Las últimas huellas de los Zonians

Matías Costa, Zonians
Freijo Gallery
General Castaños 7, 1° izqda. Madrid
Hasta el 24 de julio de 2015

En esta exposición, Matías Costa (Buenos Aires, Argentina 1973) vuelve a interesarse por el territorio, la identidad y la memoria, temas recurrentes en su obra fotográfica. Con este cuerpo de trabajo asume una investigación casi antropológica sobre una comunidad de personas que vivieron durante todo el siglo XX en la Zona del Canal de Panamá.
Estas imágenes, tomadas entre 2011 y 2013 en el Canal de Panamá y Florida, siguen las huellas de los Zonians y los últimos momentos de su existencia como comunidad.

Durante casi cien años, los Zonians vivieron desahogadamente en tranquilas comunidades tropicales a orillas del Canal de Panamá. Ellos se encargaban del mantenimiento de una de las mayores obras de ingeniería del mundo hasta su devolución a Panamá en 1999. Desde entonces se reúnen anualmente en Florida para evocar su paraíso perdido, conscientes de que cuando ellos desaparezcan su comunidad se habrá extinguido para siempre.

Imagen de la exposición Zodians, cortesía de la galería Freijo.

Imagen de la exposición Zonians, cortesía de la galería Freijo.

Texto de Horacio Fernández:

Es un paisaje alterado por la mano del hombre. Muy alterado esta vez. Antes de los ingenieros y los militares la Zona fue un pequeño fragmento de un gran bosque tropical, una selva que todavía hoy envuelve las construcciones y reaparece en sus grietas, que cada día que pasa son más abundantes.

Aguacero tras aguacero la naturaleza se adueña de la Zona, un paisaje que no se puede experimentar sin la inevitable melancolía ante las ruinas. Sin embargo, el conjunto de las imágenes demuestra que Matías Costa no se ha dejado arrastrar por sentimientos manidos.

Ya puestos, hay que señalar otro hecho infrecuente: tampoco se ha deslizado Matías Costa por el tobogán de la denuncia y la corrección política. Contar sólo que la zona fue un reducto colonial militar y que sus ruinas son un tanto románticas quizá sea suficiente para el periodismo, pero se queda corto.

El contrapunto que ha escogido Matías Costa es prestar atención a los actores que vivieron en aquel teatro de operaciones, los llamados ‘zonians’. En las fotografías vemos a unos, los que dicen con humor y realismo que están en peligro de extinción, cuando se reúnen para remojar sus recuerdos de la buena vida. También a otros, más jóvenes, que intentan volver y recuperar un improbable paraíso. Pero no lo conseguirán, ya que sin los privilegios de la ocupación la Zona no es muy distinta de la Costa de los mosquitos.

Los dramas y contradicciones de la Zona se encuentran en sus habitantes, la gente que disfrutó sus ventajas o padeció sus injusticias. Matías Costa ha retratado unos pocos de ellos, guardando las distancias, bajando la fiebre de la memoria, enfriando el calor agobiante de la historia, el ecologismo, la política y el periodismo juntos. Sus fotografías mantienen a raya el tópico y hacen pensar en algo más que en tiempos pasados.

Imagen de la exposición Zodians, cortesía de la galería Freijo.

Imagen de la exposición Zonians, cortesía de la galería Freijo.

EFE le da un baño a su archivo fotográfico

València anys 30. Arxiu Fotográfic Agencia EFE
Vestíbulo de Baños del Almirante
C/ Baños del Almirante, 3-5. Valencia
Hasta finales de marzo

La historia más reciente conviviendo con la historia más antigua. La fotografía, como documento gráfico de la sociedad y la cultura valenciana de principios del siglo XX, compartiendo espacio con lo que fueron los baños termales durante seis siglos en el casco antiguo de Valencia. Pilar Zaragüeta, responsable del archivo fotográfico de la agencia EFE, lo resumió a la perfección: “Somos un bebé comparado con este edificio”. Y el bebé responde a las características de una exposición compuesta por 21 imágenes del archivo de una agencia que, contra viento y marea, aguanta con sobresaliente determinación los embates de la crisis. Los 17 millones de imágenes, “que guardamos como oro en paño” (Zaragüeta), son el legado que la agencia opone a los Baños del Almirante, un edificio rehabilitado y puesto al servicio de la sociedad valenciana, como testigo mudo de los avatares de la higiene pública y privada.

Una de las imágenes expuestas en los Baños del Almirante perteneciente al Archivo fotográfico de la agencia EFE.

Una de las imágenes expuestas en los Baños del Almirante perteneciente al Archivo fotográfico de la agencia EFE.

Esos Baños del Almirante, construidos en 1313 por Pere de Vilarasa, de estilo mudéjar pero heredero de las termas romanas, han pasado, como apuntó Felipe Garín, director del Consorcio de Museos, por “épocas en que fue mejor visto y otras peor”. Pero, en todo caso, fue siempre “lugar de higiene y de encuentro social”, ahora que los baños se entienden de una forma impensable hace siglos. Para hacer memoria de todo ello, aprovechando la rehabilitación de tamaño edificio histórico, nada mejor que echar mano de otra fuente privilegiada de imágenes, como es el Archivo Fotográfico de la agencia EFE.

Imagen del Archivo fotográfico de la agencia EFE.

Imagen del Archivo fotográfico de la agencia EFE.

En las paredes del vestíbulo que sirve de acceso al interior del espacio termal, cuelgan 21 fotografías vinculadas con Valencia, “de carácter cultural, social, agrícola y algunas de ellas inéditas”, según explicó Garín. El director del Consorcio de Museos también justificó el hecho de que tales imágenes fueran de la década de los años 30 del pasado siglo. “En 1937, el gobierno de la República declaró los Baños del Almirante monumento nacional, algo que también hizo en 1944 el gobierno franquista”. Tamaña coincidencia, en gobiernos tan dispares, es la que finalmente ha servido de excusa para la fijación histórica de la exposición.

Imagen del archivo fotográfico de la agencia EFE.

Imagen del archivo fotográfico de la agencia EFE.

Son, además, fotografías que tienen otra sobresaliente particularidad. “Se trata de imágenes realizadas con placas de cristal, el mejor sistema de conservación y que son la joya de la corona del archivo de EFE”, destacó Zaragüeta. Imágenes en blanco y negro que tan pronto muestran los retratos de Concha Piquer, de Mariano Benlliure o de Elena Ortúzar, entonces ya viuda de Blasco Ibáñez, como una formación de época del equipo de fútbol del Valencia, una instantánea de la Lotería Nacional, que por primera vez trasladaba su sede de Madrid a la capital del Turia, o un mitin del presidente de Derecha Regional Valenciana, Luis Lucía, y del líder de la CEDA, José María Gil Robles en el campo de Mestalla.

Más allá de su valor artístico, predomina el valor documental de unas fotografías que se suman al legado histórico que supone la recuperación de los Baños del Almirante de Valencia. Fotografías y baños termales que hablan de la higiene por vía de la memoria. Porque lo mismo que cabe recordar la indudable importancia de los baños públicos en épocas tan alejadas de nuestra modernidad sanitaria, también conviene destacar la importancia del periodismo ahora que la crisis amenaza con reducirlo a la mínima expresión. València anys 30. Arxiu Fotogràfic Agencia EFE abre en los Baños del Almirante una nueva fuente de acceso a la cultura.

Una de las imágenes expuestas en los Baños del Almirante perteneciente al Archivo Fotográfico de la agencia EFE.

Una de las imágenes expuestas en los Baños del Almirante perteneciente al Archivo Fotográfico de la agencia EFE.

Salva Torres

Éxodo de Vanessa Coraleta

Vanessa Colareta. Éxodo
Sala Le Carré d’Art en la Alianza Francesa de Camacho
Av. Javier Prado Este 5595 La Molina, Lima (Perú)
Hasta el 31 de diciembre 2013

«A través del análisis de la comida en una cultura se pueden encontrar indicios históricos culturales socialmente relevantes» – Elisabeth Hartung, “El arte del comer”.

La Universidad San Ignacio de Loyola y Sony Alpha presentan “Éxodo”, la primera exposición individual de Vanessa Colareta en Lima. Esta artista obtuvo recientemente el premio Sony World Photography Awards 2013 en Londres, donde se le nombró Fotógrafa Profesional del Año en la categoría Naturaleza Muerta. La serie ganadora, titulada «Migrant», fue elegida entre más de 122.000 propuestas de 170 países por el Jurado de Honor Sony World Photography Awards. El jurado estuvo presidido por Catherine Meyerhoff, Directora de Proyectos Especiales de la agencia Magnum, e integrado por expertos en fotografía de todo el mundo.

El conjunto de fotografías que conforman Éxodo ha sido elaborado haciendo uso del género naturaleza muerta y se basa en testimonios de mujeres peruanas que han experimentado la migración. Las imágenes de Éxodo son interpretaciones de bodegones barrocos que abordan el tema de la emigración de mujeres en el contexto contemporáneo, poniendo énfasis en aspectos relacionados a lo laboral, lo legal y lo familiar. La fotografía de naturaleza muerta como técnica escogida para esta muestra responde a su gran potencial simbólico por los objetos que la componen. Estos objetos reflejan nuestra relación con el mundo y, a través de ellos, es posible esbozar un determinado estilo de vida o una determinada sociedad.

Vista de la exposición

Vista de la exposición Éxodo de Vanessa Colareta. Imagen cortesía de la galería 

El bodegón fue un género poco valorado en la pintura cuando se le compara con temas bélicos o religiosos, pues está relacionado con motivos adjudicados a lo femenino. Sin embargo, son pinturas complejas, cargadas de símbolos religiosos y de enseñanzas morales (los Vanitas, por ejemplo). Además, se caracterizan por la presencia del claroscuro que, según David Hockney, era consecuencia de la utilización de la cámara lúcida y la cámara oscura como herramientas de dibujo. Estos instrumentos son los predecesores de la fotografía, ya que están basados en los mismos principios de luz y óptica. Por otro lado, los bodegones tienen la posibilidad de comunicar asuntos relacionados con la política, la economía y el colonialismo de una sociedad y de una determinada cultura a través de los elementos que los componen.

Las mujeres inmigrantes conforman un colectivo doblemente vulnerable, debido al hecho de ser mujer e inmigrante. Suelen tener condiciones laborales más precarias, y el ser extranjeras las deja muchas veces en situación de desprotección social. Los textos que acompañan las imágenes son extractos de testimonios recogidos de primera mano de mujeres que han emigrando. Algunos de ellos aluden a situaciones de separación familiar, ausencia de igualdad en derechos laborales y dificultades legales que perpetúan estas carencias.

Así, el conjunto de fotografías presentado en esta exposición se inspira en la amplia simbología del bodegón clásico para representar procesos sociales híbridos como la globalización y las migraciones. Las imágenes de Éxodo intentan poner en evidencia la coexistencia de la cultura peruana con otras diferentes basándose en testimonios de mujeres que han vivido o viven la experiencia de la migración.

Naturaleza muerta con hamburguesas (serie Éxodo) 100 x 120 cm Impresión Inkjet 2013

Naturaleza muerta con hamburguesas. Impresión Inkjet. 2013. 100 x 120 cm. Cortesía de la galería