‘Málaga 451’: Literatura sonora en La Térmica

‘Málaga 451: la noche de los libros’
La Térmica
Av. de los Guindos 48, Málaga
Viernes 21 de abril de 2017

La literatura no solo hunde sus raíces en la palabra escrita, sino que su influencia se expande hasta el resto de las artes y, muy especialmente, en la música. Prueba de ello es el recorrido sonoro que cada año propone el festival literario que organiza La Térmica, el centro cultural de la Diputación de Málaga, y que el próximo 21 de abril celebra su tercera edición. ‘Málaga 451: la noche de los libros’ inspira su estructura en los festivales de música, y habrá un escenario al aire libre destinado a la relación entre la palabra impresa y la cantada. Allí, desde las 18:30 y hasta la madrugada, actuará una selección de la música actual que está vinculada con fuerza a la literatura.

El escritor norteamericano y miembro fundamental de la Generación Beat, William Burroughs, será objeto de la exposición ‘William Burroughs. Nova Convention’, comisariada por la editora Eva Prinz y por el músico Thurston Moore, conocido por su trayectoria en la mítica banda Sonic Youth, que además actuará en la propia sala de exposiciones a las 21:00 horas con un spoken word exclusivo para la ocasión. La muestra, expuesta por primera vez en España, es un evocador recorrido por la Nova Convention; un evento celebrado en el Entermedia Theater de Nueva York durante tres días de 1978 en torno el trabajo de Burroughs, incluyendo actuaciones de Laurie Anderson, Patti Smith, Philip Glass, Brion Gysin, Frank Zappa, John Cage, Timothy Leary y otros. En la exposición se pueden ver documentos, discos, pósters, objetos y memorabilia original y rara vez expuestos, y, sobre todo, las fotografías en blanco y negro tomadas por el fotógrafo James Hamilton.

Imagen del escritor norteamericano y miembro fundamental de la Generación Beat, William Burroughs,  que será objeto de la exposición 'William Burroughs. Nova Convention'. Fotografía cortesía de los organizadores.

Imagen del escritor norteamericano y miembro fundamental de la Generación Beat, William Burroughs, que será objeto de la exposición ‘William Burroughs. Nova Convention’. Fotografía de James Hamilton cortesía de los organizadores.

El músico David Bowie, recientemente desaparecido, será homenajeado a las 23.30 horas mediante un memorial que con el subtítulo ‘El rayo que no cesa’ han preparado la cantautora de rock Mercedes Ferrer junto al periodista Héctor Márquez; un homenaje al hombre de las mil caras a través de algunas de sus canciones, de textos y palabras que significaron su vida única y su obra poliédrica. Del mismo modo, al término de la noche, la dj madrileña Marta Fierro, conocida como Eme DJ, trazará un trayecto por la música producida o inspirada por Prince a partir de las 1.30 horas, otro artista que nos dejó hace justo un año, precisamente el 21 de abril de 2016. El tercer tributo musical de la noche correrá a cargo de la rapera malagueña Eskarnia, quien interpretará a las 0.30 horas y de forma íntegra y con banda en directo su excelente trabajo ‘Sola en la sala’, un disco inspirado en la poesía para adultos de la escritora Gloria Fuertes, de quien se cumple el centenario de su nacimiento.

En el mismo escenario y a las 21:00 horas, el exitoso músico y poeta Marwan, que ha arrasado con sus últimas giras, lanzamientos discográficos y libros de poemas, acudirá a La Térmica acompañado de su hermano, el también escritor Samir Abu – Tahoun, para ofrecer un recital de poemas y relatos salpicados con algunas interpretaciones musicales de sus textos. Por su parte, el escritor Miqui Otero mostrará un espectáculo único con la lectura musicada de su novela ‘Rayos’, editada por Blackie Books, y lo hará en Málaga 451 a las 22.30 horas junto a Guillermo Farré (guitarra), Esther Margarit (voz) y Angel Garau (batería), en una banda efímera creada especialmente para esta cita irrepetible. Este escenario dedicado a la música abrirá sus puertas al atardecer con un recital de jazz a cargo de la laureada cantante Eva Jiménez en un formato de cuatro músicos en el que también destaca Javier Galiana, pianista de cabecera de músicos como Manu Chao o Silvia Pérez Cruz.

La música también estará presente en el Escenario 451. Allí, a las 23:00 horas, nos haremos eco de uno de los grandes fenómenos literarios de los últimos años con el pianista británico James Rhodes, que en ‘Instrumental’ detalla un estremecedor relato biográfico que habla de abusos, música y supervivencia. Dialogará sobre la relación entre la música y la literatura, y sobre la cualidad salvadora de la cultura con la periodista musical y escritora Silvia Grijalba. Será el colofón de este gran escenario por el que a lo largo de la noche también desfilarán figuras como Michel Houellebecq, Fernando Aramburu o Nuccio Ordine.

‘Málaga 451: la noche de los libros’ está coordinado por el articulista y promotor cultural malagueño Txema Martín y se celebra el 21 de abril en La Térmica en horario de 18:30 hasta la madrugada, y todas sus actividades son gratuitas hasta completar aforo. Con esta tercera edición, el festival literario de referencia en la provincia de Málaga acomete su definitivo salto internacional sin perder de vista el territorio en el que se sitúa. En sólo dos convocatorias, este festival ya se ha colocado como referente en su género en toda España, como lo demuestran sus 8.000 visitantes hasta la fecha y un aumento de asistencia en la segunda edición con respecto a la primera de casi el 50 por ciento. ‘La noche de los libros’ mantiene su compromiso con el sector editorial malagueño mediante la colaboración con más de una decena de librerías de la provincia, así como numerosos editores y escritores malagueños invitados a este encuentro.

La Termica. Makma

 

Albañil de día, diva de noche

La Margot. Serio de día, coqueta de noche
Espai Rambleta
Bulevar sur, esquina Pío IX. Valencia
Miércoles 27 de enero, 2016, a las 19.30h

Día y noche, sexo y muerte, hombre y mujer, represión y escándalo. El concierto de la vida es un recital de dualidades que a veces se encarna de forma fortuita en personas que, simplemente, estaban allí en el momento oportuno, proclives a hacerse notar. Como Antonio Campos, el hombre de las dos caras, con una doble faceta vital; señor de pueblo y sofisticada diva. Durante años se transformó en una Sara Montiel tan espléndida y rumbosa como la auténtica despertando pasiones.

Fotograma de La Margot. Serio de día, coqueta de noche. Espai Rambleta. Imagen cortesía de los autores.

Fotograma de ‘La Margot. Serio de día, coqueta de noche’. Espai Rambleta. Imagen cortesía de los autores.

Nacido en Bétera, en 1948, Campos es paradigma de esas dualidades de la existencia. En su adolescencia y primera juventud trabajó como repartidor de barras de hielo y albañil, pero soñaba con deslumbrar al público proyectando el encanto de  su voz y su imagen. En 1977, en la vorágine política y social que trajo la Transición, hizo realidad su sueño, subió a un escenario y enamoró a los espectadores imitando a Sara Montiel con perfección gestual y una socarronería muy mediterránea. Antonio Campos Ramos, con el nombre artístico de Margot, se convirtió rápidamente en una gran estrella de la noche valenciana.

Fotograma de 'La Margot. Serio de día, coqueta de noche'. Imagen cortesía de los autores.

Fotograma de ‘La Margot. Serio de día, coqueta de noche’. Imagen cortesía de los autores.

Cuatro décadas más tarde este entrañable personaje revive ante las cámaras en un documental de setenta minutos que cuenta su vida y milagros, La Margot. Serio de día, coqueta de noche, dirigido por un veterano de la escena, Enrique Belloch. El filme se estrena en Espai Rambleta el día 27 de enero, con la idea de animar a exhibidores y distribuidores a difundir este peculiar biopic.

En Rambleta fue precisamente donde hace un año se gestó el proyecto, a raíz de una actuación de Margot, con sus espléndidos 67 años, en un número de cabaret dirigido por Tonino Guitián.

Enrique Belloch, director de 'La Margot. Serio de día, coqueta de noche'. Imagen cortesía del autor.

Enrique Belloch, director de ‘La Margot. Serio de día, coqueta de noche’. Imagen cortesía del autor.

“La película se ha hecho a golpe de pasión, porque las subvenciones nunca han sido mi fuerte”, dice Belloch. “Un proyecto en el que intervienen mis amigos de toda la vida, el periodista Rafa Marí y el escultor Miquel Navarro. El primero ha participado en la escritura del guión y producido el documental junto a Malvados. Miquel es el director artístico, autor del cartel, y es entrevistado a fondo con otros protagonistas de la Transición valenciana como el diseñador Francis Montesinos y la senadora del PSOE Carmen Alborch”.

El rodaje de exteriores tuvo lugar en la ciudad de Valencia, la Malvarrosa, Pinedo, La Albufera, Picassent y Bétera, población natal de Antonio Campos. Los interiores, en su casa, el  estudio del escultor Miquel Navarro, la ermita del Calvario en Bétera, Espai Rambleta y casa Román.

Además del protagonista, intervienen: Tonino Guitián, Maribel Casany, Carmen Alborch, Francis Montesinos, Miquel Navarro y Rafael Marí Sancho.

“Tras su estreno esperamos que el documental circule en la programación comercial por todos los cines del mundo”, bromea Belloch. “También trataremos de comercializarla vendiéndola a algunas televisiones y explotándola en DVD”.

Fotograma de 'Margot. Serio de día, coqueta de noche'. Imagen cortesía del autor.

Fotograma de ‘La Margot. Serio de día, coqueta de noche’. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

Una noche en el IVAM

La Sauna International
El museo modos de uso

El IVAM propone al público habitar el espacio del museo por una noche, la que enlaza el viernes 4 con el sábado 5 de diciembre, con el objetivo de reflexionar sobre las lógicas cotidianas que rigen el funcionamiento de la institución (administración, horarios, actividades, seguridad, etc.), y así proponer una nueva experiencia a los participantes.

La actividad, que tendrá lugar en el hall principal del IVAM, comenzará a las 20.00h del viernes 4, después de la hora de cierre del museo, y hasta las 10.00h del sábado 5. Los participantes que estén interesados tendrán que acudir con sacos de dormir, esterillas, mantas y demás provisiones que consideren necesarias para pasar la noche. Para la cena y el desayuno, cada uno de los participantes deberá traer algo de comer y beber para compartir con los demás participantes.

Fachada del IVAM.

Fachada del IVAM.

Se trata de una propuesta concebida por la plataforma de artistas escénicos La Sauna International, en concreto Vicente Arlandis y Sandra Gómez. Durante la velada, se planteará a los asistentes que reflexionen sobre la cuestión ‘¿qué pasa cuando no pasa nada?’. Después de cenar se propondrá una situación que traslade a los participantes a su interior, una inducción al sueño y a los sueños. Una toma de consciencia del cuerpo de cada uno, de la respiración, la percepción del espacio y de los otros, una posibilidad de imaginarse a uno mismo de manera diferente.

Esta acción es la primera de una serie de actividades englobadas bajo el título ‘El museo modos de uso’. Después vendrá el ciclo de cine ‘El museo produce’, ideado por Javier Moral, y los talleres Tecnometrías, de Solimán López y Aitziber Urtasun, y ‘Construyendo nuevos mundos. Dance generation’, de Taiat Dansa. ‘El museo modos de uso’ irá ofreciendo visiones e interpretaciones sobre la importancia del lugar y los espacios, sus ocupaciones u ocultaciones, dentro de un museo contemporáneo.

 

Bodas de sangre flamencas en Flumen

Bodas de sangre, de Federico García Lorca, bajo la dirección de José Sáiz
Saga Producciones
Teatro Flumen
C / Gregorio Gea, 15. Valencia
Estreno: jueves 15 de octubre, a las 21.00h
Hasta el 29 de noviembre de 2015

La terrible historia que en su día escribiera Lorca, tras quedar impresionado al leer la noticia en un periódico, del cruento suceso acaecido en El Cortijo del Fraile de Nijar (Almería), el 22 de Julio de 1928, representada en el Teatro Flumen de Valencia.

Bodas de Sangre, dirigida por José Saiz, reproduce los versos de Lorca al compás del flamenco más puro, donde el amor y la traición, la tradición y el instinto, el honor y la muerte se conjugan en una noche sin luna. Con esta obra Lorca consigue hacer uno de sus mejores trabajos con la tragedia como base, ya que todos los protagonistas mueren o viven sin motivo, guardando sus penas en su interior. En Bodas de Sangre se viven sentimientos tan fuertes como el amor, el deseo y los celos, capaces de cegar la razón y hacer añicos la cordura.

Bodas de sangre, de Federico García Lorca, bajo la dirección de José Saiz. Imagen cortesía de Teatro Flumen.

Bodas de sangre, de Federico García Lorca, bajo la dirección de José Saiz. Imagen cortesía de Teatro Flumen.

Es la mañana de una boda. Leonardo es el primero en llegar a la casa de la novia y habla con ella, recordándole el pasado. Leonardo ha amado a la hermosa novia y ha sido correspondido; pero rechazado por el padre debido a la dudosa moralidad de su familia, se ha casado con otra mujer, prima de ella; sin embargo, en ambos ha quedado latente la primera pasión y él sigue asediándola con su deseo. La novia, llena de orgullo y despecho, ha aceptado un matrimonio que le significa liberación, pero no siente amor por el que será su esposo.

El recuerdo del pasado se hace tan apremiante entre ambos que, celebrada la ceremonia nupcial, la recién casada huye con su antiguo pretendiente. El novio persigue a la pareja fugitiva. Cae la noche. La luna, desde arriba, contempla la huida y la persecución. Se producen el encuentro y el duelo entre los dos hombres, en el que ambos mueren. La novia sobrevivió de milagro a las manos de mujer que la intentaron estrangular.

Es también una historia de viejas rencillas familiares, la familia del joven novio había sido víctima de la pérdida del padre y el hijo mayor en manos de la familia del joven Leonardo, lo cual engendra en la madre un rencor-odio hacia todo lo relacionado con dicha familia, y un temor-odio hacia cualquier arma que atente contra la vida del hombre.

La novia, que siente que ya no tiene motivo por el que vivir, visita a la madre, no para pedirle perdón sino para que le quite la vida a ella también. La madre, por su parte, no es capaz ni de tocarla, aunque le gustaría hacerlo hasta acabar con ella, no tiene fuerzas para hacer nada, ya que acaba de perder a lo único que le quedaba; su hijo.

Con esta obra, Lorca consigue hacer uno de sus mejores trabajos a base de la tragedia, ya que todos los protagonistas mueren o viven sin motivo, guardando sus penas en su interior. El amor, el deseo, los terribles celos que nacen de las mismas entrañas y abrasan el corazón, cegando la razón que hace añicos la quebradiza cordura. Este es el auténtico catalizador que libera la furia aletargada en el interior de las pasionales personas.

Imagen promocional de Bodas de sangre, de Federico García Lorca, dirigida por José Saiz. Imagen cortesía de Teatro Flumen.

Imagen promocional de Bodas de sangre, de Federico García Lorca, dirigida por José Saiz. Imagen cortesía de Teatro Flumen.

 

El espíritu Bulldog en el Monasterio del Carmen

Fiesta Misbehave Properly, de Bulldog Gin
Centro del Carmen
C / Museo. 2. Valencia
Jueves 17 de septiembre de 2015
Desde las 20.00 a las 00.00h

Misbehave es atreverse a ser uno mismo incluso cuando haya que romper las normas y Properly es saber hacerlo con clase, esta es la visión que Bulldog Gin, la ginebra premium consolidada desde 2007, trae tatuada en su espíritu.

La dj Isa B en un momento de la fiesta Bulldog en el Claustro del Carmen. Imagen cortesía de la organización.

La dj Isa B en un momento de la fiesta Bulldog en el Claustro del Carmen. Imagen cortesía de la organización.

La marca llevó la fiesta más Misbehave a uno de los encuadres más Properly de la capital Valenciana. El lugar elegido, el Real Monasterio de Nuestra Señora del Carmen (cuyos orígenes se remontan a 1.281 cuando los Carmelitas Calzados se establecieron en Valencia a la muerte del Rey Jaime) vivió la fiesta más Misbehave Properly: la deejay Isa B puso la mejor banda sonora desde la cabina-piano de cola, los invitados bebieron los mejores Bulldog & Tonic con el aliciente de ganar tu altura en ginebra si eras capaz de identificar a Mr y Miss Bulldog para lo que tuvieron que reconocer su parte Misbehave y su parte Properly.

Además de demostrar la personalidad de los cócteles hechos con Bulldog, la Misbehave Properly sorprendió a los 200 asistentes de la fiesta en Valencia, como ya había hecho con los invitados al Palacio Duarte en Madrid, el Observatorio Fabra en Barcelona o el Jardín Botánico de Málaga. Haciendo de la noche de celebración una noche inolvidable.

Momento de la fiesta de Bulldog Gin en el Claustro del Carmen. Imagen cortesía de la organización.

Momento de la fiesta de Bulldog Gin en el Claustro del Carmen. Imagen cortesía de la organización.

 

La mujer Hopperiana de Vázquez Chambó

Jarka is a blues for a night, de Óscar Vázquez Chambó
Intramurs. Festival per l’art a València
Museo de los Soldaditos de Plomo
C / Caballeros, 20. Valencia

Dice el artista: “Paseaba por las calles de Valencia de noche con condición de observador, cuando vi frente al Mercado Central el edificio con el nombre de La casa azul. En el tercer piso ella estaba asomada en la ventana saboreando la noche cuando despertó en mi el interés como fotógrafo y pensé en mi interior, que mujer tan misteriosa.

Me acerqué al edificio en la calle Palafox y llamé al timbre, no oía el ruido, esperé y finalmente no abrió nadie la puerta. Mi intención motivada por un impulso era la de hablar con ella. No tuve suerte y me fui a casa pensativo. Esta situación me sirvió como base para inspirarme en la obra de La casa azul.

Sobre esta localización en el tercer piso donde vi la luz y ella asomada en la ventana empieza la serie que comprende tres imágenes consecutivas y que dan título a Jarka is a blues for a night”.

Fotografía de Óscar Vázquez Chambó en la exposición 'Jarka is a blues for a night', en el Museo de los Soldaditos de Plomo, dentro del festival Intramurs. Imagen cortesía del autor.

Fotografía de Óscar Vázquez Chambó en la exposición ‘Jarka is a blues for a night’, en el Museo de los Soldaditos de Plomo, dentro del festival Intramurs. Imagen cortesía del autor.

Con referencias a la obra de Edward Hopper, la mujer es punto de partida para realizar la serie. La habitación como marco para contar esta secuencia y el color azul vinculado a la obra. Óscar Vázquez Chambó se inspira en una mujer Hopperiana en su absoluta soledad con la necesidad de escuchar al bluesman en la noche.

Una luz misteriosa con ingredientes cinematográficos define con la sombra dura el espacio que habitan. El autor presenta al espectador una historia a su libre interpretación donde la mirada de ella juega con el fuera de campo haciéndolo cómplice de la narración.

Fotografía de Óscar Vázquez Chambó en la exposición 'Jarka is a blues for  a night', en el Museo de los Soldaditos de Plomo, dentro del festival Intramurs. Imagen cortesía del autor.

Fotografía de Óscar Vázquez Chambó en la exposición ‘Jarka is a blues for a night’, en el Museo de los Soldaditos de Plomo, dentro del festival Intramurs. Imagen cortesía del autor.

Por otro lado, en ‘Four conditions for a viewer’, el autor nos presenta cuatro imágenes a modo de viñetas donde nos muestra el acto de desvestirse a través de ellas dando pie a la pregunta en el espectador. Ella se desnuda de espaldas hacia la cámara pero frente al retrovisor de calle donde se refleja el artista que al mismo tiempo esta dentro de la imagen como un espectador-mirón y nos enseña la cámara como dispositivo de la enunciación de lo que esta pasando.

Una luz dura sobre la imagen acentúa el cuerpo mientras la acción se desarrolla bajo la atenta mirada del fotógrafo –espectador– mirón. El juego se establece con una imagen recíprocamente sobre un camino de ida y vuelta.

Serie de fotografías de Óscar Vázquez Chambó. Festival Intramurs. Imagen cortesía del autor.

Serie de fotografías de Óscar Vázquez Chambó. Festival Intramurs. Imagen cortesía del autor.

El color vuelve estar presente en la obra del artista. Un color fuerte y contrastado que da un toque pictórico a la obra y que es característico en el discurso fotográfico del autor.

El espacio es absorbido en el  plano – contraplano donde la mirada recorre desde el cuerpo de ella  hacia dentro  dando hincapié a su paso con elementos de atrezzo.

La obra va acompañada a pie de página de un título ‘Four conditions for a viewer’ donde nos dice y establece cuatro condiciones para un espectador. Cuatro condiciones a juzgar sobre el acto.

Imagen de Óscar Vázquez Chambó, cortesía del autor.

Fotografía de Óscar Vázquez Chambó en la exposición ‘Jarka is a blues for a night’ del Museo de los Soldaditos de Plomo, dentro del festival Intramurs. Imagen cortesía del autor.

Despertar al grito de Savannakhet

La nuit du bal. Amanda Moreno
Salón Rouge
Institut Français
C/ Moro Zeit, 6. Valencia
Hasta el 30 de mayo

La algarabía en el salón de baile, durante la recepción de los embajadores de Francia en Calcuta, solo puede compensarse con la melodía de India Song y el gran silencio que esta produce. Cada vez que suena se repite un instante congelado de aquella noche, de la gran pasión. “Que d’amour, ce ball… Que de désir…”(1).

En la noche del baile se mezclan las voces con los personajes, los gritos con los llantos, las narraciones con los destinos; todo para traer a la memoria lo que el olvido ha disipado con la luz de la aurora. La nuit du bal representa un espacio en el que el tiempo ha sido hechizado. En él Amanda Moreno consigue captar algunas de las imágenes de la obra de Marguerite Duras: aquellas que se repiten en el canto de su serie inspirada en la India y que Moreno exhibe de manera propia, haciéndola suya, fascinada por la complejidad narrativa de la francesa. Así, la densidad del tiempo, la laxitud de la acción nos introduce en la ficción, no tanto la literaria de Duras como aquella que hace de la memoria un lugar para confundir los recuerdos, dotar de existencia al amor y el deseo, dar voz a la locura y observar, de cerca, la muerte en vida.

Obra de Amanda Moreno en 'La nuit du bal'. Imagen cortesía de Institut Français de Valencia.

Obra de Amanda Moreno en ‘La nuit du bal’. Imagen cortesía de Institut Français de Valencia.

Por tanto, La nuit du bal es un “récit très lent, mélopée faite de débris de mémoire, et au cours de laquelle, parfois, une phrase émergera, intacte de l’oubli”(2). Entonces Amanda Moreno guarda los restos de memoria que las voces traen en su narración componiendo ese gran escenario que es La nuit du bal. En él se mezcla un jardín tropical de cocoteros y palmeras, de plantas verdes y adelfas trás las que se oculta la chica de S. Thala. Una selva misteriosa que esconde los secretos del tiempo más oscuro y en el que el Ganges mece cada una de esas vidas, donde el Vicecónsul embebido en su existencia fantasmagórica vagabundea; la mendiga exhala su canto de Savannakhet. “Elle se tient là avec les restes. Oublieuse. Déliée, c’est-à-dire absolue”(3). O los leprosos que se aproximan a la embajada y que son devorados por la hambruna.

También nos hallamos frente a una recepción envuelta en decadencia exuberante. De entre estas ruinas, Moreno hace emerger algunos instantes de esplendor. Los amantes hipnotizados por la asfixiante dulzor del vals atraviesan las estancias a pesar del rumor de los cuchicheos de los invitados. El pasado lujo se ha hecho añicos, polvo y piedras quemadas. La luz emana del monzón verde, de los rostros blancos de la locura, de las manchas de la luna y el negro de la noche.

Obra de Amanda Moreno en 'La nuit du bal'. Imagen cortesía de Institut Français de Valencia.

Obra de Amanda Moreno en ‘La nuit du bal’. Imagen cortesía de Institut Français de Valencia.

La absoluta visualidad deviene una transición de paisajes de ausencias. Oscura es la noche, calurosa e inalcanzable. Las sombras hacen de ella su morada. El deseo avanza apresurado sobre la tormenta que se adentra en el Bengala. Así, el monzón con su lluvia impregna cada pincelada: el aceituna que aflora de la húmeda y espesa selva tropical, el amarillo de la faz perdida y su destilación en flores, y el azul del mar que ensordece el final de cada palabra. Las veladuras aumentan la atmósfera pesada y perfumada en incienso. Cada fragmento de papel pintado, arrancado y pegado por nuestra artista es la rotura de una escena, el hábito de los deseos más enloquecedores y la lepra del corazón.

Todo los elementos de las grandes estancias de la embajada, los personajes y la naturaleza parecen estar cubiertos por las piezas rotas de una historia imposible de ser compuesta, en la que el fin ya llegó y su escritura está por venir. Por eso, los fragmentos de collage-décollage pictórico, de las pinturas rotas y brillantes de Amanda Moreno son como la memoria residual de las voces que nos hablan de La nuit du bal.

(1) Duras, M., India Song. Paris, Gallimard, 1973, p. 16

(2) Íbid., p. 40

3) Certeau, M., La fable mystique, Paris, Gallimard, 1982, p. 48

Obra de Amanda Moreno en 'La nuit du bal'. Imagen cortesía de Institut Français de Valencia.

Obra de Amanda Moreno en ‘La nuit du bal’. Imagen cortesía de Institut Français de Valencia.

Johanna Caplliure