Más monólogos de la vagina

Los monólogos de la vagina, de Eve Ensler, dirigido por José María Roca
Del 3 al 13 de diciembre de 2015
La fábrica de les joguines defectuoses, de Hop Teatre
Sábado 5 y domingo 6 de diciembre, 2015
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia

Una protagonista, centenares de maneras de llamarla y mil historias sobre ella. Sala Russafa comienza el mes de diciembre sin tapujos, con el estreno en la Comunitat de Los Monólogos de la Vagina (del 3 al 13), una comedia que, tras dos décadas, sigue siendo un éxito allí donde se representa.

Cuando en 1996 Eve Ensler escribió esta obra, nacida tras entrevistar a más de 200 mujeres de toda edad y rango sobre relaciones amorosas, sexo y violencia doméstica, nada hacía presagiar que además de conquistar a los espectadores de medio mundo, se convertiría en un referente en la lucha contra la violencia machista.

Escena de Los monólogos de la vagina, de Producciones Imperdibles. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Los monólogos de la vagina, de Producciones Imperdibles. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El humor, la ironía y la narración de anécdotas con las que resulta fácil empatizar han hecho que desde su estreno en Nueva York, hace casi 20 años, Los Monólogos de la Vagina se haya traducido en 45 idiomas y representado en cerca de 120 países por actrices tan conocidas y reconocidas como Jane Fonda, Oprah Winfrey, Glen Close, Whoopi Goldberg o Winona Ryder, entre otras.

El jueves 3 de diciembre llega al escenario del centro cultural la versión de la compañía sevillana Producciones Imperdibles. Una formación que en 2012 recibió el Premio del Público de Sala Russafa al Mejor Espectáculo de Teatro de Compañía Nacional por Yo me bajo a la próxima ¿y usted?

En esta ocasión, Antonia Zurera y Alicia Remesal, dos referentes de la escena andaluza, se suben a las tablas del teatro de Ruzafa preparadas para provocar la reflexión y hacer reír a carcajadas a través de diferentes monólogos en los que tratan temas como la menstruación, el orgasmo, el parto o la sexualidad. Esta ingeniosa y valiente pieza que derriba mitos, miedos y prejuicios para hablar sin tabúes del lugar donde empieza la vida, estará en cartel dos semanas, hasta el 13 de diciembre.

La fábrica de les joguines defectuoses, de Hop Teatre. Imagen cortesía de Sala Russafa.

La fábrica de les joguines defectuoses, de Hop Teatre. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Versión de El soldadito de plomo

Otra propuesta que no conoce límites llega a la programación familiar de Sala Russafa esta semana. Esta vez de manos de la compañía castellonense Hop Teatre, que narra a través del teatro gestual y los títeres la entrañable fábula de un juguete inacabado que lucha por conseguir su sueño.

La fábrica de les joguines defectuoses (5 y 6 de dic), parte del cuento de H.C. Andersen, El soldadito de plomo. Como en él, su protagonista tiene solo una pierna y piensa que esto le hará imposible recorrer el mundo. Pero, casi por sorpresa, iniciará una aventura que le llevará a conocer a diferentes personajes como un ratón gigante, un señor con bigote, un pez enorme y por supuesto, una dulce y hermosa bailarina.

Con ellos y a través de la vivencia de inesperadas y mágicas experiencias, este juguete defectuoso entenderá para cumplir su sueño, no necesita las dos piernas, sino ilusión y valentía. Laia Porcar y Anna Dobón, dirigen e interpretan esta historia de superación especialmente indicada para espectadores a partir de los 4 años.

Escena de Monólogos de la vagina. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Los monólogos de la vagina, de Producciones Imperdibles. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Vida en mayúsculas ‘En el estanque dorado’

En el estanque dorado, de Ernest Thompson, bajo dirección de Magüi Mira
Con Héctor Alterio, Lola Herrera, Luz Valdenebro, Camilo Rodríguez y Adrián Lamana
Pentación Espectáculos
Teatro Principal
C / Barcas, 15. Valencia
Estreno: miércoles 4 de febrero
Hasta el 22 de febrero

Nadie dijo que la vida fuera fácil. Por mucho que la publicidad se esfuerce en seducirnos con lo contrario. Pero que no sea fácil no significa que tengamos que claudicar ante lo real: el hecho de la corrupción que impone el paso del tiempo, más allá de la presente. ‘En el estanque dorado’, la obra escrita por Ernest Thompson, llevada al cine por Mark Rydell y ahora estrenada en el teatro bajo la dirección de Magüi Mira, es un buen ejemplo de esa resistencia humana, heroica, por dignificar la vida en tiempos de descrédito casi generalizado.

Héctor Alterio y Lola Herrera en una escena de 'En el estanque dorado', de Magüi Mira. Cortesía de Teatres de la Generalitat Valenciana.

Héctor Alterio y Lola Herrera en una escena de ‘En el estanque dorado’, de Magüi Mira. Cortesía de Teatres de la Generalitat Valenciana.

Y como ejemplo de esa tarea hercúlea, nada mejor que poner sobre el escenario a dos grandes actores: Héctor Alterio y Lola Herrera, encargados de darle “alma” a sus dos personajes. “Es una pareja que lleva 48 años juntos y sigue ahí tan a gusto; siguen queriéndose, tocándose y teniendo el valor de la complicidad y de la generosidad”, explicó Lola Herrera. Ahí es nada. Por eso Luz Valdenebro, que les acompaña en el reparto, subrayó que la obra, más que hablar de la vejez, “va sobre la vida en mayúsculas”.

Una vida que será representada en el Teatro Principal hasta el 22 de enero, tras 250 funciones en salas de toda España. Aún así, Alterio precisó que la obra no la repetían en Valencia, sino que era una “función estreno”, porque su trabajo con Lola Herrera se convertía a diario “en una fiesta”. “Eso nos permite estar vivos”, agregó. Sus interpretaciones son, por tanto, un calco de la vida que representan: una pareja mayor que desmiente a Baroja cuando dijo que en la vejez uno no hace más que repetirse.

Héctor Alterio y Luz Valdenebro en una escena de 'En el estanque dorado', de Magüi Mira. Cortesía de Teatres de la Generalitat.

Héctor Alterio y Luz Valdenebro en una escena de ‘En el estanque dorado’, de Magüi Mira. Cortesía de Teatres de la Generalitat.

Nada de eso sucede ‘En el estanque dorado’. “Se habla de la familia, del choque generacional, de la muerte, pero la gente se ríe, carcajea, y en segundos se produce un silencio sepulcral que nos conmueve”, apuntó Herrera. Y todo ello debido a que la obra “está muy hábilmente escrita”. También a un elenco actoral que completan Camilo Rodríguez y Adrián Lamana, y a cuya cabeza se halla Héctor Alterio: “Yo dije que sí, porque está él”, reconoció la actriz de ‘Cinco horas con Mario’. “Trabajar con un súper como Héctor es un regalazo para mí”.

‘En el estanque dorado’ está “bañada de humor” y, a tenor de tan larga vida en pareja, se mueve a contracorriente. “Para acertar con la pareja hay que hacer tentativas”. Y aunque la obra de Ernest Thompson no da las claves para que tal cosa se produzca, “se ven los resultados”, afirmó Herrera, que fue un poco más lejos: “Es difícil, pero creo que ahora se trabaja poco en ese camino, en el de comprender al otro y el de regar el jardín todos los días, porque andamos todos deprisa”.

Héctor Alterio dijo mostrarse encantado con la oportunidad de trabajar por primera vez con Lola Herrera, que abundó en el tema de la pareja: “Antes eran señalados en el colegio los niños con padres separados y ahora resulta al revés”. Un problema que extendió de la pareja al trato con los hijos, asuntos ambos de los que se nutre principalmente el espectáculo dirigido por Magüi Mira, para quien “el goce es posible a pesar del implacable acoso del tiempo”. Goce magníficamente reflejado ‘En el estanque dorado’.

Héctor Alterio y Lola Herrera en una escena de 'En el estanque dorado', de Magüi Mira. Cortesía de Teatres de la Generalitat.

Héctor Alterio y Lola Herrera en una escena de ‘En el estanque dorado’, de Magüi Mira. Cortesía de Teatres de la Generalitat.

Salva Torres