Enrique Rubio: “La nostalgia está de moda”

Desayunos Makma en Lotelito
Con Enrique Rubio, propietario de Cuadernos Rubio y autor de ‘Mi mamá me mima’ (Espasa)
Entrevistado por Vicente Chambó y Salva Torres, del equipo de dirección de MAKMA

Enrique Rubio lo reconoce, primero por lo bajini y luego abiertamente: “Nos la han atribuido, pero la verdad es que no se encuentra en los Cuadernos Rubio”. Se refiere a la famosa frase Mi mamá me mima, ahora convertida en título del libro que viene a rendir homenaje a su padre Ramón Rubio, fundador de la empresa en 1959, y que supone “un viaje a la nostalgia”. Viaje a través de imágenes y frases recordatorias de aquellos primeros cuadernos de caligrafía y matemáticas aparecidos en el franquismo. Eso sí, la frase ya es propiedad de la empresa valenciana: “La hemos registrado”.

Enrique Rubio, con Eva Montesinos al fondo, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Enrique Rubio, con Eva Montesinos al fondo, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Enrique Rubio recogió el testigo de su padre ya avanzada la década de los 90, tras escuchar a alguien decir: “¿Pero aún existen los Cuadernos Rubio?” Y lo primero que hizo, en un momento de pérdida de identidad de la empresa, fue recuperar la imagen tradicional de los colores verde y amarillo de los cuadernos, y cambiar las frases con el fin de adaptarlas a los nuevos tiempos. De aquellas ‘África está habitada por negros’, ‘Los indios viven en chozas’ o ‘¿Cumples los diez mandamientos?’, se ha pasado a frases comprometidas con la igualdad, el medio ambiente, las energías renovables o la salud.

Enrique Rubio, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Enrique Rubio, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

“En los periodos de bonanza es cuando hay que prepararse para la crisis”

“De la marca no se vive y había que modernizarse”, explica Enrique Rubio. Modernización en los contenidos y en la forma de trabajar en plena era de Internet. De hecho, el 29 de octubre inauguran imprenta en su nueva nave de Quart de Poblet, donde además presentarán ese mismo día su Aula Museo en la que se recrea un aula de los años 60 con productos de la época.

Todo ello después de crecer en facturación y de vender “más que hace siete u ocho años”. ¿La clave? “En los periodos de bonanza económica hay que prepararse para la crisis, porque sabemos que éstas son cíclicas”. Lo que ha permitido a Cuadernos Rubio ser en todo momento una empresa saneada con facilidad a la hora de obtener financiación bancaria en tiempos de vacas flacas. Su salto al mercado alemán hace un par de años así lo demuestra. “Se vende en Alemania, pero cuesta”, reconoce Rubio, aunque subraya que se trata del mismo problema con el que se encontró su padre cuando empezó en España. También está previsto impulsar la publicación en Latinoamérica: “Está previsto que lo hagamos en 2016”.

Enrique Rubio, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Enrique Rubio, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

“Ahora los niños escriben mucho menos; su infancia es la del ordenador”

Mi mamá me mima, cuya redacción de textos para la editorial Espasa ha sido obra de Mariola Cubells, va en esa línea de recuperar el pasado con vistas a impulsarse hacia el futuro. “Se está poniendo de moda lo retro; su poder nostálgico”. Enrique Rubio no sabe exactamente por qué, pero lo cierto es que la nostalgia vende. “A la gente le emociona recordar las tardes en que coloreaban alguno de aquellos cuadernos”.

Ejemplar del libro 'Mi mamá me mima', de Enrique Rubio, en los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Ejemplar del libro ‘Mi mamá me mima’, de Enrique Rubio, en los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

O los ejercicios de caligrafía. “Ahora los niños escriben mucho menos, porque su infancia es la de los ordenadores, los videojuegos, las multipantallas o los iPads”. Y, sin embargo, “se ha demostrado que la caligrafía tiene un valor pedagógico muy grande, porque estimula partes del cerebro que en la infancia se halla en plena transformación”. De ahí quizás el éxito hoy en día de Cuadernos Rubio. Como se recoge en el libro, “si alguien en aquel momento le hubiera dicho [a su padre] que en 2014, por ejemplo, se iban a vender más de cuatro millones de ejemplares de aquellos cuadernillos artesanales, probablemente se hubiera partido de la risa”.

Enrique Rubio, con Eva Montesinos a su lado, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito, con Salva Torres (de blanco) y Vicente Chambó. Foto: Fernando Ruiz.

Enrique Rubio, con Eva Montesinos a su lado, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito, con Salva Torres (de blanco) y Vicente Chambó. Foto: Fernando Ruiz.

“En Cataluña existe un nacionalismo muy potente”

En el mercado nacional, Cuadernos Rubio se vende casi por igual en casi todas las comunidades autónomas. “Quizás algo más en Andalucía, por tener más población”, y algo menos en Cataluña, “porque si estás solo en castellano te penaliza, cosa que no ocurre en Valencia, ni tampoco en Galicia o el País Vasco”. Con todo, hace tres años que se ha traducido al catalán y, como destaca Rubio, “se nota en las ventas”. Como se nota, a tenor de su experiencia, que en Cataluña “existe un nacionalismo muy potente”.

La noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Salva Torres

Iconos del destino de Luis Baylón y Judas Arrieta

Iconos del destino de Luis Baylón y Judas Arrieta
En el Octubre. Centre de Cultura Contemporánea
C/ Sant Ferran, 12. Valencia
Desde el 29 de Noviembre
Hasta el 4 de Enero.

El Instituto Confucio de la Universitat de València presenta desde el próximo viernes 29 de noviembre hasta el 4 de enero del 2014 en el Octubre Centre de Cultura Contemporánea, la exposición “Iconos del Destino. Luís Baylón y Judas Arrieta”. Una muestra que recoge dos visiones de la cultura China, desde la pintura, el dibujo y la fotografía.

Luís Baylón (Madrid, 1958) autor de referencia en el panorama fotográfico español, y reportero urbano por excelencia, presenta una serie de retratos de los habitantes de Pekín en blanco y negro, mostrando el carácter de una población que oscila entre la familiaridad y la modernización más extrema. “Mes pekinés” recoge la imagen de una población anónima, frente a una ciudad que emerge a las olimpiadas del 2008, inundada por grandes construcciones de Koolhaas, Herzogs y Fosteres, que invaden con su belleza y grandeza, la pequeña cotidianidad de sus habitantes.

Obra de Luis Baylón. Fotografía por cortesía de la galería.

Obra de Luis Baylón. Fotografía por cortesía de la galería.

El proyecto que se presenta está realizado en el año 2007. Imágenes de soldados, cocineros, ancianos, niños o barrenderos cuyas miradas atentas conviven entre el viejo adagio de la “esencia china” y la espectacularidad de la “técnica occidental”. Fotografías que nos muestra la hospitalidad, tranquilidad, adaptación y empatía de los habitantes ante un espectáculo al que parecen ser inmunes. Y es que los pekineses, a pesar de la gran fiebre del consumo que los contagia, mantienen en su memoria el humor y la sabiduría tradicional de una sociedad que sabe del misterio de estar vivo. Vanguardia y postmodernidad pudiente, que entraña éxodos y anuncia un mundo para el otro, un mundo para aquel que expande su ciudad. Las fotografías de Baylón nos descubren en las calles de Pekín, ese cuerpo a cuerpo, esa interrelación entre tradición y modernidad, de asimilación y convivencia. Imágenes que nos revelan a través de su objetivo, y con la más absoluta respetabilidad, la alegría, la belleza, soledad, amor y humor de una población que nos descubren a unos en los otros.

Obra de Luis Baylón. Fotografía por cortesía de la galería.

Obra de Luis Baylón. Fotografía por cortesía de la galería.

Luís Baylón ha realizado numerosas exposiciones individuales y en grupo, su obra forma parte de importantes colecciones públicas y privadas. A finales de los 80 monta estudio con Quico Rivas y García-Alix en Vallecas y en el 94 se produce su encuentro decisivo con Bernard Plossu, Cualladó y Javier Campano. En 1998 participó en la primera edición de PHotoEspaña, y entre sus exposiciones con libro más importantes destacan Guirigato, en el Canal de Isabel II, con motivo del Premio de Fotografía de la Comunidad de Madrid 2001 (en su primera edición); Benarés, en el Museo das Peregrinacións , en Santiago de Compostela , en 2005 , y Autogarabatos, en el Museo de Teruel(2009), tras la adjudicación de las Becas Endesa 2005. Baylón también destaca, por sus portadas para discográficas como Polygram, y de marcas como Swatch. Ha colaborado en publicaciones como Ajoblanco, El País Semanal, El Europeo, El Mundo Magazine, o Tentaciones.

La obra del artista vasco Judas Arrieta (Hondarrabia, 1971), indaga a través de la fusión de la iconografía popular China y occidental por los diferentes elementos folclóricos y la idiosincrasia propia de ambas culturas. Convulsivo análisis de forma irónica a la comunicación de masas a través de una serie de agitadas imágenes, resultado de un compendio superpuesto de superhéroes del cine, del Kung Fu, héroes como Bruce Lee, compañías cinematográficas como la hongkonesa Shaw Brothers, personajes del cómic, pintura tradicional de paisaje, arquitecturas contemporáneas, caligrafía, o dragones, en una estética al más puro estilo cartoon.

Obra de Judas Arrieta. Imagen por cortesía de la galería.

Obra de Judas Arrieta. Imagen por cortesía de la galería.

La muestra compuesta por una serie de acrílicos y dibujos, está acompañada por el mural “Kung Fu Art”. En éste, encontramos una búsqueda personal a través del gesto pictórico frente al lienzo blanco y el arte marcial, como proceso de superación personal en la ejecución artística. El Kung Fu como elemento vertebrador cultural entre la china tradicional y moderna, conjugada con la influencia occidental y viceversa. Narración que transcurre de una imagen a otra superpuesta sin necesidad de dar cuenta alguna del proceso temporal. Gestos que el artista repite innumerables veces como un auténtico maestro wushu de la pintura, reapropiándose de signos e imágenes tomadas del Kung Fu, y que conllevaría a un diálogo entre el lenguaje del cuerpo y el dibujo, entre el modo de narrar y su secuencia temporal en la actual comunicación de masas, entre la pulsión personal al autor y el mundo que lo rodea.

El resultado, es una obra con un marcado carácter vitalista, rememoradora de una estética y temática fílmica que trasciende la historia, convirtiendo a sus héroes en personajes inolvidables para la memoria social, generando la sensación de tener el futuro en el pasado. En definitiva, el autor describe los pensamientos de la forma más rápida, volviendo al dibujo, y al cómic con intensidad, entendiéndolo no sólo como un lenguaje abstracto conformado por iconos populares, sino como una relectura de la vorágine cultural propia de nuestras sociedades.

Arrieta, ha sido primer premio de Generación 2006 de Caja Madrid. Ha expuesto en el Museo Guggenheim de Bilbao, el Instituto Cervantes de Pekin, la Sala BBK de Bilbao, la Korjaamo Gallery de Helsinki, la galería AJG de Sevilla, o ARCO en Madrid. Su obra se encuentra en colecciones tan importantes como la Institution of Chinart Museum de Pekín, el Guggenheim de Bilbao, la fundación Antonio Pérez de Cuenca, Casa Asía de Barcelona, o la embajada de España en Tokio.

Obra de Judas Arrieta. Imagen por cortesía de la galería.

Obra de Judas Arrieta. Imagen por cortesía de la galería.