Paz Olmos, otro ‘cadáver’ cultural

Paz Olmos, destituida como directora del Museo San Pío V
Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte
Generalitat Valenciana

A Consuelo Císcar la echaron del IVAM, o se fue, según el color con el que se mire su marcha, antes del cambio de rumbo político. Y, tras él, han seguido sus pasos Inmaculada Gil Lázaro, responsable de Teatres, y ahora Paz Olmos, directora del Museo San Pío V. ‘Cadáveres’ culturales de la época de gobierno del PP, al que cabría sumar los de Mayrén Beneyto, como responsable de la concejalía de Cultura, y la propia Rita Barberá, como alcaldesa de Valencia. Un ramillete de mujeres que, tras formar parte durante años de la escena pública valenciana, desaparece, para tristeza de sus correligionarios y alegría de quienes las sufrieron.

En el caso de Paz Olmos (ver: https://www.makma.net/san-pio-v-el-museo-sin-rumbo/),  resulta harto elocuente atender a las razones dadas por la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte para justificar su destitución. Según informa Europa Press, a la directora del Museo San Pío V se le comunicó que, después de haber evaluado un informe sobre el estado de conservación de las obras de arte y de la gestión global de la pinacoteca, se ha decidido retirar a Paz Olmos de la dirección del Museo de Bellas artes “para empezar una nueva etapa de gestión que garantice la conservación y el buen funcionamiento del que es el museo con el fondo artístico más importante de las valencianas y los valencianos y uno de los patrimonios artísticos más importantes en el ámbito europeo”.

Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia.

Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia.

De manera que, según se informa en el comunicado de Cultura, se prescinde de su gestión como responsable del museo, tras lo cual Paz Olmos cuenta con diez días para hacer las alegaciones pertinentes a esta decisión.

Según indica la Conselleria, pasado el periodo de alegaciones de la que ha sido directora del Museo de Bellas artes, desde la Conselleria de Educación se procederá a designar una persona que lo dirija de forma provisional, durante unos meses, hasta que esté elaborado un manual de buenas prácticas en instituciones culturales que permita presentar candidaturas a las direcciones como las de esta pinacoteca.

El conseller de Cultura, Vicent Marzà, tiene la intención de escuchar a los técnicos del museo que han llevado a cabo tareas de conservación y restauración de las obras de arte, así como del equipo especializado en las distintas áreas de gestión para iniciar un funcionamiento transparente, racional y justo de la pinacoteca, según se apunta en el comunicado.

Medidas

Del mismo modo, desde la Conselleria “se tomarán las medidas de urgencia necesarias para evaluar y solucionar en los términos que se pueda la climatización del museo, que ha generado problemas tanto para los visitantes como para la conservación de las obras. La dirección del museo tenía constancia de esta problemática desde diciembre de 2014, pero se optó para bloquear el contrato de mantenimiento de las instalaciones.

Por otro lado, ha destacado que los principales protocolos de actuación se centrarán en líneas de actuación relacionadas con la conservación y restauración de los fondos; medidas para reactivar el mantenimiento de las instalaciones; medidas para garantizar la vigilancia y la seguridad de las obras; la reactivación de las funciones del patronato del museo; así como la revisión de las necesidades de personal técnico y especializado del museo.

Paz Olmos en una imagen extraída de Youtube durante la presentación de la Sala Sorolla en noviembre de 2011.

Paz Olmos en una imagen extraída de Youtube durante la presentación de la Sala Sorolla en noviembre de 2011.

Ver lo publicado en Makma, cuando fue nombrada directora del San Pío V:
https://www.makma.net/san-pio-v-el-museo-sin-rumbo/
https://www.makma.net/ester-alba-paz-olmos-ocupa-un-cargo-que-no-entiendo/

 

 

La sospechosa plaza 85 de la ex directora de Teatres

Informe de CCOO
Sobre la plaza 85 de Inmaculada Gil Lázaro, ex directora de Teatres de la Generalitat Valenciana

El sindicato CCOO ha elaborado un informe en el que sostiene que la exdirectora general de Teatres de la Generalitat Inmaculada Gil Lázaro “no acredita titulación” para ocupar la plaza número 85 de coordinadora del Centre Coreogràfic en CulturArts y, por lo tanto, “engañó durante 17 años” a la institución.

El documento, al que ha tenido acceso Europa Press, se acompaña de una carta dirigida al director general de CulturArts, José Luis Moreno, en la que se le solicita que requiera a Gil Lázaro que acredite la titulación de diplomatura, licenciatura o de grado equivalente, requisito para ocupar la plaza 85 del catálogo de Teatres, ahora en CulturArts.

Asimismo, le recuerda que “si el contrato estuviera en fraude de ley se debe proceder a la extinción inmediata del mismo”. El informe -que ha elaborado la Sección Sindical de CCOO en CulturArts y firma Roberto Lisart, ahora afiliado al sindicato pero que fue tres veces presidente del Comité de Empresa- explica que en junio de 1981, Gil Lázaro concluyó su formación de danza y que la certificación presentada posteriormente indicaba que se había realizado el depósito del Título Profesional de Danza, “lo que tiene una equivalencia que corresponde con los actuales estudios medios” de esa disciplina.

Centre Coreográfic. Teatres de la Generalitat Valenciana.

Centre Coreográfic. Teatres de la Generalitat Valenciana.

El 10 de marzo del año 2000, la dirección de Teatres de la Generalitat comunica la aprobación del catálogo de puestos incluyendo la plaza número 85 de nueva creación, catalogada como A/B 24-E038 y que constaba como vacante. “Esto significa que las indagaciones de la dirección sobre la certificación de estudios aportada por la trabajadora no debería haber tenido una valoración favorable para Inmaculada Gil Lázaro”, defiende el texto.

“No obstante -prosigue el documento-, el 1 de abril de 2000 un nuevo contrato de interinidad la adscribe a la plaza 85 pese a que sus estudios la acreditan para un título profesional de danza clásica, que no tiene equivalencia como título de licenciada o de grado equivalente. Por este motivo principal, Consuelo Císcar (entonces secretaria autonómica de Cultura), suscribe un contrato de naturaleza especial de alta dirección en 2001, el primero de una cadena para poder salvar el requisito de titulación de Gil Lázaro, que se convertía en personal directivo de la entidad sin todavía ostentar el rango de subdirectora”.

Recientemente, el 1 de julio de 2015 Gil Lázaro ha sido de nuevo adscrita a la plaza 85 de Teatres, subrogada en CulturArts. Para el sindicato, “toda la legislación competente en materia de Ordenación Académica estudiada por esta sección sindical es completamente desfavorable a la posibilidad de una convalidación del expediente de Gil Lázaro que la faculte para ocupar un grupo B (A2).

Su certificación de sexto curso de Danza Clásica equivale al bachillerato artístico al que faculta el actual Grado Medio de Danza y siempre que el solicitante de equivalencia tengan aprobadas las materias comunes de otra modalidad de bachillerato”.

En el citado documento se añade que “en el supuesto de que Gil Lázaro hubiera solicitado una convalidación en el Conservatorio (que no consta en su expediente) y si acaso hubiera sido resuelta favorablemente, estamos ante un supuesto insalvable. La equivalencia buscada y la norma son claramente restrictivas y queda acotada la convalidación para el ejercicio de la docencia, ya que, ni en el caso de CulturArts ni tampoco anteriormente Teatres, son instituciones docentes con una matriz reconocida. El puesto de trabajo que Inmaculada diseñó y mantuvo valiéndose de su privilegiada posición política no tiene un perfil docente”.

En la misma línea, la sección sindical añade: “Si en anteriores informes hemos hecho constar que la plaza debería estar amortizada desde el 1 de enero de 2013 -por la ley de la Generalitat de reestructuración de sus empresas públicas- y se cometió un fraude y una presunta actuación de prevaricación administrativa, en este informe cuestionamos el requisito de titulación para el acceso a la plaza”. “Este callejón sin salida agota la vía argumental (…). La leyenda urbana que circuló por Teatres/CulturArts durante 17 años se hace realidad: Inmaculada no tiene carrera”, concluye Lisart.

Inmaculada Gil Lázaro. Teatres de la Generalitat Valenciana.

Inmaculada Gil Lázaro. Teatres de la Generalitat Valenciana.

 

“Es mentira que la cultura viva de subvenciones”

Desayunos Makma en Lotelito
Con Toni Benavent, Mariangeles Fayos y Josep Lluís Sirera
Entrevistados por el equipo de dirección de Makma: Vicente Chambó, José Luis Pérez Pont y Salva Torres
Con motivo de la celebración del Día Mundial del Teatro 2014

Si hay algo que tienen los tres en común es pasión por el teatro, más allá de sus lógicas diferencias. Oyéndoles hablar, se entiende que exista un Día Mundial del Teatro, que ellos elevan a la categoría de bien inmaterial de la humanidad. Por eso más que un día en sus vidas, el teatro ocupa la mayor parte de sus prolíficas existencias dedicadas al mundo de las tablas. Toni Benavent, Mariangeles Fayos y Josep Lluís Sirera llevan el teatro en las venas, por cuyas sangres corren, o mejor galopan, cientos de sensaciones que sirven de nutriente a una profesión que adoran. Les duele, por ello, la desidia, cuando no ignorancia, de los responsables políticos en materia tan delicada. Como les duele que sus voces no sean tenidas en cuenta a la hora de revitalizar un sector tan frágil, comparado con el audiovisual.

Toni Benavent (izquierda), Mariangeles Fayos y Josep Lluís Sirera, en los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

Toni Benavent (izquierda), Mariangeles Fayos y Josep Lluís Sirera, en los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

En la distendida y larga entrevista mantenida con ellos en los Desayunos Makma de Lotelito, con motivo de ese Día Mundial del Teatro que cada 27 de marzo se celebra y que ellos prolongan a lo largo del año, Benavent, Fayos y Sirera dibujaron el perfil de un sector repleto de talentos, a falta de un autor (entiéndase, gobierno público) que los entienda. Eso, en lo que respecta al apoyo institucional, porque la profesión también comprenden que debería evitar los compartimentos estancos habidos entre bohemia creativa y pragmatismo empresarial. Del público también afirman que es una cuestión de formación y de gusto, cuyo empuje viene dado por la oferta teatral y su promoción pública, y aquí, de nuevo, lamentan el escaso apoyo institucional y el difuminado eco mediático.

Toni Benavent (izquierda), Josep Lluís Sirera (centro) y Mariangeles, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Gala Font de Mora.

Toni Benavent (izquierda), Josep Lluís Sirera (centro) y Mariangeles, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Gala Font de Mora.

“Es imposible gestionar el sector teatral sin estimarlo”

Mariangeles Fayos, responsable junto a su hermano Enrique del Teatro Olympia de Valencia, levanta el telón con un taxativo apunte: “Se ha trasladado la idea de que la cultura vive de subvenciones y es mentira”. Cuando en su día las hubo, “con un poco de perversidad y que en cierto modo sirvieron para comprar al sector”, subraya Fayos, tampoco estuvieron acompañadas de un plan estratégico. Toni Benavent, gestor cultural y gerente de Albena Teatre, afirma que “es imposible gestionar el sector teatral sin estimarlo”, en alusión a la insensibilidad de los responsables políticos. Sin ir más lejos, Inmaculada Gil Lázaro, ex directora de Teatres de la Generalitat Valenciana y ahora en la subdirección general de CulturArts, a la que Benavent dice no haber visto “nunca” en los estrenos teatrales.

Josep Lluís Sirera y Mariangeles Fayos en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Gala Font de Mora.

Josep Lluís Sirera y Mariangeles Fayos en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Gala Font de Mora.

“La gran trampa fue pensar que había dinero para todo”

Josep Lluís Sirera, autor y adaptador teatral, catedrático de la Universitat Valéncia y ex vicerrector de Cultura de esta misma universidad, señala que “la gran trampa fue pensar que había dinero para todo”. Porque dinero hubo, pero nefastamente gestionado. “¿Qué queda de la Bienal o de la Ciudad de Teatro?”, se pregunta Toni Benavent, perplejo de la apuesta pública “por los grandes eventos”, en lugar de dedicar dinero a las “estructuras de base que permitan generar tejido industrial”. “Que se utilizara el Puente Rialto de Venecia para promocionar la Bienal de Valencia es un chiste”, apostilla Sirera.

Toni Benavent (i) y Josep Lluís Sirera, durante los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Gala Font de Mora.

Toni Benavent (i) y Josep Lluís Sirera, durante los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Gala Font de Mora.

“Las políticas nefastas incluso se premian”

El miedo también sale a colación. Un miedo derivado del quevedesco “poderoso caballero es don dinero”, en aquellos momentos de maná económico que se pensó duraría eternamente, para mayor gloria de quienes repartían tan goloso pastel. “Ha habido miedo por parte del sector teatral”, sostiene Sirera, y luego pone como ejemplo el caso de la Fórmula 1: “La única voz pública que se manifestó en contra fue el director del Instituto de Robótica de la Universidad de Valencia”. Lo más grave de tamaño despilfarro es la irresponsabilidad política, tanto a la hora de la mala gestión de los recursos públicos como de sus consecuencias. “Esa política nefasta incluso se premia”, subraya Mariangeles Fayos. “¿Por qué no se hacen responsables los políticos con su patrimonio personal de los errores que cometen?”, pregunta Sirera.

Toni Benavent (i), Josep Lluís Sirera (c) y Mariangeles Fayos, en los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Gala Font de Mora.

Toni Benavent (i), Josep Lluís Sirera (c) y Mariangeles Fayos, en los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Gala Font de Mora.

“Se está recortando muy mal”

Y aquellos barros trajeron estos lodos. “Se está recortando muy mal”, señala Josep Lluís Sirera. Ya se sabe: privatización de los beneficios y socialización de las pérdidas. Algunos de quienes provocaron el lodazal siguen al frente de subdirecciones, mientras se suceden los despidos en la cadena inferior. Y dada la escasez presupuestaria, “ahora se está trabajando en condiciones de enorme precariedad”, lo que lleva a Mariangeles Fayos a exigir “profesionalidad, transparencia y buena gestión”. Y un recordatorio: “Todas las autonomías están en crisis, pero aquí en la Comunidad Valenciana hay la décima parte de presupuesto que en otras”.

Toni Benavent (i), Josep Lluís Sirera (c) y Mariangeles Fayos, entrevistados por José Luis Pérez Pont (en primer término), Vicente Chambó (c) y Salva Torres. Foto: Gala Font de Mora

Toni Benavent (i), Josep Lluís Sirera (c) y Mariangeles Fayos, entrevistados por José Luis Pérez Pont (en primer término), Vicente Chambó (c) y Salva Torres. Foto: Gala Font de Mora

“Nunca ha habido tantos actores valencianos en series estatales”

“Lo que nos salva de la hecatombe es la pasión por el teatro”, dice Toni Benavent, quien apunta la crisis que lógicamente afecta al sector teatral, para después destacar el “montón de talento” que existe en la profesión. “Nunca ha habido tantos actores valencianos en series estatales: ¡hay una gran cantera!”. Y prosigue: “La materia prima está, sólo falta que alguien crea y apueste por ella”. Esa apuesta, según Mariangeles Fayos, pasa muchas veces por “la ayuda en la captación de público”, lo cual se puede hacer con “una buena promoción por parte de las instituciones”. Porque salas privadas en Valencia “hay muchas”, falta “su visibilidad mediante una correcta gestión pública”.

“La sociedad valenciana necesita un Consejo de las Artes”

Benavent, Fayos y Sirera entienden que urge la ordenación del sector teatral para lograr un mejor rendimiento. “La sociedad valenciana necesita un Consejo de las Artes”, sostiene Sirera, para quien los consejos sectoriales son insuficientes. Y añade: “Un Consejo como el existente en la mayoría de países, con representantes de todos los sectores culturales y presupuestos globales”. Y en esto incluye a las universidades. Se trata, en todo caso, de cambiar la “falta de empatía, ineficiencia e ignorancia” pública (Sirera), por la “puesta en valor de la cultura” (Fayos) mediante políticas de “diálogo con los profesionales del sector teatral; diálogo que se traslade luego a la acción” (Benavent).

Toni Benavent (i), Josep Lluís Sirera (c) y Mariangeles Fayos, durante la entrevista con José Luis Pérez Pont (en primer término), Vicente Chambó (c) y Salva Torres. Foto: Gala Font de Mora.

Toni Benavent (i), Josep Lluís Sirera (c) y Mariangeles Fayos, durante la entrevista con José Luis Pérez Pont (en primer término), Vicente Chambó (c) y Salva Torres. Foto: Gala Font de Mora.

“No hay talento sin una buena gestión del mismo”

“El sector del teatro es muy frágil, frente al audiovisual o las artes plásticas, porque los montajes son efímeros, tienen su fecha de caducidad”, explica Sirera. De ahí que Benavent considere tan necesario vincular lo artístico y lo crematístico, para que la bohemia no vaya por un lado y la industria por otro. “No hay talento sin una buena gestión empresarial del mismo”, agrega. Por eso es tan “necesario vertebrar la ciudad de Valencia a nivel cultural”, si tenemos en cuenta, como subraya Mariangeles Fayos, que “sólo el 4% de los turistas que vienen a la Comunidad Valenciana lo hace atraído por la cultura”, siendo un porcentaje “de los más bajos” con respecto a otras comunidades.

Del público que acude a los teatros, Sirera dice que “cuesta mucho crear y es fácil de destruir”. A su juicio, “es un problema de formación y de gusto; si ves cinco espectáculos buenos, te permite luego ser exigente”. Según Fayos, “el público quiere participar, pero tenemos que hacérselo más fácil”. Sobre todo ahora que, como apunta Benavent, “está acusando la crisis”. Una crisis que, a falta de vientos más favorables, Toni Benavent, Mariangeles Fayos y Josep Lluís Sirera capean con entusiasmo desbordante. Pasión teatral a prueba de recortes.

Toni Benavent (izquierda), Mariangeles Fayos y Josep Lluís Sirera, en los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora

Toni Benavent (izquierda), Mariangeles Fayos y Josep Lluís Sirera, en los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora

Salva Torres