El venerado Kurt Rosenwinkel actúa en Valencia

Kurt Rosenwinkel
VIII Ciclo de Verano del Jimmy Glass
C / Baja, 28. Valencia
Jueves 28 de julio, 2016, a las 20.45

Como colofón del VIII Ciclo de Verano, el Jimmy Glass presenta este jueves (20.45h) por primera vez a uno de los mitos actuales del jazz contemporáneo, el venerado guitarrista Kurt Rosenwinkel, una gran estrella internacional que ha creado escuela en los últimos veinticinco años, ídolo de guitarristas y aclamado tanto por los medios como por la clase jazzística y el público.

El concierto forma parte de su gira europea (con solo tres conciertos en España) para la presentación de su último proyecto, Bandit 65, editado en disco, a cargo de un poderoso trío formado por el propio Rosenwinkel, el también guitarrista Tim Motzer y el baterista Gintas Janusonis, que revisa algunos aspectos de la psicodelia de los años sesenta del siglo pasado. Un sorprendente paisaje sonoro creado con impactantes improvisaciones y algo de electrónica, en la línea estilística a la que nos tiene acostumbrados, pero jugando con la estética vibrante de esa década prodigiosa.

Kurt Rosenwinkel (izda) junto al trío de Bandit 65. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Kurt Rosenwinkel (izda) junto al trío de Bandit 65. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Bandit 65 lo mezcló Tyler McDiarmid (John Scofield, Dave Douglas) en Stadium Red, antiguo estudio de Ornette Coleman, en Harlem (Nueva York). Todo un manifiesto de intenciones.

Kurt Rosenwinkel (Filadelfia, 1970) no necesita demasiadas presentaciones para los amantes del jazz. Lleva en la cresta de la ola desde principios de los noventa. Con una increíble trayectoria como líder y creador de tendencias, se ha rodeado de los más grandes músicos contemporáneos actuales, como Brad Mehldau, Brian Blade, Mark Turner, Joshua Redman, Chris Potter, Jeff Ballard, Eric Harland, Aaron Parks, Seamus Blake, Jason Lindner, Danilo Pérez o Aaron Goldberg, entre muchos otros, y con históricos como Gary Burton, Paul Motian o Joe Henderson.

Tiene dieciocho discos como líder o colíder y cerca de setenta con otros grandes del jazz. Aunque ha recibido influencias de Pat Metheny, Bill Frisel o John Scofield, Rosenwinkel ha llevado el lenguaje de la guitarra de jazz hasta parajes nunca visitados anteriormente.

Su paisano y guitarrista Tim Motzer, componente de este trío, lleva más de quince años realizando giras en las que muestra el desarrollo de unas técnicas sorprendentes, creando texturas, loops y todo tipo de estructuras que aportan una gran riqueza musical. Jamaaladeen Tacuma o David Sylvian, con los que colabora dan fe de ello.

El baterista y percusionista Gintas Janusonis, residente en Nueva York, es un músico de renombre internacional, compositor y productor, con más de veinte años de trayectoria. Ha trabajado con músicos como Brandford Marsalis, David Murray, James Spaulding, Bilal y muchos otros. Tiene una gran amplitud y profundidad de lenguaje y un interesante concepto. Solicitado continuamente como productor, compositor, ingeniero de sonido y artista multidisciplinar, siente una respetuosa pasión por las posibilidades de la electrónica combinada con los instrumentos acústicos.

Un mágico debut en Jimmy Glass de un icono de la guitarra actual de jazz con un nuevo y atractivo proyecto.

El guitarrista Kurt Rosenwinkel. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

El guitarrista Kurt Rosenwinkel. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Monsalvatge y la política o ese peligro permanente

11 años de peligro permanente, de Xavier Monsalvatge
Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí
C / Poeta Querol, 2. Valencia
Hasta el 4 de mayo

El peligro permanente del que habla Xavier Monsalvatge (Godella, 1965) se puede entender nada más entrar a su exposición en el Museo de Cerámica de Valencia. Bajo el elocuente título de la muestra figura esta frase de George Orwell (1984): “En  nuestra época no existe tal cosa como ‘mantenerse fuera de la política’. Todas las cuestiones son cuestiones políticas, y la política misma es una masa de mentiras, evasivas, tonterías, odio y esquizofrenia”. El peligro, pues, resulta evidente: no hay salida posible, porque todo es política y, por tanto, lamentable falsedad.

Detalle del cartel de la exposición de Xavier Monsalvatge en el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí de Valencia.

Detalle del cartel de la exposición de Xavier Monsalvatge en el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí de Valencia.

Monsalvatge se hace cargo de esa poderosa ficción en 11 años de peligro permanente, exposición de lozas, porcelanas, serigrafías y alguna pintura acrílica, junto a diversos objetos dispuestos en vitrinas, que sirven de soporte ilustrativo de toda esa “masa de mentiras” que constituye la política. Los 11 años a los que alude el título de la muestra se refieren al tiempo que Monsalvatge ha pasado en diferentes lugares, para dar forma al conjunto expositivo mostrado en una de las salas del Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, que celebra este año su 60 aniversario.

Obra de Xavier Monsalvatge en la exposición '11 años de peligro permanente'. Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Obra de Xavier Monsalvatge en la exposición ’11 años de peligro permanente’. Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Sargadelos (Lugo), La Rambla (Córdoba), Fuping (China), Bornholm (Dinamarca), Milwakee y Filadelfia (Estados Unidos) y Çan (Turquía) fueron las ciudades que el artista de Godella frecuentó y de las que extrajo el fruto del trabajo que ahora expone. De los peligros que ha ido corriendo durante esta última década, Monsalvatge nos advierte mediante una obra salpicada de títulos harto significativos: Vamos a contar mentiras, Estamos perdidos, Estudio de frenología, 14 de septiembre, Conexiones incorrectas. Jarrones, platos y cabezas escultóricas acogen ese discurso crítico y desencantado con la política y el poder financiero, que Monsalvatge ilustra con brillante pulso narrativo y poderosa pincelada.

Detalle de una de las obras de Xavier Monsalvatge en el  Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Detalle de una de las obras de Xavier Monsalvatge en el Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Por sus piezas de loza y porcelana van desfilando escenas de políticos, a los que parecen darles cuerda el propio engranaje mecanizado de la sociedad posmoderna. También hay manos industriosas alimentando “con ahínco” las tuberías de un sistema angustioso, expresionista, alienado. Tanto es así, que una de las porcelanas de la exposición (Study of phrenology) recoge en una cabeza la confusa fragmentación del desorden impuesto.

Porcelana de Xavier Monsalvatge en la exposición '11 años de peligro permanente' en el Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Porcelana de Xavier Monsalvatge en la exposición ’11 años de peligro permanente’ en el Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Ése es el peligro del que nos advierte Monsalvatge con su agobiante escenografía sobre cerámica y del que nos avisa de entrada con la cita de George Orwell. Por si fuera poco, en las ocho vitrinas de la exposición va dejando huellas literarias del agujero de lo real que se abre a causa de ese totalitarismo de la política: Muerte accidental de un anarquista (Darío Fo) o Sobre la historia natural de la destrucción (W.G.Sebald), además del propio 1984 de Orwell, son algunos de esos textos admonitorios.

Piezas en una vitrina de la exposición de Xavier Monsalvatge en el Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Piezas en una vitrina de la exposición de Xavier Monsalvatge en el Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia.

Monsalvatge también tiene tiempo de cartografiar la costa mediterránea y más allá, siguiendo la estela náutica de Piri Reis (1465-1554), creador de uno de las mapamundis más importantes del mundo. Y de fotografiar y pintar diferentes edificios industriales tomando como referencia el barrio viejo de Filadelfia, donde prosigue su crítica de la política aprovechando que en esos momentos había sido reelegido Obama como presidente de los Estados Unidos. 11 años de peligro permanente parece llevarnos de la mano de la cerámica por ese mundo al borde el abismo que Orwell decreta por culpa de tamaña contaminación política. Si algo nos puede salvar, a juzgar por las imágenes de Xavier Monsalvatge, es el propio acto creativo destinado a conservar la belleza allí donde todo apunta hacia su destrucción.

Detalle de una de las obras de Xavier Monsalvatge en la exposición '11 años en peligro permanente'. Museo Nacional de Cerámica González Martí.

Detalle de una de las obras de Xavier Monsalvatge en la exposición ’11 años de peligro permanente’. Museo Nacional de Cerámica González Martí.

Salva Torres