Los 400 ‘maravillosos’ años de Cervantes

Miguel EN Cervantes. El retablo de las maravillas, de Miguelanxo Prado y David Rubín
Organizado por Acción Cultural Española (AC/E), Comunidad de Madrid e Instituto Cervantes
Museo Casa Natal de Cervantes
C / Mayor, 40. Alcalá de Henares, Madrid
Hasta el 14 de febrero de 2016

El Museo Casa Natal de Cervantes en Alcalá de Henares acoge desde el 15 de octubre la exposición Miguel EN Cervantes. El retablo de las maravillas, organizada por Acción Cultural Española (AC/E), Comunidad de Madrid e Instituto Cervantes, para conmemorar el 400 aniversario del fallecimiento del escritor que tendrá lugar en 2016.

El proyecto, concebido y comisariado por el equipo “i con i”, muestra la fascinante figura que fue Miguel de Cervantes a través de uno de sus ocho entremeses, El retablo de las maravillas, obra en la que el autor aborda el binomio ficción/realidad y de gran carga autobiográfica.

Detalle de la cubierta de Miguel EN Cervantes. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Detalle de la cubierta de Miguel EN Cervantes. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

El lenguaje elegido es el de la ilustración, un lenguaje que permite generar esa experiencia de viaje del pasado y acercar un relato histórico al público actual, incluido el público familiar. Miguelanxo Prado, dibujante realista Premio Nacional del Comic en 2013, cuenta la vida de Cervantes acentuando el discurso de la realidad. David Rubín, uno de los historietistas españoles más reconocidos en los últimos años, narra la historia de El retablo, dentro del mundo de la ficción.

Miguel de Cervantes tuvo una vida tan apasionante como poco conocida. Fue espía de Felipe II, trabajó para la Iglesia, vivió un asalto pirata en alta mar, estuvo preso, fue recaudador de impuestos, marido intermitente, viajero incansable… Sin embargo, su gran éxito, El Quijote, eclipsó su figura, y un halo de misterio rodeó siempre su existencia.

Ilustración de Miguelanxo Prado, en la exposición Miguel EN Cervantes. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Ilustración de Miguelanxo Prado, en la exposición Miguel EN Cervantes. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Miguel EN Cervantes plantea escenas biográficas de Cervantes ilustradas por Miguelanxo Prado en conexión con El retablo de las maravillas dibujado por David Rubín. Prado perfila el físico del escritor y su trayectoria vital, recreando los escasos datos ciertos sobre su biografía, con un lenguaje realista, mientras que Rubín traslada la acción de El retablo a viñetas y pone rostro a sus personajes.

El discurso expositivo está organizado en tres partes. La primera narra las escenas de la vida cotidiana de Cervantes junto con la presentación de los personajes del entremés. En segundo lugar, presenta escenas del Cervantes escritor coincidiendo con la parte de mayor acción del entremés; para terminar con el alter ego de Cervantes y la crítica social, al tiempo que se desarrolla el desenlace de El Retablo.

Dibujo de David Rubín, en la exposición Miguel EN Cervantes. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Dibujo de David Rubín, en la exposición Miguel EN Cervantes. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

La exposición contrapone dos niveles narrativos, el de la realidad, correspondiente a la vida del autor, y el de la ficción, representado por su famoso entremés. En su recorrido se van desgranando temas universales como la clase social, el amor, la familia, el dinero, la educación, la religión, la profesión del escritor y el alter ego presentes tanto en la vida como en la obra de Cervantes.

El objetivo de la exposición es conocer el apasionante personaje que fue Miguel a través de la relectura de una de sus obras de teatro que no vio representada en vida, El retablo de las maravillas.

Ilustración de Miguelanxo Prado. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Ilustración de Miguelanxo Prado. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Exposición itinerante

Miguel EN Cervantes, producida por Acción Cultural Española, la Comunidad de Madrid y el Instituto Cervantes, se presenta en dos formatos. El primero que, tras su presentación en el Museo Casa Natal de Cervantes de Alcalá de Henares, itinerará por varias sedes nacionales y un segundo formato, más sencillo y adaptable, que permitirá la presentación simultánea de varias copias en algunos de los centros del Cervantes como los de Túnez, Nápoles o Burdeos y en otras sedes internacionales.

Dibujo de David Rubín, en la exposición Miguel EN Cervantes. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Dibujo de David Rubín, en la exposición Miguel EN Cervantes. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

 

Por si se va la luz

 

“Si me asomo a la delicadeza destructiva del arte, apenas puedo respirar”

 

Lara Moreno (Sevilla, 1978) creció en Huelva y actualmente vive en Madrid. Recientemente ha estado en Lotelito, (Valencia) para presentar su primera novela Por si se va la luz (editorial Lumen). En la obra, cuenta la historia de una pareja de treintañeros, Nadia y Martín, artista y científico, que deciden dar una vuelta radical a su vida y trasladarse a vivir al campo. El pueblo que eligen cuenta con tan solo tres habitantes.

 

¿La lectura es para ti un imprescindible como para Nadia? ¿Te llevarías varios libros en tu equipaje?

Sí, para mí es imprescindible, y siempre me llevaría libros. Para Nadia en realidad no era imprescindible en su vida, pero toma la decisión de llevarse libros porque entiende que allí, sin otros medios, podrá encontrar en la lectura algo más que un simple placer.

¿Serias capaz tu también de ir a una zona perdida con un amor desgastado?

Pues depende de las circunstancias. En realidad, no construí a mis personajes basándome en lo que yo sería o no capaz de hacer: sería muy aburrido limitarse a la valentía o cobardía de uno mismo.

¿Ir a un lugar así une a las personas?

Si te refieres a la pareja, es una gran incógnita. Es imposible saber, creo, qué circunstancia unirá o separará a una pareja. Fugarse del hogar, juntos, ir a un lugar desértico puede ser peligroso para ellos. Pero ¿es que quedarse en el hogar, continuar con lo cotidiano, es una solución mejor? Nunca se sabe… Aparte de la pareja, si pensamos en el resto de los personajes: creo que la convivencia estrecha, directa y basada en la necesidad, a pesar de la tensión que puede generar y la incomodidad, sí une a la gente.

¿A qué lugar te refieres? ¿O nos quedaremos sin saberlo?

No existe el lugar en el mapa. Me lo imagino en España, quizá por el ambiente y algo del paisaje en la meseta, pero en realidad tiene relativamente cerca la costa, y lo cercan unas montañas altas.

¿Ese lenguaje tan cuidado se nace o se estudia? ¿Ha sido muy difícil de escribir?

No sé qué decirte, supongo que un poco de ambas cosas. Hay algo que sale de forma natural, que no se puede forzar ni tampoco dominar, pero luego todo hay que trabajarlo con un poco de frialdad, para limar las aristas. Por supuesto, no trabajarlo hasta el delirio, porque si no puedes volverlo impersonal. Ha sido más difícil calibrar cuánto había que corregir y cuánto no, encontrar ese equilibrio entre ambas cosas dándole prioridad al texto.

Lara Moreno en Lotelito (Valencia)

Lara Moreno en Lotelito (Valencia)

Nadia afirma en la obra “si me asomo a la delicadeza destructiva del arte, apenas puedo respirar”. ¿Qué significa para ti el arte?

Una forma de expresión, de comunicación, a veces una forma de vida, una forma de sentir y de percibir.

¿Cómo ha sido el cambio de la poesía  a la novela?

He escrito poquísima poesía en mi vida, y ya bastante tarde. Lo que ha sido más complicado ha sido el cambio del relato a la novela. Creo que algo hay de la estructura del relato en la novela. Pero no fue fácil al principio. Me parecía estar en la cuerda floja todo el tiempo. Hasta que la cuerda se fue haciendo más ancha.

¿Porqué esa línea narrativa? ¿El libro de pedía dividir a los personajes?

Creo que fue primero la idea de una novela coral y luego llegaron los personajes, o si no fue antes fue casi a la vez. Elegí hacer una novela coral y además utilizar la tercera persona porque me apetecía enfrentarme a todo eso, me apetecía tener la libertad de la primera persona y el sosiego de la tercera.

¿Tenías la historia clara desde el principio?

Tenía claros el arranque, el planteamiento, un breve esbozo de los personajes y el contexto, al marco que rodea a la historia. Pero poco más, todo iba llegando poco a poco, conforme avanzaba en la escritura.

¿En qué medida la literatura es arte para ti?

En toda medida.

¿Caerás en los libros electrónicos online?

No lo creo.

¿Si pudieras relacionar tu novela con un olor con cuál sería, y con un color? 

Olor a tierra, color el del cielo en un año de sequía.