Lazarillo, ejemplo de supervivencia

Lazarillo, de Iria Márquez y Chema Cardeña, a partir de la obra anónima Lazarillo de Tormes
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Sábado 31 de octubre (17.00h) y domingo 1 de noviembre (12.30), 2015

Hay quien se empeña en clasificar las cosas y quien prefiere saltarse las barreras. La programación de esta semana de Sala Russafa pasa por alto las etiquetas con el estreno de Lazarillo, una pieza que parte de El Lazarillo de Tormes, obra cumbre de la literatura del S.XVI, para crear un divertido espectáculo para niños.

Iria Márquez y Chema Cardeña son los autores de este texto que sigue la línea característica de la compañía valenciana Arden, revisitando  obras y personajes clásicos para darles una nueva vida. “En nuestras tres producciones familiares anteriores habíamos partido de cuentos clásicos universales para revisitarlos. Ahora hemos querido reivindicar una de las mejores obras de la literatura española que, además, tiene un peso en nuestra cultura importantísimo” remarca Cardeña, quien también dirige la pieza.

Lazarillo, de Chema Cardeña e Iria Márquez. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Lazarillo, de Chema Cardeña e Iria Márquez. Imagen cortesía de Sala Russafa.

La obra original representa una infancia en pleno S.XVI, muy alejada de las situaciones que conocen los niños de hoy día, “pero también muy coincidente, en algunos aspectos. Hemos querido remarcar mensajes como la importancia de luchar por uno mismo, por salir adelante, porque hay muchos chavales que están viendo esto en casa cada día, mientras que en la televisión los héroes parecen ser quienes no hacen nada”, explica el coautor y director de la Lazarillo.

En su salto a las tablas, este clásico se adapta para los más pequeños en un curioso formato. En la versión libre que Arden estrena en Sala Russafa, los protagonistas son dos centenarias marionetas de un viejo teatrillo a las que dan vida los actores Omar Sánchez y J.R. Torres. Cuando descubren que su amo va a retirarlas, intentan remediarlo ensayando duramente una de las piezas que interpretan en su pequeño escenario, Lazarillo de Tormes.

Pero, por más que se esfuerzan y perfeccionan su interpretación, la cosa no mejora, ya que el problema está en el desinterés de los niños por el teatro y por ese tipo de historias. Así pues, el reto no sólo será que la función continúe, sino capturar al público con las andanzas de un joven sirviente que ha de sobrevivir al hambre y a las tretas de sus amos.

Manteniendo el sello de Arden, esta divertida pieza que estará en cartel este fin de semana y volverá en navidades, mezcla el texto original de la obra clásica con las nuevas aventuras de estos dos títeres de carne y hueso en un original montaje para espectadores a partir de 5 años que les acerca una obra y un género, la picaresca, que han marcado nuestra herencia cultural.

Alicia en Wonderland, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Alicia en Wonderland, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Alicia en Wonderland

Hasta el día 8 de noviembre, el centro cultural de Ruzafa mantiene en cartel Alicia en Wonderland, una ácida y muy libre versión para adultos del clásico de Lewis Carroll que cumple 150 años. En este caso, Chema Cardeña escribe y dirige esta comedia multidisciplinar en la que Alicia se presenta como una treintañera multititulada que intenta insertarse en la vida laboral.

La pieza cuenta con una espectacular puesta en escena que combina la interpretación con danza y música en directo, incluyendo versiones de Lou Reed, Bob Marley o The Rolling Stones, entre otros, a cargo de la Naipes Band. Las coreografías son del bailarín y Premio Max 2007 Toni Aparisi. Y un nutrido elenco formado por los propios Aparisi (a quien sustituye Miguel Machado en algunas funciones) y Cardeña,  Iria Márquez, Jaime Vicedo, José Doménech, Darío Torrent, Miryam Garcés, Juanjo Benavent y  Rosa López dan vida a particulares versiones del resto de famosos personajes de Carroll en un hábil retrato caricaturesco de nuestra sociedad y clase política.

Cartel de Lazarillo. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Cartel de Lazarillo. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Alicia en Wonderland, función benéfica

Alicia en Wonderland
Función benéfica a favor de Valencia Ciudad Refugio
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Viernes 16 de octubre, a las 20.30h

Sala Russafa ha presentado su quinta temporada, que arranca con una función benéfica a favor de la iniciativa ciudadana ‘Valencia Ciudad Refugio’, auspiciada por la Concejalía de Bienestar Social, que tendrá lugar el próximo 16 de octubre en el centro cultural de Ruzafa.

“Siempre hemos tenido sensibilidad social, pero esta quinta temporada queríamos celebrarla dando un poco más de nosotros a los demás”, explicó Juan Carlos Garés, socio de la sala. Por eso, en la antesala de la campaña de las elecciones generales, han decidido arrancar con la versión para adultos Alicia en Wonderland, una sátira política que busca concienciar al público de su importante papel en el sistema.

“Queríamos empezar con una función benéfica y pensamos en preguntar a la Concejalía de Bienestar social a qué colectivo o acción podríamos destinarla. Nunca el contacto con nuestro Consistorio había sido tan fluido, la verdad. En aquel momento acababa de celebrarse la primera reunión de Valencia Ciudad Refugio y fue todo rodado porque la temática de la obra es muy afín”, apuntó Garés. Y es que la protagonista es una Alicia que intenta insertarse en una sociedad que no es capaz de acogerla, en la que el absurdo de la burocracia y el inmovilismo político tienen sedada a la población.

Imagen cortesía de Sala Russafa.

Representantes del Ayuntamiento, Valencia Ciudad Refugio y Sala Russafa en la presentación de la función benéfica de Alicia en Wonderland. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Para María Escalona, representante de ‘Valencia Ciudad Refugio’, la propuesta es muy positiva, “siempre el arte ha estado vinculado al cambio social y al desarrollo humano. La plataforma ciudadana quiere cambios en el modelo de sociedad en el que vivimos, las personas sienten y crean y se expresan a través del arte: lo mismo que en las revoluciones”.

Mientras que Roberto Jaramillo, Concejal de Cooperación al Desarrollo y Migración, y Consol Castillo, Concejala Delegada de Servicios Sociales, destacaron la necesaria colaboración que ha de establecerse con la iniciativa privada porque canaliza una concienciación social que cada vez es mayor. “En los últimos años, las políticas sociales han perdido protagonismo pero la gente cada vez siente que son más necesarias, de ahí que surjan iniciativas ciudadanas o desde instituciones privadas y es muy importante que las atendamos y que las potenciemos”, admitió la concejala.

Escena de Alicia en Wonderland. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Alicia en Wonderland. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El próximo 16 de octubre a las 20:30h, Sala Russafa acogerá la función benéfica de Alicia en Wonderland para la que va a abrirse una fila cero a través del servicio de venta de entradas online del teatro. El propósito es facilitar que colaboren quienes, pese a no poder acudir al teatro ese día, quieran contribuir a la causa. “Y próximamente vendrán otras iniciativas de carácter social, como una colaboración especial que vamos a hacer con Casa de la Caridad o la puesta en marcha de un taller de Artes Escénicas Inclusivas para personas con discapacidad”, avanzó Garés.

Para el equipo directivo de Sala Russafa, un lustro es una cantidad de tiempo que permite hacer un balance sobre el proyecto. “Ha sido como una maratón, desde que nos planteamos abrir el centro hasta que arrancaron las obras, abrimos y llegamos hasta aquí, no hemos parado de correr”, recordó Chema Cardeña, director artístico del teatro y del área docente, quien reconoció que inauguraron en lo peor de la crisis económica y que han tenido que lidiar con una bajada espectacular del consumo cultural en toda España y en especial en Valencia. “Por eso no queremos celebrar ahora este quinto cumpleaños, vamos a esperar a que finalice la temporada para ver cómo ha ido todo y, si el balance es positivo, lo celebraremos entonces y con todas las ganas”, apuntó Cardeña.

Mientras tanto, han diseñado una programación que incluye como primera propuesta (del 15 de octubre al 8 de noviembre) la vuelta de Alicia en Wonderland, la última coproducción del centro con la compañía valenciana Arden que fue todo un éxito la temporada pasada.

Después vendrá el ‘Ciclo Compañías Nacionales”, que traerá del 13 de noviembre al 13 de diciembre a formaciones de mediano formato y gran calidad artística que estrenarán cuatro espectáculos en la Comunidad Valenciana. “Una de nuestras señas de identidad es apostar por profesionales que hasta ahora y a pesar de hacer giras por todo el país, no han tenido acceso a los teatros públicos valencianos porque creemos que es importante que la gente pueda conocer este tipo de propuestas, que no son grandes musicales ni tienen rostros demasiado populares, pero que dan una idea del teatro que se está haciendo en España”.

Escena de T'estimo però no tant. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de T’estimo però no tant. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Con esta filosofía van a programar los nuevos montajes T’estimo però no tant, una comedia con tintes eróticos del Teatre Gaudí de Barcelona con Josep Linuesa; el humor absurdo (pero con mensaje) de Cualquiera que nos viera, una propuesta de la veterana formación vasca Zanguango y La maratón de Nueva York, un montaje de la compañía madrileña Criadero de Morsas en el que los actores se pasan toda la pieza corriendo, literalmente. Completa este primer ciclo de programación una alocada versión de Monólogos de la vagina, firmada por la compañía andaluza Producciones Imperdibles, ya asidua a Sala Russafa.

Además, vuelve el cabaret con el estreno de SomShow 2.0, una nueva versión del éxito de la temporada pasada que regresa con la incorporación de una conocida estrella en la troupe y novedades en el espectáculo. Y ya en Navidades, Arden y Sala Russafa estrenarán una producción escrita y dirigida por Chema Cardeña. Buscando al Mago de Oz (Oh, Europa!) parte de la famosa historia creada por L. Frank Baum, que Victor Fleming llevó al cine transformado en musical, para hacer un repaso lleno de humor y música a la Unión Europea, ese poderoso ente al que llevan todos los caminos de baldosas amarillas.

En primavera volverá el ciclo ‘Nova Escena Valenciana’, dedicado a las más recientes creaciones de compañías locales. Y para cerrar la programación escénica para adultos, en junio se retomará el Festival de Talleres de Teatro Clásico.

Escena de Caperucita Roja. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Caperucita Roja, de Teatro Arbolé. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Los niños también encontrarán esta temporada en la sala una programación regular, con funciones escolares concertadas entre semana y abiertas al público familiar los fines de semana. En el primer trimestre se podrá ver una selección con compañías valencianas y nacionales.

Arden, de Valencia, estrena su nueva pieza para el público familiar, Lazarillo. Y Teatre Practicable (Hop Teatre), de Castellón, presentará la pieza de títeres La fábrica de les joguines defectuoses. Desde Madrid, La Casa del Lector y la compañía Vuelta de Tuerca estrenarán en la CV una versión de Moby Dick. Otros estrenos autonómicos serán ¿Caperucita Roja?, de Teatro Arbolé (Zaragoza), y El Principito, de los murcianos Silfo Teatro. La programación se completa con Pulgarcito, de los vascos Teatro Paraíso. Y en navidades volverá el Festival de Teatro para Niños y Niñas Contaria, con una nueva edición.

Miquel Gil. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Miquel Gil. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Además de teatro, Sala Russafa mantendrá esta temporada una oferta musical: “arrancará en noviembre, con los conciertos de Miquel Gil y Efrén López dentro del MUV Circuito de Música Urbana Valencia. Y está previsto seguir colaborando con iniciativas como Valencia Negra, Russafa Escènica o Russafart”, apuntó David Campillos.