Las otras reinas de África

‘Malkia Afrika’, de Miguel Márquez
Entrevista con el fotógrafo con motivo de su reciente publicación

Gambia y Namibia, dos países de África Occidental. Los mandingas y los himbas, un par de etnias africanas con distinta cultura y religión: el islam y el animismo. El fotógrafo valenciano Miguel Márquez reúne en su libro, ‘Malkia Afrika’ una galería de potentes imágenes de la vida cotidiana de estos pueblos. Su trabajo, sus rituales y celebraciones. Belleza, dolor, magia y bailes. Lo que hay más allá de la tragedia diaria de las pateras.

Consumado viajero por países del Tercer Mundo, Márquez, junto a Lorna Arroyo, publicó hace años ‘Missions and World Civilizations’, un libro de fotografías de algunas de las misiones cristianas que funcionan en la India, Tailandia, Haití y Malí. Fascinado por África, regresó allí en solitario para captar su faceta más insólita y desconocida, en concreto el Kankurang, un rito de iniciación de los niños bundigas, de tránsito de la niñez a la vida adulta que coincide con el fin del Ramadán, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, en 2008.

Convivió también con los wölof y fulas tras ser aceptado por el jefe de la etnia mandinga y fue acreditado para documentar una parte de la intimidad sagrada de su pueblo. En un segundo viaje se sumergió en la cultura himba de Namibia, un pueblo seminómada que vive del pastoreo en el que, a diferencia de la sociedad bundiga, la mujer recibe un trato más igualitario.

Una de las imágenes que forman parte de ‘Malkia Africa’, de Miguel Márquez. Fotografía cortesía del autor.

Una de las imágenes que forman parte de ‘Malkia Africa’, de Miguel Márquez. Fotografía cortesía del autor.

“’Malkia Afrika’, que significa en swahili Reina África, reivindica el status que merece este maravilloso continente”, dice Márquez. “La interpretación dual a nivel social estructural va proyectada al símbolo femenino en África. Desde la relevancia  de la mujer mandinga, hasta la jerarquía destacada en la estructura social matrilineal de la etnia himba”.

La ceremonia del Kankurang posee una inquietante belleza plástica centrada en la figura de los hechiceros o chamanes revestidos de ramas y cortezas de árboles, y armados de machetes que persiguen a los niños y entablan una simbólica lucha con ellos. Pero esta fiesta tiene también un lado oscuro, la ablación que sufren las niñas púberes al término de esta. Los niños son circuncidados, pero, a diferencia de la ablación genital, esta práctica no afecta a su salud ni a su vida sexual.

“Con todo el respeto, pongo en tela de juicio el propósito de este culto solemne, pues la transmisión de los valores, las reglas de conducta, la ley y la justicia o igualdad que en teoría representa, según me instruyó uno de los mandingas mas influyentes, pierde efecto con la bárbara mutilación que padecen esas criaturas”, comenta Márquez.

La segunda parte del libro se centra en los himba, que ocupan la región de Kunene, al norte de Namibia y sur de Angola, una escisión de los hereros. “La mujeres himba disfrutan de mayor relevancia social y autonomía que las mandingas sometidas a los reglas del islam”, señala Márquez. “Aunque a veces las casan de niñas, luego pueden elegir a su pareja por amor y las relaciones sexuales son abiertas. Cuando los hombres se marchan de pastoreo a otras zonas tienen allí otras mujeres, al igual que sus esposas pueden cohabitar con quienes visitan el poblado”.

Una de las imágenes que forman parte de ‘Malkia Africa’, de Miguel Márquez. Fotografía cortesía del autor.

Una de las imágenes que forman parte de ‘Malkia Africa’, de Miguel Márquez. Fotografía cortesía del autor.

Las himba solo se lavan con agua una vez en la vida, antes de casarse. Su escasez les ha hecho desarrollar un método de higiene  muy peculiar. Usan plantas aromáticas para sahumarse las partes íntimas y se cubren la piel con una untura hecha con manteca procedente de leche de vaca y tierra rojiza de arcilla. Así se protegen de los insectos y del sol. También la usan, a veces mezclada con ceniza, para elaborar sus sofisticados peinados.

“Después de haber recorrido Malí, Gambia, Tanzania y Namibia, es mi obligación captar con mi cámara los entresijos que alberga este continente, las curiosidades, las adversidades y la controversia sobre lo que es política, social y éticamente correcto, y también, por supuesto, documentar sus maravillas”, apunta Márquez. “Cuando se ha viajado mucho por África se entienden muchas cosas que los europeos ignoramos. El poder extraordinario de ese continente a nivel de pueblo y comunitario. Darse cuenta de lo sencillo que es vivir despojado de lujos y, al mismo tiempo, tenerlo todo. Reivindicar los derechos humanos en defensa de la integridad de la mujer africana, esta es la visión global y experiencia personal, traducida en el contenido de ‘Malkia Afrika’”, concluye Márquez.

La extraordinaria colección de fotografías incluye un prólogo de la antropóloga Mercedes Montero y una presentación de la profesora de Historia del Arte María Gómez, textos que acreditan el valor antropológico y artístico del libro. Se puede encontrar en las librerías Railowsky, Soriano y Patagonia.

Una de las imágenes que forman parte de ‘Malkia Afrika’, de Miguel Márquez. Fotografía cortesía del autor.

Una de las imágenes que forman parte de ‘Malkia Afrika’, de Miguel Márquez. Fotografía cortesía del autor.

Bel Carrasco

 

Arroyo y Márquez: imágenes conmovedoras

Missions and World Civilizations, de Lorna Arroyo y Miguel Márquez
Presentación del libro en Railowsky
C / Grabador Esteve, 34. Valencia
Jueves 26 de junio, a las 20.00h

‘Missions and World Civilizations’, realizado por los fotógrafos Lorna Arroyo y Miguel Márquez en colaboración con Unesco y prologado por Javier Marzal y Hugo Doménech, sintetiza un trabajo fotográfico muy amplio, desarrollado en África, Asia y América del Sur y centrado en los países de Malí, India, Tailandia y Haití. En ellos se da cuenta de los avances logrados y los retos superados durante algunas de las etapas más difíciles de estos lugares, como la situación actual de la mujer india, las consecuencias del terremoto de Haití de 2010, la lacra de la prostitución infantil en Tailandia o los momentos previos al golpe de Estado en Malí de 2012.

Fotografía de Lorna Arroyo y Miguel Márquez del libro 'Missions and World Civilizations'. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Lorna Arroyo y Miguel Márquez del libro ‘Missions and World Civilizations’. Imagen cortesía de Railowsky.

“Actualmente, resulta realmente muy difícil sentirse conmovido por las imágenes. Son tantas las que nos rodean que, con los años, hemos ido creando una suerte de caparazón protector que nos permite estar, en apariencia, inmunizados contra el dolor y la muerte que muchas imágenes contienen y comunican. La oferta iconográfica del sufrimiento es tan amplia que, en la mayoría de las ocasiones, no llega más que a rozarnos sin descargar su verdadera significación”, dicen Marzal y Doménech en el prólogo del libro.

Fotografía de Lorna Arroyo y Miguel Márquez del libro 'Missions and World Civilizations'. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Lorna Arroyo y Miguel Márquez del libro ‘Missions and World Civilizations’. Imagen cortesía de Railowsky.

“No es el caso”, continúan diciendo, “de las fotografías de Lorna Arroyo y Miguel Márquez, uno de los trabajos más impactantes que hemos tenido oportunidad de ver en los últimos años. Y una experiencia visual así no es algo frecuente. Sin duda, nos hallamos ante un trabajo fotográfico realizado con un enorme rigor, una gran sensibilidad y una poderosa fuerza visual que permiten constatar la calidad de este trabajo”.

Fotografía de Lorna Arroyo y Miguel Márquez del libro 'Missions and World Civilizations'. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Lorna Arroyo y Miguel Márquez del libro ‘Missions and World Civilizations’. Imagen cortesía de Railowsky.

“Missions constituye un trabajo fotográfico con una enorme calidad técnica y una potente mirada, en el que se produce una perfecta imbricación de la forma y el fondo, tanto de la materialidad de la imagen en su dimensión plástica y compositiva como la complejidad enunciativa que las fotografías proponen, y que nos permiten situar este trabajo fotográfico a la altura de los grandes nombres del fotoperiodismo contemporáneo”, concluyen Marzal y Doménech.

Fotografía de Lorna Arroyo y Miguel Márquez del libro 'Missions and World Civilizations'. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Lorna Arroyo y Miguel Márquez del libro ‘Missions and World Civilizations’. Imagen cortesía de Railowsky.