Art Rooms en el Meliá White House de Londres

Art Rooms
Meliá White House
Albany Street, Regents Park. London NW1 3UP
Del 23 al 26 de enero 2015

Antiguas estaciones, pabellones, parkings, estaciones de metro, fábricas o carpas. Múltiples son los espacios en los que se han celebrado y acontecen exposiciones o ferias de arte, pero nunca se había sugerido en Londres una feria de arte contemporáneo en un hotel. Desde el 23 al 26 de enero, Art Rooms 2015 se alojará por primera vez en el prestigioso Hotel Meliá White House, a pocos pasos del céntrico Regent’s Park, con más de 70 habitaciones abiertas al público para el evento.

La primera planta será tomada literalmente por todo tipo de expresiones artísticas que se adaptarán al espacio que ocupan, siguiendo la filosofía de la organización: presentar el arte como si el visitante entrara en una casa. Este contacto directo entre público y obra, en un contexto diferente pero elegante, hará que el diálogo entre el espectador y el arte sea más fluido. Se contará además con la presencia de los artistas, que acudirán en gran número a la feria para presentar y discutir con los visitantes acerca de su trabajo.

Obra de Lorenzo Belenguer. Cortesía de Art Rooms.

Obra de Lorenzo Belenguer. Cortesía de Art Rooms.

Entre los participantes habrá presencia latina con las fotografías de la gijonesa Susana López, las instalaciones y pintura alternativa de Lorenzo Belenguer, además de los intrigantes óleos del chileno Pato Bosich y las obras de las venezolanas Renata Fernández y Liliana Mascio, todos ellos disfrutarán de un espacio individual en el que exponer sus trabajos.

Un comité entre los que se encuentran Roberta Cremoncini, Directora de la Estorick Collection, Greta Scacchi, Ian Rosenfeld, Curador en Rosenfeld Porcini Gallery y Arturo Galansino, curador de exhibiciones en la Royal Academy of Arts, ha seleccionado más de 70 artistas entre consolidados como Richard Niman o Gaspare Manos, e interesantes figuras emergentes como el fotógrafo Joe Reddy o Fabio Mariani.

A los artistas independientes que colgarán sus obras en mini exposiciones individuales,  se unen galerías como la Amstel Art, Reissue Korea, Le Dame Art Gallery o la efervescente asociación de promoción de artistas y eventos culturales The Cult House, que ha realizado una selección internacional de jóvenes valores, completando el más de un centenar de artistas que formarán parte del evento.

Obra de Joe Reddy. Cortesía de Art Rooms.

Obra de Joe Reddy. Cortesía de Art Rooms.

El ente organizativo de la feria, formado por Le Dame Art Gallery, Triumph UK y GEM Creative, ha dispuesto además una cena de gala donde se celebrará una subasta con piezas donadas por los artistas participantes, con el fin de recaudar fondos para Bow Arts Trust, una de las principales organizaciones benéficas de Londres que trabaja como soporte y ayuda financiera para artistas con proyección.

En estos días de finales de enero se solapan diferentes eventos que complementan la propuesta artística de esta feria, y que ayudan a que el flujo de visitantes pueda disfrutar de varias alternativas de calidad como son: la consolidada London Art Fair, que celebra desde el 21 al 25 de enero su vigesimoséptima edición, y la nueva propuesta situada en la estación de metro de Angel llamada ‘Art of Angel’ desde el 22 al 25 del mismo mes.

Obra de Susana López Fernández. Imagen cortesía de Art Rooms.

Obra de Susana López Fernández. Imagen cortesía de Art Rooms.

Miguel Mallol

El caos ordenado de Lorenzo Belenguer

An Orderly Chaos, de Lorenzo Belenguer
Colectiva ‘We Could Not Agree’, comisariada por Geoff Leong
Semana de la Frieze Art Fair
Parking QPark
Cavendish Square. Londres

Con su instalación ‘An Orderly Chaos’ Lorenzo Belenguer ha participado en la exposición colectiva que reunió un gran número de artistas multidisciplinares en un céntrico parking de Londres. El tercer nivel del parking QPark, bajo el suelo de la concurrida plaza Cavendish Square, acogió durante seis días consecutivos del mes de octubre, la muestra colectiva organizada por Geoff Leong por segundo año consecutivo.

Más de 120 artistas seleccionados por 10 comisarios que son a su vez artistas, que conocen el escenario artístico de la ciudad en la que se mueven y forman parte activa del mismo, participaron en un evento que combina escultura, cine, fotografía, pintura e instalaciones, incluyendo charlas y presentaciones además de música en directo, con la idea deliberada de abogar por lo inesperado y fomentar la curiosidad.

An Orderly Chaos, pieza de Lorenzo Belenguer, en la colectiva 'We could not agree'. Imagen cortesía del artista.

An Orderly Chaos, pieza de Lorenzo Belenguer, en la colectiva ‘We could not agree’. Imagen cortesía del artista.

Aprovechando el impacto mediático y llegada de coleccionistas, dealers, comisarios y gente relevante en el mundo del arte a Frieze Art Fair, ‘We could not agree’ se presentó como una metáfora del arte alternativo o underground, no sólo en su mensaje directo y visceral sino incluso en su localización. A poca distancia de las carpas de Frieze Art Fair, se dispuso un improvisado espacio expositivo subterráneo de 20.000 metros cuadrados de recorrido circular, perfectamente delineado. Los coches y motos que ocupan las plazas delimitadas por rectángulos negros, han dejado su lugar durante unos días a vídeos, instalaciones, pinturas y fotografías. Esta división, como comentaba Lorenzo, hace más fácil la sección espacial y el encuadre expositivo de cada una de las obras a modo de escenario.

Situado en el pasillo central se encontró la escultura del artista valenciano Lorenzo Belenguer, ‘An Orderly Chaos’. Unas redes metálicas en esta ocasión son la base de su trabajo que, superpuestas en rectángulos imperfectos que se cortan entre sí, nos proponen un paso más en su investigación acerca de sus esculturas-pinturas. Para realizar esta instalación utilizó lo que se denomina objetos encontrados, elementos en un estado de desuso o descartados a los que invita a ser parte principal de su mensaje artístico. Es una reinterpretación, como indicó el propio artista, del movimiento italiano Arte Povera de finales de los 60 y principios de los 70 que le sirve  de inspiración y guía. El minimalismo es otro de sus faros, según aseguró el artista, con la utilización de las líneas y la geometría, junto a la reducción de elementos superfluos y la conceptualización básica de sus partes.

Su propuesta forma una estructura que se convierte en un entresijo geométrico que se encarama en forma de diferentes planos superpuestos, que dan profundidad y sentido pictórico a la obra. Su intención, según argumentó Lorenzo, es la de conseguir darle tridimensionalidad a la pintura. La realidad se convierte en su lienzo imaginario y unos toques minúsculos de colores primarios, son un contraste con el  óxido trabajado de los metales que utiliza. Londres ha sido una fuente de inspiración para este artista valenciano que llegó a la capital británica y decidió convertirse en artista. Los objetos encontrados que usa en sus series, se contraponen con sus dibujos donde la línea y la ausencia de relleno contrasta con la única cosa que, según comentó, es imposible de controlar: las manchas de colores primarios que usa y que se encuentran en cada una de sus obras.

Escultura de Lorenzo Belenguer. Imagen cortesía del autor.

‘An Orderly Chaos, escultura de Lorenzo Belenguer, en la colectiva ‘We Could Not Agree’ de Londres.  Imagen cortesía del autor.

Miguel Mallol