Objetos cotidianos geniales

Héroes ocultos. Inventos geniales. Objetos cotidianos
Obra Social “la Caixa” en colaboración con el Ayuntamiento de Valencia
Paseo Marítimo de la Malvarrosa, junto al Hotel Las Arenas. Valencia
Hasta el 5 de septiembre de 2016

“Una playa no se inventa, se descubre”. Así explicó Vicente Ibarra, jefe de Demarcación de Costas en Valencia, la diferencia entre invento y descubrimiento. Lo hacía después de que fuera presentada la exposición Héroes ocultos. Inventos geniales. Objetos cotidianos, producida y organizada por la Obra Social La Caixa en colaboración con el Ayuntamiento de Valencia. Bajo una carpa instalada en el Paseo Marítimo, junto al Hotel Las Arenas, hay reunidos 27 de esos objetos inventados por esos héroes ocultos, desconocidos, que luego otros descubrieron  hasta alcanzar el rango de objetos hoy ya casi imprescindibles en nuestra vida cotidiana.

Imagen relativa al mosquetón de montaña.

Imagen relativa al mosquetón de montaña. Obra Social “la Caixa”.

“Forman parte de nuestro paisaje diario y con su sencillez nos hacen hoy la vida más fácil”, destacó Jordi Peris, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valencia. Se refería a objetos como la tirita, el lápiz, la cinta adhesiva, el paraguas, el tetrabrik, el sacacorchos, la bombilla, la pinza para tender o, los más hispanos, como el botijo o la fregona. Objetos tras los cuales aparecen los nombres de personas desconocidas, salvo quizás el caso más enciclopédico de Thomas Alva Edison como inventor de la bombilla, que Guillem Ferran, comisario de la exposición, abundó en su cualidad de héroes.

“Un héroe es alguien que te salva la vida”, dijo. Y muchos de esos objetos si no han salvado en todos los casos la vida de las personas, sí la han hecho más cómoda. Por eso afirmó Ferran que la exposición tenía un carácter positivo, didáctico y motivador”. Y apeló al “si quieres, puedes”, tan en boga hoy en día como lema del emprendedor. El espacio CaixaLab Experience, que viene a cerrar el circuito expositivo, pretende ser ese laboratorio interactivo y multimedia donde los visitantes (“esperamos alcanzar los 25.000”, dijo Felipe Pulido de CaixaBank) podrán aprender ese concepto de emprendimiento.

Imagen del invento de la bombilla. Obra Social "la Caixa".

Imagen del invento de la bombilla. Obra Social “la Caixa”.

Inventores, descubridores, o emprendedores ahora, de los que fue dando cuenta Guillem Ferran en un recorrido por la muestra. Edison era el más conocido, pero a su lado iban surgiendo los nombres de Louis Leitz, inventor del archivador de anillas en 1896, Jacques Conté (lápiz), Al Fielding y Marc Chavannes (plástico de burbujas), Gideon Sundbäck (cremallera), Georges de Mestral (velcro), Hans Haupt, por su primer paraguas plegable de bolsillo, Earle Dickson (tirita), o Manuel Jalón, ingeniero aeronáutico español, por su fregona.

Ferran puso el acento en el diseño, puesto que muchos de esos objetos han ido avanzando en el tiempo y cambiando de imagen. La exposición, dispuesta a base de grandes caja de madera a modo de cabinas, reúne los 27 objetos cotidianos haciéndose eco de las variaciones formales que ha ido introduciendo el diseño, ya sea mediante distintos tipos de sacacorchos, de pinzas para colgar la ropa, de clips, de gomas elásticas, de bolígrafos, lápices y latas, y hasta de bolsas de té o aceiteras antigoteo descubiertas por Rafael Marquina.

Imagen relativa al invento de la tirita. Obra Social "la Caixa".

Imagen relativa al invento de la tirita. Obra Social “la Caixa”.

El propio Ferran se hace la siguiente pregunta: ¿Y por qué es interesante fijarse en esos objetos cotidianos? “Porque, en tanto que productos industriales, encarnan ideales de la modernidad que aún hoy son relevantes: economía de materiales, funcionalidad y durabilidad”, contesta él mismo. La durabilidad sería hoy puesta en cuestión por quienes apuntan hacia la obsolescencia programada de los productos, aunque ya el humorista Perich avanzara que el gran invento de Edison no fue la bombilla, sino la bombilla eléctrica que se funde.

De Héroes ocultos. Inventos geniales. Objetos cotidianos también se pueden extraer reflexiones como estas: “¡Hay que prestar atención a los detalles! ¡El trabajo en equipo siempre merece la pena! ¡Hay que aceptar lo inesperado!” Y lo inesperado, para quien camine por el Paseo Marítimo de la Malvarrosa, es encontrarse de pronto con ese puñado de objetos cotidianos transformados en “clásicos que han sobrevivido a la moda y al cambio”, concluyó Ferran.

Imagen relativa al invento de las notas adhesivas. Obra Social "la Caixa.

Imagen relativa al invento de las notas adhesivas. Obra Social “la Caixa.

Salva Torres

La seda y la mujer a través de los tiempos

Levedad. La seda y la mujer de todos los tiempos, de María Gómez
Hotel Las Arenas
C / Eugenia Viñes, 22-24. Valencia
Inauguración: viernes 8 de julio de 2016, a las 20.30h

Esculturas en yeso endurecido, talladas hasta llegar a formas sutiles y  evanescentes, inspiradas en las formas flotantes y movimientos de la seda. Ellas, estas mujeres de seda flotando libres, “son como la crisálida en su esplendor cuando se abre a la vida entre el filamento de seda que ella misma creó, trasmutando hacia la Ninfa que saldrá desnuda a la naturaleza. Será ese fino hilo utilizado en su metamorfosis, el que la cubra después como mujer”, explica María Gómez.

‘La Seda y la Mujer de todos los tiempos’ es el subtítulo que acompaña al más genérico de ‘Levedad’, con el que María Gómez presenta en el Hotel Las Arenas la serie de obras en torno a la esencia de los sentidos como un código genético que la acompaña piel con piel desde los tiempos más remotos y seguirá siéndolo mientras exista la Humanidad.

Levedad, de María Gómez. Imagen cortesía de la autora.

Levedad, de María Gómez. Imagen cortesía de la autora.

La seda ha tenido una estrecha relación con lo femenino, en una simbiosis  que la mujer reconoce: la belleza y la sutilidad de esos hilos conjugan y se transmutan con la elegancia natural, sensualidad, levedad y libertad, conectando con la “esencia” de los sentidos, el interior y elevación del espíritu, e incluso, la suntuosidad.

Las esculturas tuvieron su inicio hace varios años, surgido en la observación de la belleza y encantamiento de paisajes pirenaicos, donde la inmensidad y la atmósfera sobrecogieron a María Gómez. “Pudo ser el mismo silencio y la afonía de la brisa, la que me hizo imaginar paños de seda flotando sobre el blanco de la nieve y todos los verdes infinitos. Pensé, entonces, cómo llegaba ese preciado tejido a esos lugares tan duros y difíciles de alcanzar dadas sus barreras naturales”, explica la artista.

“A partir de ahí descubrí el duro camino que hacían los hombres hasta lograr el ‘tesoro de la seda’, que  llevaban consigo hasta los más recónditos rincones de su tierra, entregándolo como una ofrenda, para belleza y deleite de los sentidos. Hay una historia en todo este camino que me cautivó, en el que hombres y mujeres de todas las culturas han sido seducidos por la mágica atracción de la seda”, concluye.

La técnica, continúa señalando Gómez, “es muy dura de trabajar (yeso endurecido con colas animales como antaño) y talladas a bese de cincel y lijas (la idea de dominar la materia hasta que parezca ligera como una nube. Sin moldes ni modelos”.

Levedad, de María Muñoz.

Levedad, de María Gómez. Fotografía de Alfredo G. Carbonell.

Festival de las Artes Escénicas en Valencia

Festival de las Artes Escénicas
Diversos espacios teatrales y al aire libre de Valencia
Junio de 2016

Ya soplan nuevos aires a rebufo del cambio político. O eso parece. Dos representantes de ese giro en la forma de hacer gobierno, Carmen Amoraga (PSPV) y Consol Castillo (Compromís), se comprometieron a ello en la SGAE. Lo hicieron en apoyo de una iniciativa “larvada durante años” a favor de un Festival de las Artes Escénicas en Valencia. Festival que ya tiene hasta fecha: primera quincena de 2016. Y a tenor de las conclusiones a las que llegaron los representantes del sector, tras unas jornadas celebradas hace un par de meses en la Universitat de València sobre ‘Nuevas fórmulas de gestión’, el certamen es imparable.

“No sólo es necesario, sino que Valencia se merece un festival de estas características”, dijo con rotundidad Amoraga. “Este festival es una llamada de socorro”, completó Castillo. Eso sí, ambas advirtieron de que no sabían con lo que se iban a encontrar cuando tomaran el mando de las instituciones. Aún así, insistieron: “La Administración debe ser facilitadora de este tipo de iniciativas culturales” (Castillo), porque “hay una sensibilidad que no tenía el actual gobierno” (Amoraga).

Mariángeles Fayos, presidenta de AVETID, en el video del estudio sobre Nuevas Fórmulas de Gestión de Festivales. Universitat de València.

Mariángeles Fayos, presidenta de AVETID, en el video del estudio sobre Nuevas Fórmulas de Gestión de Festivales. Universitat de València.

Mariángeles Fayos, presidenta de la Asociación Valenciana de Empresas de Teatro y Circo (AVETID), y Manuel Cuadrado, profesor de la Universitat de Valéncia, tomaron buena nota de la promesa, mientras desvelaban en la SGAE los datos del estudio que ha sentado las bases del festival.

En aquellas jornadas académico-profesionales celebradas en marzo, los participantes valoraron de forma muy positiva la oferta escénica valenciana: creativa, entusiasta y talentosa, fueron algunos de los adjetivos. También “algo localista, conservadora y poco arriesgada”. Pero hubo “unanimidad” en cuanto a la necesidad del festival. Un festival, eso sí, que debía dirigirse a un “público amplio” (local, nacional e internacional), que “enamorara”, con un modelo de gestión “privado (mixto)” y bajo una “dirección profesional”.

Manuel Cuadrado, responsable del estudio sobre Nuevas Fórmulas de Gestión, en el video realizado a su conclusión. Universitat de València.

Manuel Cuadrado, responsable del estudio sobre Nuevas Fórmulas de Gestión, en el video realizado a su conclusión. Universitat de València.

El Festival de las Artes Escénicas, para cuyo nombre y logotipo se convocará un concurso, pretende convertirse en un “referente nacional e internacional” que coloque a Valencia en “el lugar que se merece”. Para ello, cuentan igualmente con el apoyo del sector empresarial, representado en la SGAE por David Izquierdo, gerente de la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia, y Carlos Boga, director del Hotel Las Arenas. “Valencia es la ciudad, ahora después de Murcia, con menos gasto por turista y día”, destacó Izquierdo, incluyendo a la cultura en esa escasez de gasto. De ahí que Boga calificara de “fantástica” la noticia de la creación del festival: “Todo lo que sea tener una ciudad dinámica nos viene bien a todos”.

Algunos de los asistentes al acto de presentación del Festival de las Artes Escénicas de Valencia en la SGAE. Imagen de AVETID.

Algunos de los asistentes al acto de presentación del Festival de las Artes Escénicas de Valencia en la SGAE. Imagen de AVETID.

The Kojaks, Juan Salvador (guitarra) y Amparo Ballester (magnífica voz), puso la música, entre las declaraciones de unos y otros, al anuncio del futuro festival que todos los presentes en la SGAE recibió con entusiasmo. “Es un proyecto que se presentó en la Diputación, en CulturArts y en la ciudad de Valencia, que tras una primera etapa ilusionante, luego falló por ese defecto tan habitual de querer cada cual figurar”. Hasta que, por fin, llegaron las jornadas, las consultas, el criterio profesional y, sin duda, la “sensibilidad” del futuro equipo de gobierno. El Valencia Escena Oberta (VEO), desaparecido hace cuatro años junto a la Mostra de Cine, ya tiene su ansiado relevo.

Imagen del video sobre el estudio de los festivales de artes escénicas. Universitat de València.

Imagen con la que arranca el video sobre el estudio de los festivales de artes escénicas. Universitat de València.

Salva Torres