La creatividad de Lambertos vuelve a Galeria9

Pablo Lambertos, Fluor salad
Galeria9
Carrer del Comte de Salvatierra, 9, Valencia
Hasta el 14 de noviembre de 2015

Galería9 continua fiel a la promoción y difusión del arte contemporáneo, y en esta ocasión vuelve a contar con el creativo Pablo Lambertos.

El artífice de fluor salad continua su investigación respecto a los materiales, para expresar un mundo abstracto lleno de colores llamativos. El impacto visual que consigue con su obra nos adentra en su particular manera de expresarse, la cual poco a poco ha ido refinando.

Como ya es habitual en él, rompe con la técnica tradicional, y genera una marea de elementos que lleva al visitante a una lectura personal y propia. Lambertos ha decidido en esta ocasión, emplear como soporte el metacrilato y ahonda en la investigación de este material obteniendo diversos resultados, como por ejemplo mayor potencia cromática y luminosidad dentro de la propia obra.

Con sus grandes planchas consigue diferentes composiciones, la propia forma de trabajar varía tanto como los muchos resultados que consigue. En el proceso de su producción, elimina y acentúa diferentes colores,  trabajando por  superposición de capas.

Fotografía de Juan Blasco.

Fotografía de Juan Blasco.

El muy premiado Lambertos, nos presenta con esta exposición un mundo orgánico y casi celular, con gran vivacidad pero a la vez equilibrado y lleno de formas cambiantes y fluctuantes, teniendo una muestra en Valencia.

Fotografía de Juan Blasco.

Fotografía de Juan Blasco.

La salad fluor, presenta por tanto, todos los ingredientes necesarios para disfrutar del Arte Contemporáneo con mayúsculas.

Daniela Hurtado Reina

 

‘Color Específico’: la interacción del azar

‘Color Específico’, de Laura Tenllado
Cosín Estudio
C / Denia, 3. Valencia
Hasta el 7 de julio

‘Color Específico’, que la artista valenciana Laura Tenllado exhibe en Cosín Estudio hasta el próximo martes, 7 de julio, supone un ejercico de luz, color, espacio, materia y realidad, un brote de frescura a borbotones exhaustivamente dispuesta y cuidadosamente dispersa a lo largo y ancho del marco arquitectónico de este estudio de diseño ubicado en Ruzafa.

Imagen de "Instalación I". Fotografía de Merche Medina.

Imagen de «Instalación I». Fotografía de Merche Medina.

Tenllado, que se encuentra en pleno proceso de preparación de su TFG -ultimando su periplo académico en la Facultad de Bellas Artes de San Carlos-, ha experimentado un proceso de metamorfosis plástica que le ha permitido superar unos inicios emparentados con la figuración para sumergirse de pleno a investigar y descubrir otras disciplinas, como la abstracción, género que le ha aportado un sentido técnico libérrimo, una herramienta perfecta para conjugar materiales, texturas, colores y volúmenes, reportando a la luz una acepción protagónica como denominador común en sus creaciones más recientes.

Imagen de "Box". Fotografía de Merche Medina.

Imagen de «Box». Fotografía de Merche Medina.

En esta línea, la obra de Laura Tenllado, además de remitir ineludiblemente al norteamericano James Tarrell (erigido en uno de sus referentes) -popularmente conocido como el artista de la luz-, permite reflexionar en torno del minimalismo por su reducción a lo esencial; y lo esencial se presenta en la obra de esta joven artista como un complot perfectamente arbitrario de luz, materia, color y textura que interactúan y provocan un amplio abanico de interpretaciones visuales que nos animan a trascender los límites de la percepción cotidiana.

Imagen de "Naranja". Fotografía de Merche Medina.

Imagen de «Naranja». Fotografía de Merche Medina.

Con cada una de las obras de la muestra, concebidas ad hoc para cada espacio, Laura Tenllado desarrolla un ejercicio de experimentación en el que el espectador cobra un papel decisivo, cuya presencia perfila definitivamente cada una de las composiciones, sustentadas por el color como punto de fuga. No obstante, Tenllado gusta de interactuar con el azar, permitiendo que el frío, el calor, el volumen y la textura puedan incidir y modificar sus creaciones, explorando el uso del espacio en el que se encuentran, a modo de homenaje a Donald Judd (otro de sus iconos explícitos).

Imagen de "Instalación II". Fotografía de Merche Medina.

Imagen de «Instalación II». Fotografía de Merche Medina.

Igualmente, la artitsta utiliza el agua, la luz y las tonalidades del arcoíris  como materias pictóricas; el color negro como un punto de oxígeno visual; el fluorescente como transparencia de la opacidad. Sus materiales invitan al tacto de modo inmediato e, indirectamente, a otros sentidos. Saborea el error de una pieza y lo eleva al olimpo de lo bello.

Resinas acrílicas, placas petri, plástico, cristal, agua, pigmentos, colores primarios, transparencias, tubos, cables, otros materiales descontextualizados y luz, mucha luz natural, artificial, inducida y cuantas variantes puedan imaginarse, orquestan una muestra tridimensional en la retina del espectador, cuyo lenguaje intrínseco permite focalizar la atención sobre cuanto pasa desapercibido.

Merche Medina

 

Jules Julien, Blues en Espai Tactel

‘Blue Series: A Romantic Cluedo’, de Jules Julien
Espai Tactel
C / Denia, 25. Valencia
Inauguración: viernes 14 de noviembre
Hasta el 31 de diciembre de 2014

El misterio que desprenden las imágenes de Jules Julien sitúa al espectador en un escenario de duda. Le obliga a convertirse en parte del proceso –en “sospechoso”– de la recomposición de las memorias personales del artista, como si de un cadavre exquis se tratara, que ahora aparecen reflejadas en nuestro propio espejo. Desde hace varios años su trabajo artístico consiste en interpretar la realidad y sus experiencias pasadas a través de composiciones digitales. Unas veces son rostros o fragmentos del cuerpo en los que enfatiza diferentes aspectos mediante el encuadre. Otras se trata de objetos o situaciones. Son imágenes que dejan de ser aquello que representan al desdoblarse, se transforman en símbolo y son dotadas de una gran carga enigmática y de extrañeza.

Obra de Jules Julien en la exposición 'Blue Series. A Romantic Cluedo'. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Obra de Jules Julien en la exposición ‘Blue Series. A Romantic Cluedo’. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Jules Julien con ‘Blue Series: A Romantic Cluedo’ presenta su primera exposición individual en Espai Tactel. La cual articula bajo un solo color: el azul. Otras series anteriores han sido dedicadas a otros colores, como pueden ser el blanco o el rojo. Si bien es cierto que existen precedentes en la elección monocroma como es el caso de los monochromes blues del también artista francés Yves Klein o de la trilogía Trois couleurs del cineasta polaco Krzysztof Kielowski, la muestra de Julien se compone, por un lado, de una serie de imágenes digitales impresas en diversas tonalidades de color azul –unas partes más claras, con leves matices de un azul claro y otras más oscuras– que componen un fuerte universo poético fácilmente reconocible por el uso de las formas limpias y depuradas. Algunas de las imágenes aparecen duplicadas, mirándose a sí mismas en un intento de recuperar esos recuerdos.

Obra de Jules Julien en la exposición 'Blue Series. A Romantic Cluedo'. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Obra de Jules Julien en la exposición ‘Blue Series. A Romantic Cluedo’. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Se trata de imágenes-reflejo. Su obra rezuma una nostalgia por recoger figuras y objetos familiares. Pero siendo conscientes de que, como advierte Enrique Vila-Matas, “la nostalgia de un lugar sólo enriquece mientras se conserva como nostalgia, pero su recuperación significa la muerte”.

Por otro lado, encontramos una proyección en el que se superponen imágenes creando un juego visual a modo de flashback que producirá un efecto confuso y de desorden ante el espectador.

Obra de Jules Julien en la exposición Blues. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Obra de Jules Julien en la exposición ‘Blue Series. A Romantic Cluedo’. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Asimismo, la muestra se completa con el libro Les Souveniers –‘Los recuerdos’. Una publicación que recoge fragmentos de aquellas situaciones vividas por el artista: desde los objetos tan bien iluminados y perfectamente definidos en una noche fluorescente azul o un hombre subido a un tractor vestido con unas bermudas azules de lycra hasta la acogedora habitación azul de una artista o las salpicaduras azul-púrpura en las manos al presionar con ellas los racimos de uva en una cubeta. Y es que el azul sirve de nexo de unión de todas sus vivencias. El azul lo impregna todo como el sonido melancólico del blues.

Obra de Jules Julien en la exposición 'Blues Series. A Romantic Cluedo'. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Obra de Jules Julien en la exposición ‘Blues Series. A Romantic Cluedo’. Imagen cortesía de Espai Tactel.

En definitiva, la obra de Julien reunida para esta exposición responde a su personalidad particular que logra elaborar un complejo pero homogéneo discurso poético y plástico a la vez que se constituye como sujeto dentro de su producción. Este trabajo se presenta como piezas de un relato: representaciones de objetos –flores, cráneos, urracas, chicharras, perros–, escritos y proyecciones, que narra un itinerario de las memorias de su universo personal, de su forma de entender la realidad. Además, la estructura hermética de sus obras hace que se presenten como jeroglíficos y exigen al espectador mantener una actitud consciente y activa. Es decir, a ser partícipe de este cluedo. Una verdadera invitación a andar y seguir las pistas en las habitaciones, estancias y pasajes secretos de la Mansion Boddy de Jules Julien. Pues, en cierto modo, como escribe Julio Cortázar en Rayuela: “andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”.

Obra de Jules Julien en la exposición 'Blue Series. A Romantic Cluedo'. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Obra de Jules Julien en la exposición ‘Blue Series. A Romantic Cluedo’. Imagen cortesía de Espai Tactel.

José Luis Giner Borrull