‘T’estimo, però no tant’ se estrena en Valencia

T’estimo, però no tant, de José Luis Alonso de Santos, dirigido por Miquel Murga
Ciclo Compañías Nacionales
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Del 13 al 15 de noviembre de 2015

Sala Russafa arranca su ‘Ciclo Compañías Nacionales’, que durante un mes ofrecerá cuatro estrenos en la Comunidad Valenciana de formaciones venidas de diferentes puntos de España. La primera es la catalana Teatro Gaudí, que esta semana estrena en la Comunitat T’estimo, però no tant. Más adelante vendrán los espectáculos Cualquiera que nos viera (20-22 nov) de la compañía Zanguango, del País Vasco; La Maratón de Nueva York (27-29 nov), de los madrileños Criadero de Morsas; y los sevillanos Producciones Imperdibles presentarán una versión de Los monólogos de la vagina.

Todas ellas tienen en común el género, la comedia. Pero proponen diversos acercamientos, unos desde el enredo, otros echando mano de los gags visuales, otros renovando la puesta en escena tipo monólogo… “Es una selección de compañías de mediano formato pero gran calidad artística que, hasta ahora, no han tenido acceso a mostrar su trabajo en la Comunitat. En cierto sentido, las salas privadas valencianas estamos asumiendo algunas funciones del teatro público, como la exhibición de piezas más allá de los musicales populares o montajes con rostros famosos que encontramos en algunos teatros públicos”, admite Juan Carlos Garés, gerente de Sala Russafa, quien espera que esta dinámica poco a poco se vaya equilibrando.

Escena de T'estimo però no tant. Cortesía de Sala Russafa.

Escena de T’estimo però no tant. Cortesía de Sala Russafa.

El ciclo arranca con una versión catalana, actualizada y revisada de Pares y Nines, de José Luis Alonso de Santos, dramaturgo y Presidente de la Academia de las Artes Escénicas. T’estimo, però no tant retoma esta divertida pieza estrenada hace casi tres décadas, con gran éxito nacional de público y crítica. La nueva versión traslada sus protagonistas a L’Eixample de Barcelona, a un piso que dos amigos cuarentones comparten eventualmente, pese a su difícil relación, ya que ambos estuvieron casados con la misma mujer. Una historia que se complica cuando entra en sus vidas Nines, una joven vecina.

El comunicador, actor y director de escena Miquel Murga dirige esta comedia llena de enredo que habla sobre la amistad y las relaciones personales en estado puro, cuando las situaciones de crisis hacen aflorar lo más genuino de cada personalidad.

Tres personajes radicalmente opuestos son los protagonistas a los que interpretan tres actores catalanes. Josep Linuesa, con una sólida carrera cinematográfica y televisiva con títulos como El Cónsul de Sodoma, además de una larga trayectoria teatral con montajes como ¡Qué desastre de función!, es Robert, un profesor de instituto. El veterano de la escena catalana Ferran Castells, es Fede, un informático en un estado muy poco racional, y la seductora Nines está interpretada por la joven Mónica Corral, quien debuta con esta historia de amor y amistad, con toques de humor y cierto erotismo.

Imagen de ¿Caperucita roja?. Cortesía de Sala Russafa.

Imagen de ¿Caperucita roja?. Cortesía de Sala Russafa.

¿Caperucita roja?

Sala Russafa acoge además el estreno en la Comunitat Valenciana  de ¿Caperucita Roja? (14 y 15 nov), la nueva propuesta de la veterana compañía zaragozana Teatro Arbolé. Con 36 años de profesión y galardones como el Premio Nacional de Artes Escénicas para la Infancia (2009), abordan el popular cuento creado por Charles Perrault  desde una nueva perspectiva, de ahí que incluyan su título entre interrogantes.

En esta nueva versión con títeres, el Lobo ya no es el peligro al que ha de enfrentarse la niñita perdida en el bosque, de camino a casa de su abuela. Manteniendo su moraleja sobre la importancia de obedecer a los mayores y la enseñanza sobre los peligros de la vida, ¿Caperucita Roja? se deshace de los mensajes negativos sobre los animales y presenta un final menos trágico, haciendo gala de un derroche de ingenio a la hora de dar una nueva vida en las tablas a esta famosa historia.

Escena de T'estimo, però no tant. Cortesía de Sala Russafa.

Escena de T’estimo, però no tant. Cortesía de Sala Russafa.

Más artes escénicas y menos IVA

Presentación de la Academia de las Artes Escénicas de España
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Lunes 4 de mayo de 2015

“No es un problema del gobierno, es un problema nuestro. ¡Allá el gobierno!”. Y José Luis Alonso de Santos, encendido como un rayo por la mecha de las palabras, fue desgranando la importancia, tremenda importancia, de la prácticamente recién nacida Academia de las Artes Escénicas de España, que se presentó el lunes en Valencia de la mano de Sala Russafa. “Tenemos que hacernos respetar y recuperar el prestigio social”. ¿Cómo? Recuperando el buen correr del ciervo frente a la resignada tortuga, por utilizar su propia metáfora.

“Hablamos de la ambición de la excelencia, porque al igual que los médicos tienen que curar bien, nosotros tenemos que hacer buenas obras de arte con las que mover los cimientos del mundo”. Un mundo, continuó el presidente de la Academia, “que nos ha ido quitando las ambiciones y nos ha convertido en tortugas en lugar de ciervos”. Por eso insistió en la importancia de los profesionales del sector de las artes escénicas: “No somos un grupo marginal que nos quejamos de lo mal que está todo; somos una entidad de primerísimo orden que acaba de nacer para dignificar la profesión”.

Logotipo de la Academia de las Artes Escénicas de España. Imagen cortesía de la Academia.

Logotipo de la Academia de las Artes Escénicas de España. Imagen cortesía de la Academia.

Para ello, Alonso de Santos incidió en algo que es extensible al resto de colectivos agrupados en torno a una misma práctica cultural: “Tienen que ver que nos creemos el teatro, porque si no, es como el cura que no cree en Dios”. Y aunque el símil produjera entre el medio centenar de profesionales reunidos en la Sala Russafa un runrún de incredulidad, lo cierto es que el ciervo lo necesita para abandonar el lánguido paso de la tortuga.

En el editorial de la revista ‘Artescénicas’, cuyo primer número también se presentó en Valencia, Alonso de Santos explica que no es normal que, “entre la indiferencia y la resignación de los ciervos, las tortugas se vayan apropiando de todos los resortes para impedir ese ‘buen correr’, imprescindible para el positivo desarrollo de la humanidad, tal como la sueñan los ciervos”.  Pero lo peor, sigue diciendo el dramaturgo, es que “hasta los mismos ciervos empiecen a pensar que tal vez lo que ellos hacen no sea tan necesario, ya que la sociedad no lo estimula ni facilita, sino todo lo contrario”.

De ahí su hastío con el gobierno y el maldito IVA del 21%. “El IVA es una maldad, pero la cuestión fundamental estriba en ser nosotros grandes ante ese gobierno pequeño, siendo orgullosos como artistas”. De hecho, habló del nacimiento de la Academia como antídoto contra la peor de las enfermedades del ser humano: la resignación. Contra eso y contra la oscuridad que impone la maraña del bosque. “La sociedad es un bosque que nos está comiendo, porque hasta que algunos crearon un espacio abierto donde actuar, crear ritos y ceremonias, estábamos perdidos, y la Academia viene precisamente a hacer llanura en ese bosque”.

Imagen de los Premios Max de la web de la Academia de las Artes Escénicas de España.

Imagen anunciadora de los Premios Max en la web de la Academia de las Artes Escénicas de España.

Por eso era tan importante darle sentido a la institución, porque “el gran peligro es que exista para nada”. Encontrar el “para qué”, que uniera a tanto “disidente orgulloso de serlo”, fue capital a la hora de poner en marcha la Academia: “Tenemos la responsabilidad de hacer el mundo menos inmundo; no es idealismo, es dar sentido a lo que no lo tiene”. No fue fácil ponerse de acuerdo con el término de Academia y menos aún con el de España que sigue al de Artes Escénicas: “La palabra España viene precisamente a descentralizar la institución, porque así tienen cabida todos”. De hecho, el presidente animó a los valencianos a que presentes proyectos, actividades y que encabecen propuestas.

“Y aquí estamos”, concluye José Luis Alonso de Santos en el editorial de ‘Artescénicas’, “metidos en esa eterna batalla entre crear o destruir, entre estimular posibilidades más enriquecedoras y creativas del ser humano, o dejar que crezcan solo las malas hierbas del egoísmo, la necedad pueril y el adanismo primitivo, fuera de los mejores canales del arte y la cultura que el esfuerzo de los mejores del pasado nos han legado”. La presentación acabó con la polémica, sin duda germen creativo de la propia Academia, entre teoría y práctica, y entre pathos y logos. Pero esa es ya otra historia…

Más información:

http://academiadelasartesescenicas.es

Profesionales del sector en la presentación de la Academia de las Artes Escénicas de España en la Sala Russafa de Valencia.

Profesionales del sector en la presentación de la Academia de las Artes Escénicas de España en la Sala Russafa de Valencia.

Salva Torres

 

La Academia de las Artes Escénicas, en Valencia

Presentación de la Academia de las Artes Escénicas de España
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Lunes 4 de mayo, a las 17.00h

La Sala Russafa acogerá el próximo 4 de mayo la presentación en Valencia de la Academia de las Artes Escénicas de España. Ese mismo día se dará también a conocer en la Comunidad Valenciana el primer número de su revista oficial, de reciente publicación.

La presentación correrá a cargo del presidente de la Academia José Luis Alonso de Santos, la vicepresidenta 2ª Rosángeles Valls, y el director de la revista y miembro de la Junta Directiva Rodolf Sirera. Al acto de presentación, que será a las 17.00 horas, están invitadas todas las personas relacionadas con el teatro, la danza o la música escénica que deseen conocer detalles sobre esta Academia fundada en abril de 2014 y que celebrará asamblea general en el mes de junio.

Miembros de la Academia de las Artes Escénicas de España, durante su presentación. Imagen de la web de la Academia.

Miembros de la Academia de las Artes Escénicas de España, durante su presentación. Imagen de la web de la Academia.

El pasado mes de marzo celebró su primer congreso en la localidad de Urueña. El número 1 de la revista Artescénicas recoge un amplio resumen de los temas tratados en dicho congreso.

Un grupo de profesionales de las distintas áreas de las Artes Escénicas, preocupados por la inexistencia de una Academia en el sector (como las que hace tiempo tienen el Cine, la Televisión o la Música), gracias al impulso de la Fundación SGAE y a su patrocinio, mantuvieron una serie de reuniones de trabajo durante un año aproximadamente (2013-14) para poner en marcha la Academia de las Artes Escénicas de España (AAEE).

Su objetivo principal es actuar como un núcleo de reflexión sobre las Artes Escénicas y los creadores que trabajan en su campo, ser un generador de opinión y un centro de estudio e investigación, y de difusión y fomento de las mismas, así como de canalizar su relación con los fenómenos sociales, culturales e históricos que incidan entre ella y la sociedad.

Cartel de la presentación en su día de la campaña de sensibilización del teatro.

Cartel de la presentación en su día de la campaña de sensibilización del teatro.

La Asociación ‘Academia de las Artes Escénicas de España’ goza, como corporación, de personalidad jurídica, mantiene su independencia respecto a cualquier grupo político, económico e ideológico y tiene los siguientes fines, según recoge en sus estatutos:

Reconocer y dar a conocer la profesionalidad y excelencia artística de sus miembros y a través de ellos estimular la comprensión en la sociedad del valor fundamental de las Artes Escénicas.

Fomentar el progreso de las artes y las técnicas relacionadas directa o indirectamente con las Artes Escénicas.

Promover la asistencia y el intercambio de información artística, científica y técnica entre todos sus miembros.

Logo de la Academia de las Artes Escénicas de España. Imagen de la web de la Academia.

Logo de la Academia de las Artes Escénicas de España. Imagen de la web de la Academia.

Realizar estudios y trabajos científicos, artísticos y técnicos sobre cuestiones relacionadas con las Artes Escénicas, editarlos y difundirlos y promover y apoyar la investigación sobre dichas materias, convocando y concediendo las ayudas que se consideren convenientes.

Facilitar a la Administración Pública los informes que sobre materias relacionadas con las Artes Escénicas le sean solicitados, así como proponer a la misma las iniciativas que la Asociación “Academia de las Artes Escénicas de España” estime oportunas.

Establecer intercambios artísticos y culturales con entidades similares extranjeras.

Conceder premios anuales a los mejores trabajos del sector de las Artes Escénicas.

Cualesquiera otras actividades tendentes a elevar el nivel artístico, técnico o científico de sus miembros, de modo que las artes escénicas alcancen la relevancia social que les corresponde, y cuantas otras tengan como objetivo fomentar la promoción y difusión de las obras dramáticas, dramático-musicales y coreográficas.

Imagen anunciadora de los Premios Max en la web de la Academia de las Artes Escénicas de España.

Imagen anunciadora de los Premios Max en la web de la Academia de las Artes Escénicas de España.