‘Taxi’ baja la bandera en el Olympia

Taxi, de Ray Cooney, bajo dirección de Josema Yuste y Alberto Papa-Fragomen
Teatro Olympia
C / San Vicente Mártir, 44. Valencia
Del 22 de junio al 9 de julio de 2017

La última función de ‘Taxi’, después de varias semanas en el Teatro Olympia, ofreció la oportunidad de disfrutar de la adaptación de la obra de Ray Cooney, versionada y dirigida por dos grandes Josema Yuste y Alberto Papa-Fragomén. Es sin duda una buena adaptación de la obra, manteniendo la esencia de los personajes, caricaturizándolos hasta el extremo y añadiendo gags de actualidad mezclados con pinceladas de sarcasmo ligero.

Es sin duda una desternillante función desde la primera escena; 100 minutos sin descansos ni pausas para recuperar el aliento ni dejar que se relajen los músculos abdominales.

Escena de 'Taxi'. Teatro Olympia. Foto: Malva

Escena de ‘Taxi’. Teatro Olympia. Foto: Malva

Una comedia que nos narra la historia de un taxista con una aparente vida normalizada y bien planificada, que se ve enturbiada por un cambio de horarios por circunstancias inesperadas; el enredo sigue su curso creando cada vez situaciones más pintorescas y berlanguianas. Hasta llegar a un final poco convencional y lleno de humor.

Destacar, sin duda, varias de las actuaciones. Por un lado, la del propio Josema Yuste demostrando sus tablas en el escenario. Por otro lado, resaltar el binomio perfecto con su compañero Sergio Fernández ‘El monaguillo’: el personaje que representa el humorista sostiene la parte más cómica, llevándolo a cabo de forma magistral y engrandeciendo la obra con su tremenda frescura y naturalidad.

Asimismo, valorar la actuación el actor albacetense Javier Losán, que nos descubre un personaje similar a un Colombo desfasado que pone la guinda al pastel de esta hilarante obra.

Escena de 'Taxi'. Teatro Olympia. Foto: Malva

Escena de ‘Taxi’. Teatro Olympia. Foto: Malva

Malva Riestra

Una idiotez no verla

El sopar dels idiotes, de Carles Sanjaime
Teatre Talia
C / Caballeros, 31. Valencia
Del 27 de abril al 29 de mayo, en valenciano
A partir del 1 de junio de 2016, en castellano

En 1993 se estrenó la obra de teatro ‘La Cena de los Idiotas’ del dramaturgo francés Francis Veber. Aquella obra fue un éxito, hizo llorar de risa al más pintado, y no es para menos ya que el libreto está lleno de gags donde se descubre la miseria humana, el amor y la inocencia. Pronto se realizó la versión cinematográfica, está claro que el traslado al celuloide de la historia no afectó en absoluto a su capacidad de congregar las risas y el buen humor. Ambos fueron unos soberanos éxitos, de esos recordados dentro y fuera del país galo.

Tanto es así que en 2010 los americanos produjeron su propio remake del ya clásico título. El encargado de realizarlo fue Jay Roach, y en España se tituló ‘La Cena’. Ahora llega a Valencia la obra pero en versión nuestra. Y con ello no quiero decir que se haya trastocado el guión o nos lo hayamos pasado por el arco… por la Puerta del Mar, sino que hemos logrado que los puntos localistas de la obra francesa se adaptaran a ciudad del Túria.

Escena de El sopar dels idiotes en el Teatre Talia. Fotografía: Lorena Riestra.

Escena de El sopar dels idiotes en el Teatre Talia. Fotografía: Lorena Riestra.

Todos los miércoles Carles queda con unos amigos elitistas y desconsiderados para cenar, a dicha cena cada uno de los comensales tiene que llevar a un acompañante del que se podrán reír todos. El que lleve al más idiota, bizarro y extraño, ganará el beneplácito del resto. Carles, un fantástico Josep Manel Casany, a quien te crees en todo rato que sea un señorito de la Valencia carca y endiosada, ese miércoles no puede acudir a la cena debido a una lumbalgia, lo cual le produce una especial pena porque había encontrado a un idiota de órdago.

Vicent Pinyol es un hombre que ama las maquetas, y además trabaja en Hacienda, y eso le transforma en el hombre perfecto para convertirse en la diana simplona de los ataques de esa panda de buitres. Vicent entra en casa de Carles en el momento justo, con lumbalgia, descorazonado por el abandono dotmail.com/e su mujer, y juntos emprenden un camino, lleno de risas, estupideces y confesiones descarnadas, hacia conocer el paradero de Cristina, la esposa de Carles. A la fiesta se une Ventura, el antiguo novio de Cristina…

La comedía acierta en tantas cosas que sería difícil mencionarlas sin destripar los gags. Es cierto que no añade nada nuevo al original, ni falta que le hace, pero sí demuestra que el humor, cuanto más cercano, mejor. Ferran Gadea en el papel del pesado y gaznápiro Vicent Pinyol (muy bueno haber valencianizado el apellido del protagonista François Pignon) llena el escenario en cuanto sale. Consigue transmitir con su gestualidad, su ropa y su andar patoso que estamos ante un personaje tonto en su ejecución social, pero delicado en su transfondo emocional.

Escena de El sopar dels idiotes, en el Teatre Talia de Valencia. Fotografía: Lorena Riestra.

Escena de El sopar dels idiotes, en el Teatre Talia de Valencia. Fotografía: Lorena Riestra.

Josep Manel Casany se mete en la piel de un repipi marchante de arte que no duda en utilizar su poder para seducir mujeres, estafar a Hacienda y reírse de miserables. Los dos personajes, convertidos en habitantes de nuestra Valencia, hacen referencia a cuestiones locales, como el partido del Valencia CF contra el Real Madrid que se juega la noche de autos. Ventura (Alfred Picó), el que fuera novio de Cristina, está presente en la desintegración del matrimonio de Carles, y alucina con cómo el idiota del que planteaba Carles burlarse se está vengando de todo el sufrimiento y humillación que han padecido sus congéneres idiotilines.

Una vendetta circunstancial que pone de relieve el refrán: a todo cerdo le llega su San Martín. El Talia no decepcionó y sus butacas estuvieron a punto de llenarse por completo, la obra se representará a partir del 1 de Junio en castellano, aunque dudo que sea más divertida, porque tanto Ferran como Alfred y Josep Manel parecen moverse mejor en la lengua de Ferran Torrent.

Una obra que nos habla, como ya hemos comentado, de las miserias del ser humano y de la altivez de los hombres que se creen por encima del resto, pero como la obra está escrita con maestría e inteligencia, asistimos a una evolución a medida que los personajes van creciendo y así el que era tonto e inseguro, se transforma en alguien resolutivo y valiente, y el que era seguro y tenía la vida resuelta, parece estar perdido en su propia maraña de confusión. Una obra para reírse y para reflexionar sobre lo mal que nos comportamos con quien creemos que podemos hacerlo sin salir dañados.

El sopar dels idiotes, en el Teatre Talia. Fotografía: Lorena Riestra.

El sopar dels idiotes, en el Teatre Talia. Fotografía: Lorena Riestra.

Javier Caro

Pedro Reyes, presidente y más allá

Pedro Reyes for President, de El Hombre Bala Producciones
Estreno de la webserie en Youtube
Del 10 al 20 diciembre de 2015

Corría el año 2012. Las tijeras conservadoras de Mariano Rajoy estaban de lo más afiladas. Un severo plan de austeridad afectaba a dos de los más importantes bastiones de la sociedad: la Educación y la Sanidad. Se anunciaba la nacionalización de Bankia para evitar su quiebra. El desempleo trepaba a sus cotas más altas; los desahucios provocaban la desesperación; y los españoles rodeaban el Congreso sin saber aún que la ley mordaza les cerraría la boca para siempre.

Y en ese contexto nace el proyecto. En otoño del 2012, El Hombre Bala Producciones se embarca en la producción de Pedro Reyes for President, el primer reality político de la historia. Su director, Luis E. Pérez, explica “la serie narra los avatares del nuevo líder de la nación durante las veinticuatro horas del día. Al espectador se le plantea una mezcla de realidad y ficción, una aproximación al mockumentary. En este caso es obvio que la realidad está manipulada (no muy lejos de lo que vivimos diariamente). La usamos hacer crítica social y política como en el caso de Borat o Holocausto Caníbal.”

Cartel de la webserie Pedro Reyes for President. Imagen cortesía de El Hombre Bala Producciones.

Cartel de la webserie Pedro Reyes for President. Imagen cortesía de El Hombre Bala Producciones.

“El objetivo era venderlo a una televisión nacional y generar trabajo. En aquella época todavía no habían cerrado RTVV, pero iban en camino. El ERE machacaba a los trabajadores de la cadena y los que estábamos fuera no encontrábamos ninguna salida laboral”, señala Pilar Paredes, guionista y productora. Pero lo que al principio causó sensación entre los directivos de las cadenas, al final quedó en nada. La productora aparcó el proyecto con la intención de retomarlo antes de las siguientes elecciones generales. Luis E. Pérez, revela: “Queríamos grabar nuevos gags, actualizar el material. Pedro estaba muy ilusionado. Siempre nos insistía para que lo sacásemos cuanto antes. Por desgracia, Pedro nos dejó sin avisar. Fue un palo tremendo para todos. Ahora su trabajo verá la luz. Es nuestro particular homenaje al genio”.

Lo han reconvertido en una webserie de seis capítulos que se emitirán directamente en su canal propio de Youtube. El lanzamiento es el 10 de diciembre y concluirá el mismo domingo electoral. Antes de que se sepan los resultados de los comicios. La serie cuenta con el apoyo de gran cantidad de cómicos, que se han grabado sus propios vídeos para ayudar a la promoción de esta obra que homenajea a Pedro Reyes. Entre ellos Pablo Carbonell, Xavi Castillo, Santiago Segura, Arturo Valls, El Monaguillo, Eugeni Alemany, Barragán, Josema Yuste, Enrique Villén, Donas móviles (Marta Belenguer y Lorena López) o Pepe Viyuela.

Fotograma de la webserie Pedro Reyes for President. Imagen cortesía de El Hombre Bala Producciones.

Fotograma de la webserie Pedro Reyes for President. Imagen cortesía de El Hombre Bala Producciones.

En la producción interviene un extenso equipo de profesionales valencianos. Al reparto, protagonizado por Pedro Reyes, se suman los actores Jano de Miguel y Juan A. González, componentes del dúo cómico valenciano JUJA. También Josep Manel Casany, Isabel Requena, Diego Braguinsky, Rosa López, Josep V. Miralles y Berna Llobell doblan en la comedia a diferentes personajes. El guion está firmado por el propio Pedro Reyes, Pilar Paredes y Luis E. Pérez.

Los músicos Xema Fuertes y Cayo Bellveser, que han tocado con Ciudadano, Alondra Bentley, Travolta, Refree, Maderita y Josh Rouse, son los compositores de la sintonía. La dirección de fotografía corre a cargo de Willy Abad, el montaje lo ejecuta Alfonso Suárez , el sonido está realizado por Juanjo Pavía y la dirección de arte por Jordi Carrasco. Miguel Carbonell ha diseñado el vestuario y el departamento de maquillaje y peluquería lo dirige Kuki Giménez. Los trabajos de motion graphics y diseño los han creado Alfonso Suárez, Rubén Gil, José Villota, Carlos Gálvez y Dani Sanchis.

Fotograma de la webserie Pedro Reyes for President. Imagen cortesía de El Hombre Bala Producciones.

Fotograma de la webserie Pedro Reyes for President. Imagen cortesía de El Hombre Bala Producciones.