Llenando el vacío con la danza

Gala organizada por Eva Bertomeu
Con motivo del Día Internacional de la Danza
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Del 30 de abril al 1 de mayo de 2016

El viernes 29 de abril es el Día Internacional de la Danza y Sala Russafa quiere celebrarlo programando durante todo el fin de semana una gala organizada por Eva Bertomeu para la que contará con varias compañías e intérpretes valencianos invitados. El objetivo es rendir homenaje a esta disciplina y reivindicarla como lenguaje artístico contemporáneo, versátil y completamente actual.

El vacío lleno, de Eva Bertomeu. Sala Russafa.

El vacío lleno, de Eva Bertomeu. Sala Russafa.

Bertomeu es uno de los nombres destacados de la danza valenciana. Ha presentado sus espectáculos de danza contemporánea en festivales y teatros de España, Francia, Bélgica, Italia, Inglaterra, Portugal, Estados Unidos, Cuba, Argentina, Perú y Paraguay. Y ha recibido numerosos galardones entre los que destacan el Premio de la Generalitat Valenciana a la mejor bailarina 2007 y 2008, al mejor espectáculo de danza en 2008 y a la mejor dirección coreográfica en 2007. Además, la temporada pasada se hizo con el Premio del Público de Sala Russafa al Mejor Espectáculo de Danza por ‘Reflejos de luz en las grietas de un cristal roto’.

El próximo 30 de abril y 1 de mayo volverá al escenario del teatro de Ruzafa para presentar un adelanto del espectáculo que está preparando gracias a una residencia artística obtenida en el centro cultural Conde Duque de Madrid. En la gala podrán verse ‘El vacío lleno’.

Princesas o Comerse la vida, de María. Sala Russafa.

Princesas o Comerse la vida, de la compañía Extremus Danza. Sala Russafa.

La compañía Extremus Danza interpretará una coreografía de Eva Moreno, quien aporta a la danza contemporánea sus raíces de bailarina flamenca, con una década de experiencia en la compañía de Antonio Gades. Para esta celebración del Día Mundial de la Danza interpretarán un fragmento de ‘Princesas o Comerse la vida’, una pieza en la que se habla de los trastornos de alimentación.

Al igual que Bertomeu, Christine Cloux desarrolla un espíritu más purista que podrá verse en su interpretación del solo Índigo. Mientras que La Casa Amarilla, que aporta un sentido muy teatral a su concepto de danza, volverá a Sala Russafa para adelantar un extracto de su nueva creación ‘El vacío en la huella’.

María Martí y Víctor Fernández interpretarán la coreografía ‘Caso 03.08’, fruto de una residencia artística en el centro de Eva Bertomeu. Al igual que la compañía Analógicas, que también forman parte de su programa de jóvenes coreógrafos y que presentarán la pieza ‘Tu calle. Mi casa…’, incluida en la programación del reciente festival Distrito 008.

Durante el sábado y domingo, desde antes del comienzo de la gala, en el hall del teatro, a lo largo de la representación y hasta en el descanso, la danza inundará Sala Russafa con un programa que pretende dar cabida a distintos conceptos de esta disciplina de la mano de creadores consolidados y de nuevos talentos. Una mirada panorámica a la danza valenciana, que en los últimos premios MAX de Artes Escénicas ha sido profusamente reconocida pero que todavía ha de luchar para encontrar un hueco en la cartelera y en las políticas culturales.

El vacío lleno, de Eva Bertomeu. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El vacío lleno, de Eva Bertomeu. Imagen cortesía de Sala Russafa.

¿Se puede abrazar el abismo?

Abrazar el abismo, de La Casa Amarilla
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Sábado 23 y domingo 24 de enero, 2016.

La danza vuelve al escenario de Sala Russafa con el estreno absoluto de la pieza Abrazar el abismo (23 y 24 enero), una propuesta marcadamente poética de la compañía valenciana La Casa Amarilla. Sobre el escenario, cuatro bailarinas recrean la dinámica entre el movimiento, la huella que deja y cómo ese espacio es reocupado por otra persona. Así, el abismo nunca es un vacío, sino todo lo contrario: un lugar en el que se almacenan vivencias, sentimientos y experiencias de los que ya pasaron por él.

Cartel del espectáculo 'Abrazar el abismo', de La Casa Amarilla. Sala Russafa.

Cartel del espectáculo ‘Abrazar el abismo’, de La Casa Amarilla. Sala Russafa.

Con dramaturgia del escritor y creador audiovisual Álvaro Moliner y música original de Edu Marín, Cristina Gómez dirige esta sensible pieza que interpreta junto a Ana Lola Cosín, Nuray Imankulieva y María Martí. A través de las coreografías, la ambientación sonora y una cuidada iluminación descubrimos cómo las historias no son más que una sucesión de huellas dejadas y retomadas por personajes que van llenando el vacío. La compañía valenciana, una de las más inquietas del panorama local, presenta un nuevo espectáculo manteniendo su línea de investigación en la que el cuerpo se convierte en una herramienta narrativa sin límites y cargada de emoción.

On, el funambulista. Imagen cortesía de Sala Russafa.

On, el funambulista. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Otra sensible propuesta llega de la mano de la compañía asturiana Luz, Micro y Punto, que estrena en Valencia On, el funambulista (única función el 24 de enero), un espectáculo que ha pasado por varias localidades de Asturias y Galicia, así como por Madrid, Cataluña y País Vasco, entre otros puntos de España. Una extensa gira que le ha llevado hasta Malta a esta joven formación, revelación en FETEN 2014, fundada por Patricia Toral y Chantal Franco. Se les une la compositora e intérprete Verónica R. Galán, autora de una banda sonora envolvente realizada con piano, acordeón y efectos sonoros conseguidos con un metalófono, cuyos pasajes musicales interpreta en directo.

Un retroproyector, imaginación, luz y sombra son las bases de un onírico espectáculo en el que el público se introduce en el interior de On, una marioneta funambulista, en busca constante de equilibrio. Una puesta en escena etérea, relajante, llena de color, fantasía y maestría que deja con la boca abierta a grandes y pequeños, permitiéndoles presenciar en directo cómo se montan cada una de las escenas que componen este viaje, con decorados hechos a mano a partir de materiales de un solo uso, para cada función. Una propuesta artesana para tocar, con los elementos más simples, lo más sencillamente humano.

Abrazar el abismo, de La Casa Amarilla. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Abrazar el abismo, de La Casa Amarilla. Imagen cortesía de Sala Russafa.