‘La Grande Safae’: brumosa memoria de la identidad sexual

‘La Grande Safae’, de Randa Maroufi
Le Fresnoy – Studio national des arts contemporains
Ficción/Documental
15’56”, 2014. Francia

Componer un mapa de predilecciones o devocionario de insondables fetichismos permite acudir a la estocástica búsqueda de documentos y registros, traslados, encuentros y sondeos inagotables entre fuentes dispersas que, amén de trazar un camino fértilmente desnortado, concluyen configurando una bienvenida calima de dilentantismo y una inopidada cartografía de hallazgos.

A estas caracterísitcas y nómina de requisitos responde el caso que nos ocupa: ‘La Grande Safae’, un inquietante cortometraje pseudodocumental rubricado por la artista y cineasta Randa Maroufi (Casablanca, 1987), quien, a la postre, se revela en una creadora con una excelsa deriva curricular, cuyos proyectos audiovisuales, fotográficos y performativos han alimentado el discurso programático de numerosos festivales internacionales, erigida en un referente del testimonio artístico franco-marroquí del último lustro, tanto por el orden conceptual de sus propuestas como por el desarrollo metodológico de los diversos cometidos en los que se ha embarcado desde la consumación de su diplomatura en el Instituto Nacional de Bellas Artes de Tetúan, a comienzos de la presente década.

Trailer «The Great Safae» by Randa MAROUFI from Randa Maroufi on Vimeo.

Maroufi, miembro residente de la Casa de Velázquez con un proyecto que pretende radiografiar alguno de los sótanos de la idiosincrasia ceutí –como es el tráfico de bienes manufacturados introducidos a pie atravesando la frontera del norte de Marruecos–, ha recalado recientemente en Madrid fruto de su participación en la edición de Estampa 2017, a través del centro de creación artística e investigación que l’Académie de France atesora en la capital. Cabe mencionar que su penúltimo ejercico en la dirección, ‘Le park’ (2015) –retrato generacional de un heteróclito grupo de jóvenes que merodean un parque de atracciones abandonado en la ciudad de Casablanca– ha recibido más de una veintena de premios internacionales y forma parte de la colección de fotografía y vídeo del Centre National des Arts Plastiques (CNAP).

‘La Grande Safae’, rodada en el invierno tangerino de 2014, en tanto que una lírica y neblinosa aproximación al frágil territorio de la memoria familiar y personal, viene a erigirse en una ineludible y singularísima opera prima que justifica el presumible y dilatado urdimiento de un proyecto alimentado sin definición por la doméstica herencia cultural, polarizada en torno de la figura de Safae, travestido empleado del hogar de la familia de Randa Maroufi hasta comienzos de la década de los ochenta, cuya identidad sexual hubo transitado como una extemporánea incógnita por el templado microcosmos del lar y del vecindario.

Un instante del cortometraje 'La Grande Safae', de Randa Maroufi'. Fotografía cortesía de la productora.

Un instante del cortometraje ‘La Grande Safae’, de Randa Maroufi’. Fotografía cortesía de la productora.

Maroufi se sirve de tres actrices y un actor – entre los que destaca Ayoub Layoussifi, presente en la gala inaugural del festival internacional de mediometrajes de València La Cabina, fruto de su dirección en ‘Tikitat-a-soulima’– para encarnar el papel de La Grande Safae en diversas e inquietantes secuencias cuyos planos generales evocan simbólicamente la identidad del personaje nuclear, cuya relación con los distintos espacios registrados (salón del hogar, azotea, garita urbana, entrada de hamman y gabinete marital) permite cuestionar y sondear la conducta y condición de sus transformaciones, solidificando un ejercicio de introspectivo y enteco equilibrio entre “lo que somos y queremos ser”.

La alusiva crónica secuencial de ‘La Grande Safae’ porta consigo el relato testimonial en voice-over de diferentes familiares y vecinos, cuyas aserciones y versiones contradictorias acerca de la identidad sexual de Safae solidifican la justificación última de la película, encaminada a reflexionar, a modo de narración semiótica, en torno de la ambigüedad de los cuerpos en el espacio íntimo y público. Destacada praxis de la brumosa memoria biográfica para recomponer, mediante la calima de procesos ficticios, el discurso inductivo de Randa Maroufi, celebrado descubrimiento para quien suscribe.

Un instante del cortometraje 'La Grande Safae', de Randa Maroufi'. Fotografía cortesía de la productora.

Un instante del cortometraje ‘La Grande Safae’, de Randa Maroufi’. Fotografía cortesía de la productora.

Jose Ramón Alarcón

 

 

Más galerías, más rutas, más Abierto Valencia

Abierto Valencia
Associació Valenciana de Galeries d’Art Contemporani (LaVAC)
Viernes 30 de septiembre y sábado 1 de octubre de 2016

L’Associació Valenciana de Galeries d’Art Contemporani (LaVac) ultima ya los detalles de la cuarta edición de Abierto Valencia que tendrá lugar el día 30 de septiembre y 1 de octubre. El objetivo de LaVac es generar espacios de encuentro entre el público, el arte y las galerías y para ello organiza una de sus actividades más destacadas, los ARCO Gallery Walks. En la cuarta edición de Abierto Valencia, el evento crece con la llegada de jóvenes galerías a LaVac y el número de rutas se amplía a cuatro incluyendo estos espacios.

Abierto Valencia 2016 intensifica además su apoyo a las galerías y los artistas con la ampliación del número de premios que pasan de cuatro a cinco y refuerza su apuesta por el coleccionismo activo como responsabilidad social corporativa con la organización de una mesa redonda sobre Arte y Empresa.

Obra de Antonio Fernández Alvira. Espai Tactel. Imagen cortesía de La VAC.

Obra de Antonio Fernández Alvira. Espai Tactel. Imagen cortesía de La VAC.

El viernes 30 de septiembre y sábado 1 de octubre, las galerías abrirán sus puertas a cuatro diferentes ARCO Gallery Walk, un evento especial en el que los ciudadanos podrán recorrer las galerías de la ciudad de Valencia con visitas guiadas gratuitas para conocer el funcionamiento y la historia de estos espacios. El opening tendrá lugar el día 30 a las 17.00h cuando todas las galerías de Abierto Valencia abrirán al público de manera simultánea para mostrar sus nuevas exposiciones.

Tras el opening, el IVAM acogerá la fiesta de inauguración de Abierto Valencia, en la que se servirá un coctel que contará con la colaboración de Vilaplana, Cerveza Turia, Terres dels Alforins y Coca-Cola y será accesible únicamente bajo invitación.

Ermita de Polvoranca, de Óscar Carrasco. Galería Luis Adelantado. Imagen cortesía de LaVAC.

Ermita de Polvoranca, de Óscar Carrasco. Galería Luis Adelantado. Imagen cortesía de LaVAC.

Organizados por la Asociación Valenciana de Educadores de Museos (AVALEM), los ARCO Gallery Walks incluyen cuatro rutas distintas que cuentan de nuevo con el patrocinio de la Fundación ARCO, reiterando su apuesta por la educación y el arte como motores de cambio. Las 16 galerías participantes están organizadas en circuitos pensados para realizar a pie por el centro de Valencia en cuatro itinerarios diferentes con horario especial.

La Ruta 1 recorrerá las galerías Mr. Pink, Espai Visor, Rosa Santos y Punto/Área 72. La Ruta 2 comenzará en la galería Luis Adelantado y continuará con Paz y Comedias, Shiras, Set Espai d’Art y del Palau. La Ruta 3 visitará la Galería Thema, la Galería 9, Benlliure y Alba Cabrera y la 4, Espai Tactel, Plastic Murs y Pepita Lumier.

Crajes. Plastic Murs. Imagen cortesía de LaVAC.

Crajes. Plastic Murs. Imagen cortesía de LaVAC.

Desde las 17.00h, los educadores de AVALEM acompañarán a los asistentes por Ciutat Vella, Ruzafa o Pla del Remei y durante estos recorridos, los asistentes podrán conocer obras de autores con estilos tan diversos como José Saborit, Mariscal, Ximo Berenguer, Rafael Canogar o Juan Olivares, entre muchos otros.

Los ARCO Gallery Walks son gratuitos y están abiertos al público en general. Para participar es necesario inscribirse enviando un e-mail a la dirección asociacionavalem@gmail.com indicando los datos personales de los asistentes, la ruta y el día elegido.

Palafitos, de Calo Carratalà. Galería Alba Cabrera. Imagen cortesía de LaVAC.

Palafitos, de Calo Carratalà. Galería Alba Cabrera. Imagen cortesía de LaVAC.

En esta cuarta edición, Abierto Valencia refuerza su compromiso con los artistas y galeristas al aumentar  los premios otorgados a las mejores obras en su apuesta por la profesionalización del mundo del arte: el premio a la Mejor exposición de apertura, otorgado por la Conselleria de Cultura de la Generalitat Valenciana y en esta edición, cuatro premios de adquisición de obra: tres patrocinados por entidades privadas (DKV, la Fundación Hortensia Herrero y Gandia Blasco) y un nuevo premio de adquisición por parte del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM).

Obra de José Saborit. Galería Shiras. Imagen cortesía de LaVAC.

Obra de José Saborit. Galería Shiras. Imagen cortesía de LaVAC.

Como en anteriores ocasiones, un jurado especializado visitará las galerías para otorgar el premio a la mejor exposición de apertura. En esta edición, el jurado estará compuesto por: Antonio Molina-Vázquez, director y fundador de Spain NOW!, temporada anual de arte y cultura españolas en Londres, que ha trabajado para la Tate Modern, el Centre for Creative Communities (CCC), el Arts Council England, British Council y DCMS (Ministerio de Cultura británico), entre otros; Carlos Delgado Mayordomo, crítico de arte en medios de comunicación como ABC Cultural, comisario de exposiciones especializado en gestión cultural y profesor del Máster en Mercado del Arte y Gestión de Empresas Relacionadas de la Universidad Nebrija; José Luis Pérez Pont, director del Consorcio de Museos de la Generalitat Valenciana, y Josep Salvador, Conservador del Institut Valencia d’Art Modern (IVAM), siendo en la actualidad responsable de la colección.

Obra de Chema López. Galería Rosa Santos. Imagen cortesía de LaVAC.

Obra de Chema López. Galería Rosa Santos. Imagen cortesía de LaVAC.

Abierto Valencia se ha convertido en una de las citas de referencia para coleccionistas y amantes del arte y en esta edición tiene como objetivo animar al coleccionismo local y nacional y transmitir el valor del arte para la empresa. Para ello, Colecciona, plataforma parael fomento del coleccionismo privado de nuestro país y Ética, empresa especializada en gestión patrimonial, finanzas corporativas y responsabilidad social; organizan una mesa redonda el sábado 1 de octubre a las 12.00h, en la Fundación Bancaja dentro de la programación oficial de Abierto Valencia.

Rebeca Plana. Galería Thema. Imagen cortesía de LaVAC.

Rebeca Plana. Galería Thema. Imagen cortesía de LaVAC.

La mesa redonda, que llevará por título ‘Arte y RSC: Visiones y experiencias desde la empresa’ contará con las ponencias de Chema de Francisco, Director de ESTAMPA Feria de Arte Contemporáneo; Fernando Ibáñez, Director de Ética y promotor de the_ HUB; y Lucía Roldán, Responsable de Desarrollo Corporativo en el Museo Lázaro Galdiano. La asistencia a la mesa redonda se realizará bajo invitación y tras la misma se servirá un coctel con el patrocinio patrocinado por Ética con la colaboración de Champagne Taittinger. En esta edición, Abierto Valencia refuerza la participación de destacados miembros del panorama artístico nacional y cuenta con la colaboración de One Shot Hoteles.

Jonay C. Van del Linden. Galería 9. Imagen cortesía de LaVAC.

Jonay C. Van del Linden. Galería 9. Imagen cortesía de LaVAC.

Abierto Valencia es un evento organizado por l’Associació de Galeries d’Art Contemporani de la Comunitat Valenciana y la Conselleria d’Educació, Investigació, Cultura i Esport de la Generalitat Valenciana. Participa el IVAM, la Fundación Bancaja, ARCO, Colecciona, Ética., the_ HUB, DKV, la Fundación Hortensia Herrero y Gandia Blasco. Colaboran, One Shot Hoteles, Vilaplana, Cerveza Turia, Terres dels Alforins, Champagne Taittinger, La Imprenta GC, Coca-Cola, Ocimag, Valencia Plaza y MAKMA.

Blaue Rhytmen, de José Antonio Orts. Galería Punto. Imagen cortesía de LaVAC.

Blaue Rhytmen, de José Antonio Orts. Galería Punto. Imagen cortesía de LaVAC.

En torno a Osama Bin Laden, ¿realidad o ficción?

Osama, de Kepa Garraza
Combustión Espontánea Art Gallery
C / Colmenares, 11. Madrid
Hasta el 7 de noviembre de 2015

¿Realidad o ficción? ¿Cuán verídicas son las imágenes que podemos encontrar en prensa y televisión? ¿Hasta qué punto la información es o no ocultada? Damos por verídico todo lo que se muestra en los medios de comunicación, imágenes retocadas parecen reales, información alterada parece veraz. El artista Kepa Garraza (Berango, Vizcaya, 1979) pretende hacernos reflexionar acerca de estas cuestiones valiéndose de una de las noticias más relevantes en la actualidad, los diferentes puntos de vista de la muerte de Osama Bin Laden y sus consecuencias.

Lo hace en la Galería Combustión Espontánea, donde utilizando el metalenguaje cuestiona «los procesos de legitimación institucionales» hablando «con ironía de sus discursos hegemónicos y de la fragilidad estructural que refleja una sociedad en permanente crisis», explica el propio artista, recientemente galardonado con el premio ‘al mejor proyecto ESTAMPA 2015 / Casa Velázquez’.

Obra de Kepa Garraza en la exposición Osama. Imagen cortesía de Combustión Espontánea Art Gallery.

Obra de Kepa Garraza en la exposición Osama. Imagen cortesía de Combustión Espontánea Art Gallery.

Poniendo en contexto la figura de Osama Bin Laden y analizando la crónica de su muerte, podríamos partir de su pacto con la CIA en la Guerra de Afganistán contra la URSS, finalizada la guerra y tras un intento estadounidense de explotación e invasión en tierras iraquíes, Osama Bin Laden rompe sus lazos con la gran potencia mundial y forma el grupo Al Qaeda, formación que tratará de enfrentarse a EEUU y a todo aquel que vaya en contra de su ideología.

Este grupo presuntamente organizó y financió ataques por todo el mundo, entre ellos, el atentado a las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001. Realmente, ¿hasta qué punto Osama propició todos los ataques terroristas que se le asignan? ¿Participó en el ataque del 11S, o se trata de una culpabilidad pactada por los Estados Unidos con la excusa de poder atacar Afganistán? Hoy en día éstas y otras muchas cuestiones siguen vigentes en torno a la figura del líder islamista.

Obra de Kepa Garraza en la exposición Osama. Imagen cortesía de Combustión Espontánea Art Gallery.

Obra de Kepa Garraza en la exposición Osama. Imagen cortesía de Combustión Espontánea Art Gallery.

La exposición Osama analiza el final de esta historia, la operación militar que acabó la madrugada del 2 de mayo de 2011 con la vida de Bin Laden y sus consecuencias en los medios de comunicación, recreando imágenes que nunca han visto la luz con otras que han llegado a todos nosotros.

Kepa Garraza consigue hacernos reflexionar acerca de las cuestiones planteadas mediante una cuidada técnica basada en las pinturas de historia del S.XIX, que se podrían definir como imágenes preperiodísticas, pudiendo establecer relaciones pictóricas y compositivas en las obras que aquí se presentan con clásicos como ‘Los fusilamientos del 3 de mayo’ de Goya o ‘La balsa de la medusa’ de Gericault.

Con una linea hiperrealista, representación fidedigna y representación ficcionada se entremezclan para crear una atmósfera inquietante en donde Kepa Garraza logra su intención, que cada uno de nosotros busque su propia verdad. Reinterpretando el viejo refrán,’una imagen no vale más que mil palabras’.

Obra de Kepa Garraza.

Obra de Kepa Garraza en la exposición Osama. Combustión Espontánea Art Gallery.

Un nuevo espaivisor

Espaivisor
Inauguración del nuevo espacio
C/ Carrasquer, 2. Valencia
Sábado 29 de junio 2013

Puedes leer en MAKMA la entrevista a Miriam Lozano y Mira Bernabeu, realizada por José Luis Pérez Pont con motivo de la inauguración del nuevo espacio de Espaivisor: «Hay que hacer la resistencia».

Conversación: 18,30 h. – 19,45 h.
participantes: Sanja Iveković, Inmaculada Salinas y Nuria Enguita,
Colegio mayor Rector Peset
Plaza Horno de San Nicolás, 4. Valencia

Inauguración: 20,00h. – 22,30h.

espacio #1 – galería: Sanja Iveković / Invisible Women.
espacio #2 – escaparate: Inmaculada Salinas / Lista de costos.
espacio #3 – ventana: Colección invitada: Los Bragales, Cantabria y Estampa, Madrid
29 de junio – 6 de septiembre 2013

Fiesta inauguración: 00,30h. – 7,30h.
Sider (antiguo Excuse me? Club)
C/ Dels Tomasos, 12. Valencia (Ruzafa)

Dj’s:
elvisa & la diva / bizarrismo al límite: 1,00h. – 2,30h.
casius tonen: 2,30h. – 7,30h.


Un nuevo espaivisor

Sanja Ivekovic / Inmaculada Salinas / Helena Almeida

La inauguración del nuevo espaivisor parece acumular la historia de sus más de treinta años de galería especializada en arte visual –fotografía y vídeo en casi todas sus vertientes– e incluir al mismo tiempo la idiosincrasia propia de sus tres sedes anteriores. La primigenia en la calle Corretgeria 28 (1982-2005); la transitoria en calle Palomar (2005-2007); la tercera, que supuso la vuelta a la calle original pero en el número 40 (2007-2013) y ahora en la calle Carrasquer  2, perpendicular a la calle Quart . Un “viaje” espacio-temporal por sedes ubicadas a poco más de trescientos metros a la redonda, entre los barrios de El Mercat y Velluters de la ciudad valenciana. Sin duda, el espaivisor que ahora se inaugura está proyectado ad hoc para una etapa que evidencia su consolidación definitiva como galería internacional, que ha optado por la visibilidad exterior de la mayoría de los artistas representados y por la participación en gran parte de las mejores ferias de arte de Europa y América. Una reapertura que se erige en la mejor noticia artística del año en la ciudad, y que destaca de entre un paisaje devastado por la gestión cultural autonómica más nefasta de la democracia española.

El nuevo espaivisor combina hábilmente interior y exterior según un proyecto del arquitecto Mateo Pérez Palmer, aprovechando su decidida planta longitudinal para recrear dos recorridos complementarios que, como cualquier recorrido, sólo se trazan al imaginarse o al hacerse. A lo largo de la fachada, descendiendo suavemente la calle, el primero se efectúa de izquierda a derecha. Una primera vinculación entre el adentro y el afuera lo hace posible el espacio denominadoespacio #3 – ventana: Colección Invitada, donde se expondrán obras cedidas por coleccionistas privados. En esta suerte de vitrina apaisada se podrá contemplar, para la primera exposición, dos obra de la artista portuguesa Helena Almeida (Lisboa, 1934), cedidas por dos colecciones nacionales. De la Colección Los Bragales, Cantabria, se muestra el vídeoSin Título, 2010 (18 minutos). Y de la Colección Estampa de Madrid se muestra la obra fotográfica titulada Pintura Habitada.

Como segunda parada desde el exterior, el espacio #2 – escaparate, de cuatro metros de largo por casi tres de alto, presentará en esta primera ocasión el proyecto de Inmaculada Salinas Lista de costos (2013). El proyecto de la sevillana (Guadalcanal, 1967) se ha hecho específicamente para este lugar que posee, de manera intrínseca y nada casual, una marcada visibilidad. Su obra generalmente investiga y analiza la presencia de la mujer, en sentido cualitativo y cuantitativo, en los medios de comunicación de masas. En esta ocasión el objetivo de la investigación se centra en determinar los roles privados y públicos que se asumen dentro de una relación personal atendiendo al concepto de lo femenino (e interpretando lo masculino como un mero reflejo de aquél). En palabras de la autora, la serie se compone “de dos colecciones de imágenes; por un lado, figuras femeninas básicamente no idealizadas, ofertando sus cuerpos para el disfrute carnal, y por otro lado imágenes de prensa, en las que se reflejan algunas de las faenas domésticas no valoradas, sobre todo económicamente”. Inmaculada Salinas reflexiona sobre la importancia de las tareas domésticas relacionadas con los cuidados, papel que recae mayoritariamente sobre las mujeres, y en concreto resalta la cuestión de su infravaloración social y económica, de ahí su título, exponiendo la máxima de que el acceso y gestión del dinero es determinante para el desarrollo de la libertad individual. El momento presente de pérdida de logros sociales, acelerado por una crisis sin responsables y unos recortes de acusado cariz ideológico, es el campo de acción donde la artista desarrolla su propia visión sobre los conceptos de lo privado y lo público. Una mirada que resulta necesaria y se presenta, una vez mostrada, por completo incuestionable.

Contigua al escaparate se encuentra la entrada principal de la galería que, completamente acristalada, actúa de transición perfecta entre el exterior y el interior. Tres salas interrelacionadas  en el espacio propiamente del espacio #1 – galería inician un recorrido complementario al primero, de derecha a izquierda, como “desandando” en el interior lo andado afuera. Para esta reapertura se han seleccionado seis  obras de la artista croata Sanja Ivekovic (Zagreb, 1949) bajo el título genérico Invisible Women (Mujeres invisibles), lo que representa su segunda exposición individual en la galería y que se plantea bajo las exigencias estéticas y discursivas propias de un comisariado. S. Ivekovic ha venido desarrollando desde los años setenta un trabajo comprometido y activista que ha tenido en la lucha feminista y en la necesaria visibilización de asuntos ignorados, el principal argumento y finalidad. La aproximación a este tema lo realiza desde diversas perspectivas atendiendo a las necesidades conceptuales de cada serie, pero predomina un valiente y arriesgado equilibrio entre la representación de la mujer ofrecida en los medios de comunicación de masas y las referencias tanto personales como colectivas a la memoria histórica de Europa, en especial de los países que conformaron la antigua Yugoslavia. La historia de esta construcción nacional socialista tras la II Guerra mundial y su desembocadura en las distintas Guerras de los Balcanes en los años noventa es tratada con implicación y análisis severo por Ivekovic, que se permite transitar diferentes espacios de representación artística sin perder un ápice su posicionamiento y su voluntad de visibilización. La presencia de sus obras en las principales colecciones de arte públicas y privadas y sus retrospectivas enla Fundació Tàpies (2007) y el MOMA (2011), entre otros museos y centros de arte, así como su participación en las últimas cuatro ediciones de la Documenta de Kasel (1997-2012) sitúan su obra en un lugar principal dentro del arte político comprometido y feminista, que se presenta sarcástico, explícito o “dulcemente violento” cuando la situación o el tema lo requieren.

La primera obra según se accede a la galería es Gen XX (1997-2001), una serie de seis retratos que combinan imágenes extraídas de revistas de moda junto con mini biografías de mujeres proclamadas oficialmente “Heroínas nacionales”. La familiaridad de las caras de las modelos contrasta con el desconocimiento de los nombres y las historias de la heroínas, incluso para las generaciones croatas más jóvenes, que han perdido la vinculación con ellas y prácticamente también con los motivos que relatan los textos. El compromiso de Sanja Ivekovic con este grupo de mujeres se enfatiza con el retrato de su madre Nera Safaric, única obra donde coincide la imagen de la retratada con el texto. En éste se relata su detención en 1942 por actividades antifascistas, a la edad de 23 años, y su posterior deportación a Auschwitz, donde permaneció hasta su liberación en 1945.También es el único caso en el que la protagonista no acabó siendo ejecutada o cometiendo suicidio. Durante los siguientes casi cuarenta años, la madre de la artista luchó sin éxito para que su experiencia traumática, padecida física y psicológicamente, fuera reconocida y recompensada por el Estado.

Esta primera sala se completa con la fotografía doble Woman in (Yugoslav) Art, de 1975. La versión inicial de esta obra se componía de una fotografía a la izquierda y de un dibujo en la parte derecha. La fotografía muestra una página de la revista Flash Art de la época donde aparecen treinta y un retratos de mujeres y el título del artículo “Woman in Art”, conformando una retícula de treinta y dos casillas. Cada retrato incluye un pie de foto con el nombre de la/s protagonista/s. La parte derecha actualmente representa la fotografía del dibujo original, donde la artista interpretó los perfiles de las retratadas y cambió el título, incluyendo la particularidad y el idioma yugoslavos. La definición de las fotografías contrasta con el trazo del dibujo, en ocasiones tomando como referencia los modelos, pero en otras despojándolos de referencias directas, incluyendo los pies de foto. La última fila y la última columna se han eliminado del dibujo fotografiado, reduciendo la retícula a veintiún elementos. Esta obra reflexiona de manera precisa sobre la importancia del documento en el arte contemporáneo. La conversión del dibujo original en fotografía parece ser una vuelta de tuerca más del propio sistema reproductivo de las imágenes, así como la reivindicación del trabajo de la propia autora realizado entonces, en 1975, desde la periferia del mundo del arte y desde el posicionamiento, entonces aún débil, de las mujeres artistas.

La segunda sala acoge tres obras: Recenica (Una frase, 1979), Eve’s Game (El juego de Eva, 2012) y Invisible Women of Solidarity (Las mujeres invisibles de Solidaridad, 2009). La más antigua de ellas, Una frase, es una fotografía donde predomina igualmente la estructura reticular. Veintinueve pequeñas imágenes de la artista realizando gestos y poses, con la sola presencia de un fondo claro y una silla plegable, encabezan cada una de las veintinueve palabras aisladas de una oración. Extraída de un periódico yugoslavo de la época, ésta dice: “La insistencia actual en la necesidad de incrementar la disciplina y la responsabilidad nos demuestra que aún existe un comportamiento que no está acorde con nuestros objetivos”. La precariedad de la escenografía y la espontaneidad de los gestos de Ivekovic contrastan con el lenguaje farragoso y las ideas inmovilistas propios del poder. La apariencia de las instantáneas, con sus bordes redondeados y el margen de sus cuatro lados ligeramente convexos, evocan los límites de un monitor de televisión antiguo en blanco y negro, anclando su pervivencia a una época concreta del que esta obra se erige documento.

Eve’s Game (2012), la pieza más reciente de todas las mostradas, ironiza sobre la icónica fotografía de Julian Wasser que muestra a Marcel Duchamp jugando al ajedrez frente a una mujer desnuda, la modelo Eve Babitz. En esta versión es Sanja Ivekovic quien ocupa el lugar del artista, mientras la modelo es sustituida por Enrico Lunghi, director del MUVAM de Luxemburgo. Ambas fotografías, realizadas con casi cincuenta años de diferencia, se muestran junto con un archivo de audio donde se escucha a Eve Babitz conversando con Paul Karltrom sobre la experiencia duchampiana, en una grabación realizada en el 2000 para los Archivos de Arte americano de la Smithsonian Institution. De nuevo, por encima del gesto estético más o menos presente, la intención de Ivekovic vuelve a estar vinculada a la reivindicación de la figura de las mujeres en aquellas circunstancias donde se ocultaron o fueron utilizadas como objetos de deseo o de mera contemplación.

En esta misma línea, la serie Invisible Women from Solidarity (2009) reivindica la figura de seis mujeres polacas que trabajaron en la resistencia del Sindicato Solidaridad a finales de los años setenta y durante los ochenta, cuando el Comunismo se abocaba a su fin. Tras la llegada de Lech Walesa al poder, pocas de esas mujeres inteligentes, valientes y tenaces, que tanto habían ayudado desde el anonimato, recibieron puestos de responsabilidad acordes a su capacidad y sacrificio. Los retratos de Sanja Ivekovic son blancos  sobre el fondo blanco del papel. Sólo el cambio de textura de la impresión en contraste con el soporte, muestra la sutileza de sus rasgos faciales, su pelo, la forma de sus caras. Un texto explicativo de la historia de estas mujeres junto con breves biografías de cada una de ellas se ofrece como hoja de sala portátil. El olvido se hace sutil, pero indeleblemente, se torna visible.

La tercera y última sala, como punto final de este recorrido, muestra diez de las dieciséis fotografías que conforman la serie Womens’s House (Sunglasses) (Hogar para mujeres (Gafas de sol), 2002-2004). Siguiendo la estructura de Gen XX, también aquí se complementan anuncios de revistas, en este caso mostrando primeros planos de los rostros de las modelos con gafas de marca, y un relato superpuesto, inserto en un recuadro. Cada texto individualizado cuenta la experiencia de malos tratos que cada mujer, de la que se expone su nombre propio, edad, nacionalidad, situación civil y número de hijos, ha sufrido. En todos los casos, la casa de acogida se convierte el lugar donde guarecerse y recuperar la autoestima y la valentía necesarias para afrontar una nueva etapa. Esta obra, además de presentarse como impresiones fotográficas de 140 x 100 cm., se ha publicado en otras ocasiones en forma de carteles, en revistas o periódicos.

Las tres artistas que inauguran el nuevo espaivisor, desde contextos identitarios y nacionales muy dispares, comparten el interés por las cuestiones de género, la voluntad por la visibilidad de lo femenino, el contraste de los datos reales frente a las falacias mediatizadas y la pertenencia a un cuerpo, el de la mujer, que se convierte en centro de operaciones y discurso desde el que posicionarse. Una brillante reapertura que augura grandes momentos dedicados al arte visual y la cultura contemporáneos.

Álvaro de los Ángeles