Hitchcock, de sombras por Valencia

Hitchcock’s shadows, de Luis Rivera
Galería Alba Cabrera
C / Félix Pizcueta, 20. Valencia
Hasta septiembre

Los “artistas de la ansiedad”, como llamaba el cineasta François Truffaut a Kakfa, Dostoievski, Poe y, por supuesto, Alfred Hitchcock, no ayudan a vivir a la gente, “pues su vida ya es de por sí difícil”, pero a juicio del director francés “su misión consiste en obligarnos a compartir sus obsesiones”. Que es lo que hace Luis Rivera en la galería Alba Cabrera: acercarnos mediante casi medio centenar de piezas el universo fílmico del maestro del suspense para que comprendamos sus obsesiones: las de Hitchcock y las propias del artista.

Obra de Luis Rivera en la exposición 'Hitchcock's shadows'. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Obra de Luis Rivera en la exposición ‘Hitchcock’s shadows’. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Compartir sus obsesiones era, para Truffaut, la mejor manera de ayudar a conocernos, “lo que constituye un objetivo fundamental de toda obra de arte”. Luis Rivera, más humilde en sus pretensiones, muestra en la exposición ‘Hitchcock’s shadows’ (Las sombras de Hitchcock) las luces (imprescindibles para recrear el oscuro trasfondo del cineasta) y las sombras de un creador inimitable. De hecho, las sombras, a las que alude el título de la exposición, están provocadas por la luz impactando sobre las piezas de madera que Rivera ha diseñado. Sin embargo, paradójicamente, fueron las sombras las que determinaron el carácter abstracto de las piezas.

Grace Kelly en la obra de Luis Rivera para la exposición 'Hitchcock's shadows'. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Grace Kelly en la obra de Luis Rivera para la exposición ‘Hitchcock’s shadows’. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

“Primero creo la figuración, a partir de fotografías, y luego voy depurando la imagen hasta quedarme con los menos elementos posibles que sirvan para entender la pieza abstracta”, explica Rivera. Ese diálogo entre lo figurativo, proyectado a modo de sombras contra la pared, y lo abstracto, que aunque en primer plano salió posteriormente a modo de caligrafías o diseños extraídos de ese fondo figurativo, es el que permite a Luis Rivera hablarnos del Hitchcock más oscuro mediante series de color.

Es como revisitar el universo del autor de Psicosis a la luz del mediterráneo, cuyo mar aparentemente dócil suele resultar traicionero. Como Hitchcock. “Tenía su lado oscuro; él ya era tenebroso”. Y Luis Rivera alude al comportamiento que tenía con sus actores y al suspense de sus mordaces películas. El juego plástico entre el blanco y negro y el color también está muy presente en la exposición, toda ella configurada con piezas de madera intervenidas con acrílico, nogalina e hilo de nylon. “Reivindico la madera, no la trato de ocultar”. De ahí los marcos limpios, desnudos, revelando esa madera de la que se sirve para mostrar los sueños y pesadillas de Hitchcock.

Obra de Luis Rivera en la exposición 'Hitchcock's shadows'. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Obra de Luis Rivera en la exposición ‘Hitchcock’s shadows’. Imagen cortesía de la galería Alba Cabrera.

Los pájaros, Atrapa a un ladrón, Con la muerte en los talones, Vértigo, La ventana indiscreta, Crimen perfecto, El hombre que sabía demasiado, Encadenados, Marnie la ladrona. Y Tippi Hedren, Janet Leigh, Anthony Perkins, Grace Kelly, Cary Grant, Kim Novak o James Stewart. Secuencias de películas y rostros de actores llenan la galería Alba Cabrera a modo de gran plató cinematográfico, repleto de sombras y luces que inciden sobre las piezas de madera para revelarnos el trasfondo oscuro del maestro del suspense.

‘Hitchcock’s shadows’ es una exposición repleta de pequeños detalles abstractos, extraídos, tras una lenta y gradual depuración, del sombrío universo de un director que buscaba el máximo de efectos con el mínimo de elementos. Rivera, apasionado del cine y de Hitchcock, sigue esa máxima para crear figuras reconocibles dentro del imaginario cinematográfico, a partir de su reverberación abstracta plena de color y de detalles. Luis Rivera utiliza la abstracción para crear una figuración sombría que, a su vez, sirvió de estímulo para la creación de sus abstractas piezas. Una circularidad manierista, propia del gran maestro del suspense.

Janet Leigh y Anthony Perkins en la obra de Luis Rivera para la exposición 'Hitchcock's shadows' en la galería Alba Cabrera.

Janet Leigh y Anthony Perkins en la obra de Luis Rivera para la exposición ‘Hitchcock’s shadows’ en la galería Alba Cabrera.

Salva Torres

‘Déjame entrar’ y CulturArts entró

Premio Luna de Valencia. Tomas Alfredson

28 Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove

Varios espacios

Del 21 al 28 de junio

Let the Right One in. Déjame entrar. Tomas Alfredson. Cinema Jove

Let the Right One in. Déjame entrar. Tomas Alfredson. Cinema Jove

Al cineasta sueco Tomas Alfredson se le conoce principalmente en España por sus dos últimas películas: Déjame entrar y El topo. Dos películas de temática diferente, pero atravesadas por una misma elegancia narrativa. El acoso escolar con trasfondo vampírico y las tramas ocultas del espionaje son tratadas por Alfredson de manera que terminan siendo una sutil disección de la subjetividad humana, más allá de la encorsetada recurrencia al tópico de los respectivos géneros. Que el vampirismo o la guerra fría sean el marco de su disección no deja de ser anecdótico, para un director que privilegia los estados de ánimo en detrimento de la carcasa artificial.

Pues bien, Tomas Alfredson estará en la 28ª edición del Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove. Recibirá el Premio Luna de Valencia por su corta, pero interesante trayectoria cinematográfica, que será mostrada durante los días del festival prácticamente al completo, incluidas, claro está, sus muy galardonadas Déjame entrar (2008) y El topo (2011). Será, sin duda, uno de los platos fuertes del festival, que se celebrará del 21 al 28 de junio. Un festival que este año va de la mano de CulturArts, el holding creado por la Generalitat Valenciana para gestionar con mayor eficacia los recursos públicos. O eso, al menos, dicen.

Imagen de Buried. Rodrigo Cortés. Cinema Jove

Imagen de Buried. Rodrigo Cortés. Cinema Jove

Ha querido la causalidad que la entrada de CulturArts en Cinema Jove se produzca en compañía de Alfredson, ya que, puestos a dejar entrar, no cabe duda que el apoyo de CulturArts al festival se hace indispensable. De manera que no hay topo que valga a la hora de remar a favor del único festival de cine existente en Valencia, tras la desaparición de la vilipendiada Mostra. Así lo entiende Manuel Tomás, director general del recién creado holding: “Cinema Jove está beneficiándose de CulturArts”, cuya apuesta por el festival, agregó, “está siendo acertada”. Los 400.000 euros de presupuesto, prácticamente el mismo de la pasada edición, cuentan con un “suplemento” de 142.000 en concepto de subvenciones y colaboraciones externas. En tiempos de caída libre, es una buena noticia que Cinema Jove se salve de la quema.

Imagen de El topo. Tomas Alfredson. Cinema Jove

Imagen de El topo. Tomas Alfredson. Cinema Jove

Otro nombre propio del festival es el de Rodrigo Cortés, que también ha querido la casualidad que, el mismo día en que se presentaba el certamen (viernes 31 de mayo) en la Sala Berlanga del IVAC-La Filmoteca, cumpliera 40 años. Pues bien, el director de películas tan aclamadas como Buried (Enterrado) será el encargado de la sección Cuadernos de Rodaje. Y entre las películas que han ejercido cierta influencia en su carrera como director, objeto de proyección en los Jardines de Viveros, estarán Los pájaros, de Alfred Hitchcock, Pink Floyd The Wall, de Alan Parker, El moderno Sherlock Holmes, de Buster Keaton o Uno, dos, tres, de Billy Wilder, según adelantó Rafael Maluenda, director de Cinema Jove. El propio Rodrigo Cortés tendrá oportunidad de explicar las razones por las cuales esas películas han dejado huella en su cine claustrofóbico, plagado de concursantes atenazados por su paradójica mala suerte, de enterrados en vida o de personajes con extraños poderes.

Imagen de El topo. Tomas Alfredson. Cinema Jove

Imagen de El topo. Tomas Alfredson. Cinema Jove

Jonathan Hodgson también recibirá el Premio Luna de Valencia de Animación por su obra multidisciplinar, en la que utiliza todo tipo de técnicas para recrear mundos cercanos repletos de imaginación. El festival le dedicará la primera gran retrospectiva en España de su trabajo. Macarena García y Gorka Otxoa (Blancanieves y Pagafantas) serán los premiados en Un futuro de cine. Rafael Maluenda no quiso desvelar todavía los contenidos de la Sección Oficial, cuyos diez largometrajes a concurso serán, como siempre, estrenos en nuestro país. La Sección Oficial de Cortometrajes, Panorama Valenciano, Prime The Animation, De Valencia a Cannes, el Taller Vivir Rodando o El encuentro Audiovisual de Jóvenes completan el atractivo programa del 28 Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove. Una “cita ineludible”, según palabras de la consellera de Educación, Cultura y Deportes, María José Català, para un festival por el que ya pasaron en 2012 más de 24.000 personas. Déjame entrar, de Tomas Alfredson, se perfila como metáfora de ese creciente reclamo del público.

Imagen de El topo, de Tomas Alfredson. Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove

Imagen de El topo, de Tomas Alfredson. Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove

 Salva Torres