Marusía: dos hombres y un destino

Marusía, de Pedro Sancho
Reparto: Antonio Durán ‘Morris’, Fran Paredes, Mercedes Paz y Bertrán Labraña Areda
Director de Fotografía: Carlos Garcés
Montaje: Pablo M. Lara
Seleccionado en los siguientes festivales:
Cortogenia 2019, Madrid, Spain abril [24] [Calificador Goya]
16º Festival de Cans. O Porriño, Pontevedra, Spain mayo [22-25] 
42 Festival Internacional de Cine Independiente de Elche. Spain julio [19-26] [Calificador Goya]
FICBUEU – 12º Festival Internacional de Curtametraxes de Bueu, Pontevedra, Spain 
41. Semana de Cine de Lugo (Galicia). Spain octubre (21/26)  

‘Marusía’, el quinto cortometraje de Pedro Sancho, toma como referencia un suceso real: la polémica instalación del barco pesquero ‘Alfageme’ en la rotonda del barrio vigués de Coia en 2015. Por ello, el relato se inicia informando al espectador, a través de rótulos e imágenes de archivo de los telediarios de la época, las protestas llevadas a cabo por los ciudadanos ante la decisión política del alcalde de Vigo, Abel Caballero, de fondear el antiguo pesquero en este barrio arrasado por la crisis económica. 

Fotograma del cortometraje ‘Marusía’, de Pedro Sancho.

Ahora bien, la mirada creativa del director, Pedro Sancho, se aleja de la abstracción y de la supuesta objetividad de la noticia, para  retratar la experiencia de este suceso en dos personajes, Pedro y Juan, los protagonistas de la historia, interpretados por Antonio Durán ‘Morris’ y Fran Paredes, respectivamente.

Porque la ficción artística, como decía el sociólogo Jesús Ibáñez, “recupera al sujeto y lo vivido por él”. Esa es la riqueza narrativa de la historia de ‘Marusía’, que la experiencia desoladora de estos dos perdedores pueda transformarse en algo de una irresistible y conmovedora comicidad. Una comicidad que habla de nuestra pobre y precaria condición humana. 

La situación de parados de Pedro y Juan irrumpe con su cortejo de indignaciones y reproches para provocar la necesidad de actuar:  “reventar” con dinamita el pesquero fondeado en la rotonda, como exclama con desesperada indignación Pedro. 

Fotograma del cortometraje ‘Marusía’, de Pedro Sancho.

Un atentado, improvisado y atolondrado, narrado con una pátina de humor negro y absurdo. Un humor que remite a ciertas tradiciones culturales  genuinas amparadas en la  literatura española, como son el sainete, la astracanada, el esperpento. Tradiciones que los directores más emblemáticos del cine español han sabido reflejar en sus películas: Berlanga, Almodóvar, Buñuel, etc… Pero no sólo ciertos directores han mamado de esas tradiciones, también creadores de otros campos. Y cabe aquí citar al gran dibujante de cómic español Ibáñez, con sus dos personajes más auténticos y universales, Mortadelo y Filemón.  

El director y guionista Sancho construye a sus dos personajes y narra su peripecia de una noche, bajo la rica influencia de estas tradiciones culturales. 

Cartel de ‘Marusía’, de Pedro Sancho.

La comicidad que exhala ‘Marusía’ surge de una situación dolorosa. El humor surge de ver a estos dos personajes al borde del abismo. y tiene mucho que ver con la fragilidad y la locura inherente al ser humano. Pero hay también en la historia una voluntad transgresora, una crítica a las hipócritas decisiones de los políticos; decisiones muchas veces tomadas más allá de la realidad de los ciudadanos.

Por eso la escena más memorable de ‘Marusía’ tiene lugar cuando  los dos protagonistas maltrechos, Juan y Pedro, están  sentados, sintiendo su propio fracaso, enfrente de la rotonda donde el barco continúa intacto. Unos personajes que nos enternecen, porque hay en ellos un resto de candor, de inocencia, ante lo cual es imposible no rendirse. 

Una escena, esta última, tan conmovedora como la realizada por Fernando León de Aranoa en ‘Los lunes al sol’ en el 2002. Todo un elogio.

Fotograma de ‘Marusía’, de Pedro Sancho.

Begoña Siles

El cine singular de Pedro Sancho

La madrina, de Pedro Sancho
Cortometraje adquirido por la plataforma HBO
Febrero de 2018

La mirada cinematográfica del director Pedro Sancho está impregnada de cierta autenticidad. Una autenticidad artística y narrativa que ha conseguido atrapar la atención de la internacional y popular plataforma digital HBO y de la asociación francesa L´Agende Du Court Métrage, Agencia del Cortometraje para la promoción y la difusión del cortometraje en Francia.

Fotograma de 'La Madrina', de Pedro Sancho.

Fotograma de ‘La madrina’, de Pedro Sancho.

La plataforma HBO adquirió  ‘La madrina’, título del último corto de Pedro Sancho, para la emisión en el canal latino de Estados Unidos y Latinoamérica en febrero de 2018.  Además, ‘La madrina’ participó en la Sección Oficial del Festival de Cans de Pontevedra, donde la actriz protagonista, Arancha Aranguren, obtuvo el premio del jurado a la mejor interpretación femenina; y también fue preseleccionado en los Premios Mestre Mateo, galardones anuales a la excelencia de las producciones audiovisuales de Galicia, organizados por la Academia Galega do Audiovisual (AGA).

Fotograma de 'Pato extraterrestre', de Pedro Sancho.

Fotograma de ‘Pato extraterrestre’, de Pedro Sancho.

La asociación francesa L´Agende Du Court Métrage compró su cuarto cortometraje ‘Pato extraterrestre’,  para el pase  previo a la proyección en los cines franceses de la magnífica película española ‘Magical girl’, dirigida por Carlos Vermut en 2014.

Ahora bien, nos debemos preguntar qué autenticidad estética y temática expresa la breve y reconocida obra cinematográfica de Pedro Sancho. Breve, no sólo porque el formato narrativo sea el cortometraje, sino también porque su carrera cinematográfica como director está constituida en total por cinco piezas audiovisuales: cuatro cortometrajes -‘La madrina’ (2017), ‘Pato extraterrestre’ (2014) (previamente mencionados), ‘Llena eres de gracia’ (2013),  ‘Era tu madre’ (2010) y el videoclip ‘Coming home’ (2011).

Fotograma de 'La madrina', de Pedro Sancho.

Fotograma de ‘La madrina’, de Pedro Sancho.

El aura

Hay en la obra de Pedro Sancho un aura. Ese aura que desprenden ciertas imágenes y que las hacen únicas, tal y como señala Walter Benjamin en su ensayo ‘La obra de arte en la época de su reproducción mecánica’. Una unicidad que desde su primer corto, ‘Era tu madre’, hasta el último ‘La Madrina’, percibe el espectador.

Una singularidad que surge, por una parte, de unas historias sencillas, estructuradas en una única y efectiva trama, que desembocan en un sorpresivo giro final; y, por otra, de unos elementos expresivos, como  el montaje, la iluminación, la música, la interpretación, la escenografía,  que se manifiestan con una gran sutileza estética.

Ese aura que sopla apacible, sin grandes aspavientos, y que hace que las historias resulten especiales y humanamente  cercanas, es, probablemente, el que ha atrapado a la plataforma HBO y a la asociación L´Agende Du Court Métrage. La mirada de Pedro Sancho crea historias sin ostentación, ni artificio, pero envueltas en un hálito artístico, dignas  de contemplación.

Fotograma de 'La madrina', de Pedro Sancho.

Fotograma de ‘La madrina’, de Pedro Sancho.

Begoña Siles