretodo, el año que se ha producido la última y definitiva sentencia, del largo camino judicial iniciado el 2001, a raíz de la aprobación del PEPRI por el pleno del Ayuntamiento de Valencia. El Tribunal Supremo español ha rechazado el último recurso presentado por el Ayuntamiento y la Generalitat Valenciana y obliga a rectificar el proyecto de reforma del Cabanyal, respetando la integridad del barrio.

Pese al poco caso de que el equipo municipal ha hecho a la sentencia del máximo órgano jurídico del Estado, es un buen momento para reflexionar sobre el camino recorrido. La Plataforma Salvem el Cabanyal ha querido dedicar las jornadas de Portes Obertes de este año a recordar las actividades desarrolladas durante su existencia.

Han bautizado esta edición de Puertas Abiertas con el lema L’art de resistir, por que resume dos de las características del trabajo de la Plataforma. Por una parte, la voluntad de resistencia durante un largo período de tiempo. Por otra, que la resistencia se ha expresado muy a menudo mediante la imaginación, la creatividad y el talento del mundo de la cultura.

En la exposición se muestran imágenes del pasado y del presente del Cabanyal. También de las posibilidades de futuro. Se muestran las principales actividades que, durante los últimos dieciséis años, ha llevado a cabo la plataforma: las manifestaciones públicas, los procesos jurídicos, los reconocimientos y premios recibidos… Se tiene un recuerdo de las grandes exposiciones monográficas de Portes Obertes (Renau, Centelles, Benvinguts al Cabanyal). Se enseñan las acciones creativas, la labor de la gente mayor, la repercusión internacional.

Como siempre, las jornadas no se limitan a las exposiciones en las casas. Hay varios espectáculos paralelos de música, teatro, cine y performance, además de conferencias y visitas guiadas por el barrio.

En esta edición de Portes Obertes se anuncia la presentación del vídeo documental: Abril al Cabanyal, crònica viva d’una resistència, dirigida por Sergi Tarín, que se presentará en el Ateneo Marítimo el 30 de Octubre a las 20h.

Este año se abren un total de 15 casas, que acogen todos los temas anunciados y que están situadas en la zona más afectada del barrio. El itinerario se inicia en el calle San Pedro, 83 (casa núm. 1), y finaliza en el Calle Reina, 100-3ª (casa núm. 15). Es importante conocer la realidad del barrio y continuar denunciando la degradación que prosigue y la necesidad de empezar ya con una rehabilitación sin destrucción y con participación ciudadana.

También se presenta el proyecto participativo: “Cabanyal punt a punt”, en el que artistas, vecinas y vecinos, por medio del craftivismo (intersección entre artesanía (craft) y el activismo), expresan artísticamente lo que durante 16 años han visto y vivido. Una resistencia por medio del arte y la lucha social, que acaban contaminando por medio de la artesanía, bordados y textiles. Estos textiles recogen la memoria, el sentimiento, la defensa y la lucha del barrio, en una serie de libros cosidos que cuentan historias punto a punto.

Una vez más el Cabanyal se abre al visitante. Se puede pasear por las calles y conocer el interior de las casas, gozar de la conversación con los vecinos, enterarse de la situación. Y al mismo tiempo, contemplar una exposición variada que invita a la reflexión.

El Cabañal ha vuelto a abrir sus puertas!

Salvem les cases de taulellets

Houses from El Cabanyal
Editor: Felip Bens
Fotografías de Germán Caballero
Editorial L’Oronella

El Modernismo surgió a caballo de los siglos XIX y XX como expresión estética de una pujante burguesía urbana que expresaba su refinamiento, mostrando a la vez cierta nostalgia por los colores vivos y las formas orgánicas expulsados de las grandes ciudades. En un singular proceso de mimetismo y adaptación, los habitantes de los poblados marítimos de Valencia tradujeron esa estética a su propia arquitectura popular, un conjunto de viviendas, la mayoría unifamiliares, que hoy día constituye un patrimonio único  en grave peligro de extinción.

Viviendas de El Cabanyal. Fotografía: Germán Caballero.

Viviendas de El Cabanyal. Fotografía: Germán Caballero.

Afectadas de lleno por la polémica ampliación de la Avenida de Blasco Ibáñez, muchas de estas viviendas han sido abandonadas por sus propietarios y se encuentran deterioradas, incluso han sido derruidas. La segunda edición del Houses from El Cabanyal, realizada por la editorial L’Oronella, incluye imágenes de 270 viviendas de las que sólo 130 se encuentran en buen estado. Sólo en el último lustro han desaparecido 28.

“En estos momentos la situación socio política y la presión sobre el barrio  es menos desesperada que en 2007, cuando lanzamos la primera edición de 2.000 ejemplares”, comenta Felip Bens, el editor. “Sin embargo, no se trata sólo de evitar la destrucción sino de activar un plan de rehabilitación que permita regenerar una zona degradada que alberga grandes posibilidades”.

Vivienda de El Cabanyal. Foto: Germán Caballero.

Vivienda de El Cabanyal. Foto: Germán Caballero.

“El libro no pretende entrar en polémicas sino mostrar una realidad”, añade Germán Caballero, el joven fotógrafo autor de las imágenes que incluye el libro. “Las tomé a lo largo del verano pasado para captar la luz mediterránea, que tiene mucho que ver con la estética de estas casas”.

Arquitectos, historiadores y periodistas colaboran con una serie de textos, en castellano e inglés, que ilustran las distintas facetas de este patrimonio peculiar. Son Joan Víctor Pascual, Sergi Tarín, Jaume Chornet, Vicente Gallart, Joaquim Díez y Pep Martorell.

En el apartado, Casas Perdidas, el libro documenta las 25 casas desaparecidas en estos últimos años, las tres reformadas que perdieron sus distintivos azulejos y las 42 condenadas, según el Plan especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI) del Ayuntamiento.

“Destruir El Cabanyal es una obsesión particular de Rita Barberá, su lucha personal”, comenta Bens. “Hay mucha gente en el PP que ya contempla el futuro del barrio con otros ojos”.

Vivienda de El Cabanyal. Foto: Germán Caballero.

Vivienda de El Cabanyal. Foto: Germán Caballero.

Del taulellet al trencadís

En 1875, El Cabanyal sufrió un gran incendio que destruyó 250 barracas, la típica vivienda del barrio de pescadores. A partir de esa fecha comenzaron a construirse las casas revestidas de azulejos con un doble objetivo práctico y ornamental. Por una parte se evitaba así tener que encalar la fachada todos los años para combatir la humedad y por otra el propietario hacía alarde de su poderío. Curiosamente, las viviendas eran mucho más lujosas por fuera que por dentro, se trataba de aparentar y competir con los demás, un reflejo del típico temperamento valenciano que sigue vigente, como demuestran las ampulosas construcciones de la Ciudad de las Ciencias que ya evidencian indicios de ruina.

El azul y el verde, los mismos colores típicos de las barcas de pesca, eran los dominantes en la decoración y otros detalles modernistas muy visibles. Las rejas pintadas de purpurina plateada, los apliques y picaportes de bronce, las guardamalletas de las persianas, la madera de mobila, etcétera. Existían varios tipos de casas, según superficie y alturas: la caseta de quart, la de dos quarts, la completa y la finca, de tres o cuatro alturas.

Detalle de la puerta de una vivienda en El Cabanyal. Foto: Germán Caballero

Detalle de la puerta de una vivienda en El Cabanyal. Foto: Germán Caballero

Las casas más grandes, de estilo señorial, fueron edificadas por familias burguesas que veraneaban junto al mar, entre finales del XIX y principios del XX. Se encontraban en calles perpendiculares a la costa y, entre diversos diseños de azulejos, incluían el que imita las plantillas del bordado de punto de cruz.

Víctor Gosàlbez, Vicent Nicolau El Carrasquet y Tomàs Cardona fueron algunos de los artífices de las sencillas viviendas de pescadores de una sola planta, entre Pintor Ferrandis y Tarongers.

Detalle de la fachada de una casa del Cabanyal. Fotografía: Germán Caballero.

Detalle de la fachada de una casa del Cabanyal. Fotografía: Germán Caballero.

Bel Carrasco