Harterofilias domésticas | Estado de alarma (III)

#MAKMAOpinión #MAKMACine #MAKMALibros #MAKMAExposiciones | Harterofilias domésticas | Estado de alarma (III)
13 de abril de 2020

Las haciendas clínicas y primaverales del Sanatorio Wald de Davos, en el cantón oriental suizo de los Grisones, se revelaron, durante el incierto y decadente lustro previo a la Primera Guerra Mundial, en epicentro inspirador de una de las conspicuas y miríficas novelas sine quibus non de la literatura universal: ‘La montaña mágica’, de Thomas Mann (1875 – 1955).

Publicada en 1924 y ponderada como una novela filosófica de aprendizaje, la egregia obra del autor alemán circula en ascenso –tras las inquietudes y aflicciones del neófito Hans Castorp–, hacia cotas tísicas de mocadores, declinación y ruina de un tiempo presto a su desaparción, entre afecciones y agonías metafísicas, entre las que inocular agudezas proverbiales como la que sigue:

“El individuo puede tener presentes toda clase de objetivos personales, de fines, de esperanzas, de perspectivas, de los cuales extrae la energía para los grandes esfuerzos y actividades; ahora bien, cuando lo impersonal que le rodea, cuando la época misma, a pesar de su agitación, en el fondo está falta de objetivos y de esperanzas, cuando ésta se le revela como una época sin esperanzas, sin perspectivas y sin rumbo, y cuando la pregunta sobre el sentido último, inmediato y más que personal de todos esos esfuerzos y actividades –pregunta planteada de manera consciente o inconsciente, pero planteada al fin y al cabo–, no encuentra otra respuesta que el silencio del vacío, resultará inevitable que, precisamente a los individuos más rectos, esta circunstancia conlleve cierto efecto paralizante que, por vía de lo espiritual y moral, se extienda sobre todo a la parte física y orgánica del individuo”.

Y, quizás, a un servidor no le reste otra porfiada voluntad que henchir la inmanejable concavidad del presente y desnortado trecho, para eludir la ataraxia, asiéndose al manubrio del hallazgo rutinario, morfología gimnástica de ‘Harterofilias domésticas | Estado de alarma’.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (XXI) | Viernes 3 de abril de 2020

“¿Cuánta verdad soporta, cuánta verdad osa un espíritu? Esto fue convirtiéndose cada vez más, para mí, en la auténtica unidad de medida. El error (el creer en el ideal) no es ceguera, el error es cobardía. Toda conquista, todo paso adelante en el conocimiento es consecuencia del coraje, de la dureza consigo mismo, de la limpieza consigo mismo. Yo no refuto los ideales, ante ellos, simplemente, me pongo los guantes” (‘Ecce homo. Cómo se llega a ser lo que se es’ | Friedrich Nietzche).

Y uno, encaminado por su heterodoxa senda, toma el guante (con la asepsia del látex) y prosigue el curso (¿ilimitado?) de ‘Harterofilias domésticas | Estado de alarma’.

Continuación de la serie para MAKMA, a modo de memorando/dietario, de la segunda decena de jornadas de confinamiento, fruto del decreto de estado de alarma por la pandemia de coronavirus.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (XXII) | Sábado 4 de abril de 2020

“—Pero ¿se va a ir a la vía pública en pelota viva? —se rió una clienta con mucha chulería madrileña al ver a Fermín en calzoncillos; (…) daba la impresión de que hubiera pagado dinero encima con tal de librarse de aquella ropa impregnada de las exudaciones de todo un invierno (…).
—Me han ofrecido un trabajo. Un médico de Pamplona que trabaja aquí, en un sanatorio (…).
—Un sanatorio, ¿de qué? (…).
—Una clínica de reposo… O sea, gente más o menos chiflada.
—¡Coño! Eso puede ser divertido. Además, como labor de formación, experiencias humanas, casos curiosos…
—(…)Bueno, tendría mucho tiempo para escribir. Además, como te dan la cama… El sanatorio está en el campo (…) ¿Sabes cuánto tiempo hace que no respiro aire puro?”.

Trasladarse, desde las pulmonías de provincias, al encuentro con la herrumbrosa bohemia madrileña de cafés letrados, poetas de lirismo y alquitrán, sobremesas de casquería y nocturno ignominioso de pensiones, perdedores y menesterosos.

‘Los ilusos’ (1958), de Rafael Azcona (Ilustraciones de Antonio Mingote) (Nueva versión | Ediciones del Viento, 2008).

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (XXIII) | Domingo 5 de abril de 2020

Publiée par Jose Ramón Alarcón San Martino sur Dimanche 5 avril 2020

Publiée par Jose Ramón Alarcón San Martino sur Dimanche 5 avril 2020

“This is your country dont let the big men take it away from you” (‘Kern Country, California’, de Dorothea Lange | Nov 1938).

Surco famélico y cóncavo. Estrías del desánimo. Pretérito imperfecto. Neurastenia.

‘Dorothea Lange: Words & Pictures’ | MoMA .

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (XXIV) | Lunes 6 de abril de 2020

–“Nobody will help you”.
–“All of that’s the neutral zone, the international zone”.
–“(…) whatever the problem, they must be sent here”.
–“But to better understand the system, we have to go to the bottom”.

Inquirir la semiótica fronteriza. Cartografiar la permuta, trueque existencial del orbe abstracto.

Bab Sebta (Ceuta’s gate)‘ (2019), de Randa Maroufi.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (XXV) | Martes 7 de abril de 2020

Mis recomendaciones cinematográficas y literarias para el Instituto Cervantes de Tánger, como fuente de entretenimiento para sortear el confinamiento, extraídas de mi primera serie para MAKMA, a modo de memorando/dietario, de las diez primeras jornadas de confinamiento, fruto del decreto de estado de alarma por la pandemia de coronavirus.

Columbus’ (2017), de #Kogonada.
‘La poética de lo cotidiano’, de Yasujiro Ozu (Gallo Nero Ediciones, 2017).

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (XXVI) | Miércoles 8 de abril de 2020

–“Berlín tiene muchas superficies vacías. Se ven casas que están completamente libres por un lado porque la casa no fue reconstruida tras su destrucción. Se llaman muros ciegos a los desoladores muros laterales de esas casas, y casi no se ven en otras ciudades. Esas superficies vacías son heridas, y me gusta esa ciudad por sus heridas. Transmiten mejor la historia que cualquier libro o documento histórico.

Al rodar ‘Cielo sobre Berlín’ noté que buscaba continuamente esas superficies vacías, esas no man’s lands” [Wim Wenders | ‘The urban landscape’ (‘El paisaje urbano’) (1991) (Intervención en un coloquio de arquitectos japoneses)].

Converger en las ruinas de lo citadino y erigir el escombro, broza última de todos los vestigios, en “imagen, tiempo y relato” de lo teleológico.

‘La memoria de las imágenes. Textos de la emoción, la lógica y la verdad’, de Wim Wenders (Ediciones de la Mirada | Contraluz – libros de cine, 2000).

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (XXVII) | Jueves 9 de abril de 2020

“(…) la épica de una generación de pintores que cruza las naciones de la América Latina. Los años sesenta, los setenta, los años de la revolución y de los sangrientos golpes militares, los debates sobre la vanguardia estética, los asfixiantes exilios. Y todo ello con un punto de llegada: París.

(…) El personaje, un Ángel de la Calle que nunca se fue, se cruza con todas estas historias y todos estos debates” (Paco Ignacio Taibo II | Prólogo).

Bajo el tegumento épico de la crónica vibran los usufructos de la solitud como una contracción patrimonial de lo consuetudinario.

‘Pinturas de Guerra’, de Ángel de la Calle (Reino de Cordelia, 2017).

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (XXVIII) | Viernes 10 de abril de 2020

#ApagónCultural
#CulturaBiendePrimeraNecesidad
#CulturaVsCoronavirus
#CrisisCultural
#VivimosDeLaCultura

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (XIX) | Sábado 11 de abril de 2020

–“Sabes perfectamente que no puedes estar aquí. Esta es área restringida para todos ustedes”.
–“Sí, súper, perdón. Es que pensé que estaba temblando”.

Anhelar, desde la penumbra, y conjeturar la inasible recompensa. Pundonoroso esmero universal anulado para las consecuciones.

La Camarista’ (2018), de Lila Avilés.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (XXX) | Domingo 12 de abril de 2020

“La cocina de Warhol”.
(Cocinera) –“¿Cómo fue? ¿Cuándo es la exhibición?”.
(Andy Warhol) –“No hay exhibición”.

Inmiscuirse en el folclorismo doméstico de un insólito. Hacienda rebosante, colmada de prodigalidad, apostasía y pop.

‘Cómo ser Andy Warhol’, de Nick Bertozzi (texto) y Pierce Hargan (ilustraciones) (Oberon, Grupo Anaya, 2019).

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (XXXI). Foto: Jose Ramón Alarcón.

Jose Ramón Alarcón

Harterofilias domésticas | Estado de alarma

#MAKMAOpinión #MAKMACine #MAKMALibros | Harterofilias domésticas | Estado de alarma

Instituida en una obra de referencia durante el último tercio de su producción ensayística, el pater patriae del psicoanálisis Sigmund Freud (1856 – 1939) publicaba, en 1927, ‘El porvenir de una ilusión’, una sucinta aproximación a los principios y razones de la existencia de las desemejantes religiones y dogmas de fe que pueblan la geografía cultural de Occidente, así como un esperanzado anhelo por alumbrar un período de laicismo ilustrado, huérfano de los menoscabos del pasado.

A modo de prefacio, Freud aventura su pensamiento por la vasta y uliginosa senda de “la cultura humana”, entre cuyas líneas debo rescatar (permitiéndome una extensa cita) un singular y apropiadísimo parágrafo que bien pudiera ilustrar, a modo de sumario de pretensiones, la vigente necesidad de amparo de la cultura –en calidad de entidad semántica relativa a la educación, ilustración y sabiduría–, en tanto que preciado erario de las heterogéneas colectividades frente a las volubilidades y contingencias del individuo/ínsula:

“(…) Cada individuo es virtualmente un enemigo de la civilización, a pesar de tener que reconocer su general interés humano. Se da, en efecto, el hecho singular de que los hombres, no obstante, serles (sic) imposible existir en el aislamiento, siente como un peso intolerable los sacrificios que la civilización les impone para hacer posible la vida en común. Así, pues, la cultura ha de ser defendida contra el individuo, y a esta defensa responden todos sus mandamientos, organizaciones e instituciones, los cuales no tiene tan sólo por objeto efectuar una determinada distribución de los bienes naturales, sino también mantenerla e incluso defender contra los impulsos hostiles de los hombres los medios existentes para el dominio de la Naturaleza y la producción de bienes. Las creaciones de los hombres son fáciles de destruir, y la ciencia y la técnica por ellos edificada pueden también ser utilizadas para su destrucción”.

Clarividente exordio que un servidor incorpora a modo de estribo y capítulo, a la par, del memorando/dietario que he incoado desde la primera jornada de confinamiento, fruto del decreto de estado de alarma coronavírico, y consecuencia ubérima con la sortear nuestro compartido aislamiento sine die, bajo el encabezamiento ‘Harterofilias domésticas | Estado de alarma’.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (I) | Sábado 14 de marzo de 2020

Foto: Jose Ramón Alarcón.

“No soy más que un pequeño productor de tofu. Si se pide a un pequeño productor de tofu que prepare un plato de curri, o unas costillas de cerdo empanadas, nunca conseguirá que le salgan bien” (Yasujiro Ozu).

Sumergirse en la idiosincrásica hacienda cinematográfica de Yasujiro Ozu de la mano de sus confesas y reiterativas predilecciones.

‘La poética de lo cotidiano. Escritos sobre cine’, de Yasujiro Ozu (Gallo Nero, 2017).

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (II) | Domingo 15 de marzo de 2020

Foto: Jose Ramón Alarcón.

–“Necesito un cigarrillo. ¿Me acompañas?”.

Mesmerizante trayecto por el inasible horizonte de las variaciones a partir del encuentro de dos personajes y el confín de una jornada.

‘Ahora sí, antes no’ (2015), de Hong Sang-soo.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (III) | Lunes 16 de marzo de 2020

–“Tu fantasía no es real. Adiós”.

Eclosión matutina de seres taciturnos tras los vanos.

Aloys‘ (2016), Tobias Nölle.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (IV) | Martes 17 de marzo de 2020

Foto: Jose Ramón Alarcón.

“Si bien los rancios castillos europeos eran abandonados ahora por los modernos laboratorios científicos (…), la esencia del miedo en Hollywood seguía siendo de raigambre gótica. (…) Su formato, esencialmente melodramático y romántico, y su mensaje moral y moralista, podría resumirse en la advertencia que ya lanzara la novela de Mary Shelley en 1918, al presentar a su Frankenstein como el moderno Prometeo: ‘No desafiéis a Dios ni a la naturaleza” (Jesús Palacios).

Inmaculada antología alumbrada por el túrbido escritor y crítico de cine Jesús Palacios, en cuyas entrañas habita un pormenorizado recorrido por los precedentes literarios que han cimentado nuestros pavores nocturnos procurados por el celuloide.

‘TerrorVisión. Relatos que inspiraron el cine de terror moderno’, edición de Jesús Palacios (Valdemar, 2018).

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (V) | Miércoles 18 de marzo de 2020

–“Que la arquitectura tenga poder para curar”.
–“Este es mi segundo edificio favorito”.

Las razones arquitectónicas que habitan en la inefable circunspección de las emociones.

Columbus‘ (2017), de Kogonada.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (VI) | Jueves 19 de marzo de 2020

–“Yo paso a encarnar un típico personaje de Orwell, una no-persona” (Reinaldo Arenas).

Peregrinar tras los estigmas orbiculares de un proscrito.

Reinaldo Arenas, escritor cubano, nos habla de su vida‘. Cuatro fragmentos de entrevistas realizadas entres 1980 y 1988.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (VII) | Viernes 20 de marzo de 2020

“Se ha perdido una idea del teatro. Y mientras el teatro se limite a mostrarnos escenas íntimas de las vidas de unos pocos fantoches, transformando al público en voyeur, no será raro que las mayorías se aparten del teatro, y que el público común busque en el cine, en el music-hall o en el circo satisfacciones violentas, de claras intenciones” (Antonin Artaud).

No cabe más razón de sobremesa que acechar la nada.

‘El teatro y su doble’ (1938), de Antonin Artaud.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (VIII) | Sábado 21 de marzo de 2020

(Don) –“¿Qué ha pasado?”
(Ann) –“No nos damos cuenta cuando somos felices, y eso también es injusto. Uno debería vivir la felicidad y poder guardarla para cuando falte, sólo un poco, como guardar cereales en la despensa, o papel higiénico de recambio”.
(Don) –“¿Recambios de felicidad?”.

Provisiones para la incertidumbre.

Cosas que nunca te dije‘ (1996), de Isabel Coixet.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (IX) | Domingo 22 de marzo de 2020

(Sebastian Flye) –“Pensaba que estaba de vuelta en Oxford… lo que es extraño… ¿no crees? Porque ya no podría salir de aquí”.
(Charles Ryder) –“No”.
(Sebastian Flye) –“… que de momento no puedo viajar”.
(Charles Ryder) –“No”.
(Sebastian Flye) –“Charles… si vas a venir a verme… ¿Podrías traerme una botella de brandy?”.

Descender al Marruecos francés tras los vestigios sanitarios de Sebastian (Flyte para los advenedizos).

Retorno a Brideshead‘ (1981), de Derek Granger, basada en la novela homónima de Evelyn Waugh.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (X) | Lunes 23 de marzo de 2020

(Jacques Cormery | Infante) –“¡Me aburro! ¡Me aburro!”.
(Abuela) –“¡A benidor!” (“Au, vine i dorm!” | “¡Venga, ven y duerme!”).
(Jacques Cormery | Adulto) –“La memoria de los pobres está menos alimentada que la de los ricos, tiene menos puntos de referencia en el espacio, puesto que rara vez dejan el lugar donde viven, y también menos puntos de referencia en el tiempo de una vida uniforme y gris…”.

Eviscerar la memoria ontológica, gráfica y última de Camus.

‘El primer hombre’, de Jacques Ferrandez (Alianza Editorial, 2019), novela gráfica basasa en la obra homónima de Albert Camus.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (XI). Foto: Jose Ramón Alarcón.

Jose Ramón Alarcón