La lectura vital desde la no ficción de Esmeralda Berbel

#MAKMAEntrevistas | Esmeralda Berbel, autora de la novela ‘Irse’ (Editorial Comba)
Octubre de 2019

Después de otros libros como ‘Trátame bien’, ‘Alismas’, ‘Interiores’, ‘Detrás y delante de los puentes’ y varios poemarios como ‘Calma corazón, Calma’, la escritora Esmeralda Berbel nos invita a entrar en su cotidianidad más íntima con su diario ‘Irse’, permitiendo en la lectura el acceso a un periodo intenso y delicado de su vida.

MAKMA atesora la ocasión de entrevistarla tras su paso por el Festival de Cine de San Sebastián, en el que su hija Greta Fernández ha obtenido la Concha de Plata a la mejor actriz por su papel en ‘La hija de un ladrón’, de Belén Funes.

¿’Irse’ nace de una inspiración o de una catarsis real para expulsar el sufrimiento de la ruptura de un matrimonio que duró veinticinco años?

Escribo diarios desde los trece años. Para mí este formato es una escritura muy familiar, sobre todo porque el tema es mi propia vida, pensarla, escribirla me ayuda a comprender qué me sucede y por qué me sucede.

El diario es un género muy interesante, es híbrido, lo acoge todo; puedes escribir bien, mal, ensayar inicios de relatos, de poemas, diálogos, no tienes que corregirlo porque es para ti, es personal, privado. ¿Por qué lo he publicado? En ese periodo de mi vida yo escribí con mucha frecuencia, todo era muy difícil y volví al hábito del diario, me daba mucha fuerza, era casi urgente. Cuando todo pasó y estaba más tranquila quise mirar qué había hecho, en qué momento la escritura, el pensamiento empezaba a cambiar. Nunca había dado mucha importancia a escribir un diario, sin embargo he leído diarios de escritores y me encanta el género, la bondad de abrir el corazón, así pensé que tenía ante mí un reto, hacer literario lo que todavía no lo era. Trabajé la escritura con el mismo rigor que corrijo y trabajo mis novelas y mis cuentos. Tardé un año. Cuando lo entregué a la Editorial Comba pensé que pasaría con sigilo, con pocos lectores y, sin embargo, el libro ha causado mucho furor, el tema es universal. Ha sido una justicia poética. Alumbrar el dolor.

¿Crees que este éxito puede ser debido a la fama de tu familia?

Espero y deseo que eso no tenga nada que ver con mi escritura. Si mi diario tuviera una escritura monótona, pesada, o aburrida, no creo que hubiera ido bien. La fama es un bluf. No puede sustentarse por mucho tiempo si no hay un trabajo de verdad, de fondo.

El tema toca el dolor de una separación y todo el mundo –eso me dicen– se identifica, haya sido como haya sido la ruptura. Hay muchos libros que tratan este tema, y yo llevo muchos años escribiendo, así que ‘Irse’ tiene la calidad de un trabajo propio y –al menos a mí sí que me sucede– leer la vida desde la no ficción me hace comprender y pensar mejor la vida.

Aparte de tus libros en prosa, también has escrito libros de poesía. ¿Cómo te inspiras?

Yo escribo lo que necesito escribir. Lo que tengo ganas de compartir. No soy tan libre en el deseo del género, o de la forma o del tema. Miquel Martí i Pol decía que la poesía se escribe cuando ella quiere, no cuando uno quiere.

Empecé a leer poesía muy tarde. Sin embargo, ya desde muy jovencita me atraía la escritura más evocadora, más sensual. No me interesan tanto los textos, novelas con mucha épica, acción, aventura, sino la escritura per se.

Soy una enamorada de Marguerite Duras, Menchu Gutiérrez, Alice Munro, Helen Cixous, Rosario Ferré, Cortázar, y soy fan de Javier Pérez Andújar; me fascina la escritura que me emociona por la conjunción de la frase, del engarce, de las analogías…

He escrito dos libros de poesía, ‘Calma corazón calma’ y ‘Fumar en la bañera’ (junto con Rut Múñoz). ‘Alismas’ es un libro de cuentos imbricado entre la prosa y la poesía.

Veo que el universo femenino es una constante en tus libros, como en ‘Trátame bien’, ‘Alismas’, etc…

‘Trátame bien’ fue un libro de encargo, de la editorial Alba, en el que entrevisté a dieciocho mujeres que habían sufrido abusos y maltrato físico y psíquico. Me interesó muchísimo y aprendí acerca de la complejidad y la dificultad de ver desde dentro lo que ocurre en una relación abusiva y violenta, y como el hombre va ejerciendo el maltrato de forma gradual, creando una gran confusión y culpa en la mujer. Con este libro aprendí a entrevistar, a escuchar, a dejar que la voz del otro fuera yendo hacia el lugar más necesario. Escuchar es una de las cualidades que necesita tener todo escritor, diría toda la humanidad; ojalá.

¿Tienes previsto hacer un libro en el que el protagonista sea un hombre?

Lo estoy escribiendo ahora. No puedo contar mucho…

Cuéntanos un poco entonces sobre tu libro ‘Interiores’.

Este libro va a salir en breve. Se reedita con la editorial Salto de Página.

‘Interiores’ consta de entrevistas a personas que en una etapa de su vida estuvieron al límite físico o psíquico. De hecho, el titulo anterior era ‘Nueve monólogos al límite’. Cuando lo escribí estaba muy interesada en comprender por qué alguien cruza la línea de sí mismo, por qué algunos de nosotros llevamos la vida hasta el límite, y otros no. Qué elementos, qué construcción crea una persona dentro de sí para no poder contenerse, hacer lo que necesita, ser amado o destruirse.

¿Cuáles son tus proyectos ahora mismo?

Estar cerca de las personas que amo. Acompañar a mi hija en esta celebración que es la vida. Mirar a mi madre. Escribir este nuevo libro. Y trabajar en lo que más me gusta: enseñar a escribir.

La autora Esmeralda Berbel. Fotografía cortesía de Editorial Comba.

Neus Flores