¿No les suena ‘La Traca’?

La Traca. La transgresión como norma
La Nau de la Universitat de València
C / Universitat, 2. València
Hasta el 15 de enero de 2017

Durante un tiempo la ciudad de Valencia produjo la revista de mayor tirada de España y también la más polémica y jocosa. Su propietario, Vicente Miguel Carceller, era además el editor más importante del país, pero el destino de ambos se interrumpió súbita y fatalmente por compartir compromiso antifascista: la publicación tuvo que dejar de editarse y Carceller fue fusilado. La Universitat de València recupera esta historia en la exposición ‘Revista La Traca. La transgresión como norma’.

La primera exposición que se realiza sobre esta publicación, que vio la luz entre finales del siglo XIX y el fin de la II República, recupera una extensa documentación que no se ha mostrado públicamente. Portadas y números completos de ‘La Traca’, ejemplares todos de gran valor que pudieron salvarse, ya que en su mayoría fueron destruidos durante el régimen franquista. La muestra podrá visitarse hasta el próximo 15 de enero en la Sala Estudi General del Centre Cultural La Nau de la Universitat de València.

Revista La Traca. Imagen cortesía de La Nau.

Revista La Traca. Imagen cortesía de La Nau.

El vicerrector de Cultura e Igualdad, Antonio Ariño, señala el carácter popular de esta publicación satírica y, cómo, a través de esta muestra única, la Universitat de València rinde homenaje no solo a ‘La Traca’, sino también al conjunto de la cultura popular satírica valenciana. Asimismo, destaca el mensaje homogéneo de ‘La Traca’ que llegaba a toda la sociedad, a diferencia de Internet que propicia una forma diferente de circular la información.

Antonio Ariño estuvo acompañado en la presentación de la muestra por los comisarios, los profesores Antonio Laguna y Francesc-Andreu Martínez, para quienes esta exposición no solo reconstruye la historia del semanario y de su editor, sino también la de una cultura popular alternativa que cuajó en la Valencia de los años 30 del siglo XX a través de ‘La Traca’. Aquel semanario, que se escribía en valenciano frente a la cultura oficial en castellano, fue importante porque reflejó una cultura alternativa, a la contra, inmisericorde con la corrupción y que reivindicó la fiesta laica y popular.

Tanto Laguna como Martínez reconocen la singularidad de esta exposición producida por la Universitat de València: “No solo es la primera exposición que se realiza sobre este semanario, es que además reúne auténticas piezas de coleccionista, ya que los ejemplares que se conservan sobre ‘La Traca’ son una rareza”, coinciden ambos, que agradecen el apoyo de la Universitat por la realización de esta muestra, así como la aportación del coleccionista y erudito Rafael Solaz, crucial para reunir el material exhibido, y la ayuda de la Biblioteca Valenciana y de las Hemerotecas Municipales de Valencia y Madrid.

Revista La Traca. Imagen cortesía de La Nau.

Revista La Traca. Imagen cortesía de La Nau.

Martínez reivindica, además, la figura del editor valenciano Vicente Miguel Carceller (1890-1940), el hombre que editó ‘La Traca’ desde 1909 y que fue el creador de un imperio editorial, al conseguir que sus publicaciones -más de una decena-, fueran las más leídas de España, siendo el primer editor que consiguió superar el medio millón de ejemplares con ‘La Traca’ en 1931. Un total de 50 familias entre impresores, redactores, grabadores, dibujantes, personal administrativo y otros trabajaban para las publicaciones de Carceller. Pero que ‘La Traca’ fuera casi la única publicación en caricaturizar la figura de Franco tuvo consecuencias: Carceller fue fusilado en junio de 1940 en los muros del cementerio de Paterna y su obra fue destruida. Esta exposición pretende dar a conocer la historia del semanario.

La exposición, ubicada en la Sala Estudi General, está estructurada en 10 secciones, en las que se analiza, entre otras cuestiones, el papel de ‘La Traca’ en el periodismo, la figura de Carceller o las señas de esta publicación, símbolo de la República, el anticlericalismo y el erotismo, que marcaron la cultura alternativa de la época.

‘La Traca’ fue la heredera de una prensa satírica que nació a principios del siglo XIX, un periodismo que vivió su primera edad de oro entre 1868 y 1874. Tramoyeres (1880-81) contabiliza 101 periódicos entre 1868 y 1874 aparecidos en la ciudad de Valencia, de los que 28 fueron satíricos. La mayor parte de ellos eran republicanos o carlistas, lo que indica que se dirigían a un público que compartía características intelectuales y económicas; un público iletrado que requería de imágenes y nuevas formas narrativas.

La conexión entre la prensa satírica y la primera ‘Traca’ se llama Constantí Llombart, que fue su inspirador a través de las publicaciones que impulsó. En noviembre de 1884, los hijos políticos de Llombart, Manuel Lluch Soler y Luis Cebrián Mezquita, creaban ‘La Traca, Semanari pa la chent de tro’. Con todo, el protagonista indiscutible de ‘La Traca’ es Vicent Miguel Carceller (1890-1940), no solo por retomar en 1909 la cabecera creada por Lluch Soler dos décadas atrás, sino por dotarla de todos los ingredientes que acabarán convirtiéndola en la publicación señera del valencianismo que Sanchis Guarner denominó de “espardeña”, es decir, popular.

Revista La Traca. Imagen cortesía de La Nau.

Revista La Traca. Imagen cortesía de La Nau.

‘La Traca’ fue denunciada insistentemente a lo largo de su existencia, no solo por la crítica política que pudiera efectuar, cuanto por los dibujos y el contenido sexual que pudiera sugerir. En 1913 tuvo tres denuncias interpuestas por el fiscal por sus dibujos “pecaminosos”, que conllevaban una sanción económica de entre 25 y 125 pesetas, además del secuestro de la tirada, incluidos los clichés.

A pesar de las multas, el éxito de la publicación fue rotundo: en el balance que efectuaba en 1913 informaba tener una tirada de 12.000 ejemplares, lo que se traducía en unos ingresos que se aproximarían a las 500 pesetas semanales. Las claves de este éxito radican en la conjunción de múltiples factores, entre los que se encontraba su precio de venta, ‘una aguileta’ (5 céntimos), al alcance de cualquiera, la originalidad y la comicidad de sus contenidos.

Suspendida con la dictadura, reaparecida con la República, desde entonces, en abril de 1931, ‘La Traca’ multiplica sus contenidos para hacerse más didáctica, más visual, más provocativa. El anticlericalismo y el erotismo fueron marcas de la casa, por eso ocupan dos secciones de la exposición. El erotismo, que Carceller exprime hasta donde fiscales y jueces lo permitieron, con el fin de ganar lectores y dinero. Pero en ambos ámbitos siempre discurren con sutileza, en un velado juego de metáforas y de alusiones indirectas.

En 1934, con la llegada de la derecha al poder, la revista quedó silenciada, y la editorial que la publicaba, desmantelada. Después, con el triunfo del Frente Popular en febrero de 1936, la publicación que más ejemplares había sido capaz de vender en la historia del periodismo español volvió a reaparecer. Con el inicio de la Guerra Civil, ‘La Traca’, por su incidencia social, deja de tener un sentido comercial para pasar a ser, por encima de todo, un potente medio de propaganda, hasta su fin en 1938.

 

Cabanyal Íntim: Apuesta por la TransformAcción

Festival Cabanyal Íntim
Barrio del Cabanyal. Valencia
Del 7 al 17 de mayo, 2015

Salvado por fin de la amenaza de la piqueta contra la que ha luchado durante 18 años, el barrio más cercano al mar abre sus puertas a la creatividad con la quinta edición del Festival Cabanyal Íntim, que se celebra del 7 al 17 de mayo. ‘TransformAcción’ es el lema paraguas, o con este caloret mejor decir sombrilla,  que cubre una veintena de espectáculos variopintos para todas las edades y gustos. Acciones para transformar el presente e “impulsar el necesario cambio de rumbo político asegurando así la protección y rehabilitación de este histórico barrio acosado por el expolio y la especulación urbanística desde hace años”, destacaron los organizadores en la presentación del evento.

Cartel del Cabanyal Íntim 2015, obra de Mira Bernabeu. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim.

Cartel del Cabanyal Íntim 2015, obra de Mira Bernabeu. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim.

A la lista de colaboradores que apoyan el festival se suma este año el artista alicantino Mira Bernabeu, autor ‘por amor al arte’ del cartel de la presente edición. “Cabanyal Íntim es un festival que realiza una labor social, cultural y reivindicativa que es necesaria preservar”, dice el fotógrafo y galerista. “Es un orgullo haber hecho el diseño del cartel de este año y espero que la transformacción por la que apuesta el Festival sea visible tanto en el barrio como en las próximas elecciones”.

Parias. Foto de cortesía de Cabanyal Íntim.

Parias, de la compañía Javier Aranda. Foto de Javier Macipe cortesía de Cabanyal Íntim.

Teatro en casa

El interior de algunas casas del barrio se convierten estos días en escenarios abiertos de una variada programación que combina piezas de pequeño formato y duración, creadas ex profeso para el Festival, y otras más extensas como novedad de este año. “Piezas importadas y seleccionadas para configurar un cartel multidisciplinar para todo tipo de espectadores que traspasan las fronteras del hecho puramente teatral”, destaca el equipo del Festival, organizado por Francachela Teatro y la plataforma Salvem el Cabanyal.

La compañía Casi apenas algo invitará al público a tomar conciencia de la realidad para transformarla con su acción escénica ‘Rutina paquidermo’. El teatro lumínico de la Teta Calva ahonda con ‘Sindrhomo’ en la basura de un sistema caducado. La artista Mage López Arnal cuestionará en clave de bufón los estereotipos de la feminidad que alimentan la sociedad con ‘Bye Bye Feminity’. Y la compañía Javier Aranda se adentra con ‘Parias’ en el mundo de los desarraigados mediante sus títeres para adultos.

Imagen de María La Jabalina, de Mafalda Bellido. Foto de Gustavo Demaria Molinari cortesía de Cabanyal Íntim.

Imagen de María La Jabalina, de Hongaresa de Teatre. Foto de Gustavo Demaria Molinari cortesía de Cabanyal Íntim.

Historia y memoria

Historia y memoria histórica son protagonistas de varios de los espectáculos de esta edición. Alejandro Tortajada traza un retrato familiar sobre su abuela en ‘Trilogia sense primavera’. Hongaresa de Teatre cuenta la vida de la miliciana anarquista María La Jabalina, nacida en el Puerto de Sagunto, última mujer fusilada por el franquismo. Y Mafalda Bellido buceará en el pasado para confesar en primera persona que ‘Yo maté a Carmencita Polo’. El activismo gastronómico de La cuina furtiva invitará a los espectadores a compartir Una taula en comú, junto a algunos jóvenes que votarán por primera vez en las elecciones.  La poesía escénica poblará los hogares del Cabanyal con el espectáculo ‘De Gloria, de Mujeres y de Fuertes’, dirigido por Elena Fuertes, y las técnicas circenses fusionadas con la danza del Colectivo Circo 9.8 rendirán homenaje al escritor y recientemente desaparecido Eduardo Galeano en ‘Petita mort’.

El humor, la música y el clown se fusionan en ‘De todas las bellas las más bellotas’ de Aérea Teatro, que convivirá con el terror zombi de Cabanyal Z: ‘la Resistència’, del colectivo Sistema del Solar, y la propuesta de Contrahecho, ‘El barroco se nos cae’, sobre el temor y la angustia que atenazan a los habitantes de una casa amenazada de ruina.

Diseñado para el público familiar e infantil, Cabanyal Íntim presenta ‘Los cuentos entre sábana y manta’ de MAM Producciones, el teatro y la música para bebés de ‘Aigua de la mano’ de Lalianta Teatre, y la adaptación a través del teatro de sombras del cuento ‘La liebre y la zorra’, realizado por la compañía madrileña Pilpira Teatro.

Equipo de Cabanyal Íntim. Cortesía de la organización.

Equipo de Cabanyal Íntim. Cortesía de la organización.

‘Territorio performance’

Primicia de esta edición, ‘Territorio Performance’, un nuevo espacio de experimentación y de vanguardia escénica que reunirá a 12 colectivos y artistas que volcarán su arte durante 12 horas ininterrumpidas en un mismo espacio en el que los espectadores podrán entrar y salir durante la jornada.  Una ventana abierta a la acción y a la libre creación que, como ha destacado el equipo del Festival, “pretende actuar como revulsivo y estímulo ante la situación de emergencia política y cultural de nuestra ciudad”.

En su apartado de Íntims a la Nit, el Festival ofrecerá el video mapping ‘Projectant al Cabanyal’, realizado por los alumnos del Máster de Artes Visuales y Multimedia de la UPV y las experiencias poéticas y musicales de MY OH MY, interpretadas por los portugueses Sara Ribeira y Gil Dionísio en ‘Uma garganta no sitio’, espectáculo que se estrena por primera vez en nuestro país. La programación se ampliará con actividades paralelas gratuitas como presentaciones de libros, mesas abiertas de debate, fiestas, etcétera.

En su quinta edición el Cabanyal Íntim cuenta por fin con sede propia, en la antigua Universidad Popular del Cabanyal (Cura Planells, 2), que comparte con otros colectivos sociales y culturales del barrio, y en la que mantendrá una actividad cultural durante todo el año. La programación completa puede consultarse en www.cabanyalintim.com.

Imagen de 'Yo maté a Carmencita Polo'. Foto de Sergio Serrano cortesía de Cabanyal Íntim.

Imagen de ‘Yo maté a Carmencita Polo’, de Mafalda Bellido. Foto de Sergio Serrano cortesía de Cabanyal Íntim.

Bel Carrasco