Alien Express gana el Certamen Coreográfico 10 Sentidos

Alien Express / Natasa Zavolovšek
Ganador del Certamen Coreográfico 10 Sentidos
Viernes 11 de mayo de 2018

El Certamen Coreográfico 10 Sentidos se ha asentado como un referente dentro de los certámenes coreográficos en Europa para creadores emergentes del panorama nacional e internacional. El Festival 10 Sentidos, que cuenta con el patrocinio principal de Caixa Popular, en su apuesta por una programación donde conviven artistas consagrados y nuevos talentos, ofrece cada año esta convocatoria coreográfica que recibe alrededor de 300 propuestas de todos los continentes.

Alien Express / Natasa Zavolovšek, llegados de Liubliana (Eslovenia), fueron los ganadores de la edición 2018 con una pieza titulada ‘Our friends Tony’. Con este trabajo el dúo se centra en comunicar o hacer visible algo que no está ahí. Por su parte, Denis Santacana, compañía de Danza de Bilbao, logró el premio simbólico del Público con la pieza ‘Encuentros’, interpretada por Victor Fernández y Denis Santacana. El jurado quiso además realizar una mención especial a Alexandre Fandard, llegado de Francia, y a Louis Thuriot y Borna Babić, de Groninga.

Los diez coreógrafos finalistas mostraron sus obras ante un jurado profesional formado por Àngels Margarit, directora del Mercat de les Flors (Barcelona), Assen Assenov, director de ONE Foundation for Culture and Arts (Bulgaria), Laura Kumin, directora del Certamen Coreográfico de Madrid, Mar Jiménez, coordinadora del Festival Dansa València, Aja Jung, directora de Belgrade Dance Festival (Serbia), Anders Beyer, director de Bergen International Festival (Noruega) y Fons Dejong, programador de Theater aan het Vrijthof, Maastricht (Países Bajos), que decidió la pieza ganadora con un premio dotado con 2.000 euros.

Alien Express. Certamen Coreográfico 10 Sentidos por cortesía del festival.

Alien Express. Certamen Coreográfico 10 Sentidos por cortesía del festival.

Tan solo ocho millones de pasos

Juraj Horniak, un Quijote contemporáneo de 60 años, decide liberarse de las ataduras de una existencia acomodada y embarcarse en una aventura de las que cambian la vida. Recorrerá a pie toda la costa mediterránea europea, desde Gibraltar hasta Estambul; un viaje épico, un camino en solitario de 8.000 kilómetros, poco a poco, paso a paso: ocho millones de pasos.

El equipo de “8 Million Steps”, dirigido por Maia Horniak, hija de Juraj, documentará de varias formas este maravilloso viaje, incluyendo un largometraje, una serie documental para televisión y una página web, tejiendo un tapiz de cultura, comida, arte, política e historia del Mediterráneo. Uno de los temas principales del proyecto es explorar la tensión que existe entre los valores tradicionales y la vida moderna… tradiciones que se están viendo amenazadas ante el rápido avance de la globalización y el consumismo.

8 million steps. The mediterranean odyssey. Imagen cortesía de Slow Food Valencia.

8 million steps. The mediterranean odyssey. Imagen cortesía de Slow Food Valencia.

Caminando un promedio de 25 km al día, el viaje comenzará en España para luego atravesar Francia, Italia, Eslovenia, Croacia, Montenegro, Albania, Grecia y Turquía.

El proyecto “8 Million Steps” tiene un poderoso aliado en el movimiento “Slow Food International”. El movimiento, presidido por Carlo Petrini, nombrado por la revista Time como una de las 100 personas más influyentes del mundo, cuenta con más de 150.000 miembros en 150 países.

“Slow Food” tiene una extensa red de contactos en el Mediterráneo – productores de alimentos y vinos, célebres chefs, líderes de opinión, artistas y escritores – cientos de espíritus afines que comparten sus ideas e historias.

Juraj Honriak. 8 Million steps. The mediterranean odyssey. Imagen cortesía de Slow Food Valencia.

Juraj Honriak. 8 Million steps. The mediterranean odyssey. Imagen cortesía de Slow Food Valencia.

Para ver sus últimas historias, haz click aquí.

Circles, sobre héroes y tumbas

Circles (Krugovi), de Srdan Golubovic
Sección Oficial de Largometrajes
Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove
Del 21 al 28 de junio

Nadie se creía, durante los terribles años del Holocausto nazi, que aquello pudiera estar pasando. Parecía imposible que la civilización a la que habíamos llegado pudiera contener en su seno tamañas atrocidades. Pero ocurrió, y una vez pasada la ceguera transitoria que lo produjo, hubo una tranquilizadora respuesta: quienes lo hicieron estaban locos. Y, sin embargo… llegaron después otras guerras, entre ellas la de Bosnia, que es la que ahora nos ocupa, para demostrar que la violencia, dentro de un marco adecuado de permisividad institucionalizada, se desata una y otra vez.

Fotograma de Circles, de Srdan Golubovic. Cinema Jove

Fotograma de Circles, de Srdan Golubovic. Cinema Jove

Circles, del serbio Srdan Golubovic, vuelve a poner en escena la irracionalidad que nos constituye en tanto seres habitados por una violencia que, dadas ciertas condiciones, aflora sin cortapisas. En este caso, la de tres militares serbios contra un ciudadano musulmán, al que propinan una brutal paliza, en medio de la plaza de un pueblo. Marko, un soldado serbio, interviene para detener la matanza de sus compañeros, pero termina siendo apaleado de muerte por sus propios camaradas, ante la pasividad general. Unos años después, la vida de todos ellos se entrecruzarán, para dar pie a un relato crudo, intenso y repleto de claroscuros que Golubovic narra con verdadera sutileza.

Lo hace mostrando algo que se nos suele olvidar: que para que ciertas personas abusen de otras hacen faltan tres partes en litigio. Las dos primeras son obvias, el maltratador y la víctima, pero hay una tercera cuyo silencio resulta indispensable para que la violencia prolifere: los ciudadanos que miran para otro lado. En Circles las tenemos: Los tres militares agresores; las víctimas, primero el musulmán Haris y luego el soldado serbio Marko, y, por último, el amigo de éste que observa impasible cómo lo matan a patadas.

Imagen de Circles, de Srdan Golubovic. Festival Internacional de Cine de Valencia

Imagen de Circles, de Srdan Golubovic. Festival Internacional de Cine de Valencia

Golubovic, en lugar de mostrar este hecho central hasta sus últimas consecuencias, lo pospone para contarnos el drama de quienes sobreviven al traumático suceso, una vez concluida la guerra de Bosnia. Y, así, va tejiendo un conmovedor relato, en el que afloran sentimientos contradictorios debidos a inesperados encuentros entre las partes implicadas. Ernesto Sábato, en otro contexto y siguiendo pasos bien distintos, abarcó encuentros similares en su novela Sobre héroes y tumbas, cuyo título se adapta como un guante a Circles. Porque la película de Golubovic está marcada por esas tumbas y la alargada sombra que pesa sobre los supervivientes de aquellas muertes pasadas. Sombras que, lejos de oscurecer para siempre el presente de quienes las padecen, terminan dejando paso a un hilo de luz.

Golubovic, con pulso de relojero, ajusta todas estas piezas para que Circles, en lugar de apuntar al círculo cerrado de los odios enfrentados, abra un horizonte de futuro para esos personajes roídos por la culpa y el desencanto. Víctimas, sin duda, pero víctimas que transforman su pesar y odio a quien se lo inoculó, en acto desprendido, lo que finalmente les convierte en héroes. Porque un héroe, conviene recordarlo, no es quien todo lo puede, sino aquel que, a sabiendas de la muerte, se resiste a su inexorable dictado. Que es lo que hacen el padre de Marko, el hijo de uno de los militares asesinos, el musulmán Haris y, si me apuran, el cobarde testigo serbio, cuando años después se vea en el dilema de tener que operar a quien asesinó impunemente a su amigo. Hubiera sido fácil caer en la trampa de los buenos y los malos. Golubovic la sortea tejiendo con gran sutileza esas vidas cruzadas por la amargura. Cinema Jove ya tiene una seria candidata al premio de mejor largometraje.

Fotograma de Circles (Krugovi), de Srdan Golubovic. Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove

Fotograma de Circles (Krugovi), de Srdan Golubovic. Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove

Salva Torres