Mujeres que volaron muy alto

Amelia. ¡Qué no te corten las alas!, de Marea Danza
La Rambleta
Bulevar Sur, esquina C / Pío IX. Valencia
Sábado 18 y domingo 19 de noviembre de 2017

Mujeres que rompieron moldes y esquemas, sortearon obstáculos y volaron muy alto para alcanzar sus sueños.  Todas ellas son las protagonistas de ‘Amelia. ¡Qué no te corten las alas!’, un espectáculo familiar de la compañía Marea Danza inspirado en  la historia de Amelia Earhart, la primera mujer en cruzar el Atlántico pilotando un avión, que se presenta los días 18 y 19 de noviembre en Rambleta. Cinco bailarinas valencianas que también  son productoras: Elena Martínez, Lourdes de la Rúa, María José Mora, Paula Sebastián y Rosa Sanz aproximan la danza española y el flamenco a la creación contemporánea. La dramaturgia y dirección es de La Teta Calva, Carles Chiner es el creador de la banda sonora y Pascual Peris el del original vestuario que combina la típica indumentaria de los primeros pilotos con los zapatos de taconear.

Un equipo vanguardista para crear este espectáculo de danza para todos los públicos, sobre una mujer nacida para volar que se convirtió en una heroína de los cielos, hasta acabar engullida por el mar. Una mujer que luchó por un sueño y lo vio cumplirse. Para conseguirlo tuvo que enfrentarse a las convenciones sociales de su época y prejuicios de género. Con este punto de partida, las bailarinas de Marea Danza van más allá y, a través de una coreografía de Paco Berbel con aportaciones suyas llevan a escena el espíritu de todas las mujeres que se proponen ver el mundo desde las alturas,  que persiguen sus metas y agitan las alas contra el vendaval.

Marea Danza. Imagen cortesía de la compañía.

Marea Danza. Imagen cortesía de Rambleta.

El objetivo de Marea Danza es llevar la danza española y el flamenco a terrenos poco explorados gracias a la insistencia por dotar a sus producciones de un contenido y estética que sobrepasan los límites de lo tradicional. Por ello la nueva producción de la compañía cuenta con un equipo que toma la esencia del flamenco y la impregna del mundo de Amelia.

Nacida en 2014, la compañía Marea Danza fue fundada por Elena Marava, María José Mora, Paula Sebastián, Lourdes de la Rúa y Yolanda López. Todas ellas entre los veinte y treinta años combinan la danza con otras actividades artísticas y son a la ver intérpretes y productoras. Una de ellas ya es madre de una niña.

“Nuestro principal objetivo es acercar la danza española y el flamenco a la creación contemporánea y con ello a un público heterogéneo”, dice Mora. “Queremos contar historias, lanzar mensajes mediante producciones que se alejan del sentido y construcción tradicional del flamenco. Por otro lado, como mujeres, estamos muy vinculadas a todos los temas que nos atañen. El desarrollo profesional, la conciliación laboral, la maternidad, la igualdad, etcétera. Nos sentimos cómodas y con fuerza para defender estos temas en escena”.

Marea Danza. Fotografía de Jorge Herrero por cortesía de Rambleta.

Marea Danza. Fotografía de Jorge Herrero por cortesía de Rambleta.

Para cada una de sus producciones la compañía crea un equipo artístico diferente y  en esta ocasión escogieron La Teta Calva.  “Ellos aceptaron el reto de crear algo especial para la danza y para el flamenco”, señala Mora. “Ambas compañías pisamos lo desconocido, tenemos inquietudes y queremos seguir creciendo e innovando. Ellos son los creadores y directores del espectáculo, nosotras las productoras e intérpretes. Tras varias reuniones en las que pudimos conocernos personalmente y expresarles nuestras inquietudes, nos presentaron, entre otras, la historia de Amelia Eahart, la primera mujer aviadora en cruzar el Atlántico y la primera que intentó dar la vuelta al mundo pilotando en solitario un avión».

«Una mujer valiente que luchó por sus sueños, que se enfrentó a convenciones sociales de su época y que a veces ganó y otras perdió, pero que tuvo un objetivo profesional muy claro. Nos parecía muy interesante que Amelia fuera más allá de sus metas y ayudara a otras mujeres a lograr ser aviadoras. Nos sentimos identificadas con el personaje y su historia y quisimos darle vida  a través del movimiento”.

Su director coreográfico Paco Berbel ha a trabajado la coreografía a partir de vuelo de pájaros, aviones, militares, etcétera sin  perder la esencia del flamenco, pues Marea Danza está abierta a que el flamenco y la danza española se combinen con otros estilos al servicio de la dramaturgia. Cada una de las bailarinas ha hecho un trabajo de construcción de personaje e interpretación con La Teta Calva.

Marea Danza. Imagen cortesía de Rambleta.

Marea Danza. Imagen cortesía de Rambleta.

“Era muy importante para nosotras no solo centrarnos en Amelia sino que su figura fuera un punto de partida para dar alas a tantas mujeres que las agitan contra el vendaval”, apunta Mora. Por eso, el mensaje principal del espectáculo es que todas tenemos un poco de Amelia, todas podemos conseguir nuestros sueños. El lema,’que no te corten las alas’ tiene importancia porque anima a perseguir los sueños y a no frenarse ante inconvenientes. De hecho el espectáculo también muestra la cara menos amable de la historia de Amelia, que incluye la guerra o cuando fue convertida en mujer objeto- marca para ciertos intereses comerciales”.

Por otro parte esta obra ha supuesto para la compañía el reto de crear un espectáculo para toda la familia y edades, a partir de los seis años, lo que le da una mayor proyección y amplitud ya que hay muy pocas producciones de este estilo de danza dedicadas al público familiar e infantil. Los detalles de la producción están cuidados al máximo. El vestuario es de Pascual Peris; el espacio escénico ha sido diseñado por Luis Crespo, la iluminación por Ximo Rojo, y la banda sonora la ha creado Carles Chiner. La imagen la ha realizado la diseñadora María Herreros. “Estamos contentas de poder sacar al flamenco y la danza española de su onda habitual, impregnarlo de conceptos, sorprender. Estamos apostando por un nuevo camino para estas disciplinas en la Comunidad Valenciana”.

Esta satisfacción fruto de un gran esfuerzo no excluye una crítica al precario sistema de subvenciones. “Sobrevivir no es nada fácil para esta compañía de cinco bailarinas que, a la vez tenemos diversos trabajos de subsistencia, varios cada una, relacionados con la danza y la gestión cultural. Cada producción supone un esfuerzo tremendo y siempre con la amenaza del fracaso económico. Por suerte, somos compañía residente de la Escuela de Danza María Carbonell, pues sin el apoyo de su directora sería imposible. Aunque recibimos ayuda del Instituto Valenciano de Cultura no es suficiente, las artes escénicas necesitan más apoyo, más inversión pública y privada. No queremos apostar todo a una ayuda, pero sí es necesario un trampolín, un empujón. En Marea Danza trabajamos el marketing, la difusión, los públicos, etcétera para lograr subsistir”.

Marea Danza. Imagen cortesía de Rambleta.

Marea Danza. Imagen cortesía de Rambleta.

Bel Carrasco