Soul music in Valencia

 

On the occasion of Fly Me to the Roof concert season, Espai La Rambleta gave us the chance to see two new talents of soul & funk live. A golden opportunity.

Hannah Williams’ powerful voice came from London (aka deep soul’s funkiest new diva), along with The Tastemakers. The group comprises James Graham (piano), Adam Holgate (guitar), Flash Wildcard (bass), Baby Jaisus (drums), Sabrina De Mitri (saxophone) and Rolling Changeworthy (trumpet).

Hannah Williams & The Tastemakers have earned a solid reputation in clubs all throughout the UK, as well as in their countless tours in France, Italy, Spain, Germany and Greece. They have even shared the stage with renowned stars like Sharon Jones & Charles Bradley and Afrika Bambaataa & The Sugar Hill Gang.

They recorded their first LP, A Hill of Feathers, for the prestigious Italian label Record Kicks, which is available on iTunes and Spotify. On the 13th, they will also be presenting new songs from their upcoming album.

For artists as acknowledged as Sharon Jones, Hannah Williams “is blessed”. Dubbe.blogspot states that Etta James and James Brown would be proud. This was, without a doubt, an unprecedented opportunity to see them, since this was the first time they bring their music to Valencia. We hope it won’t be the last.

Hannah Williams

Hannah Williams

These Londoner artists weren’t alone on the stage. They were joined by one of the hottest bands of the Valencian music scene: The Kojaks. Funk runs through the veins of these musicians, whose personal style is clearly noticeable. Their first LP, First Morsel, was released the 27th of September this year under the label of Rock CD, and they haven’t stopped one minute since then.

Their tracks are seasoned with high doses of groove, and they are available at several digital platforms such as Spotify, iTunes, Google Music or Deezer.

The Kojaks have performed in numerous occasions. Since 2013 they’ve collaborated every Tuesday in M80’s nightly show La noche es para mí, presented by Miguel Coll.

The Kojaks consists of Amparo Ballester’s voice, Alberto Lorenzo (bass), Mateo Albelda (drums), Juan Salvador (guitar), Pablo Pérez (saxophone), Pablo González (keyboards, piano) and Juanjo de la Cuesta (percussion).

Amazed by their songs’ catchiness, we met them to talk about last Thursday’s performance. “Despite our short career, we have already shared the stage with black music groups know at national level. But as soon as someone from abroad comes to perform, we seize the opportunity of learning from people with more experience. Having the chance to be the support band for artists like Hannah Williams and the Tastemakers is tremendously exciting”, said Juan Salvador, the Kojaks’ guitarist.

“We are a little nervous because we are about to play before a great band, before an impressive singer. It’s shocking. But I wish we’ll be able to share the stage with many national and international groups in the future”, commented Kojaks’ singer Amparo Ballester.

As the conversation drew on, we asked them about the style of Hannah Williams & The Tastemakers regarding their own: “Their style is purer, more “roots”. We mix ours with jauntier influences, like rock or funk.”

The Kojaks. Photographer: Miguel Valls of Avant Producciones.

The Kojaks. Photographer: Miguel Valls of Avant Producciones.

Since their first LP is fresh from the oven, we asked them how they’ve lived the experience. Juan answered: “It’s been challenging work. This has been the first time we do this, so our inexperience has led to some tense moments. But most of the time we were focused on the project of recording an album of our own, which is so exciting. It has allowed us to grow as a band.”

Moreover, they are elated for having their tracks on digital platforms, right next to the artists they have always admired. “It’s something really new. Having people listen to the record and congratulating us is absolutely wonderful. Some people have even told us what their favourite song is when going for a jog. Sharing music this way is a pleasure. It’s been a very gratifying process”, Amparo added.

The following question was clear: What are your goals? “Our goal: Wembley (chuckles). And to run out of tickets, that is The Kojaks’ objective. We might end up trying for 25 years, there is no doubt, but we need to dream high and have big goals. We are down-to-earth and we won’t stop working”, said Juan. “Devoting ourselves to the audience and feeling their warmth is where we filled fulfilled.”

The Kojaks are not only musicians, Amparo told us, “but also all the people who offer us their talent to build up a strong image, good videos and excellent pictures; all that can help our band go forward. The music world is like an ants nest that requires building little by little.”

The Kojaks. Photographer:: Miguel Valls of Avant Producciones.

The Kojaks. Photographer:: Miguel Valls of Avant Producciones.

The Valencian musical scene makes progress hinders progression, especially for soul music. This is how Juan argued the point: “Despite there being really talented groups here in Comunidad Valenciana, trying to provide cultural alternatives is very hard. It has to go through precarious conditions and even lack of respect for the musicians.”

“We’ve met all our small targets due to our work and perseverance, not because there was any sort of help in our cultural and musical environment”, Amparo claimed.

The Kojaks are just one of the voices that can be heard in the Valencian musical scene. Self-management is their work method. They also count on the luck they might have and the support from those interested in knowing these emerging artists. They know this for sure: “We’ll keep on fighting in the arena.”

The Kojaks. Photographer: Miguel Valls of Avant Producciones.

The Kojaks. Photographer: Miguel Valls of Avant Producciones.

Patricia García Carbonell

Traducción: Alexandra Fernández Mañas

Música soul en Valencia

Actuación Hannah Williams & The Tastemakers + The Kojaks
La Rambleta
Espacio: La Cambra
13 de noviembre a las 21 h.

Con motivo del ciclo Fly Me to the Roof, Espai La Rambleta nos ofrece la oportunidad de ver en directo el nuevo talento del soul & funk. Una ocasión única.

Desde Londres viene la poderosa voz de Hannah Williams, también conocida como “Deep Soul’s Funkiest New Diva”, junto a The Tastemakers (James Graham al piano; Adam Holgate a la guitarra; Flash Wildcard al bajo; Baby Jaisus en la batería; Sabrina De Mitri al saxo y Rolling Changeworthy a la trompeta).

Hannah Williams & The Tastemakers se han ganado una sólida reputación en la escena club de toda Inglaterra, con sus interminables giras por Francia, Italia, España, Alemania y Grecia. Compartiendo escenario con estrellas como Sharon Jones & Charles Bradley y Afrika Bambaataa & The Sugar Hill Gang.

Grabaron su primer LP “A Hill Of Feathers” para el prestigioso sello italiano Record Kicks, que podemos escuchar en iTunes o Spotify. También presentarán los nuevos temas que podremos escuchar en el próximo álbum.

Para artistas reconocidos como Sharon Jones, Hannah Williams is blessed.  Dubbe.blogspot sin duda afirma que Etta James y James Brown estarían orgullosos. Sin duda, una oportunidad inédita de escucharles, pues es la primera vez que traen su música a Valencia, y esperamos que no sea la última.

Hannah Williams & The Tastemakers[1]

Hannah Williams. Imagen cortesía Heart of Gold Productions.

Los artistas londinenses no se quedan solos en el escenario. Les acompañan una de las bandas más cañeras del panorama musical valenciano: The Kojaks. Con un estilo muy personal, corre el funk por las venas de estos músicos.

Su primer LP “First Morsel” salió el 27 de septiembre de este mismo año bajo el sello Rock CD, y desde entonces no han parado. Sus temas van acompañados de grandes dosis de buen groove y podemos escucharlos en varias plataformas digitales como Spotify, iTunes, Google Music

The Kojaks ha actuado en numerosas ocasiones. Durante el 2013 y 2014 colaboró todos los martes como banda oficial del programa nocturno de M80 Radio, La noche es para mí, presentado por Miguel Coll.

The Kojaks son: la voz de Amparo Ballester; Alberto Lorenzo al bajo; Mateo Albelda a la batería; Juan Salvador como guitarrista; Pablo Pérez saxofonista; Pablo González al piano y teclados; y Juanjo de la Cuesta percusionista.

The Kojaks. Foto: Miguel Valls de Avant Producciones.

The Kojaks. Foto: Miguel Valls de Avant Producciones.

Fascinados por el buen gancho que tienen sus canciones, nos reunimos con ellos para hablar de la actuación de este jueves. “En nuestra corta trayectoria ya hemos compartido cartel con grupos de música negra reconocidos a nivel nacional,  pero en cuanto viene alguien de fuera es una oportunidad magnífica para poder aprender de gente con más experiencia, y siempre ilusiona mogollón abrir para un grupo grande como son Hannah Williams y los Tastemakers”- nos responde Juan Salvador, guitarrista de The Kojaks.

“Estamos un poco nerviosos, porque vamos a tocar delante de un grupo que es muy grande, delante de una gran voz, e impresiona bastante. Pero ojalá podamos compartir escenario con muchos otros grupos nacionales e internacionales“- cuenta la voz del grupo, Amparo Ballester.

Conforme avanza la conversación, les preguntamos por el estilo de Hannah Williams & The Tastemakers respecto al suyo propio: “Ellos hacen un estilo más puro, más roots, nosotros lo mezclamos con alguna influencia más cañera como puede ser el rock o el funk.”

The Kojaks. Portada "First Morsel".

The Kojaks. Portada “First Morsel”.

Con su primer LP recién salido del horno, aprovechamos para preguntarles cómo lo han vivido. Juan nos responde: “Ha sido un curro inmenso y ha sido la primera vez que hacíamos este tipo de trabajo, hemos sido principiantes y ha habido muchos momentos de tensión y de esfuerzo puestos en un proyecto como es el de tener un disco, que hace tanta ilusión. Nos ha hecho crecer como grupo.”

Además, cuentan emocionados la alegría que sienten al ver sus canciones en plataformas digitales junto a los artistas que han escuchado siempre. “Es algo nuevo y produce una felicidad absoluta cuando la gente escucha el disco y te envía mensajes de enhorabuena. Incluso nos han llegado a decir cuál es su canción favorita para ir a correr. Es un placer compartir la música de esta manera y ha sido un proyecto muy satisfactorio” añade Amparo.

La siguiente pregunta fue clara: ¿Cuáles son vuestras metas? “Nuestro objetivo: Wembley (entre risas). Y que se acaben las entradas, ese es el objetivo de los Kojaks. ¿Que podamos tirarnos 25 años intentándolo? No nos cabe la menor duda, pero hay que soñar alto y tener grandes metas. Tenemos los pies en el suelo y no vamos a dejar de currar.” nos dice Juan. “Entregarnos al público y sentir el calor es lo que más nos mueve. En el escenario es donde nosotros nos sentimos llenos.” Y así lo transmitiréis al público el jueves.

Pero The Kojaks no son solo los músicos, nos dice Amparo: “Sino toda la gente que nos presta su talento para hacer una buena imagen, unos buenos vídeos, unas buenas fotos, todo lo que pueda ayudar a nuestro grupo y seguir adelante. El mundo de la música es un trabajo de hormiguitas que se construye poco a poco.”

The Kojaks. Foto: Miguel Valls de Avant Producciones.

The Kojaks. Foto: Miguel Valls de Avant Producciones.

El panorama musical valenciano, en concreto el estilo de música soul, presenta grandes dificultades, así nos lo cuenta el guitarrista de los Kojaks: “A pesar de que haya grupos que son verdaderos talentos musicales, aquí en la Comunidad Valenciana el intentar dar una oferta cultural amplia es a partir de condiciones precarias y muchas veces incluso de falta de respeto a los músicos.”

“Todos los pequeños objetivos que nos hemos ido proponiendo los hemos cumplido pero por nuestra perseverancia y por nuestro trabajo, no porque existan unas facilidades que se nos ofrezcan en nuestro entorno cultural y musical” nos dice Amparo.

The Kojaks es una voz de las muchas que existen en el ámbito de la música valenciana. La autogestión es su forma de trabajo, junto a la suerte que puedan recibir y el apoyo del público interesado en conocer el trabajo de estos artistas emergentes.  Ellos lo tienen claro: “Seguiremos luchando en el ruedo”.

 

Patricia García Carbonell

The Kojaks. Foto: Miguel Valls de Avant Producciones.

The Kojaks. Foto: Miguel Valls de Avant Producciones.

 

Las aristas de Nelo Vinuesa en MAG

Nelo Vinuesa. Wild Pulse
Mustang Art Gallery
C/ Severo Ochoa, 36
Parque Empresarial, Elche
Hasta el 17 de julio de 2014

Nelo Vinuesa. Wild Pulse. Foto: Juanma Sánchez. Imagen cortesía de Mustang Art Gallery.

La complejidad de las aristas

La imagen es el resultado de una construcción espacio-temporal. El espacio suele estar definido por el formato: el rectángulo, el cuadrado, el tondo y, en otras ocasiones, éste somete la representación a la mimesis en paredes o cúpulas, apareciendo el mundo y diluyéndose la arquitectura. El tiempo queda detenido, aprisionado incluso, en los límites del espacio, pero también en la cronología de su época. La cultura visual, el arte en sus diversas variantes lingüísticas, constata el devenir concreto de estos registros, que actúan como marcas en la pared de la historia. El cuadro se construye asumiendo el peso completo de la representación. Esa imagen generada desde el vacío es el puntal de una mirada personal transformada en acontecimiento: se ofrece como narración de unas ideas y como deseo constatable de que esas ideas encuentren un público.

Nelo Vinuesa. Wild Pulse. Foto: Juanma Sánchez. Imagen cortesía de Mustang Art Gallery.

La imagen-fija delimita su complejidad con el paso del tiempo –constatable en el envejecimiento de las cosas y las caras– en el movimiento de las apariencias de sí, como las sombras en la caverna. De ahí que los límites devengan aristas: intermediarias entre un plano y otro, ajenas a las luces y las sombras que éstos reciben y reflejan, pero íntimamente ligadas a ellos, pues permiten la sutura y el pliegue, ejercen su función de bisagra. Las aristas son a la forma lo que las líneas al plano; economía de medios y funcionalidad máxima. El proyecto Wild Pulse de Nelo Vinuesa (Catarroja, Valencia, 1980) gana en complejidad al incluir el tiempo. Dicho así puede parecer una obviedad, puesto que se introduce el movimiento, y éste se genera por la sucesión continuada de escenas. Es un “movimiento aparente” que se ha asumido como ejemplo veraz de la realidad y que ha llegado a día de hoy reincidiendo sobre los mismos planteamientos técnicos, sólo que más sofisticados. Pero en este caso, espacio (escultura) y tiempo (videos) vienen a completar la pintura, imponiéndole ritmo y velocidad por un lado, y convirtiéndola en escultura tridimensional, en el otro.

Nelo Vinuesa. Wild Pulse. Foto: Juanma Sánchez. Imagen cortesía de Mustang Art Gallery.

El aparataje del artista evoluciona y muta de la superficie plana al movimiento generado por la animación y al espacio necesario para disponer lo escultórico, pero todo sirve al mismo fin. Las piezas que conforman Wild Pulse confeccionan un archipiélago de elementos que por separado mantienen sus individualidades, pero que al estar en cercanía unas de otras, ofrecen una versión más compleja y rica de sus propios planteamientos aislados, unidos por aquello que les separa. Desde sus comienzos, la obra (pictórica) de Nelo Vinuesa ha introducido con naturalidad materiales híbridos ajenos al estado natural de la pintura (por ejemplo plásticos y vinilos), pero cuyas propiedades enlazaban con el acrílico y con la necesidad de plantear el cuadro como tablero de juego y experimentación donde confluyeran todas las posibilidades al unísono. En esencia, predomina la creación de un universo complejo donde caben todas las inquietudes generadas por el artista, conviviendo juntas en la misma superficie. Al mismo tiempo, este universo resulta familiar por sus múltiples vías de reconocimiento con la pintura clásica y su preocupación máxima por la construcción del paisaje; con la síntesis formal de los juegos de ordenador primigenios y su estética de 8 bits; con la posibilidad constante de una salida de la pintura ante la encrucijada de su ensimismamiento.

Nelo Vinuesa. Wild Pulse. Foto: Juanma Sánchez. Imagen cortesía de Mustang Art Gallery.

La serie de seis vídeos es un retrato poliédrico de la ciudad de Londres, la gran metrópoli ajena a muchas influencias y ella misma generadora de todas las imaginables. La ciudad es una protagonista que interpreta varios papeles principales: la mezcla racial y su carácter cosmopolita (Portraits); la dificultad de mantenerse a flote física y anímicamente en una ciudad tan demandante (Fall); los conflictos y revueltas sociales (Isle of Haunts); la omnipresencia del paisaje, de los jardines y bosques dentro de la ciudad o en sus límites (Lotus, Winternight) y la mirada perdida pero activa ante todo lo que ocurre, en ese espléndido Panorama.

Nelo Vinuesa. Wild Pulse. Foto: Juanma Sánchez. Imagen cortesía de Mustang Art Gallery.

Por otro lado, la instalación Treassure Island consigue trasladar al ámbito tridimensional ese propio universo realizado por capas opacas y traslúcidas en los vídeos y las pinturas, predominando una voluntad de juego y de tablero donde desarrollarlo. Realizar la maqueta de un mundo es aprehenderlo y constatar la complejidad de su diseño: conocer el funcionamiento de todo lo que nos rodea para convertir la inconmensurabilidad en simple y llana funcionalidad.

Nelo Vinuesa. Wild Pulse. Foto: Juanma Sánchez. Imagen cortesía de Mustang Art Gallery.

Imágenes: Nelo Vinuesa. Wild Pulse. Fotos: Juanma Sánchez. Cortesía de Mustang Art Gallery.

Álvaro de los Ángeles