Rubén López y su ajedrez al cubo

Cubess, de Rubén López
Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT)
C / Viciana, 5. Valencia

“Desde siempre me ha gustado el mundo de la magia, echar cartas; tengo ojillo para eso”. Para eso y para transformar su ilusión en un sorprendente ajedrez, que viene a ser el compendio de todo lo aprendido en la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT) de Valencia. Es su proyecto fin de carrera. Proyecto con el que Rubén López (Valencia, 1988) ha logrado construir un complicado y minucioso ajedrez de metacrilato, dentro de una no menos brillante caja de madera de teka. Cubess es el nombre de semejante conjunción de magia, juego y artesanía industrial puestos al servicio del diseño gráfico y la aplicación multimedia. Culminada tamaña proeza, Rubén López aguarda la oportunidad de presentarlo a algún premio de postín que ponga en valor tan lograda ejecución, fruto de varios meses de intenso trabajo.

Cubess, de Rubén López.

Cubess, de Rubén López.

“Al principio tenía pensado que fuera un cubo contenedor y expositor de varios juegos de mesa: damas, ajedrez, go, naipes… Pero luego vimos que meter tantos juegos en un solo cubo resultaba inviable”. Y se decidió por uno solo: el ajedrez. De ahí lo de Cubess, por cube (cubo) y chess (ajedrez), en inglés, para terminar formando una sola palabra que lo abarca todo. Porque su intención era ésa: abarcarlo todo. Así lo explica en la Memoria del proyecto: “Si tuviese que definir Cubess, diría que es un ajedrez cúbico, almacenado dentro de un cubo, el cual se mantiene suspendido dentro de otro cubo, y que se conserva resguardado en un cubo de madera”. Ajedrez, pues, al cubo.

Detalle del proyecto Cubess, de Rubén López.

Detalle del proyecto Cubess, de Rubén López.

Un ajedrez que, tirando del hilo de su pasión por la magia, parece salido de cierta chistera en la que Rubén López ha ido metiendo a partes iguales su ingenio, sus tres años de aprendizaje en ESAT, su voluntad cifrada en laboriosos meses de trabajo y un detallismo de orfebre o de abridor de cajas fuertes. No es por ello extraño que, al margen de Cubess, a Rubén López le haya dado por realizar la versión multimedia no oficial de la película Ocean´s eleven, otro portento de imaginación y sutileza que se puede ver en Vimeo. Y no es extraño porque, al igual que a los protagonistas de la película de Steven Soderbergh, encabezados por George Clooney, a Rubén López también le van los trucos que, salvando las distancias, hacen de la imaginación el mejor aliado para alcanzar los más insospechados objetivos.

Detalle de Cubess. Rubén López.

Detalle de Cubess. Rubén López.

Imaginación y racionalidad. Fantasía y lógica. La simbiosis de ambas facetas es lo que hace de Cubess un notable proyecto fin de carrera, que ESAT se ha encargado de distinguir como uno de los trabajos más brillantes de la escuela. “Las combinaciones, al igual que un rompecabezas, han sido siempre el aspecto más interesante del ajedrez. La razón se debe a que las combinaciones hacen posible que el ajedrez sea más que un ejercicio matemático con una carencia de vida. Ellas son la poesía, son del ajedrez lo que la melodía de la música. Ellas representan el triunfo de la mente sobre la materia”, apunta Rubén López en el índice del manual explicativo de su proyecto. Lo cual demuestra no sólo las aptitudes adquiridas durante los tres años de aprendizaje en ESAT, sino su creatividad en áreas propia del diseño gráfico, multimedia, ilustración y, sin duda, cierta vena literaria.

Cubess, de Rubén López.

Cubess, de Rubén López.

En el fondo, ha logrado condensar en el objeto producido la “ilusión, el efecto mágico, que hay detrás de todo truco, que es difícil de ver, pero que te afecta”. Y agrega Rubén: “Quería trasladar ese arte, el amor por el mundillo de la magia, a lo físico”. La apuesta resulta convincente, porque al ver Cubess, el despliegue completo del proyecto, a uno le asalta inmediatamente la pregunta que surge a la conclusión de un número de magia: ¿cómo lo habrá hecho? Y él lo explica, como lo explicaría un mago del tipo Juan Tamariz, aunque a Rubén López le falten lógicamente sus tablas: que la magia no es engañar, sino ilusionar. Su Representación física de un pensamiento mágico, que es el modo en que ha denominado su proyecto Cubess, se adapta como un guante a esa fuerza motriz que le ha llevado a Rubén a la culminación de tan feliz hallazgo.

Caja de madera de Cubess. Rubén López.

Caja de madera de Cubess. Rubén López.

Ahora está inmerso en un nuevo curso de diseño interactivo en la Escuela Superior de Arte y Tecnología de Valencia, con la que se muestra encantado, a la espera de encontrar trabajo. “Está difícil, pero soy de los que piensan que hay que echarle fuerza y ganas, no esperando cualquier cosa, rebajarse a cualquier empleo, sino aceptando aquello que más te convenza”. Sus proyectos para web, y su dedicación a la pintura, el dibujo y la ilustración, ocupan igualmente gran parte de su tiempo. También sigue buscando el concurso donde presentar Cubess. No vale cualquier premio, sino aquel que esté a la altura de la ilusión y el trabajo desarrollado en su ejecución. Como dirían en su citada Ocean’s eleven: “Lo haremos como si no tuviéramos nada que perder”. Lo ganado, que es su proyecto, ganado está. A Rubén López sólo le queda esperar su oportunidad.

http://www.cubess.es

Rubén López. Imagen cortesía del autor.

Rubén López. Imagen cortesía del autor.

Salva Torres