El teatro saca pecho

Temporada teatral
Valencia 2015-2016

La temporada teatral arranca bajo buenos augurios. Tras sobrevivir a crisis sobre crisis, incluida la implacable subida del IVA, las artes escénicas valencianas sacan pecho y músculo. Ráfagas de optimismo ventilan los escenarios y se espera un apoyo decidido de los gestores culturales de izquierdas. ¿Una bajada del IVA? Mejor no hacerse falsas ilusiones. En todo caso, el otoño teatral se presenta intenso y caliente, con un rico filón de proyectos, festivales y estrenos.

Carme Teatre acaba de inaugurar una nueva sala que será foco cultural en el barrio de Tendetes, el Olympia celebra en noviembre su centenario y también ese mes se sabrá si Valencia acogerá un encuentro que reúne un millar de agentes de las artes escénicas independientes.

A mediados de este mes se celebra el Festival Russafa Escènica con un total de 25 montajes seleccionados entre 150, centrados en la familia en sus diversas modalidades. También por esas fechas la Mostra Internacional de Mim de Sueca convoca su 26ª edición bajo el lema ‘Tendencias: Presente, pasado y futuro’.

Citizen.

Citizen, de la compañía Chévere, en Espacio Inestable.

Imperio Zara

Espacio Inestable inició el curso con Citizen de la compañía Chévere, Premio Nacional de Teatro 2014. La obra se inspira en la vida del hombre más rico de España, Amancio Ortega y en la creación de un imperio económico desde la periferia. Trata sobre cómo utilizar lo que nos ofrece la historia en beneficio propio, de cómo se articula lo real en forma de culebrón. A lo largo de los últimos 40 años, Ortega erigió un emporio, Inditex, conocido como Zara, cuyo  origen se sitúa en un pequeño pueblo gallego. Citizen es un pretexto para ironizar y cuestionar los efectos de la globalización en relación con las identidades individuales y colectivas.

Nosotros no nos mataremos con pistolas, de Víctor Sánchez, en Sala Ultramar.

Nosotros no nos mataremos con pistolas, de Víctor Sánchez, en Teatre Talía.

Por su parte, el Talía recibe hasta el 13 de septiembre Nosotros no nos mataremos con pistolas, de Víctor Sánchez Rodríguez, considerado espectáculo revelación de la pasada temporada.  Tras el éxito de público llegó el de la crítica. Silvia Valero y Bruno Tamarit ganaron los Premios de Mejor interpretación y Lara Salvador el Crisálida a la Actriz Revelación. Román Méndez de Hevia y Laura Romero completan el reparto.

Los personajes representan a miembros de una generación nacida en los años ochenta, atrapados en la crisis económica, y sin un horizonte futuro claro en sus vidas. Cinco amigos que llevan tiempo sin verse por circunstancias diversas, acuden a unas fiestas de la Virgen del Carmen en un pueblo marinero y, en torno al reciente suicidio de una amiga, ponen sobre la mesa un examen de sus propias vidas; sueños rotos, frustraciones y problemas.

Maquinant Teatre. Cortesía de Carme Teatre.

Maquinant Teatre. Cortesía de Carme Teatre.

Teatre de l’Altre

Tras 20 años de actividad en la calle Gutenberg, el equipo de Carme Teatre se traslada al barrio de Tendetes (Calle Gregorio Gea, 6). En colaboración con el Comitè Escèniques abre sus puertas con la 1ª Muestra de la Associació de Creadors d’Arts Escèniques Valencians bajo el título Teatre de l’Altre. Una visión de la nueva creación escénica valenciana con la exhibición de los espectáculos de 20 compañías y otras actividades dedicadas al debate y la reflexión.

“Queremos ofrecer un nuevo espacio cultural, un punto de encuentro y diálogo”, dice Raúl Lago que, junto a Aurelio Delgado, encabeza el equipo. “La nueva sala nace con la idea de ser un contenedor de experiencias escénicas, generador de creación de proyectos multidisciplinares abiertos a la investigación, la experimentación y a la fusión de lenguajes escénicos. Además de teatro, albergará espectáculos de danza, circo, performance, música, poesía escénica y  artes plásticas”.

Se abre una línea de programación para público familiar y juvenil y se ofrecerán residencias artísticas destinadas a compañías locales y nacionales, así como charlas, talleres y conferencias sobre artes escénicas y cultura en general. La oferta también se extenderá al horario nocturno con la inclusión de piezas de pequeño formato al estilo cabaret y música en directo. La sala cuenta con dos espacios, uno con 80 localidades y otro polivalente para actividades diversas.

“Por otra parte, continuaremos con nuestra labor de producción y coproducción de montajes escénicos, dirigidos por Aurelio Delgado, tal y como venimos haciendo desde 1993”, añade Lago. La compañía ha recibido el Premio Levante de Teatro y el Premi Narcís otorgado por la Associació de Actors i Actrius professionals valencians, entre otros galardones.

Residencias Ultramar

La Sala Ultramar presenta la I Convocatoria de Autoría en Ultramar, una ayuda que se concede a modo de residencia destinada a apoyar a un autor en la  escritura y desarrollo de un texto teatral. Con el apoyo de la Fundación SGAE,  esta ayuda no consiste sólo en una cantidad económica, sino también en una serie de tutorías, y el montaje y exhibición de la lectura dramatizada del texto.  “Queremos que esta residencia sea, además, una oportunidad de aprender y disfrutar el proceso”, indican los responsables de la sala.

Con este proyecto, la sala Ultramar continúa con su trabajo centrado en potenciar la figura del autor en las artes escénicas. Un trabajo que en los últimos años ha permitido a los espectadores de este pequeño teatro de barrio disfrutar de textos de Rafael Spregelburg, Lluïsa Cunillé, Paco Zarzoso, Begoña Tena, Xavier Puchades, Arturo Sánchez o Patrícia Pardo. Además, Ultramar ha apostado también por dar cabida a nuevas dramaturgias programando estrenos de autores como Víctor Sanchez o Laia Cárdenas.  “Entre estas paredes, se han estrenado textos premiados y textos que han recibido ayudas de diferentes organismos y ahora, gracias al apoyo de la Fundación SGAE, podemos seguir apostando por un trabajo que nos parece más necesario que nunca, el de la autoría.”

Las bases de la convocatoria pueden consultarse en www.salaultramar.com y los proyectos deberán presentarse por correo postal certificado durante todo el mes de septiembre.

Gerardo Esteve.

Gerardo Esteve, por cortesía de Carme Teatre.

Bel Carrasco

La Teoría del todo llega al cine

Una mente maravillosa

Uno de los momentos más conocidos de Pi (Darren Aronofsky, 1998) tiene lugar cuando el profesor le cuenta a su obsesivo alumno los pormenores que rodearon la enunciación del Principio de Arquímedes, concluyendo que el de Siracusa no sería quien fue sin su consorte. Dos recientes producciones británicas parecen encaminadas en idéntica línea que la historia de Arquímedes, puesto que si en La mujer invisible (The Invisible Woman, (Ralph Fiennes, 2013) la figura de Dickens no se explica sin la de su amante, verdadera protagonista, tampoco la de Stephen Hawking sin su primera y más duradera esposa, Jane; siendo ambas mujeres interpretadas en la ficción por la misma actriz: la excelente Felicity Jones. Por tanto, no esperen que la última película de James Marsh –director del documental Man on Wire (2008) y el thriller irlandés Shadow Dancer (2012)− insista en exceso en los estudios del científico, ya que La teoría del todo es una historia íntima de amor, sacrificio y superación donde el papel del cónyuge resulta decisivo, ya no sólo para la vida personal de Hawking, sino también para la profesional. Como ya lo hiciera Ron Howard en su biopic sobre John Forbes Nash, el currículum vitae del protagonista queda tamizado en pro del carácter dramático del relato, si bien en la película de Marsh la originalidad reside en conceder más importancia al punto de vista de la esposa, circunstancia lógica al basarse el guión en las memorias que la también doctora Jane Hawking escribiera: Travelling to Infinity. My life with Stephen.

Fotograma La Teoría del Todo

Fotograma La Teoría del Todo

Por otra parte, pese a la desdicha que reporta la enfermedad padecida por el protagonista, la Esclerosis Lateral Amiotrófica o ELA, en absoluto resulta ésta una película triste, ya que los toques de humor se alternan con los momentos de drama para conferir amabilidad a la narración. Así, la emotiva escena de críquet y el instante después de la traqueotomía se ven compensados con otras situaciones divertidas relacionadas con la personalidad alegre de Hawking. Por lo demás, aunque La teoría del todo no aporta nada desde el punto de vista formal o narrativo y desprende un aire dulzón y clásico que conduce a un final algo cursi, resultan interesantes las reflexiones entre ciencia y fe, los planos cenitales, las continuas imágenes de espirales en movimiento y ese dinamismo inicial −propio de los años universitarios de los protagonistas− que contrasta con una cadencia más pausada tras el diagnóstico de la enfermedad.

En resumen, La teoría del todo es la historia de una batalla por la vida con mensaje esperanzador: no existen limitaciones físicas con el apoyo adecuado, la mente lúcida y el espíritu luchador. Ganadora de dos globos de oro, mejor actor –Eddie Redmayne− y mejor BSO –Jóhann Jóhannsson−, la película sobre el matrimonio Hawking puede recorrer con parsimonia el camino hacia el teatro Kodak gracias a sus cinco nominaciones, porque, al fin y al cabo, se trata de eso, una película correcta diseñada para el Óscar.

Fotograma La Teoría del Todo

Fotograma La Teoría del Todo

Tere Cabello