“Este país necesita un oleoducto de humor”

Rokambol News, de Toni García
Editorial Drassana

Rocambolesco es sinónimo de inverosímil y extraordinario. El término procede de Rocambol, personaje literario creado en el siglo XIX por el escritor francés Pierre Alexis Ponson du Terrail, que representa una mezcla de aventurero, ladrón y gentilhombre. Rokambol News es el título que eligió Toni García para su blog de noticias absurdas, surrealistas, sazonadas con ironía y sátira a raudales, a veces tan increíbles que parecen ciertas.

Lo inició en 2011 y ahora la editorial Drassana publica en papel una selección de las entradas más provocativas con el subtítulo: Noticias para leer en la Estación Espacial Internacional. Políticos, bancos o la Iglesia oficial, entre otros entes y sujetos son objeto de su mordacidad saludablemente corrosiva, que recuerda los buenos tiempos de La Codorniz con una mayor dosis de acidez y mala leche.

Rita Barberá, ex alcaldesa de Valencia.

Rita Barberá, ex alcaldesa de Valencia.

He aquí algunos titulares: “Santiago Calatrava se querella contra la ley de la gravedad. Wert se plantea erradicar el acento andaluz. Rouco y Gallardón se plantean acortar la duración del orgasmo femenino (La fecundación no tiene porqué ser una fiesta). Rita Barberá amenaza con dar una patada en la corteza terrestre. Un hombre del tiempo enviaba lluvias torrenciales al pueblo de su ex. Descubren millones de cartas a los Reyes Magos en casa del Ratón Pérez”.

El autor adereza estas perlas informativas con una colección de anuncios por palabras que no tiene desperdicio: “Motivador de Gym se ofrece a gandules. Hola, estoy interesado en hacer el amor lo antes posible. Entidad bancaria busca clientes para hacerles una cosa muy buena”….y otros de ese cariz.

Toni García procede del mundo de la publicidad, director creativo nada menos, pero se interesa por la música y otras Bellas Artes, aunque reconoce que dibujar bustos no es lo suyo. Ha trabajado de guionista para productoras de TV, como especialista en escritura de sketches. Primero para Valencia, después para Madrid, y finalmente para El Terrat, la productora de Andreu Buenafuente.

“Cuando la crisis empezó a cerrar productoras y el trabajo comenzó a escasear decidí invertir el tiempo en este proyecto porque había visto otras páginas, como El Mundo Today, The Onion o Barcelona, que me gustaban y consideré que podría sacar adelante algo parecido”, cuenta. “Al principio escribía noticias surrealistas, sin carga política, pero enseguida la indignación me superó y ahora el 90 % de los posts tienen que ver con las barbaridades del Gobierno”.

¿En qué fuentes alimenta su blog?

La prensa, Facebook, Twitter, el Telediario de la 1 y las portadas de La Razón y el ABC sirven bastante material para pergeñar luego la noticia. Lo más difícil es saber cuánta dosis de exageración ha de llevar para que sea ligeramente creíble, aunque muchas veces me tiro de la moto y entro de lleno en el surrealismo más evidente. El lema del blog es Al borde de la realidad pero continuamente estoy tropezando y cayendo en ella. De hecho, algunas veces los lectores se quejan de alguna noticia de Rokambol, siendo descabellada, se aproxima demasiado a la realidad.

Redacte un anuncio por palabras para vender este libro.

Vendo libro de noventa páginas lleno de mentiras tan formidables que parecen de verdad. Toni. Visa, domicilio, hotel.

Imagen de uno de los programas de humor 'Vaya Semanita'.

Imagen de uno de los programas de humor ‘Vaya Semanita’.

¿Valencia es tierra rokamboleska por excelencia o nos ganan vascos y catalanes?

Si se refiere a si en Valencia hay tradición de periodismo satírico, creo que los vascos y catalanes nos llevan mucha ventaja. Jamás en Valencia ha habido un Vaya Semanita o un Polonia.

¿A qué puesto político le gustaría optar?

Me gustaría ser elegido Santo Pontífice. Para plantear el despido más gigantesco de la historia reciente. Luego encargaría a Sotheby´s la venta de todo el patrimonio de la Iglesia católica e igualaría la renta per cápita de todos los países a la de Suiza. Con un tercio del resto del dinero compraría un piso, un apartamento en la playa y un automóvil nuevo a todo el mundo. Con otro veinte por ciento del capital restante siete fuerabordas a cada familia, aunque vivan en la montaña y no tengan acceso a ningún caudal de agua apropiado. Con otro diez por ciento les volvería a comprar otro piso a todos, y finalmente el resto a plazo fijo para proporcionar una renta universal a todo bicho viviente.

¿Qué diferencia la risa tonta de la lista?

Bueno, creo que la risa lista te hace partícipe y cómplice porque también pones de tu parte para acabar el chiste. Y con la ventaja de que luego se te quedan pegados algunos restos en el hipotálamo. La otra también es magnífica pero se acaba enseguida.

¿Por qué nos reímos del mal ajeno?

Creo que inconscientemente para sobrellevar mejor los males propios.

¿Cuántas dosis de humor le hacen falta a este país?

Más que dosis, le hacen falta cientos de miles de camiones cisterna porque salvo raras excepciones, todo es drama. Bueno, más que camiones cisterna creo que sería más práctico establecer una red de oleoductos.

Portada de Rokambol. Editorial Drassana.

Portada de Rokambol. Editorial Drassana.

¿Se considera humorista, bufón o periodista interplanetario?

Me gustaría decir que soy periodista porque realmente estoy informando de la actualidad, pero resulta que lo hago como un humorista, y parezco un bufón.

Calatrava, Rita Barberá, González Pons, el Ministro Wert. ¿Tiene algún personaje preferido al que hincar el diente?

Son muchísimos pero si tuviera que quedarme con alguno sería con Cospedal, la reina del cinismo. Me fascina el titánico esfuerzo que hace para no reírse cada vez que hace una declaración de prensa tratando un tema serio.

Algún tema sobre el que nunca haría rokambol.

Pues no sé si hay algún tema general que no pueda abordarse con humor si se hace con la medida exacta. Pero en asuntos más concretos, como el caso de un niño desnutrido o un maltratador, creo que sería muy difícil.

¿Hay algo que quiera añadir por el mismo precio?

Me gustaría llamar la atención sobre el importantísimo trabajo de los modestos agentes culturales que, sin ningún apoyo institucional, se arriesgan a sacar adelante los proyectos más diversos. Como el caso de Llibres de la Drassana, (www.drassana.net) la editorial valenciana que ha publicado el libro de Rokambol, y que en solo un año de vida ya ha editado catorce títulos. También destacar la colaboración de la ilustradora Carla Fuentes, (www.littleisdrawing.com) que se ha ocupado de proporcionarle carácter y valor a la portada.

Toni García, autor del libro Rokambol.

Toni García, autor del libro Rokambol, de Editorial Drassana. Cortesía del autor.

Bel Carrasco

Doña Letizia y las damas del pop (Art)

Otra historia, de Javier Granados
Galería Alba Cabrera
C / Félix Pizcueta, 20. Valencia
Hasta finales de mayo

La historia de su reconocimiento pasa por ciertos trabajos en plastilina. Como el que realizó para Don Felipe y Doña Letizia como regalo de boda, a petición de Ana Togores, madrastra de la entonces princesa y ahora reina. O como el que le hizo al peluquero suizo que peinaba a la diva del rock Tina Turner. O a Alejandro Sanz. Por ello, a Javier Granados se le conoció al principio como el chico de la plastilina. Cuando lo recuerda, no puede dejar de esbozar una sonrisa de complicidad que le lleva a mostrar algunos de aquellos trabajos, ahora agazapados entre la producción con la que se presenta en Valencia.

Chupa Chupo, en alusión a Mariana de Neoburgo, de Javier Granados, en 'Otra historia'. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

Chupa Chupo, en alusión a Mariana de Neoburgo, de Javier Granados, en ‘Otra historia’. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

Toda esa historia inicial ha dejado paso a esta ‘Otra historia’ que muestra en la galería Alba Cabrera. Una historia del arte que Granados interpreta a su manera, retomando obras de Hopper, Vermeer, Schiele, Munch o Velázquez para darles una vuelta en tono irónico, sarcástico, mordaz. Una vuelta protagonizada por mujeres, todas ellas ocupando la posición que en muchos de los cuadros comparados era exclusividad del hombre. Como, por ejemplo, en el retrato ecuestre del Conde Duque de Olivares, sustituido en la versión de Granados por una mujer rodillo en mano.

'Correos pero rápido', de Javier Granados, aludiendo a 'Desnudo femenino reclinado' de Ego Schiele, en la exposición 'Otra historia'. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

‘Correos pero rápido’, de Javier Granados, aludiendo a ‘Desnudo femenino reclinado’ de Ego Schiele, en la exposición ‘Otra historia’. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

-¿Por qué?

- Porque me interesaba devolverle a la mujer el protagonismo que le han robado.

Y Javier Granados llena la galería Alba Cabrera de cuadros y esculturas con desbordante colorido y no menos desbordantes mujeres. Algunas, de alta alcurnia; la mayoría, mujeres de andar por casa. Todas mostrando ese “poder en la sombra” que Granados les otorga utilizando una iconografía pop y cierto lenguaje publicitario pasados por la batidora del humor manchego. “Me gusta Almodóvar”, reconoce.

'Maria Antonieta revolucionada', de Javier Granados, aludiendo a la María Antonieta de Vigee Lebrun. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

‘Maria Antonieta revolucionada’, de Javier Granados, aludiendo a la María Antonieta de Vigee Lebrun. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

Y al igual que le sucede al cineasta, también Granados transforma la angustia existencial de todas esas mujeres al borde de un ataque de nervios, en damas del pop (art) llevando la voz cantante. De manera que ‘El grito’ de Edvard Munch pierde su carácter siniestro para convertirse en un ‘No me grites’. Al igual que el ‘Desnudo femenino reclinado’ de Egon Schiele deja de parecer un cuerpo obsceno, para clamar como figura de sello ‘Correos pero rápido’.

'No me grites', de Javier Granados, en referencia a 'El grito' de Edvard Munch, en la exposición 'Otra historia'. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

‘No me grites’, de Javier Granados, en referencia a ‘El grito’ de Edvard Munch, en la exposición ‘Otra historia’. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

La crudeza y claroscuros de las obras originales dejan paso en la comparativa de Granados a la luminosidad y el aire jocoso. “Me gustan los juegos de palabras y el humor negro con el fin de desmitificar la historia del arte”. Y lo hace bajo una apariencia frívola que el artista achaca a la “factura pop, que es muy visual”. Apariencia que a su juicio esconde “segundas lecturas, guiños irónicos y cierta crítica”. De ahí esa ‘Otra historia’ que da título al conjunto expositivo.

'Un timbrazo a tu corazón', de Javier Granados, en alusión al Retrato de Gabrielle d'Estrées y su hermana la duquesa de Villars, de Pomarède. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

‘Un timbrazo a tu corazón’, de Javier Granados, en alusión al Retrato de Gabrielle d’Estrées y su hermana la duquesa de Villars, de Pomarède. Imagen cortesía de Alba Cabrera.

Frente a la Historia del Arte con letras grandes, Granados ofrece esa otra historia del arte con minúsculas, paradójicamente poblada de mujeres mayúsculas. Mujeres redondas, afables, cachazudas, transmutando el universo hondo del referente artístico en otro más chispeante, más de superficie, aliado con la publicidad. “Para mí es una catarsis en positivo”. Ninguna bajada a los infiernos creativos. “Hago cuadros que me gustan y eso me ayuda”. Le ayuda a Javier Granados a interpretar el arte como lo protagonizan sus mujeres: de forma descarada y lúdico festiva.

'Condesa de mis olivares', de Javier Granados, en referencia al Conde Duque de Olivares de Diego Velázquez. Cortesía de Alba Cabrera.

‘Condesa de mis olivares’, de Javier Granados, en referencia al Retrato ecuestre del Conde Duque de Olivares de Diego Velázquez. Cortesía de Alba Cabrera.

'Ya es primavera', de Javier Granados, en referencia a Edward Hopper. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

‘Ya es primavera’, de Javier Granados, en referencia a Morning Sun de Edward Hopper. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

 

Salva Torres