La Seiscuatro, artista en acción

La Seiscuatro
Ediciones y espacio-taller de grabado y estampación.
Calle Denia, 49 (Valencia) – www.laseiscuatro.com
96 206 66 49 / 644 31 33 32
info@laseiscuatro.com

La Seiscuatro representa un ejemplo de iniciativa en materia de artes plásticas y edición contemporánea, se trata de un lugar donde se realizan talleres de tipografía y grabado calcográfico, grabado en metal con técnicas directas, indirectas y también aditivas: collagraph y carborundo, también donde se experimenta e investiga con gran variedad de materiales y herramientas, así como con el propio proceso de estampación. No en vano, La Seiscuatro tiene su propia línea editorial para la creación y edición de libro de artista.

Como modelo de lo que podríamos denominar “viabilidad en la pequeña industria cultural” cabría citar otras opciones de recursos puestos en práctica por La Seiscuatro, -son necesarios los ingresos- y para ello, el espacio se puede alquilar para realizar actividades relacionadas con la edición y el papel, y además elabora proyectos de edición por encargo.

Secuencias, edita La Seiscuatro. Imagen cortesía La Seiscuatro

Secuencias, edita La Seiscuatro. Imagen cortesía La Seiscuatro

Taller de tipografia. Imagen cortesía La Seiscuatro

Taller de tipografía. Imagen cortesía La Seiscuatro

Para su creadora y responsable, Eva Mengual (Valencia, 1984), licenciada en Bellas Artes por la UPV y máster en Producción Artística en la misma Universidad no hay límites si la vocación se convierte en un motor de ánimo, solo hace falta aplicar criterio y sentido común. Hay que crear e innovar sin perder de vista la realidad.

Ahora, hablando en el contexto de su última iniciativa, Eva Mengual reflexiona sobre el porqué del proyecto, “Las cosas importantes ocurren en los bares: se cierran negocios en ellos, es el lugar donde te deja el novio, también donde surgen proyectos y nuevas amistades. Se come y se bebe en torno a una mesa donde se hacen anotaciones, se piensa sobre el mantel y se desarrollan ideas sobre éste”.

Eva Mengual en La Seiscuatro. Fotogarafía Merche Herrán

Eva Mengual en La Seiscuatro. Fotografía Merche Herrán

En el curso taller de S. Subirós. Fotgrafía Merche Herrán

En el curso taller de S. Subirós. Imagen cortesía La Seiscuatro

La Seiscuatro, participando también en Russafart 2014. Fotografía Merche Herrán

La Seiscuatro, participando también en Russafart 2014. Imagen cortesía La Seiscuatro

Así surgió la idea de hacer unas veladas teniendo como punto de partida la obra múltiple y el papel, un lugar para el intercambio donde se cuestionen los límites de la gráfica. Eva Mengual, por encima de todo pretende ofrecer un espacio para intercambiar experiencias profesionales con la gente que se dedica a la gráfica, facilitar el encuentro de forma amena, sin renunciar al rigor y tampoco al disfrute, degustar una cerveza y hablar de proyectos basados en ideas que pueden acabar siendo realidad si se pone empeño criterio y ganas. De cada velada habrá un testimonio, La Seiscuatro, va a editar a posteriori una pequeña publicación que recoja las reflexiones que surgieron durante el encuentro, publicación que se podrá descargar gratuitamente de la web o comprar en La Seiscuatro por un precio simbólico de 1€. La diseñadora de dicha publicación será Javiera Pintocanales.

De manera que cada dos meses aproximádamente, con el lema “¡Multiple y papel!”, Eva Mengual, en nombre de La Seiscuatro invitará a un artista que hablará del proceso de creación de su trabajo. El primer encuentro fue protagonizado por Juan Lara que habló de su proyecto editorial Ogami Press. Los encuentros se realizaran en formato abierto, son totalmente gratuitos, eso sí, con un aforo limitado a 30 personas. Es imprescindible confirmar asistencia. En relación a los cursos, los precios son muy razonables.

Vicente Chambó

Fotografía portada Merche Herrán

Gran Carlos Pérez

Carlos Pérez falleció anoche.

Me duele que el tiempo no le haya permitido compartir con nosotros ese día cercano, en el que un ciclón humano desaloje de los órganos de poder a la inmundicia que hace ya tiempo se instaló en ellos.

Carlos Pérez (Valencia, 1947-2013) fue un erudito, uno de esos escasos ejemplares que pasó inadvertido para la mayoría. Conservador en el IVAM en los tiempos en los que ese centro fue digno de mención y en el Museo Reina Sofía. En su última etapa, como responsable del programa expositivo del Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (MuVIM) logró poner en órbita un museo que hasta entonces carecía de rumbo y que, tras su marcha por jubilación, ha retornado a un estado que transita entre la intrascendencia y el sonrojo.

Recibió numerosas distinciones, entre ellas la de Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de Francia, en 2012. Pero por encima de todos sus méritos profesionales y su riqueza cultural, ha sido una persona extraordinaria, inteligente, lúcido y con un fino sentido del humor.

En esta Valencia, «capital de la Tierra de la modernidad imposible», como él la denominó en sus últimos artículos publicados en El Paísno olvidaremos su ejemplo de integridad y su disposición a la travesura intelectual.

Su vitalidad y su combatividad resultaban estimulantes en un lugar y en un tiempo en el que los perfiles apesebrados y monodimensionales abundaban y abundan entre los trabajadores públicos de la cultura y los museos valencianos. Para algunos de nosotros -críticos de arte, comisarios de exposiciones, artistas, diseñadores y otros mediadores culturales independientes- ha sido una referencia inigualable en esta tierra valenciana, de modernidad imposible e ingratitud infinita. Nuestra generación ha podido disfrutar del ejemplo de pocos de sus mayores, envueltos como se han encontrado en una escalada sin fin de silencios y pleitesías al político de turno, por lo que Carlos era nuestro único norte posible.

No podemos decirte adiós, Carlos, porque formas parte de nosotros, de nuestras luchas y nuestros anhelos para hacer de la realidad un lugar mejor para todos y para todas. Un lugar donde políticos iletrados no determinen las pautas educativas de la población, ni crean que las instituciones culturales son propiedad del partido que gobierna. Un lugar donde la democracia tenga un sentido completo y la libertad sea en la práctica mucho más que las letras impresas de una vulnerada Constitución.

Queremos personas que vivan de pié, erguidas ante el despotismo y el abuso de esos que nos quieren de rodillas. Son siempre los mismos, pero nos encontrarán permanentemente en pié, pues nuestro deseo de justicia y equidad se encuentra insatisfecho.

Me duele tu marcha, Carlos, pero me reconforta tu ejemplo y tu enseñanza. Que tu siembra se propague y nos haga mejores.
Gracias, Carlos.

José Luis Pérez Pont