Valencia, en el camino de la seda

Valencia Ruta de la Seda 2016
Lonja de la Seda
C/ La Llotja, 2. Valencia
Jueves 8 de octubre de 2015

Fue todo como la seda. Aunque empezó como la lija: “Queremos que se nos trate con justicia y equidad”, dijo el presidente de la Generalitat Ximo Puig, en relación con el modelo de financiación. “No queremos polemizar con ninguna Comunidad Autónoma, lo único que decimos es que la Comunidad Valenciana es la peor tratada de España”. Y a renglón seguido anunció que el sábado 10 de octubre le iba a mandar una carta al presidente Rajoy solicitándole una “reunión inmediata adjuntándole el acuerdo de las Cortes Valencianas”. Luego llegó José Manuel García Margallo, ministro de Exteriores, y limó asperezas: “El tema de la financiación es un tema urgente y necesario que tenemos que resolver entre todos”.

Ximo Puig, presidente de la Generalitat, y José Manuel García Margallo, ministro de Exteriores, en la entrada de la Lonja de la Seda poco después de atender a los medios.

Ximo Puig, presidente de la Generalitat, y José Manuel García Margallo, ministro de Exteriores, en la entrada de la Lonja de la Seda poco después de atender a los medios.

Eso ocurrió junto a la puerta de entrada de La Lonja de la Seda. En su interior aguardaban embajadores de 14 países, para ratificar el liderazgo de Valencia, recién incorporada, en la Ruta de la Seda 2016. Ese mismo año se cumplirá el vigésimo aniversario de la Lonja como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. De manera que una vez dentro de la joya del gótico civil valenciano, Puig y Margallo aparcaron sus diferencias para congratularse del insigne papel otorgado a Valencia, como extremo mediterráneo de esa Ruta de la Seda que comienza en el kilómetro 0 de Xi’an en China.

Margallo, de hecho, arrancó su alocución bajo la Cámara Dorada del Consulado del Mar tirando de un proverbio chino de Lao Tse: “Un viaje de 1000 millas comienza con un primer paso”. Y agregó: “Hoy Valencia está dando ese primer paso”. Todos reconocieron a José María Chiquillo, comisionado de la UNESCO, principal artífice de ese primer paso. Y Chiquillo, en plan Martin Luther King, recogía en el video promocional de Valencia Ruta de la Seda 2016 esta frase: “We have a dream: a world of silk” (Tenemos un sueño: un mundo de seda).

Imagen del encuentro en la Lonja de la Seda de Valencia de los embajadores de 14 países con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y el Ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo.

Imagen del encuentro en la Lonja de la Seda de Valencia de los embajadores de 14 países con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y el Ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo.

Valencia se ha metido de lleno en ese mundo. Algo que el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valencia, Joan Calabuig, destacó: “Servirá como la seda de hilo conductor en las relaciones interculturales entre los países” que integran esa Ruta. Para empezar esa recién iniciada singladura, Valencia acogerá los días 10, 11 y 12 de junio del próximo año el segundo encuentro de ciudades de la Ruta de la Seda del programa de la UNESCO. Lo hará coincidiendo a su vez con la inauguración del rehabilitado Colegio Mayor de la Seda, prevista para mayo.

Ximo Puig destacó la importancia del acto que se celebraba en el interior mismo de la Lonja de la Seda: “Es algo más que un apunte en los libros de historia; es una realidad viva que hermana a pueblos diversos”. También: “Puede ser un activo económico, social y cultural residenciar parte de esa Ruta en Valencia”. La participación por turno de gran parte de los embajadores allí reunidos ratificó esa declaración de buenas intenciones. Incluso hubo alguno, como el embajador de Croacia, que recordó el drama de los refugiados aprovechando la cálida entente: “A nuestro país han llegado 100.000 refugiados de Oriente Medio, que sería el equivalente, por población, a millón y medio en España”.

En el video promocional de Valencia Ruta de la Seda, se sucedían los parabienes de la Comunidad Valenciana como extremo mediterráneo de esa ruta; como destino turístico y cultural privilegiado, y como oportunidad de negocio. “La Ruta de la Seda puede ser un elemento fundamental de regeneración económica”, señaló Margallo, que incidió en el “espíritu de futuro” que “ha caracterizado a la Comunidad Valenciana”. Ximo Puig, alargando ese espíritu presente en torno a la seda, lanzó de nuevo el guante: “Vamos a ser leales con el Gobierno de España y sabemos que será de doble dirección”.

La Lonja de la Seda de Valencia.

Interior de la Lonja de la Seda de Valencia.

Salva Torres

Stanbrook, 1939: la memoria a flote

Stanbrook, 1939. El exilio republicano hacia el norte de Àfrica
EX.IL exiliados e ilustrados
La Nau de la Universitat de València
C / Universitat, 2. Valencia
Hasta el 30 de noviembre

Hay maletas, objetos, documentos, mapas, fotografías y material audiovisual. “La mayor parte inédito y muy íntimo”, subrayó Ricard Camil, comisario de la exposición ‘Stanbrook, 1939. El exilio republicano hacia el norte de África’. Maletas en las que apenas cabía lo imprescindible para sobrevivir e imprescindibles recuerdos. Objetos tan hacinados como los propios exiliados republicanos en el carguero británico ‘Stanbrook’, que a duras penas zarpó del puerto de Alicante salvando los proyectiles franquistas.

Fotografía de la exposición 'Stanbrook, 1939', en la que se pueden ver las condiciones de los exiliados republicanos en los campos de trabajos forzados de Argelia. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Fotografía de la exposición ‘Stanbrook, 1939’, en la que se pueden ver las condiciones de los exiliados republicanos en los campos de trabajos forzados de Argelia, en la muestra de La Nau de la Universitat de València.

La dura travesía de las 2.638 personas que huían a bordo del ya mítico buque, sin reparar en el cruel destino que les aguardaba en Orán (Argelia), es recreada en La Nau de la Universitat de València con motivo del 75 aniversario del exilio republicano. “No es una conmemoración, sino la rememoración de un pasado que tratamos de rescatar de forma digna”, señaló Camil. Junto a él, haciendo de tripas corazón, estaba Laura Gassó, hija de Antoni Gassó Fuentes, internado en varios campos de trabajos forzados y de castigo en el desierto argelino.

Instalación de las maletas usadas por los exiliados republicanos en su huida hacia Argelia en el carguero Stanbrook, en la exposición 'Stanbrook, 1939' de La Nau.

Instalación de las maletas usadas por los exiliados republicanos en su huida hacia Argelia en el carguero Stanbrook, en la exposición ‘Stanbrook, 1939’ de La Nau.

También estaba presente Rosa Brines, de la Plataforma Stanbrook. “Es de justicia”, aclaró, con respecto a la exposición rememorativa. “En este país no se está por la labor de reconciliación nacional. Y eso nos duele”. Como le dolía comprobar el apoyo de las instituciones argelinas, a la hora de acceder a los lugares de aquel exilio, mientras el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo “ni respondió a nuestras cartas”. Finalmente fue el embajador de Argelia en España quien facilitó los visados.

Instalación imitativa de las traviesas de tren en las que trabajaron los exiliados republicanos para la construcción del Transahariano, en la exposición 'Stanbrook, 1939' de La Nau de la Universitat de València.

Instalación imitativa de las traviesas de tren en las que trabajaron los exiliados republicanos para la construcción del Transahariano, en la exposición ‘Stanbrook, 1939’ de La Nau de la Universitat de València.

A pesar de los pesares, y de ese “velo para que no se conozca la República impuesto por la Transición”, según Camil, la memoria de aquella lamentable huida de los exiliados y posterior abandono en tierras argelinas sale a flote en La Nau. Como si fueran restos de un cruento naufragio, la Sala Estudi General recoge testimonios escritos de quienes vivieron aquella triste odisea, gracias a diarios como el de Antoni Gassó, pasajero 753 del Stanbrook. Fotografías de familiares ilustran las penosas condiciones de trabajo en los campos de concentración (centros de acogida, según las autoridades francesas).

En primer plano, Manuel Azaña, del ilustrador Micharmut, con Francisco Ayala al fondo, obra de Juan Miguel Aguilera, en la exposición 'EX.IL exiliados e ilustrados' de La Nau.

En primer plano, Manuel Azaña, del ilustrador Micharmut, con Francisco Ayala al fondo, obra de Juan Miguel Aguilera, en la exposición ‘EX.IL exiliados e ilustrados’ de La Nau.

Traviesas ferroviarias, a modo de instalación, recuerdan la construcción del ferrocarril transahariano pactado entre Francia y Alemania. Allí se dejaron la piel, y en muchas ocasiones la vida, los exiliados republicanos forzados a un trabajo tan cruento como ignominioso. Algunas de las imágenes sepia lo rememoran. Como hay objetos que recuerdan el interior del Stanbrook. Camil destaca, procedente del Museo Histórico Militar de Cartagena, la cola del torpedo alemán que hundió el carguero británico, meses después de su odisea hacia Argelia.

Max Aub, ilustrado por Ajubel, y Angelí Castanyer i Fons, obra de Txemacantropus, en la exposición 'EX.IL exiliados e ilustrados' de La Nau.

Max Aub, ilustrado por Ajubel, y Angelí Castanyer i Fons, obra de Txemacantropus, en la exposición ‘EX.IL exiliados e ilustrados’ de La Nau.

Paco Roca se suma a la rememoración con las viñetas de su cómic ‘Los surcos del azar’, que narra la odisea de la partida hacia Orán. Y, de la mano de Paco Roca, Mac Diego introdujo la particular visión que 36 ilustradores valencianos ofrecen de otras tantas figuras ilustres del exilio republicano en la muestra ‘EX.IL exiliados e ilustrados’, en la Sala Oberta de La Nau. La lista es larga, pero valgan a modo de ejemplo, los nombres de Max Aub, Josep Renau, Manuel Azaña, Clara Campoamor, Pedro Salinas, Dolores Ibarruri, Federica Montseny, Luis Buñuel o Amado Granell, ilustrados respectivamente por Ajubel, Rafa Fonteriz, Micharmut, Luis Demano, Carlos Ortín, María Herreros, Juan Almela, Mique Beltrán y el propio Paco Roca.

En primer plano, Castelao, del ilustrador Ortifus, en la exposición 'EX.IL exiliados e ilustrados' de La Nau.

En primer plano, Castelao, del ilustrador Ortifus, en la exposición ‘EX.IL exiliados e ilustrados’ de La Nau.

Imagen del carguero británico Stanbrook en la exposición 'Stanbrook, 1939. El exilio republicano hacia el norte de África'. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Imagen del carguero británico Stanbrook en la exposición ‘Stanbrook, 1939. El exilio republicano hacia el norte de África’. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

 

Salva Torres