Regresa Equipo Crónica

Exposición antológica del Equipo Crónica
Centro Cultural Bancaja
Plaza Tetuán, 23. Valencia
Inauguración el 22 de septiembre de 2016

Fundación Bancaja, con la colaboración de la Obra Social “la Caixa”, inaugura una nueva exposición de producción propia que ofrecerá al público una amplia retrospectiva de Equipo Crónica con más de 165 obras que la convierten en la antológica más completa que se ha realizado hasta la fecha de este colectivo artístico. La exposición mostrará obras desde el origen simultáneo de Equipo Crónica con el movimiento de Estampa Popular de Valencia a finales de 1964, hasta las últimas obras en el cambio de la década de los años 70 a los 80. La muestra contará con la colaboración de la Obra Social “la Caixa” en virtud del convenio de colaboración firmado por el presidente de la Fundación Bancaja, Rafael Alcón, y el director territorial de CaixaBank en la Comunitat Valenciana, Bibiano Martínez. Esta revisión de la obra de Equipo Crónica permanecerá en el Centro Cultural Bancaja de Valencia hasta el 8 de enero de 2017.

Desarrollada por el historiador Boye Llorens Peters a partir de la idea original de comisariado del historiador Tomàs Llorens Serra, las obras que conforman esta exposición proceden de instituciones públicas y privadas como la Fundación Bancaja, el Museo de Bellas Artes de Bilbao, Artium – Centro Museo Vasco de Arte Contemporáneo Vitoria Gasteiz, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Fundación Juan March, Universitat de València, IVAM, Galería Helga de Alvear, Museo Patio Herreriano de Valladolid, Fundación Bancaria “la Caixa”, Diputació de València, Museo de Arte Contemporáneo de Alicante (MACA), Museo de Bellas Artes de Valencia, Ayuntamiento de Valencia, Galería del Palau, Galería Guillermo de Osma y la Fundación Anzo, además de colecciones privadas como las de Guillermo Caballero de Luján, Colección Azcona y Colección Mariano Yera, entre otras.

Bibiano Martínez y Rafael Alcón. Imagen cortesía Fundación Bancaja.

Bibiano Martínez y Rafael Alcón. Imagen cortesía Fundación Bancaja.

Junto a la exposición se editará un catálogo con textos de Michèle Dalmace, Valeriano Bozal y Tomàs Llorens. Bozal y Llorens compartieron aquellos años con Equipo Crónica, por lo que sus textos revisarán la relación vivida, así como la perspectiva histórica y el contexto teórico que les preocupaba e inspiraba sus creaciones.

Equipo Crónica fue constituido en 1964 por tres artistas valencianos: Rafael Solbes (1940‐1981), Manuel Valdés (1942) y Joan Antoni Toledo (1940‐1995), abandonando este último enseguida el grupo para proseguir su camino en solitario. A lo largo de los años en los que estuvo activo tuvo una amplia proyección pública en el arte español y una presencia significativa en los ambientes artísticos de Francia, Italia y Alemania. El trabajo anónimo y en grupo, la articulación de los trabajos en series, la evocación de imágenes procedentes de los medios de comunicación y la apropiación crítica de referencias a la historia y al arte fueron los principales rasgos de su actividad creadora, deliberadamente vinculada a la realidad sociopolítica española del momento.

Un planisferio de la transgresión en Punto

Iconografías de la desobediencia, AA.VV., comisariada por Andrés Isaac Santana
Galería Punto
Barón de Cárcer, 37. Valencia
Hasta el 24 de enero

Según el DRAE: “Desobedecer: Dicho de una persona: No hacer lo que ordenan las leyes o quienes tienen autoridad.”. Por consiguiente, infringir, vulnerar, quebrantar, incumplir, oponerse, resistirse o rebelarse . Partiendo de esta categoría léxica de acción, movimiento y existencia, se abre un abanico ilimitado de potencialiades que vertebran a un sujeto activo en pos de materializar un ejercicio de insubordinación.

"Tying the sexes", de Lluís Masiá. Fotografía de Jose Ramón  Alarcón.

«Tying the sexes», de Lluís Masiá. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

Con tal premisa/axioma, ‘Iconografías de la desobediencia’ viene a desfigurar cuanto de pureza y virulenta rectitud habita en las entrañas de los convencionalismos teleológico/artísticos o, como reflexiona el comisario de la muestra, Andrés Isaac Santa, “la obra supone un comentario crítico sobre el orden social y la ortodoxia de sus mecanismos de narración y escritura”.

De este modo, el curador y ensayista cubano, en permanente y estrecha colaboración con la Galería Punto y la inestimable aportación de las galerías Fernando Pradilla, Guillermo de Osma, CIS Art y el coleccionista Jorge Virgili, propone a los diletantes levantinos un inquietante planisferio de la indisciplina vertebrado por el repertorio de treinta obras bajo la firma de veinticinco artistas, en su mayoría coetáneos, cuyas trayectorias respiran un común dióxido de la sublevación.

"Mon cul" y "Emmanuel Arsan", de Pierre Molinier. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

«Mon cul» y «Emmanuel Arsan», de Pierre Molinier. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

Bajo el amparo de dos precursores/referentes como son Pierre Molinier -pionero en el  contumaz estudio de la androginia a través de autorretratos travestidos- y Wolf Vostell -ineludible como esteta de la desolación-, se solidifica un cauce de conculcación revestido de múltiples enunciados, tantos como artistas presentes, cuyas aportaciones nos revelan discursos emparentados con la irreverencia, en forma de parafilias sexuales, introspecciones de género, reprobaciones ético/políticas y, en común denomidador, una sedición del estoicismo en forma de obediencia/sujeto/desobediencia/objeto/desobediencia.

"Top Models (pioneras)", de Herny Eric Hernández y Maryse Goudreau. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

«Top Models (pioneras)», de Herny Eric Hernández y Maryse Goudreau. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

Diversas obras registran un desmaquillado celuloide de lo cotidiano, como el salón Lempicka con gatillo burgués de Annaké Asseff, las sordas cicatrices de los personajes de Marcos López o las ‘Top Models (pioneras)’ de Henry Eric Hernández y Maryse Goudreau, que transitan su pubertad uniformada por el vívido lupanar urbano de la capital cubana. Las proyecciones de la performer peruana Regina José Galindo y “La Fulminante” -heterónimo de la “anarko panfletaria” colombiana Nadia Granados- atesoran el objetivo de litigar frente al carpetovetónico corsé de los formulismos femeninos y políticos, respectivamente, agremiados como fuente de poder y dominación.

"Ricard dog", de Daniel Tejero". Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

«Ricard dog», de Daniel Tejero». Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

Otras obras, en cambio, sugieren y aventuran, exhortan a la revelación de obscuras fórmulas de dolor/placer, como la instalación instrumental de momificación en ‘Ricard dog’, de Daniel Tejero, y “Tying the sexes”, de Lluís Masiá; dolor/sanación, que arroja ‘Malferits’, de Alex Francés, como un arca/refugio abierto a modo de lazareto de expiación. Así mismo, se mancilla cáusticamente el lenguaje de algunos ideogramas de la morfología sexo-mercantilista, como se aprecia en el cinturón funerario del colectivo O.R.G.I.A o en la escultura caucho-vaginal de Elio Rodríguez.

"Malferits", de Alex Francés. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

«Malferits», de Alex Francés. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

En definitiva, tal y como examina Andrés Isaac Santana, una treintena de piezas que “funcionan como ensayos deconstructivos propensos a rebajar, dislocar, desautorizar, anular o persuadir los perfiles hegemónicos de una visualidad dominante”.

"Horus y apep", del Colectivo O.R.G.I.A. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

«Horus y apep», del Colectivo O.R.G.I.A. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

Completa este brillante florilegio de la luxación obra de Eugenio Merino, Elio Rodríguez, Abel Azcona, Ugo Martínez-Lázaro, Donna Conlon, Félix Fernández, Marcos Mojica, Alexis W., Juan Pablo Echeverri, Diego de los Reyes, Rorro Berjano, Daniel Barceló, Juan Francisco Casas y Juan Carlos Martínez.

Fotograma de "Lavado de imagen", de La Fulminante. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

Fotograma de «Lavado de imagen», de La Fulminante. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

Jose Ramón Alarcón