El rodeo taurino de Soulié

Instituto Francés

Tony Soulié

Valencia

C / Moro Zeit, 6

Hasta el 26 de abril

Somos un país de tópicos. Por ejemplo, éste: la fiesta de los toros es un resabio franquista. Bastará un dato para desmontarlo: Manuel Fraga, por entonces (1962) Ministro de Información y Turismo, dictó una circular mediante la cual se prohibían todos los espectáculos que implicaran “maltrato de animales”. Dicho esto, conviene manifestarse a favor o en contra de los toros desde posiciones que nada tengan que ver con torticeras adscripciones ideológicas.

El periodista Ignacio Sánchez Mejías, al que Lorca dedicó su famoso “llanto”, estaba dispuesto a hablar y discutir sobre la guerra, sobre la caza, sobre el boxeo y sobre otras muchas cosas que “la cortesía” le impedía enumerar, para poner a las corridas de toros en su sitio y “en su turno”. Mientras tanto, hablar de supresión “no es injusto, ni agresivo, ni imprudente, es pueril, ridículo, extemporáneo”.

Más cercano en el tiempo, el filósofo Fernando Savater subraya en “Tauroética” que “los voluntariosos antitaurinos han acuñado el lema ‘la tortura no es cultura’, aunque en eso también se equivocan porque la tortura sí que es cultura, qué va a ser si no, lo mismo que los misiles tierra-aire o el espionaje industrial”. Dicho lo cual, agrega Savater, “podrían haber sostenido que la tauromaquia –torturadora para ellos- es inevitablemente cultura, y sin embargo les parece rechazable…como tantas otras producciones culturales a las que a veces nos resignamos o en otros casos intentamos erradicar”.

Nuestra vecina Francia ha tomado el testigo de la polémica taurina en nuestro país, para manifestarse a favor de la fiesta. El Instituto Francés de Valencia es un ejemplo de ello. Hasta el 26 de abril exhibe fotografías de Tony Soulié en torno al “Ruedo y rodeo”. No es la primera vez que acoge una exposición con el tema de los toros por montera, ni será la última. Con materiales como la tinta, el acrílico, los pigmentos, la pasta de carborundum y las ceras, interviene fotografías que realizó durante sus viajes por Andalucía o Texas. Pintura colorista y gestual que permite a Soulié dar un rodeo plástico en torno al mundo taurino.

De esta forma, Tony Soulié (París, 1955), uno de los principales pintores franceses de la “nueva abstracción”, lo que hace es saltarse a la torera las imágenes que interviene, para convertir el “Ruedo y rodeo” de su exposición en un espacio de lucha entre la imagen y su distorsionada percepción artística. Un combate sutil el que propone Soulié y del que deberíamos tomar buena nota.

Salva Torres