El Ajedrez del Virrey: ¡Viva el peón!

El Ajedrez del Virrey, de José Antonio Garzón
Alenar Editors, 2015
Presentación: Segorbe (20 de mayo) y Valencia (27 de mayo)

‘El Ajedrez del Virrey’ (Alenar Editors, 2015), nuevo libro del historiador de ajedrez José Antonio Garzón, plantea -tras un estudio en profundidad de los más de 15 siglos de historia del ajedrez- una seria propuesta de reforma de las reglas del juego del ajedrez. Garzón, cuyos trabajos de investigación han permitido acreditar internacionalmente el origen valenciano, español, del ajedrez moderno, por primera vez dirige su mirada hacia el futuro del juego.

A finales del siglo XV, brotó en Valencia la forma de jugar actual, y es también Valencia, 540 años después, el lugar desde donde se impulsa una revolución del juego, que es respetuosa, en lo esencial, con las normas que se introdujeron entonces y que están vigentes hoy en día. ‘El Ajedrez del Virrey’ supone una mirada renovada hacia el futuro del ajedrez. Es una propuesta de reforma de sus reglas, con fundamentos históricos, con la que el autor propugna la búsqueda de retos creativos, en procura de la vertiente artística del ajedrez.

Francesch Vicent, José Raúl Capablanca y Bobby Fischer, tres figuras señeras de la historia del ajedrez, compartieron la necesidad de modificar el milenario juego. Inmersos en el siglo XXI, en plena era tecnológica del ajedrez, el momento en el que la imaginación, la nuda creatividad y la fantasía vuelvan al tablero, ha llegado, subraya el autor.

Portada del libro 'El Ajedrez del Virrey', de José Antonio Garzón. Alenar Editors.

Portada del libro ‘El Ajedrez del Virrey’, de José Antonio Garzón. Alenar Editors.

La revolución pendiente: el destino del humilde peón

«Una revolución es tanto más grande», señala Garzón, «cuando es capaz de dinamizar la realidad sobre la que actúa introduciendo el mínimo de cambios normativos». En ‘El Ajedrez del Virrey’ la única variación concierne al destino final de la pieza más débil de todas, el modesto peón. Es solo un pequeño cambio, que sin embargo lo altera todo.

La propuesta de Garzón, que cuenta con sólidas raíces históricas, concierne exclusivamente a la pieza más modesta de todas: el modesto peón, y su destino final, como resultado de la promoción. Se trata de un pequeño cambio que lo modifica todo, al impugnar la parte más científica del ajedrez: el final de partida. En una de las modalidades descritas y razonadas por el autor emerge una nueva pieza, El Virrey. Esta variante da título a la obra, y evoca, en forma de homenaje, a la alta magistratura histórica de la vida política valenciana.

La obra ha sido editada por Alenar Editors, y en ella ha colaborado el bibliófilo Rafael Solaz, con el diseño de la nueva pieza. Además, tiene el atractivo de publicarse en edición bilingüe, con traducción inglesa a cargo de Manuel Pérez Carballo. El libro se presentará en Segorbe (20 de mayo) y Valencia (27 de mayo), las dos poblaciones que tienen un papel preeminente en la historia del ajedrez. ‘El Ajedrez del Virrey’, impregnado del mismo espíritu renovador que sobrevoló el tablero en el último cuarto del siglo XV, nos trae, de forma respetuosa, nuevos horizontes para el ajedrez.

Detalle del libro de José Antonio Garzón 'El virrey del ajedrez'. Cortesía del autor.

Detalle del libro de José Antonio Garzón ‘El virrey del ajedrez’. Cortesía del autor.

Dama y Rey

La dama del ajedrez, de Agustí Mezquida (investigación de José Antonio Garzón)
Matar al rey, de Arden, bajo dirección de Vicente Monsonís

Una especie de prodigio se ha producido a mediados de este mes de noviembre en Valencia al coincidir la presentación y el rodaje de sendos proyectos cinematográficos de contenido histórico. El preestreno en el IVAM  de ‘La Dama del Ajedrez’, largometraje documental sobre el origen valenciano del ajedrez moderno, y el rodaje de una adaptación cinematográfica de ‘Matar al rey’ en el castillo de Benisanó. ¿Brotes verdes en el desértico panorama audiovisual? Tal vez sea demasiado aventurado echar las campanas al vuelo, pero sin duda es una buena noticia que celebrar.

A partir de una exhaustiva investigación de José Antonio Garzón sobre la aparición en Valencia de la poderosa figura de la dama del ajedrez, el guionista y director Agustí Mezquida ha compuesto un largometraje de 90 minutos de carácter documental. Un proyecto desarrollado a lo largo de ocho años, con rodajes en varias ciudades y un presupuesto de 300.000 euros.

Agustí Mezquida junto a la imagen de su libro. Cortesía del autor.

Agustí Mezquida junto a la imagen de su libro. Cortesía del autor.

Según los estudios realizados por Garzón, el poema alegórico ‘Scachs d’Amor’ (1475), obra de tres autores valencianos, es el texto donde se menciona por primera vez la aparición de la dama en el juego del ajedrez. Esa datación descarta la idea de que la nueva pieza, que sustituyó al visir o general que acompañaba al rey en el tablero árabe, se inspirara en la figura de Isabel la Católica. Se especula que podría estar relacionada con María de Castilla, consorte de Alfonso el Magnánimo. Sin embargo, la especialista Marilyn Yalom, de la Universidad de Stanford, estima que probablemente esta pieza no surge de una sola figura, sino del hecho de que, desde hacía un par de siglos, las reinas tenían un protagonismo del que antes carecían.

En 1495, el erudito judío valenciano Francesch Vicent recopila estas normas y publica el considerado primer tratado del ajedrez moderno bajo el título ‘Llibre dels jochs partitis dels scachs en nombre de 100’, considerado el santo grial de los libros dedicados al juego.

Cartel de la película 'La dama del ajedrez', de Agustí Mezquida. Cortesía del autor.

Cartel de la película ‘La dama del ajedrez’, de Agustí Mezquida. Cortesía del autor.

‘La Dama del Ajedrez’ relata en imágenes la búsqueda del rastro del incunable de Vicent, del que sólo se conservaba un ejemplar en la biblioteca del monasterio de Montserrat, desaparecido en 1811 tras el asalto y saqueo de la abadía por las tropas napoleónicas, probablemente salvado de las llamas por los monjes. La pista del libro se recupera en Barcelona hacia 1913, y más tarde en Cleveland (Estados Unidos). Pero el destino del considerado grial del ajedrez sigue siendo un misterio lleno de posibilidades.

Jaque al Rey

Frente a la poderosa dama, la figura de un rey castellano que conocen bien quienes siguen la serie televisiva Isabel desde el principio. Se trata de Enrique IV, también llamado El Impotente, hermano de Isabel de Castilla, cuya misteriosa muerte es el tema central de ‘Matar al rey’, una  pieza teatral de Arden que Vicente Monsonís lleva a la gran pantalla. El castillo medieval de Benisanó y sus alrededores se convirtieron durante unos días en plató cinematográfico. Un equipo de más de 20 profesionales participan en una coproducción de Stanbrook, Arden y Godfader, con la colaboración del Ayuntamiento de Benisanó.  Los intérpretes son los mismos actores y actrices que representaron  la pieza teatral: Juan Carlos Garés, Chema Cardeña, Rosa López, Iria Márquez y Jaime Vicedo.

Los libros, series y películas ambientadas en periodos históricos están de moda, “pero siempre ha existido ese interés, no hay más que ver obras de Shakespeare o Bertolt Brecht”, dice Cardeña. “La realidad nos ofrece mejores tramas y personajes que la ficción. Pero lo más interesante no es la mera recreación, sino aportar el punto de vista de un autor, crear una pequeña historia paralela que encaje en la historia con mayúsculas y que permita entender mejor la sociedad de la época y la nuestra, porque siempre se pueden establecer paralelismos”.

Un momento del rodaje en el Castillo de Benisanó de la obra 'Matar al rey', de Arden, dirigida por Vicente Monsonís. Imagen cortesía del autor.

Un momento del rodaje en el Castillo de Benisanó de la obra ‘Matar al rey’, de Arden, dirigida por Vicente Monsonís. Imagen cortesía del autor.

El texto y la esencia de la obra se respetan al máximo, pero, según Monsonís, “no grabamos al estilo de Estudio 1, con teatro filmado”, afirma el director. “Queremos transformar la manera de contar la historia, adaptándola al lenguaje audiovisual, para encontrar nuevos públicos más habituados al cine”.

“Verte envuelto por la piedra afecta a la interpretación”, comenta Cardeña, “porque en el montaje teatral la escenografía es muy sobria. También cambia la forma de actuar para el cine, te permite relajar la voz y el cuerpo, centrarte más en la emoción, hacer escenas más íntimas”.

Un momento del rodaje en el Castillo de Benisanó de la obra 'Matar al rey', de Arden. Imagen cortesía de la compañía.

Un momento del rodaje en el Castillo de Benisanó de la obra ‘Matar al rey’, de Arden, dirigida por Vicente Monsonís. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco